Red Voltaire
Masacre de niños. Terrorismo geopolítico sobre Rusia

Beslán: la responsabilidad del ataque genocida apunta a los anglosajones

Cada uno saca sus conclusiones de la masacre de niños en la escuela de la ciudad de Beslán, Rusia. Para los «neoconservadores» Rusia no puede escapar a la estrategía de «choque de civilizaciones». Para la prensa occidental, el presidente Putin, después de haber aplastado Chechenia mata a sus propios niños. Pero para los rusos esta toma de rehenes que ha terminado en un baño de sangre de inocentes, es el último golpe bajo de los anglosajones para hacer implosionar la Federación Rusa. Una provocación de más que impulsa nuevamente los conflictos periféricos de la Guerra Fría.

+
JPEG - 48.7 KB
Tropas rusas rescatando a niños osetas de la masacre en la escuela en Beslan perpetrado por terroristas chechenos. Los terrorristas han contado con el apoyo de ciertas fuerzas de Occidente.
Foto Itar-Tass

La comparación es inevitable. A pocos días del tercer aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, la Federación Rusa enfrenta su «3 de septiembre», un mega-ataque planeado para provocar el máximo efecto de horror, no sólo en el país atacado, sino en todo el mundo. Al igual que en los atentados de 2001 es fundamental que la dinámica del llamado «terrorismo internacional» sea entendida o interpretada como siendo: el islamismo radical.

En realidad asistimos a un vasto reacomodo estratégico global, en el que el control y dominio de la región del Cáucaso, Asia Central y sus reservas energéticas desempeñan un papel fundamental entre los participantes del ajedrez geopolítico y en el que el terrorismo raramente actúa como un factor independiente.

El «Gran Juego»

En el libro colectivo «Terror contra el estado nacional» [1] los objetivos de los ataques del 11 de septiembre fueron descritos como sigue: «La operación tiene dos propósitos inmediatos. El primero sería producir una especie de «efecto Pearl Harbor», creando así las condiciones para justificar una operación geopolítica a gran escala en el Oriente Medio y Asia Central donde Afganistán ocupa una posición estratégica.

El principio básico sería provocar una «guerra de civilizaciones» [2], según la línea definida por los ideólogos del Establishment, y promovida por Zbigniew Brzezinski y Henry Kissinger. Con este enfoque, se produciría una reacción en cadena de Occidente contra el mundo musulmán. En realidad sería una tentativa de reedición del «Gran Juego», implementado por el Imperio Británico en el siglo XIX para disputar con Rusia el dominio de Asia Central, siempre con Afganistán en una posición destacada en el plano estratégico.

En segundo lugar, los ataques proporcionarían el pretexto para el establecimiento de un régimen de «manejo de crisis» en la cúpula del Gobierno de Washington, en el que se implementaría una serie de restricciones a los derechos civiles, que podrían ampliarse para configurar una auténtica dictadura interna, y que sería aceptada por una población en un estado de pánico inducido».

La escalada de actos terroristas ocurrida en la Federación Rusa durante las últimas semanas, que culminó con las atrocidades de Beslán, en Osetia del Norte, se enmarca en el contexto de las acciones de Vladimir Putin, no solamente para restablecer el control del Estado ruso sobre los recursos estratégicos del país, sino también en cuanto a su influencia sobre los países de la extinta URSS, como parte de una estrategia para posicionar a Rusia como pivote de un amplio eje de cooperación euroasiática.

Entre las iniciativas de Putin que han provocado el desagrado de Occidente se destaca su ofensiva contra los llamados «oligarcas» rusos, personificada en la acción judicial contra el propietario de la empresa petrolera Yukos, Mijail Jodorkowsky[ [«Bush, Khodorkovsky & Associates», Voltaire, 13 de noviembre de 2003.]].

Todo esto fue explicado en el diario del Ministerio de Defensa ruso, Krasnaya Zvezda, por Mijail Alexandrov, especialista del Instituto CIS, de Moscú. Según el analista «la situación en Osetia del Norte precisa ser vista en el contexto de la creciente batalla por el control de la Transcaucasia entre Rusia y las potencias anglosajonas. Los anglosajones pretenden expulsar a Rusia de la Transcaucasia y, para ello, precisan desestabilizar la situación en el norte del Cáucaso y en Rusia en general».

Obligado a una mayor moderación por su cargo de jefe de Estado, Putin no dejó de apuntar en la misma dirección. En sus visitas al hospital de Beslán, en la mañana del sábado 4, enfatizó que «uno de los objetivos de los ataques terroristas era sembrar la discordia entre las nacionalidades y hacer explotar el norte del Cáucaso».

Posteriormente, en un comunicado a la nación, afirmó: «Lo sucedido es un crimen terrorista inhumano e inusitadamente cruel. No es un desafío al presidente, al parlamento o al Gobierno. Es un desafío a toda Rusia. A todo nuestro pueblo (...). Lo que enfrentamos ahora no son actos individuales de intimidación con ataques terroristas aislados. Lo que enfrentamos es una invasión directa a Rusia por el terrorismo internacional».

