Red Voltaire
Militarismo USA

La OTAN: feudalismo contemporáneo

Siete nuevos Estados, provenientes todos del antiguo Pacto de Varsovia, acaban de integrarse a la OTAN. Estructurada por Estados Unidos para combatir a la Unión Soviética, la Alianza Atlántica es actualmente una organización sin objetivos que Washington utiliza como instrumento de sus ambiciones. Esta ampliación de la OTAN acrecienta su capacidad de intervención a la vez que diluye aún más su razón de ser inicial. A no ser que se considere que la URSS era peligrosa no por soviética o bolchevique sino por rusa.

| París
+
JPEG - 14.9 KB

La ceremonia fue tan formal como aburrida, el viernes 2 de abril de 2004, en la sede de la OTAN en Bruselas. En el gran patio, los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros asistieron al izamiento de las banderas de los 7 nuevos miembros: Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia. Vinieron después la foto oficial y la conferencia de prensa en la que todos recitaron las formalidades habituales, todo bajo la mirada inquieta de la delegación rusa, invitada a participar en un ceremonial sin alegría.

JPEG - 19.5 KB

Tal falta de entusiasmo traduce la reserva de buena parte de los miembros de la alianza, así como la de la Federación Rusa, que se preguntan para qué servirá esta organización. Históricamente, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) fue creada por Estados Unidos para movilizar a sus vasallos contra la Unión Soviética. Lo cual dio rápidamente lugar a la aparición de una coalición similar cuando la URSS incorporó a sus propios vasallos al Pacto de Varsovia. Pero, después de la desaparición de la amenaza soviética y la disolución del Pacto de Varsovia, la OTAN, en vez de disolverse también, se ha ampliado dos veces.

Después, de la cumbre de Praga, en noviembre de 2002, la OTAN adoptó la jerga estadounidense según la cual las nuevas amenazas del siglo XXI serían el terrorismo y la proliferación de las armas de destrucción masiva (ADM). Se trata de una fórmula mediática que no tiene, sin embargo, ningún sentido. El terrorismo es una forma de acción -a la que los Estados recurren por cierto más frecuentemente que grupos no estatales- no un enemigo. A pesar de la retórica, la proliferación de las ADM no representa en lo absoluto una amenaza ya que Estados Unidos es el primer diseminador. En cuanto al concepto mismo de «armas de destrucción masiva», este consiste en poner al mismo nivel algunos gases baratos y bombas atómicas de última generación, lo cual carece de todo sentido en términos militares.

Recientemente, el Pentágono intentó convencer a la OTAN de adoptar nuevos elementos de doctrina, como el de «guerra preventiva», pero ante el fracaso de la estabilización de la situación en Irak, la idea fue a parar al cajón de los argumentos inservibles.

En la OTAN es corriente oír hablar de la defensa de los «valores comunes». Pero es poco probable que estos existan en realidad. Cuando los documentos oficiales los mencionan es para hablar de «sistema político democrático basado en la economía de mercado», fórmula que es, cuando menos, limitada.

Hay una regla no escrita que resume el espíritu de la OTAN: «Mantener a Estados Unidos dentro, a los rusos fuera y a los alemanes debajo». Es sobre esa base que los Estados de Europa central y oriental se unieron a la organización, para protegerse de sus vecinos, excesivamente poderosos, Moscú y Berlín.

Es por eso que algunos de los nuevos miembros no han podido evitar darse el gusto de resaltar el paso que han dado. En Rumania, el presidente Ion Iliescu ordenó izar la bandera de la OTAN ante el parlamento y suprimió el «paso soviético» de sus fuerzas armadas. En Bulgaria, el primer ministro de ese país, el príncipe Simeón de Saxe-Coburg-Gotha, mandó a recubrir la fachada de la antigua sede del partido comunista con una gigantesca bandera de la OTAN.

JPEG - 25.2 KB

Para Washington, la OTAN representa una ventaja inmediata que puede utilizar en función de cuatro opciones estratégicas diferentes que no se contradicen entre sí.

