Red Voltaire
Historia de los movimientos sociales en Colombia

La lucha de los «Comuneros» de 1981

En el año 1979 se organizó en los pueblos de Santander un movimiento popular, cuyo objetivo fue el de luchar contra el ineficiente servicio de acueducto y el desastroso estado de las carreteras. Fue una lucha desarrollada por diversos sectores de la comunidad y encabezada por un grupo de sacerdotes de la Diócesis de San Gil, entre los cuales se destacaba el padre Jorge Velandia, -Párroco de Vélez- con el cual realizamos una entrevista.

+
JPEG - 6.3 KB

Estas luchas como muchas otras, no las registra la historia oficial, pero han sido un ejemplo de concientización y organización, que han logrado pequeñas victorias muy valiosas y que dejan grandes enseñanzas en el concierto de la defensa de los derechos del pueblo colombiano.

Desde Abajo: ¿Cuáles son las causas del nacimiento del movimiento C. 81?

Jorge Velandia: C..81 nace porque se presenta en Vélez (Santander) y otros pueblos de la provincia , fallas en la prestación de los servicios públicos -los cuales se cobraban y no se prestaban-y las carreteras, lo cual afectaba directamente a la comunidad frenando su desarrollo. Se vio la necesidad de buscarle la solución a esta situación y por ello se inició la organización de un movimiento cívico-popular, se tuvo en cuenta la conmemoración de la Revolución de los Comuneros en 1981, de ahí su nombre. Se inicio en el año 79 con reuniones y reflexiones sobre la problemática que se vivía y se conformo un Comité de Dirección. Exactamente nació el 25 de marzo de 1979 fecha en que se oficializa y se hace publica su existencia, sus objetivos y las razones de su protesta.

D.A. ¿Cuáles fueron los logros del movimiento a través de su lucha?

J.V. Para quienes participamos en él, hubo varios logros, en primer lugar la concientización y organización de las comunidades para exigir sus derechos no solo en Vélez sino en otros pueblos. También, se logró mejorar las condiciones -aunque no óptimas- de acueductos en Vélez, Barbosa, Bolívar y Chipatá y al cabo de unos años la pavimentación de la carretera Velez-Barbosa y mejor mantenimiento de otras.

D.A. ¿En el movimiento participaron variedad de personas y grupos, como se conformó el mismo?

J.V. El movimiento se fue organizando inicialmente en Velez, con un equipo dirigente del cual formaban parte sacerdotes y lideres comunitarios de maestros, comerciantes, profesionales, estudiantes y de los barrios del pueblo. Hubo una organización sectorial en todo el pueblo que se facilitó porque la mayoría de los barrios se organizaba a través de las Juntas de Acción Comunal. Similar ocurrió en los demas pueblos de la provincia, en donde también hubo una alta participación de sus habitantes.

D.A. ¿Cuál fue el papel de la Iglesia en este movimiento?

J.V. Fue muy decidido, los sacerdotes entendimos que teníamos que estar con el pueblo en sus justas luchas, participar en los esfuerzos de concienciar y organizarlo alrededor de sus necesidades mas sentidas. Esto se dio no solo en Vélez sino en los demás pueblos participantes.

D.A. ¿Cuál fue la actitud de los sectores políticos tradicionales del departamento, ya que al luchar contra la ineficiencia del estado en los servicios públicos y infraestructura vial, se les estaba cuestionando, por ser ellos los que manejaban las entidades responsables de esta situación?

J.V. Los partidos políticos tradicionales no participaron por ser C.81 un movimiento cívico, de personas que participaban independientemente de su condición política. Tampoco lo miraron con buenos ojos, lo vieron como un peligro para sus intereses. El gobernador Alfonso Gómez insistió permanentemente en que el movimiento cesara su lucha y termino enviando fuerza publica a las diversas manifestaciones que se realizaron. Había desacuerdo, desconfianza y lo catalogaban como de izquierda y al margen de la ley. Se apoyaron además, en el Estatuto de Seguridad de Turbay.

D.A. ¿Qué actividades de concientización realizaba C. 81 y que legado quedó de ellas?

J.V. Se sacaban volantes y comunicados en forma permanente, se creó el periódico Comuneros 81 de tiraje en la región de influencia, se hacían programas de radio, los cuales fueron cerrados por presión y exigencia de los gobiernos local y departamental. Acciones como la toma casi espontánea de las instalaciones de Emposan, luego de una manifestación realizada para exigir agua para un barrio de Vélez, y el sellado de los contadores ya que se cobraba pero no se prestaba el servicio. Se desarrolló una campaña de sellar los billetes que circulaban por Vélez con el lema "No pague agua a Emposan.Comuneros 81" y se elaboraron unos llaveros con la efigie de Galán , de los cuales todavía quedan algunos en manos de sus participantes. Ademas, se tenia una bandera propia de colores blanco, verde y rojo.

D.A. ¿Cuáles fueron las dificultades que sufrió el movimiento?

J.V. Básicamente la persecución del gobierno a través de la policia y el ejército con vigilancia permanente a sus dirigentes y represión de las actividades que desarrollaban, entre éstas se encontraban el de quitar los contadores del agua, reuniones y asambleas y manifestaciones. Otro, el de la falta de unidad del pensamiento de los representantes de la Iglesia alrededor de esta justa lucha, no hubo presencia de gran parte de la Iglesia Diocesana ya que considero, esta se enmarcaba dentro del servicio diocesano pastoral en la región.

D.A. Cuéntenos sobre los acontecimientos del 12 de junio de 1981.