Los métodos de desestabilización

La desestabilización de Rusia por la manipulación de tensiones políticas entre las poblaciones islámicas de las repúblicas de la Federación y de los países del Cáucaso y Asia Central está en la pauta de los círculos hegemónicos del eje Londres-Washington-Canberra desde la época del Gobierno de Jimmy Carter, en el que, bajo la inspiración del consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, y del orientalista británico Bernard Lewis (autor del conocido «arco de crisis»), la inteligencia anglosajona manipuló los eventos que desencadenaron la invasión soviética a Afganistán y la jihad entre 1979 y 1989.

Vale recordar que Bernard Lewis fue formado por Alexander Benningsen, profesor de la Sorbona, quien profetizaba la destrucción de la URSS por parte de los chechenos, una teoría retomada y modificada por Helene Carrere d’Encausse, que imaginaba más bien una presión demográfica en vez de un conflicto de esta naturaleza.

Recordemos también que Afganistán fue el «campo de entrenamiento» de las redes de mujaidines organizadas, financiadas, entrenadas y mantenidas por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudita y Pakistán, de donde provienen gran parte de los «terroristas islámicos» con la denominación genérica de Al-Qaeda.

El proyecto hegemónico de los «neoconservadores» mayoritarios en el Gobierno de George W. Bush, y de sus aliados británicos y australianos, no ha hecho más que actualizar tales planes, como se desprende del manifiesto del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC, por sus siglas en inglés) [3], Rebuilding America’s Defences : Strategies, Forces and Resources for à New Century. [4].

El propio Brzezinski publicó en 1997 una actualización de sus ideas en el libro «The Grand Chessboard: American Primacy and its Geostrategic Imperative»s [5] en el cual afirma que el interés primero de EE.UU, como primera potencia verdaderamente global, es «asegurar que ninguna potencia rival llegue a controlar Eurasia».

Los acontecimientos en Rusia y a su alrededor hacen pensar en una segunda y más peligrosa fase, la de una estrategia de neutralización del país como actor global en el periodo post-URSS, en la que no puede descartarse la perspectiva de un conflicto generalizado, lo que dependerá, en gran medida, de la reacción de Putin y sus círculos y, también, según The Grand Chessboar, del entendimiento de esa realidad por los demás países.

En conversación con Reseña Estratégica (Brasil), un experto de Washington hizo los siguientes comentarios sobre los recientes ataques terroristas en Rusia: «Me parece que se puede afirmar con seguridad que hay elementos externos involucrados en la acción terrorista en Osetia del Norte, con los siguientes objetivos:

- Provocar a Rusia para que lleve a cabo acciones agresivas contra terroristas, tanto en el plano militar como diplomático, lo que debilitará su todavía frágil alianza con Alemania y Francia, al tiempo que favorece una reconciliación con los Estados Unidos e Israel;

- Preparar el terreno para acciones terroristas posteriores contra Rusia, si Moscú rechaza lo que al mismo tiempo constituye una amenaza y una oferta;

- Restaurar la alianza «atlantista» contra Rusia, manipulando la reacción europea frente a las acciones rusas contra el terrorismo. El objetivo general busca debilitar tanto a Europa como a Rusia, lanzando a una contra la otra y reduciendo la capacidad de ambas para coordinar una resistencia efectiva a las operaciones estadounidenses y británicas en el Medio Oriente y otros lugares».

Definitivamente Vladimir Putin ha puesto los puntos sobre las «íes». Occidente habla un doble lenguaje cuando pide al Kremlin que negocie con el llamado gobierno en el exilio de d’Ashlan Mashkadov. «¿Por qué no se reúnen ustedes con Osama bin Laden, lo invitan a Bruselas o a la Casa Blanca para iniciar conversaciones, para preguntarle lo que quiere y dárselo, a fin de que los deje en paz?, ha declarado sin ambages [6].

Ciertos sectores en Rusia ven también esto como una buena oportunidad para reconstruir sus capacidades militares y estratégicas, movilizar a la población y debilitar la ofensiva de propaganda mediática contra el país. Desde luego, no se puede obviar que estos sectores han apoyado, o por lo menos no han estorbado los planes de los terroristas. Existen elementos en Rusia −sobre todo vinculados a los oligarcas− que pueden cooperar con elementos externos en una operación destinada a debilitar a Rusia.

La injerencia anglosajona

Destaquemos algunos aspectos:

- Lituania acepta en su territorio el Kavkaz Center (o su antena en Inglaterra), desde donde fue difundido el comunicado de Bassaiev en el que reivindicaba la carnicería de Beslán. Ahora bien, la propia Lituania, mediante el canciller holandés Bernard Bot, en su calidad de presidente de turno del Consejo Europeo, pide explicaciones a Rusia sobre el trágico desenlace del ataque en Beslán, como si fuera Putin y no Bassaiev el responsable de la masacre. Vilnius realiza así un doble juego para desestabilizar a Moscú y perturbar las relaciones euro-rusas.

- Chamil Basaiev, en 1991, era presentado como un agente de la CIA cuando participó junto a Boris Eltsin en los acontecimientos de Moscú. En Afganistán recibió entrenamiento de la CIA.