Por el momento, la exigencia de compatibilidad en el armamento permite a Estados Unidos obligar a los nuevos miembros a adquirir material estadounidense que pagarían a largo plazo gracias a préstamos a bajo interés. Esto da cierto tono de extorsión o chantaje a las reuniones de los jefes de Estado o de gobierno de la alianza, en las que cada cual tratar de consolarse como puede, pensando en la belleza intrínseca de las armas que no le queda más remedio que comprar.

La primera función de la OTAN podría ser la de contener a Rusia, como lo hizo con la URSS. En ese caso, la incorporación de los Estados de Europa central y oriental permite a las fuerzas de la OTAN acercarse a su objetivo.
Varios acuerdos de cooperación militar con países de Asia central, como Georgia y Uzbekistán, deben permitir cercar a Rusia. La disolución de la Unión Soviética debe completarse con la de la Federación Rusa, mediante la estimulación de toda tendencia centrífuga, como la secesión chechena.

Otra opción estratégica podría ser la de convertir la OTAN en una policía interna. La alianza atlántica aceptó ya, en 2004, jugar ese papel de policía con vistas a los Juegos Olímpicos de Atenas y el mundial de fútbol de Portugal. En ese sentido, Washington propone la incorporación de los órganos de policía antiterrorista de los miembros de la OTAN a su Estado Mayor militar. La reforma del Tratado, que se adoptó en la cumbre del cincuentenario de la OTAN, hace incluso posible la participación de la alianza en la «guerra contra la droga» que la Casa Blanca desarrolla en Colombia y otros países.

La OTAN podría garantizar también la seguridad de los espacios comunes, misión para la cual no existe actualmente un responsable preciso, aunque Estados Unidos se ha encargado de ella después de la Segunda Guerra Mundial.
Actualmente, la alianza atlántica ya impone su ley en el Mediterráneo.

Finalmente, una cuarta posibilidad podría ser sustituir sistemáticamente las fuerzas de intervención de la ONU por las de la OTAN en todos los conflictos periféricos para que Estados Unidos no se vea obligado a rendir cuentas al Consejo de Seguridad. Fue así que la OTAN actuó sin mandato de la ONU cuando atacó Yugoslavia, aunque lo hizo con un mandato para estabilizar Afganistán. La alianza deseaba intervenir también en Irak y Haití.

Sin embargo, varios obstáculos se oponen a esas evoluciones.

El primero es la disidencia de Bélgica, Alemania y Francia que impidió la participación de la alianza en el ataque a Irak. Peor aún, en el caso de Turquía, país que parecía aún gobernado bajo cuerda por una casta militar a las órdenes del Pentágono, decidió democráticamente bloquear el funcionamiento de las bases de la alianza atlántica situadas en territorio turco y prohibir el uso de su espacio aéreo. Esta rebelión obligó la coalición a revisar su plan de invasión, a desplazar parte de sus fuerzas y a retrasar el ataque, todo ello a un costo exorbitante.

En segundo lugar, durante cincuenta años Estados Unidos trató, en vano, de obligar a los europeos a dotarse de una capacidad autónoma de intervención militar para aliviar así el presupuesto estadounidense y, sobre todo, para garantizar que en caso de conflicto con la URSS el campo de batalla quedara circunscrito al territorio europeo. Sin embargo, al desaparecer la amenaza soviética aquel proyecto es retomado hoy por las grandes potencias de la Unión Europea, incluyendo el Reino Unido, pero con el objetivo de independizarse de Washington.

No obstante, el asunto es más complicado de lo que parece. Ningún Estado de la OTAN tiene la posibilidad de independizarse de Estados Unidos sin consecuencias concretas.

El Reino Unido es un claro ejemplo de lo anterior. Gran Bretaña dispone, con mucho, del mejor ejército de Europa. Pero su capacidad nuclear depende de Estados Unidos y, teniendo en cuenta los tratados, la perdería si se independizara de Washington. Londres tendría que aceptar entonces una preeminencia militar francesa y habría que revisar todo el equilibrio regional.

En grados diversos, Bélgica, Alemania y Francia, están ligadas de manera orgánica a Estados Unidos, a través de numerosas organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales. A pesar de la creencia general, Bélgica y Alemania fueron las primeras en poner en tela de juicio el unilateralismo de la administración Bush, aunque no pudieron ir muy lejos. Francia se mantuvo pasiva al principio y no se integró a la disidencia hasta que no se sintió capaz de hacerlo como líder. Todo esto es por consiguiente frágil y difícil de consolidar.

