Morro Solar: contra falseamientos de la historia, por Juan Carlos Flórez Granda
Red Voltaire
Páginas Libres

Morro Solar: contra falseamientos de la historia

+

Paseándome por la web encontré este interesante video http://www.youtube.com/watch?v=vSRp... donde se puede apreciar al Sr. Jacques Levy presentando al arqueólogo especialista en historia, Dr. Guillermo Cock.

El objetivo de este video, por lo que se puede apreciar, es sustentar desde el punto de vista histórico la inexistencia histórica, valga la redundancia, de los terrenos del Morro Solar. No me ocuparé sobre el tema de propiedad de los terrenos de GREMCITEL porque creo que los Sres. Levy tienen toda la licencia que la Ley les otorga de pelear por lo que creen ellos su derecho. Sí me ocuparé de los comentarios del Dr. Guillermo Cock porque considero merecen todas las aclaraciones del caso por los motivos que expondré en el transcurso de este artículo.

Inicia el Sr. Cock haciendo memoria de cómo en el 2004 el Sr. Isy Levy lo contactó para que los apoyen en la obtención del certificado de inexistencia de restos arqueológicos (CIRA) en los terrenos que ellos habían adquirido en La Chira y La Herradura. Continúa narrando cómo comenzó el estudio de las afectaciones: Si habían, si existían zonas arqueológicas conocidas y monumentos históricos que se viesen afectados. Identificaron “una serie de sitios pequeños [sic]”, uno en el cerro de la virgen y otro en la Chira. Agrega que había dos “torreones coloniales en La Chira que habían sido usados probablemente desde el siglo XVI hasta fines del siglo XIX como puntos de vigías costeros [sic]”

Pareciera un pequeño desliz, producto quizás de la falta de memoria en ese momento para acordarse de algún dato. Lo cierto es que los torreones mencionados fueron mandados a construir por el virrey Abascal a comienzos del siglo XIX para defensa contra la expedición libertadora ante cualquier desembarque y se estableció después de su construcción 2 baterías, cada una con 2 cañones de 8 libras y apoyados por “…300 infantes i 50 caballos con 2 cañones de 4 libras de de batalla en el terreno más a propósito de la inmediación, manteniendo una avanzada de 50 hombres, retrincherada en la arena de aquella playa…[sic]” (Noticias sobre las Provincias del Litoral Correspondiente al Departamento de Lima y de la Provincia Constitucional del Callao por la Oficina hidrográfica de Chile, Op. Cit., Pág. 41. Santiago – Imprenta Nacional 1879).

Prosigue con el tema y da cuenta de una demora en los trámites, etc., que tampoco es el caso comentarlo porque al ver el video uno puede supone a qué se apunta y que son materia de sustento a los fines que persiguen.

Lo curioso del caso es que el arqueólogo Guillermo Cock señala que el problema comenzó cuando fueron a solicitar el CIRA para el área del salto del Fraile de La Herradura y que luego de darles la autorización para iniciar la evaluación, esta fue suspendida bajo la excusa que eran terrenos donde se produjo un hecho histórico: La Batalla de San Juan de Miraflores en enero de 1881. “…El problema surge de una confusión…[sic]” (creo que la confusión es del Dr. Cock), entre el área que “nosotros denominamos conmemorativa que es la parte que hoy día se denomina Morro Solar donde está el monumento al soldado desconocido, está el monumento a Iglesias, inclusive hoy día está la cruz del papa…Esa área que se configura a principios del siglo XX para conmemorar ahí, para erigir ahí los monumentos de la batalla, no es un área donde se produjo la batalla…[sic]” Este comentario indica realmente los escasos conocimientos de la batalla del 13 de enero de 1881 y sobre todo de la defensa que se hizo en el Morro Solar.

Agrega con convicción que solo hubo una batería como los hubo en otros lados porque no se sabía donde sería la batalla.

Tengo mis dudas si el Sr. Cock es arqueólogo especialista en historia o va a presentar una novela de corte histórico porque es la única forma de justificar tales comentarios, ya que hasta ahora todo lo que ha dicho difiere de la verdad y para ello solo me remitiré a las fuentes. En este caso podría mencionar el parte oficial del Comandante General de las Baterías de Chorrillos, coronel Arnaldo Panizo, documento que el general Pedro Silva menciona en su parte oficial para describir la actuación de las baterías de costa en la zona del Morro Solar, y quien precisamente sostuvo con sus artilleros y restos de los batallones del primer cuerpo del ejército una encarnizada resistencia, luchando contra los batallones de la 1ra. División de Lynch hasta cerca de las 2 de la tarde.

Al parecer el Sr. Cock no ha investigado o ha delegado la investigación a otras personas y se ha confiado en malos informes. Estos comentarios provenientes de un especialista dice mucho del escaso conocimiento que tiene sobre el tema. Seguidamente narra con total seguridad una serie de medias verdades, por no colocar otro calificativo, quien sabe para perseguir qué fin.