J.V. En la manifestación del 12 de junio de 1981 el ejercito arremetió contra los manifestantes en Barbosa causando muertes, heridos y detenidos. A pesar de que la noche anterior se había informado que se permitiría la movilización que exigía la presencia de los representantes del gobierno para que entraran a resolver los problemas que existían de acueducto y carreteras. Esta manifestación era el acto central del movimiento, con la participación de 2.500 personas de Vélez que se encontrarían con un numero similar de otras poblaciones. La noche anterior se realizaron reuniones con la Alcaldía, el ejército y la policía para aclarar las condiciones pacificas de la movilización, por lo cual nada hacia presentir el carácter represivo que esta tomaría por parte de la fuerza publica. Ésta empezó a impedir la movilización al irse acercando la manifestación a la carretera central y se iniciaron ataques con piedras y disparos desde sitios estratégicos en los cuales de encontraba el ejercito, creando confusión y pánico para responsabilizar a C. 81 de estos desmanes y tener la justificación de atacar con armas de fuego y bayonetas. Mataron a dos personas una de ella una niña -el mayor del ejercito Miguel Angel Martinez- e hirieron a varios participantes así como la retención de otras que apresaron y torturaron en el aeropuerto del pueblo. Fue un ataque premeditado contra una movilización popular confiada y desarmada.

D.A. ¿Hubo persecución posterior contra los dirigentes del movimiento?

J.V. Ese día se continuó la persecución contra algunos dirigentes que tuvieron que ocultarse, así como en los días posteriores, lo cual obligó a paralizar las actividades. Hubo seguimientos e inteligencia especialmente al sacerdote Velandia al cual a través de informes infundados y mentiras se quiso acusar ante las autoridades, pero fueron de tal magnitud y sin sentido que perdieron toda credibilidad. En un desliz la prensa posteriormente publicó irresponsablemente que C. 81 se había ido a las montañas aliado con M-19, lo cual no era verdad.

D.A. ¿Cuál es en la actualidad la participación de los sacerdotes de la Diócesis de San Gil , en la organización de las comunidades que exigen la solución a sus problemas?

J.V. No hay actualmente una fuerza definida que agrupe a los sacerdotes, la Pastoral Social es la encargada de actividades de tipo comunitario y aspectos como derechos humanos y similares, en labores de educación y promoción del trabajo social entre la población. Hay preocupaciones y actividades individuales pero ninguna organización como tal.

D.A. Finalmente, ¿Se podría hacer una similitud entre las condiciones que provocaron el levantamiento popular de los Comuneros en 1781 y las que se dieron para el surgimiento de Comuneros 81?

J.V. Es en primer lugar el pueblo el que sale en ambos periodos de la historia a reclamar y defender sus derechos. Doscientos años después, las condiciones en las que se encuentra son iguales o peores, cuando se esperaría lo contrario. El pensamiento de Galán, de los comuneros está totalmente vigente en la actualidad, por lo cual se hace necesario promover, organizar, denunciar y luchar porque si lo ocurrido hace doscientos años mostraba una grave situación de las condiciones de la población colombiana, en la actualidad estas no muestran mayor mejoría.

Retomando la historia de la revolución comunera Fue un movimiento de carácter social ocurrido en la época Colonial, organizado por el pueblo contra el poderío virreinal, pero no contra el Rey. Los impuestos, el nuevo monopolio de tabaco y venta de tierras de resguardos indígenas fueron la causa para la lucha.

El primer brote ocurrió en Socorro el 16 de marzo de 1781 en un día de mercado. En la plazoleta 2000 personas presenciaron cuando Manuela Beltrán arrancó el edicto de los impuestos, fijado el día anterior en la residencia del alcalde ordinario. Las provisiones de tabaco fueron destruidas o quemadas, también las oficinas donde se producían los recaudos.

El movimiento comunero, a excepción de la Costa Atlántica, actuó en todo el territorio colonial. Emitían documentos que leían públicamente en las plazas conocidos como "Nuestra Cédula; El Despacho Superior y La Real Cedula". Armados se propusieron tomarse Santafé. Pero la acción del Arzobispo en las negociaciones, logró dividir el grupo en dos y se firmaron las Capitulaciones, incumplidas luego por el Virrey, abjurándolas. El movimiento retornó a sus hogares, sin imaginarse tal traición.

El 1 de febrero se cumplió la sentencia de la Real Audiencia. Arcabucearon a Antonio Galán y a tres compañeros más, en lo que hoy se conoce como el Parque Santander en Bogotá. descuartizaron el cuerpo de Galán y lo distribuyeron en los principales focos donde el movimiento se nutrió. Otros grandes mártires fueron Isidro Molina y Lorenzo Alcantuz entre otros.

 
02. ¿Cuánto vale el trabajo de la mujer?
¿Cuánto vale el trabajo de la mujer?
Campaña, Comercio con Justicia: Mis derechos no se negocian
 
Desde Abajo

Desde abajo es un mensual colombiano que interroga los efectos que pueden tenerde las políticas económicas y sociales del gobierno nacional. Busca los efectos que generan éstos en los sectores marginales o excluidos de la sociedad y desea contribuir para un mejor desarrollo de ellos. Desde abajo incluye la unión empresarial con el mensual francés Le Monde diplomatique y un fondo editorial constituido de siete colecciones.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Beijing, el crepúsculo asiático post-Bretton Woods
Beijing, el crepúsculo asiático post-Bretton Woods
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Del ayahuasca, su brujo
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Jueves Cafetalero
Café: ¡US 100 millones en pérdidas!
por Cristóbal Llanos, Socios
 
El poderío marítimo de Roma
«El arte de la guerra»
El poderío marítimo de Roma
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
¡Debate serio sobre minería!
por Iván Salas Rodríguez, Socios