Sólo Turquía ha sido capaz de asumir el costo de la disidencia. Aunque se la presenta como un país políticamente arcaico y dominado por los islamistas, Turquía ha sido el único Estado miembro de la OTAN que debatió democráticamente la cuestión de la guerra y decidió oponerse a esta. Si la decisión pudo ser efectivamente aplicada fue justamente porque era legítimamente popular.

Pero, fuera del contexto estratégico particular concerniente a Irak, Turquía no juega un papel preponderante dentro de la OTAN. Heredera del imperio otomano, ese país sigue pagando aún su derrota en la Primera Guerra Mundial y no ha sido admitida en el seno de la Unión Europea.

La dependencia de los vasallos se manifiesta permanentemente. De esta manera, Estados Unidos logró deshacerse la semana pasada de misiones ingratas de mantenimiento de la paz en Bosnia dejándolas en manos de los europeos, pero conservando la responsabilidad de la búsqueda de los criminales de guerra. Esto último representa la garantía de que no serán arrestadas personas cuyos testimonios podrían desembocar en la denuncia de soldados estadounidenses, sobre todo teniendo en cuenta que Estados Unidos se opone al principio mismo del Tribunal Penal Internacional.

JPEG - 30.1 KB

Por otro lado, Washington desearía extender el modelo de la OTAN a otras regiones del mundo. Durante la Guerra Fría existió un pacto similar de Estados Unidos con Australia y Nueva Zelanda (ANZUS) en el Pacífico. Existe un sistema colectivo de inteligencia conocido con el nombre de ECHELON entre esos países, el Reino Unido y Canadá. Finalmente, entre Estados Unidos y Canadá hay también un Pacto que sirve de base al NORAD.

El principio de un nuevo Pacto ha sido avalado por los Estados implicados, pero el Pentágono tiene aún dudas entre la posibilidad de unir todos los Estados anglosajones -a pesar de la dispersión geográfica de estos- y la de mantener una diferencia entre el Pacífico y América del Norte, incluyendo a México en esta última región. En ambos casos, el Reino Unido sería miembro de otra alianza, aparte de la OTAN, lo que confirmaría su papel de segundo de la potencia estadounidense, a la cual aporta su experiencia imperial. Una conferencia reciente, que se desarrolló en Calgary a fines de marzo, no logró llegar a una solución definitiva.

En esas condiciones, es posible ejercer una influencia externa sobre la evolución de la OTAN, factor que la Federación Rusa tiene la intención de aprovechar. Invitado a Norfolk para una conferencia antiterrorista, el ministro ruso de Defensa Igor Ivanov declaró el 7 de abril: «Tengan la seguridad que nuestra actitud [ante la ampliación de la OTAN] es de calma, aunque de oposición».

Más aún, el presidente Vladimir V. Putin invitó a su homólogo francés, Jacques Chirac, al centro espacial de Krasnoznamensk. Según la publicación Nezavisimaya Gazeta, le presentó allí una demostración de las posibilidades rusas en lo tocante a los misiles antimisiles, que podrían constituir una respuesta creíble al armamento estadounidense. Poco antes, el presidente había recibido al canciller alemán Gerhard Schroder.

La idea de un eje París-Berlín-Moscú, aunque parezca irrealizable a corto o mediano plazo, complica en gran medida los proyectos atlantistas, sobre todo porque ha comenzado a concretarse durante la crisis iraquí.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Extendiendo la guerra del gas en el Levante
«Ante nuestra mirada»
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
por Thierry Meyssan
¿Yihad global contra los BRICS?
Nuevo "califato" del siglo XXI en Irak
¿Yihad global contra los BRICS?
por Alfredo Jalife-Rahme
Señal de Alerta
¿Despilfarro a manos llenas en Cultura?
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Geopolítica del Banco BRICS
Geopolítica del Banco BRICS
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Gaza: el gas en la mirilla
«El arte de la guerra»
Gaza: el gas en la mirilla
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Chorrillos: ciudadana Euribe denuncia atropellos
por Margot Euribe Martínez, Socios
 
Páginas Libres
Enérgica protesta ante JNE
por Alejandro Santa María, Socios