Red Voltaire
Jornada de protesta en Colombia

12 de octubre: Día de la resistencia

Una jornada caracterizada por la masiva y dinámica movilización de indígenas, campesinos y de algunos sectores urbanos, se realizó en Colombia el pasado 12 de octubre. Fecha, redefinida por los pueblos indígenas de todo el continente, que ya se ha convertido en una cita para la resistencia conjunta y la expresión de la identidad americana en todos los países. En el nuestro, coincidía con una jornada de lucha que se había programado para enfrentar el TLC, la reelección, y la agenda legislativa propuesta por el gobierno. Y esa fue nuestra manera de acudir también a la cita.

| Bogotá (Colombia)
+

Sin acercarse a lo que es un paro cívico –como algunos lo anunciaron-, sí se convirtió en un día de resistencia, una muestra de la confrontación existente entre los dos países que conviven en este extenso territorio: el de los ricos y los pobres; el de los patrones y los trabajadores; el de los terratenientes y los sin tierra; el de los pro Estados Unidos y los pro Soberanía nacional.

La nota principal del día fueron las marchas rurales. Indígenas de todo el país caminando en rechazo a las agresiones que soportan, las cuales se intensifican cada día con los megaproyectos en curso, el TLC, la guerra por la tierra, los asesinatos, la militarización de sus territorios. Pero también las expresiones de campesinos, que con similares problemas que los indígenas, se manifiestan por la necesidad de tierra, en contra de los desplazamientos y por mejores condiciones de vida.

Unos y otros son la evidencia de que el conflicto que vive Colombia se sufre con toda intensidad en el campo, y que quienes llevan la peor parte del mismo están sacando la cabeza, con dignidad, exigiendo su resolución, que implica a todas luces reforma agraria en el sentido más integral y completo del término.

GIF - 14.4 KB

En las ciudades, principalmente las capitales y algunas intermedias, no faltó la expresión masiva de la protesta. Sin embargo, tal como se previó, las protestas no fueron más allá de las marchas. Paro, en el sentido laboral, no lo hubo. Ni siquiera en el sector educativo estatal es posible una real constatación pues en algunos lugares, incluso Bogotá, desde el propio gobierno se determinó el cierre temporal de escuelas y colegios. Y en el sentido “cívico” que teóricamente es el que correspondería a un país de desempleados, de trabajo informal, de pequeña empresa y de trabajo por cuenta propia, la verdad es que muy lejos estamos de lograr una parálisis de la actividad urbana. El caos del transporte urbano corre exclusivamente por cuenta de las marchas. El problema no está, desde luego, en lo que no pudimos hacer sino en haberlo anunciado a conciencia de su imposibilidad.

De nuevo, como ha sucedido en otras ocasiones, los sindicatos y las organizaciones políticas que los rodean, evidencian su debilidad e incapacidad para concitar el sentimiento de las grandes capas urbanas. La muestra de la confrontación entre los dos países es aquí todavía muy reducida. Sin embargo, la confrontación existe, permanece latente a la espera de iniciativas que le permitan expresarse.

El primer signo de lo lejos que andan unos de otros, es la equívoca valoración que se tiene de la situación. Cuando algunos sectores persisten en caracterizar una jornada de resistencia como un paro cívico, traslucen ese desfase. El segundo proviene de la poca preparación que llevan a cabo. No son suficientes proclamas ni llamados ni insertos en periódicos. Hay que reencontrar al trabajador en su lugar de vivienda. Como a los indígenas y campesinos, en las urbes el territorio se constituye en el lugar central de disputa. El tercero nos permite ver la creciente separación reinante entre opinión pública y organización social. Aún no se alcanza a concitar el favor de la inmensa mayoría del país, no organizada ni alineada. Hay que disputar esta gran franja, lo cual implica otros lenguajes, imágenes y dinámicas políticas.

El balance de nuestra jornada de resistencia tiene pues de cal y de arena. Las limitaciones señaladas, que no se mencionan aquí por un malévolo espíritu de supercríticos sino con el propósito de avanzar, cobran toda su importancia al constatar que estamos muy lejos del desafío que nos ha planteado el gobierno autoritario de Uribe en plan de reelección. Un desafío que implica, en el más viejo estilo de los fascismos, ocultar la aguda contradicción existente tras un velo de falsa unidad “patriótica” en torno al líder que ofrece protección y redención. Y no hay Corte Constitucional que pueda hacer el trabajo por nosotros. Mientras no logremos, a través de la lucha y la organización social, llevar a su expresión clara y directa la contradicción entre los dos países, no será más que ilusión el esfuerzo de convertirla en una prueba electoral victoriosa.

Desde Abajo

Desde abajo es un mensual colombiano que interroga los efectos que pueden tenerde las políticas económicas y sociales del gobierno nacional. Busca los efectos que generan éstos en los sectores marginales o excluidos de la sociedad y desea contribuir para un mejor desarrollo de ellos. Desde abajo incluye la unión empresarial con el mensual francés Le Monde diplomatique y un fondo editorial constituido de siete colecciones.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Señal de Alerta
¡Niveles de miseria humana!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Delinquen Cecilia Blume y ministros dadivosos!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
Una historia dolorosamente real
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Señal de Alerta
¡A la basura todo Cristo!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Estafan directivos de Junta de Propietarios en San Borja!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
El expediente Prado
por Víctor Andrés García Belaunde, Socios
 
Señal de Alerta
¿Y qué tiene que ver Dios?
por Herbert Mujica Rojas, Socios