Si nos remontamos al año 1879 ya existía un proyecto para situar baterías que puedan proteger el cable submarino del enemigo. En 1880 las baterías rodantes que se situaron en el Morro defendieron bizarramente la ciudad del bombardeo por parte del blindado Cochrane y fue el motivo de la construcción de la batería principal “Mártir Olaya” en lo que hoy comprende por un lado el templo de la Virgen del Morro y en el lado opuesto la vista hacia el Salto del Fraile.

Prosigue narrando con convicción acerca de la línea de defensa que se dispuso en la batalla (esta vez acertó) y afirma que ahí se desarrolló la batalla, a dos kilómetros y medio de los terrenos que los señores Levy habían adquirido. Nada más erróneo ya que solo el Batallón Guardia Peruana No. 1 estaba situado a unos 100 metros de la playa de La Chira.

La batalla comenzó a eso de las 5am. y se rompió la línea por la parte central. Es así que todo el peso de la batalla se inclinó por la derecha hacia Chorrillos y el Morro teniendo como defensores al cuerpo de Iglesias (infantería) y las baterías de Panizo (artillería). El primero, Iglesias, al ser apoyadas por las baterías y después de una ardua pelea, lograron conquistar las posiciones del cerro Santa Teresa, pero la superioridad de fuerzas que los acechaban por vanguardia y retaguardia los obligaron a retroceder hasta el malecón. En el intento por abrirse paso hacia la playa, es que Miguel Iglesias fue capturado, por la zona del Alto Perú y no en el Morro como se afirma.

El segundo, Panizo, apoyando a la infantería peruana y resistiendo a la división de Lynch que subía por Marcavilca y al Regimiento Santiago que subía por el Panteón hacia la batería Provisional. Efectivamente, la batalla comenzó a 2 kilómetros aproximadamente de la ciudad pero no de los terrenos que dice el Sr. Cock. Por lo tanto su explicación dista mucho de la verdad.

Cita a Carlos Dellepiane, un militar que es un buen referente en cuanto a estrategia se trata y para ello no es necesario ser exacto a la hora de describir una batalla. Pero al parecer el Sr. Cock no ha leído a este autor o quizás se refiera a otro Dellepiane con el mismo nombre de la obra o miente, porque el que conocemos, el mismo que escribió la “Historia Militar del Perú”, narra la crudeza con que se combatió en el ala derecha y el Morro Solar, en la misma área conmemorativa que el Sr. Cock dice con tanta convicción que no hubo batalla.

Menciona a Basadre como otro referente. Basadre escribió una historia general del Perú. Es obvio que en 7 u 8 tomos es imposible compilar detalles sobre cada aspecto específico de nuestra historia donde la guerra del guano y salitre es una porción de esta. Es por ello que narra genéricamente las acciones de batalla en este período, sentando las bases para futuras investigaciones y en el aspecto que nos interesa, Basadre sí narra la heroica defensa en el Morro Solar. Otra vez el Sr. Cock trata de sorprendernos. Seguidamente muestra el paupérrimo y vergonzoso oficio que la Comisión Permanente de Historia del Ejército Peruano (CPHEP) plagió de mis notas y libro “La última Resistencia” (ver artículo Morro Solar: Jalón de orejas al CPHEP http://rastrosdeguerra.blogspot.com... ), dando aparente validez a todo lo que dice.

El Sr. Levy indica que había ahí un polígono de tiro, muy cierto, y que los terrenos que están en disputa no tocan la parte alta e insiste el Sr. Cock que han hecho un estudio de la zona y vuelve a afirmar que las baterías no entraron en acción porque el ataque no fue por ahí.

Aquí viene lo interesante cuando le preguntan si aparte de Dellepiane y Basadre existe otro historiador que toca el tema, el arqueólogo Guillermo Cock afirma que no, no hubo otro historiador. ¿Y Paz Soldán que cita el parte de Pedro Silva y dentro de este nombra al de Panizo? ¿Tomás Caivano? por citar algunos... ¿Ellos no eran historiadores y contemporáneos a esa guerra? Al parecer le faltó más estudio.

