Red Voltaire
La Guerra por recursos energéticos ya comenzó

El poder del petróleo en el siglo XXI

Los yacimientos de petróleo no son eternos. Algunos Estados, cuyas reservas disminuyen, están perdiendo poco a poco este regalo de la naturaleza. Otros, sobre todo en el Medio Oriente, tienen esperanzas de producir aún durante algunos años más a bajos precios. El constante aumento de la demanda y la baja de la oferta previsible a mediano plazo inquietan a Estados Unidos, que es el primer consumidor mundial. Economistas de todas las tendencias reclaman una regulación del acceso mundial a la energía, sin la cual aumentarán las guerras de rapiña, como la invasión de Irak.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 11.3 KB

El precio del petróleo ha aumentado constantemente desde el 11 de septiembre de 2001, fecha de partida del nuevo régimen estadounidense. Aumento a más del doble en dos años y medio. Este aumento se debe a movimientos especulativos en los mercados que tienen en cuenta el «factor riesgo» a muy corto plazo ignorando, sin embargo, limitaciones geológicas y necesidades energéticas crecientes cuyos efectos se sentirán solamente a mediano o largo plazo.

Desde abril 2004, el alza se acelerado tanto que el precio del barril ha alcanzado rápidamente la increíble suma de casi 50 $. Los especuladores anticipan una reacción militar inminente de la administración Bush: ya sean atentados atribuidos a impalpables islamistas seguidos de un golpe contra la monarquía en Arabia Saudita [1] o un ataque convencional contra Siria [2].

JPEG - 12.5 KB

A mediano plazo, la demanda creciente de energía a nivel mundial, imputable sobre todo a la organización de la economía estadounidense y al desarrollo industrial veloz de la India y China, chocará en unos años con la caída de la oferta mundial de petróleo. Se producirá también un alza considerable de los precios a medida que haya que recurrir a yacimientos cuya explotación será cada vez más difícil y costosa.

Sin embargo, según todas las proyecciones disponibles, los principales yacimientos capaces de exportar en el momento de la crisis se encontrarán en el Medio Oriente. Para la junta petrolera Bush-Cheney, es por tanto conveniente tomar el control de esa región estratégica haciéndola pasar por un periodo de inestabilidad, incluso de caos.

El 31 de marzo de 2004, Yves Cochet alertaba a la clase dirigente francesa sobre el declive de la producción de «petróleo convencional» [3] en una tribuna libre que se publicó en el diario francés Le Monde [4]. Este diputado ecologista se basaba en los trabajos de los geólogos independientes de la ASPO [5].

En un editorial del diario New York Times publicado 7 de mayo, Paul Krugman recordaba por su lado que uno de los principales objetivos de la invasión contra Irak era aumentar rápidamente la producción petrolera iraquí para alimentar el crecimiento.

El magnate de los medios de comunicación masivos y uno de los más entusiastas en apoyar la guerra contra Irak, Ruppert Murdoch, hacía entonces la apología de las guerras de recursos en estos términos: «Lo mejor que podría salir de ella para la economía global, si uno puede expresarse así, sería un barril a 20 $ dólares».

Krugman observa con inquietud que ese objetivo no ha sido alcanzado. El derrocamiento de Saddam Hussein y el fin del embargo no han bastado para reanimar la producción iraquí en las proporciones que se esperaba. El alza de los precios mundiales continúa, los precios de las gasolineras aumentan diariamente.

Krugman refleja el temor de sus lectores y de los estadounidenses en general: está llegando el momento en que esa alza pondrá en peligro el modelo económico del país y su modo de vida. Krugman descarta las soluciones tecnológicas ilusorias a las dificultades geológicas (perforar más pozos no permitirá detener el declive) y concluye, con desasosiego: «Lo que tenemos que hacer es adaptarnos».

Al terminar su tribuna con tan artística imprecisión, deja a sus lectores en la alternativa entre aceptar el decrecimiento (cosa que ningún pueblo admitiría sin que se le obligue a ello) y la solución militar. En cuanto a esta última, ya que la estrategia de Bush no ha hecho más que enriquecer a algunas compañías amigas como Halliburton (con un 80% de crecimiento en sus dividendos durante los últimos tres meses) sin resolver el problema, no queda más solución que la estrategia de Kerry [6].

JPEG - 33.2 KB

El famoso «Pico de Hubbert» mundial según el modelo que estableció el ASPO siguiendo la técnica de estimación desarrollada por el geólogo Marion King Hubbert en los años 50. En lo tocante al petróleo convencional (límite superior de la parte anaranjada), nos encontramos actualmente en una bandeja, que se manifiesta mediante una importante fluctuación de los precios ligada a la inseguridad de la oferta futura ante un crecimiento permanente de la demanda.

Fuente: Asociación para el Estudio del Pico Mundial de la Producción Petrolera (ASPO) Estimación de 2003. Infografía: Red Voltaire


De manera paradójica, el antiguo candidato demócrata apareció por tanto como el continuador de Bush padre, quien declaraba en 1991: «Nuestro modo de vida no es negociable».

En los años venideros, el Medio Oriente se convertirá progresivamente en el punto de origen del petróleo exportable. Prácticamente en todas las demás regiones del mundo la producción ha comenzado a mostrar un declive irreversible.

Por consiguiente, la OPEP (organización de países exportadores de petróleo) se verá inevitablemente en posición de superioridad con respecto a los productores que no pertenecen a ella, lo cual pondrá en manos de esa organización un poder económico y político creciente mientras que la civilización industrial dependa de la energía fósil. Eso es precisamente lo que temen los arquitectos del «Gran Medio Oriente» [7] y es lo que quieren evitar mediante la coerción militar.

