Red Voltaire
Política

Nueva Constitución, nuevos desafíos

| Quito (Ecuador)
+

Se abre una nueva etapa en la vida política del país. Durante años nuestro pueblo ha pugnado por cambiar las cosas en esta sociedad que no le entrega otra opción que la resignación ante la pobreza, o al menos en ese estado anímico ha querido sumirlo las clases dominantes. Mas, con la aprobación de la nueva Constitución, el inevitable cambio despeja caminos y la esperanza se apodera de millones de ecuatorianos.

No ha sido fácil llegar a donde estamos, el triunfo electoral del 28 de septiembre fue uno más de los tantos combates que nuestro pueblo ha librado en estas décadas en contra de la explotación oligárquica y la dependencia extranjera. No es posible, y menos aún correcto, desligar el proceso político vivido los años precedentes –en el que las fuerzas populares han cumplido un papel dinámico y dinamizador- de lo que ahora está aconteciendo. Basta hacer memoria para constatar que muchos de los planteamientos contenidos en la nueva Constitución motivaron acciones y movilizaciones populares de diversa índole en todos estos años. No nos esforzamos en resumirlos ahora, porque el olvido u omisión de algunos sería injusto con el esfuerzo de sus actores y el valor que encierran y su contribución para los resultados actuales. Así es la dialéctica.

El resultado es que el pueblo ha conquistado una Constitución que puede preciarse por su contenido progresista. Como tal, no es más que un instrumento jurídico-político que define la naturaleza y características de lo que se aspira sea en Ecuador; marca pautas importantes, trascendentes, por ello la intensidad de la confrontación político-social que ha experimentado el país, y lo continuará haciendo.

Por lo tanto el cambio en sí aún no ha sido conquistado, tomando prestada una expresión popular bastante utilizada podemos afirmar que lo más difícil está por venir. Y así es porque ni la derecha se encuentra aniquilada como para pensar que por ese lado no habrá contradictores, ni existe compromiso pleno con el contenido total de la nueva Constitución en algunos funcionarios gubernamentales, como se observa en el tema de la gratuidad de la educación superior, cuya aplicación pretende ser interpretada por funcionarios de SEMPLADES y no aplicada tal como la actual norma manda: “La educación pública será universal y laica en todos sus niveles, y gratuita hasta el tercer nivel de educación superior inclusive”.

Como ese pueden producirse nuevos intentos de “interpretación” que, por el lado que se lo mire, podrían escamotear o al menos disminuir el alcance de algunas conquistas sociales. Ese es un escollo que habrá que superar, pero talvez el más difícil vendrá de mano del obligado proceso de reformulación de normas legales en temas como el minero, petrolero, educativo, laboral, etc. que habrá de ponerlas en correspondencia con los principios que la nueva Carta Magna establece. De hecho, esto reavivará la confrontación político-social cuando los sectores oligárquicos busquen una y mil formas para impedir que dichas normas legales correspondan a lo que dice la Constitución, y los sectores populares –por su lado- combatan tal pretensión y pugnen por cristalizar el cambio.

El país tiene una nueva Constitución, el gobierno tiene un instrumento para construir un nuevo Ecuador, pero solo el movimiento popular tiene la fuerza para su materialización. Con la nueva Constitución el enseñoramiento neoliberal ha recibido un golpe mortal, pero no podemos perder de vista que el poder aún está en manos de la burguesía.

Opción

El periódico alternativo Opción es un quincenario ecuatoriano que apareció el 21 de enero del 2001, un año después del derrocamiento del presidente Jamil Mahuad, en un escenario de crecimiento de la lucha de los pueblos. Recoge en sus páginas los principales anhelos, la cultura, y las luchas de los pueblos de Ecuador, América Latina y el mundo. Opción busca desentrañar la esencia de los problemas, denunciar a sus responsables y contribuir en la construcción de una propuesta política popular, unitaria, antiimperialista y de transformaciones profundas.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Beijing, el crepúsculo asiático post-Bretton Woods
Beijing, el crepúsculo asiático post-Bretton Woods
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Del ayahuasca, su brujo
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Jueves Cafetalero
Café: ¡US 100 millones en pérdidas!
por Cristóbal Llanos, Socios
 
El poderío marítimo de Roma
«El arte de la guerra»
El poderío marítimo de Roma
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
¡Debate serio sobre minería!
por Iván Salas Rodríguez, Socios