- El llamado gobierno en el exilio de la República Chechena está instalado en Londres (donde su presidente, Ashlan Mashkadov, y su portavoz, Akhmed Zakayev, disfrutan de asilo político) y en Washington (donde su ministro de Relaciones Exteriores Ilyas Akhmadov también disfruta de asilo político).

- El financiamiento del llamado gobierno checheno en el exilio está garantizado por el Comité Norteamericano para la paz en Chechenia, copresidido por el teórico del sistema, Zbigniew Brzezinski, y por su ejecutor Alexander Haig Jr. Está hospedado en un local de la CIA, la Freedom House [7].

- Los neoconservadores, con Daniel Pipes [8] a la cabeza, así como los think tanks, como el Foreign Policy Research Institute (FPRI del que Haig es una de las principales figuras) [9], se han precipitado a saludar la firmeza del Kremlin con la esperanza de arrastrar a Rusia a su lógica de guerra de las civilizaciones. Condenaron al New York Times por haber calificado a los chechenos como resistentes y no como terroristas. Pero no lograron más sus objetivos en este caso que cuando España tras el 11 de marzo, pues Vladimir Putin les respondió: «No hay vínculo entre la política rusa en Chechenia y la toma de rehenes en Beslán (...). Algunos círculos políticos en Occidente, nostálgicos de la Guerra Fría, quieren debilitar a Rusia como los romanos querían destruir a Cartago».

- Simultáneamente, la prensa dominante, controlada por estos mismos neoconservadores, no ha dejado de presentar al poder ruso como responsable de los acontecimientos y a Vladimir Putin como un aprendiz de Stalin o un nuevo Zar, según se quiera. La presión estaba clara: obligar a Putin a negociar con el llamado gobierno en el exilio en Londres, es decir, hacer estallar la Federación Rusa a cambio de la etiqueta de «democrática», como aceptó Eltsin disolver a la URSS para ganar los favores de Occidente y enriquecer a su familia y amigos.

Las dos guerras de Chechenia han producido sus cortejos de horror. La injerencia anglosajona tiende a prolongar este drama haciendo al Kremlin responsable por el mismo. Esta criminal política pudiera suscitar respuestas de igual naturaleza por parte de la Federación Rusa en las zonas de influencia anglosajona y provocar una espiral de violencia en escenarios periféricos como durante la Guerra Fría.

Visite el sitio internet dedicado a la memoria de los niños asesinados en Beslán, Rusia:
http://beslan.ru/

[1] Terror contra el estado nacional

[2] «La guerra de civilizaciones», por Thierry Meyssan, Voltaire, 7 de diciembre de 2004.

[3] El PNAC es una asociación creada por el American Enterprise Institute para redactar el programa de George W. Bush y solicitar el financiamiento de su campaña electoral presidencial. «Instituto estadounidense de empresa de la Casa Blanca», artículo en francés Voltaire, 21 de junio de 2004.

[4] Rebuilding America’s Defences: Strategies, Forces and Resources for a New Century. Descargar (PDF : 852 Kb).

[5] The Grand Chessboard: American Primacy and its Geostrategic Imperatives par Zbigniew Brzezinski, Basic Books, 1997. Versión francesa : Le Grand échiquier, l’Amérique et le reste du monde, editorial Bayard, 1997.

[6] Citado por el diario inglés The Guardian, 7 de septiembre de 2004.

[7] «Freedom House: quand la liberté n’est qu’un slogan », Voltaire, 7 de septiembre de 2004.]

[8] «Daniel Pipes, expert de la haine», artículo en francés Voltaire, 5 de mayo de 2004.

[9] «Le FPRI et Robert Strausz-Hupé », artículo en francés Voltaire, 24 de septiembre de 2004.

Marivilia Carrasco

Analista mexicana de asuntos internacionales. Directora de Reseña Internacional, órgano del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana. Escribe además una columna fundamental en Voces del Periodista, órgano quincenal del Club de Periodistas de México.

 
Condonación de la deuda externa del Tercer Mundo
Condonación de la deuda externa del Tercer Mundo
Un reclamo del episcopado católico iberoamericano
 
Fukuyama y Neri: pugnas interimperiales
Maniobras estratégicas
 
Las reformas «estructurales» de la seguridad social de México son nefastas
Las reformas «estructurales» de la seguridad social de México son nefastas
Privatización a toda costa, caiga quien caiga
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Confirmaciones en Siria
Confirmaciones en Siria
por Thierry Meyssan
Simulacro de paz
Simulacro de paz
por Thierry Meyssan
Señal de Alerta
¡Un momentito!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
PERUSAT: los retos de una nueva era II
por Iván Izquierdo Elliot, Socios
 
PsyOp: Operación Siria
«El arte de la guerra»
PsyOp: Operación Siria
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Señal de Alerta
¡Graves irregularidades en la FAP!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
PERUSAT: los retos de una nueva era I
por Iván Izquierdo Elliot, Socios
 
13. La traición del Inai, impulsor de la censura
La traición del Inai, impulsor de la censura
por Mauricio Romero, Socios