Las reservas del Medio Oriente son la clave del poderío para los próximos decenios. Eso permite entender mejor la verdadera significación de la frase que pronunciara George W. Bush después del 11 de septiembre de 2001: «Están con nosotros o contra nosotros».

En 2010, los países del Golfo Arábigo-Pérsico tendrán bajo su control exclusivo más del 60% de la producción mundial de petróleo y, lo que es más importante aún, el 95% de la capacidad de exportación a nivel mundial. Buena parte de la producción de los demás Estados que disponen de reservas significativas se verá entonces absorbida por su propio consumo doméstico.

A la luz de los datos geológicos y económicos, sería posible resumir entonces el grito de guerra de los neoconservadores de la siguiente manera: los países del Golfo, mayoritariamente musulmanes, gozarán de un poder económico decisivo sobre el conjunto del mundo industrial, a menos que la fuerza militar del «mundo judeocristiano» se lo arrebate.

La producción de los países que no son miembros de la OPEP ha comenzado un declive general y será superada pronto por la producción de los países de la OPEP, con Arabia Saudita e Irak a la cabeza. Este último podría servir de caballo de Troya a Estados Unidos si se mantiene la ocupación. Hay que observar, además, que para acentuar su creciente peso económico, los países de la OPEP, impulsados por Hugo Chávez, estudian la posibilidad de adoptar el euro como moneda para las transacciones petroleras.

En ese sentido Irak ya había mostrado el camino antes de la invasión de la «coalición por el petróleo barato», que restableció inmediatamente el dólar para las transacciones petroleras.

Según esa lógica, el «choque de civilizaciones» no sería más que un problema de repartición de recursos, por consiguiente, una cuestión económica. No hay otra explicación posible ya que no hay ninguna razón para que el mundo árabe odie a un país que se verá forzosamente obligado a transformarse en su vasallo económico. La retórica del choque cultural y religioso es un engaño que busca arrastrar a la opinión pública a un conflicto cuyo desenlace sería económicamente provechoso para el que lo suscita.

GIF - 60.6 KB

(Cliquear aquí para agrandar el mapa)
El término de réservas debe ser considerado con precaución. Explico, cuando un país alcanza su pico de producción petrolera, es decir la mitatd de las reservas posibles de explotables, su producción comienza a declinar progresivamente la cual se convierte poco a poco más costosa. Así por ejemplo, los EEUU que alcanzaron su pico de producción en 1970, importan hoy en día más del 60% del petroleo que consumen. Los costos de producción del petróleo en los EEUU son por lo menos tres veces más costoso al petróleo producido en un país como Arabia Saudita que no ha alcanzado todavía su pico de produción. Los países señalados con una flecha verde son los únicos capaces de aumentar su producción ante la tendencia a la baja o declive de los yacimientos en el resto del mundo. Los trabajos de la asociación ASPO muestran que de aquí a pocos años, esta aumentación potencial no bastará y la producción global disminuirá, hproduciendo un choque en mercado mundial, el cual se basará en la oferta y no en la demanda.


Incluso en el seno de la industria del petróleo o alrededor de ella, un número creciente de personalidades, que no ven con buenos ojos esta perspectiva de guerra de recursos generalizada, se pronuncia por un replanteamiento minucioso, y transparente, del aprovisionamiento energético a nivel mundial.

Muchas voces reclaman, en definitiva, el control de la repartición energética mundial por una instancia que sea lo más independiente posible. Así lo hacen tanto el ecologista Yves Cochet, ya mencionado, como el liberal Matthew Simmons. Ambos piden, como muchos otros, un plan mundial de emergencia para detener la inminente crisis energética [8].

En situación de penuria, la cuestión del libre mercado deja de existir y los más fuertes se convierten en depredadores para mantener su propio nivel de vida. Esa es la perspectiva que anticipa el tándem Bush-Cheney [9] al abrir las vías de comunicación en Afganistán y Georgia, al tratar de derrocar el gobierno de Venezuela y con la invasión de Irak.

Documentos adjuntos

 

[1] Ver: «Aucune amitié ne résiste au pétrole», Voltaire, 21 de noviembre de 2003.

[2] Ver: «Siria: un objetivo militar imperialista», Voltaire, 8 de febrero de 2005.

[3] El petróleo llamado «convencional» es el más accesible y fácil de explotar, por tanto es el más rentable, por oposición al petróleo pesado, polar o de aguas profundas, categorías designadas como petróleo «no convencional».

[4] Ver nuestras Tribunes libres Internationales del 1ero de abril de 2004, texto en francés.

[5] También publicamos en nuestras rúbricas Controverses, en ocasión de este número, la traducción del informe de Mike Ruppert sobre la conferencia ASPO que se desarrolló en París en mayo de 2003. Esa traducción de Arthur Lepic para la Red Voltaire, que asistió a la conferencia, había sido reproducida varias veces y atribuida por error a otros autores.

[6] Ver nuestro artículo en francés «Militarisme: John Kerry dans le texte», Voltaire, 24 de marzo de 2004.

[7] Ver en francés: «Bush invente le Grand Moyen-Orient» por Thierry Meyssan, Voltaire, 22 de abril de 2004.

[8] «Revealing Statements from a Bush Insider about Peak Oil and Natural Gas Depletion», From The Wilderness, 12 de junio de 2003.

[9] Leer en francés: «Les ombres du rapport Cheney», por Arthur Lepic, Voltaire, 30 de marzo de 2004.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.