El coronel Vidal Panizo, hijo del coronel Arnaldo Panizo realizó durante su vida, junto a sus hermanos una activa campaña en torno a la actuación de los artilleros en la defensa del Morro Solar. Expuso en el año 1936 en la Benemérita Sociedad Fundadores de la Independencia todo un discurso histórico del rol protagónico que tuvo su padre junto a sus artilleros en la defensa el 13 de enero. Poco más de una década atrás, en el año 1922, se formó una comisión con el fin de proponer las inscripciones que debía llevar el monumento al Soldado Peruano, así como los motivos que deben tener presentes para los bajos relieves (Acta del 22 de febrero de 1922. Archivo del Centro de Estudios Histórico – Militares del Perú) y se determinó que la Batalla de San Juan tuvo 3 etapas: San Juan, Chorrillos y Morro Solar porque ahí se llevó a cabo la última resistencia de los artilleros. Es por ello que se hicieron los 3 bajo relieves que perennizarían el monumento y que hasta hace algunos años existían. La Municipalidad de Chorrillos logró quitar la última placa de bronce antes que se la robaran los amigos de lo ajeno. A pesar de los insistentes esfuerzos de este servidor, por intermedio de artículos, cartas y entrevistas a fin de evitar este saqueo, hoy desgraciadamente este monumento – mausoleo está abandonado.

Están registradas las conferencias de la escuela militar del teniente coronel Nicanor Beúnza en 1904 y 1909, sobreviviente de la batalla. Contamos con los relatos de Pedro Alcócer en La Chira, los testimonios del capitán Silverio Narvarte narrando los pormenores del Batallón Guardia Peruana No.1 y las actuaciones que tuvo defendiendo la zona de la batería Provisional frente al panteón y la persecución y matanza que tuvo una parte de este batallón en explanada de La Herradura. Existe un sinfín de relatos, testimonios de sobrevivientes de esa batalla que el Sr. Cock no ha leído, estudiado o no quiso darles crédito sabe por qué intereses. No está demás agregar los numerosos partes chilenos y relatos de corresponsales de época y por último, mi libro escrito en coautoría con el Sr. Ernesto Linares, el primero en tratar solamente el tema de las baterías de Chorrillos hasta su participación en la batalla del 13 de enero de 1881.

Continúa el Sr. Cock amparándose en Basadre, Dellepiane y en el deleznable informe de la CPHEP como si fueran la última palabra. En un momento explica que existe un informe, “entre comillas, técnico [sic]” elaborado por una comisión que cree fueron dos historiadores, dos arquitectos y un arqueólogo y que no tiene sustento porque dice tendría que sustentarse en las autoridades, y se pregunta ¿Quiénes son las autoridades? El mismo responde, son el historiador del ejército (Dellepiane), Basadre y concluye insistentemente que no existió batalla en el Morro. Añade que el informe es un documento Ad Hoc, usado para denegar permiso a GREMCITEL para desarrollar su proyecto.

Definitivamente la forma de pensar del Sr. Cock es muy singular, ya que según su visión cualquier estudio que no tome como referencia a estos dos historiadores, carece de validez. Curiosamente dice que no quiere juzgar la intencionalidad de sus miembros, pero lo más resaltante es la siguiente frase: “…yo no sé si es por ignorancia o inocencia y es igual un informe errado… y tan errado que el mismo ejército peruano emite un informe que avala lo dicho [sic]”

Valiéndome de éstas interrogantes puedo concluir con convicción que el Sr. Cock definitivamente no es inocente. No he tenido la oportunidad de leer el mencionado informe pero puedo suponer que el equipo que lo elaboró tuvo mejor preparación para poder emitir sus conclusiones.

Es censurable que un plagio mal armado por la CPHEP manche a toda una institución y creo que las autoridades militares deben de tomar cartas en el asunto. Al menos yo tomaré las que la Ley me ampara para hacer valer mi protesta (si es que no recibo las disculpas del caso en el corto tiempo), por el robo de propiedad intelectual para favorecer algún interés diferente a lo que preparé en un estudio minucioso y detallado en fuentes.

Cualquier peruano que ve el video no puede ocultar su sorpresa y no decir de los chilenos, que deben estar esbozando una sonrisa ante tal disparate ya que en su historiografía cuentan con una completa documentación de las acciones en el Morro Solar.

Una lástima que en el Perú se recurra a esta clase de profesionales no preparados y que se presten para sorprender a quienes no tienen conocimiento del tema.

Es irónico que un simple aficionado que dedica sus tiempos libres a investigación en campo y archivos tenga que darle clases de historia a un supuesto especialista titulado.

Este artículo lo escribo con todo el derecho que la libertad de opinión me faculta para aclarar los hechos históricos tal como fueron en un video de difusión público, porque al no hacerlo estoy pecando de complicidad y contribuyendo a deshonrar la memoria, destinando al olvido, a esos miles de peruanos que lucharon por defender nuestro país en todo el complejo del Morro Solar. Cada persona tiene la responsabilidad de guardar la memoria de nuestra historia y no mutilarla como algunos pretenden hacerlo, sorprendiendo a los que vieran esta entrevista, con una serie de cuentos, inexactitudes y mentiras, resultando de este un insulto para la memoria histórica de nuestro país.

Artículo relacionado:

Morro Solar: Jalón de orejas al CPHEP, por Juan Carlos Flórez Granda

Documentos adjuntos

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.