Red Voltaire

Entre el nazismo y el Plan Cóndor

La “entrega” de sospechosos de terrorismo, realizada por Estados Unidos a países que practican la tortura, hunde sus raíces en prácticas habituales del régimen nazi de Alemania y las dictaduras latinoamericanas de los años 70 y 80.

| Nueva York (EE.UU.)
+
JPEG - 19.4 KB

El secuestro clandestino y la entrega a Alemania de sospechosos de integrar la resistencia en los territorios europeos ocupados por el Tercer Reich durante la segunda guerra mundial (1939-1945) estaba contemplada por el decreto Nacht und Nebel (Noche y niebla, en alemán).

Hitler pensaba que el decreto, implementado por el jefe del Alto Comando Alemán durante la guerra, mariscal de campo Wilhelm Keitel, sería efectivo para disuadir la resistencia a la ocupación, que con sus sabotajes se cobraba a menudo la vida de civiles y militares alemanes.

Según la directiva emitida por Keitel en febrero de 1942, cualquier sospechoso de “poner en peligro la seguridad” sería transferido “secretamente” a Alemania, a excepción de aquellos cuya “culpa” fuera determinada sin la menor duda y que serían procesados en el país ocupado.

“Estas medidas tendrán un efecto disuasivo porque (a) los prisioneros se desvanecerán sin dejar rastros, y (b) no se puede brindar ninguna información sobre sus paraderos o sus destinos", observó Keitel.

“La intimidación efectiva sólo puede ser lograda por la pena capital o por medidas que impedirán que la población y los familiares del criminal conozcan su destino", había escrito en una directiva anterior Keitel, quien sería ejecutado por crímenes de guerra en 1946.

Se trata de una modalidad temprana de lo que la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) llamó el año pasado “un mal prototípico practicado por gobiernos abusivos".

“Nacht und Nebel” es un precursor de lo que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos llama hoy “entregas” de prisioneros ("renditions", en inglés).

La conexión entre ambas políticas no es directa. Prácticas similares a Nacht und Nebel eran utilizadas por Francia con gran ímpetu en sus campañas por eliminar los levantamientos en Argelia en los años 50.

Algunos expertos creen que los subsecuentes programas franceses de entrenamiento militar las introdujeron en América Latina, donde realmente fueron adoptadas en los años 70. Fueron las conocidas desapariciones.

Desde entonces, la implementación de desapariciones se propagó por el mundo. Según HRW, Iraq y Sri Lanka fueron responsables de la mayoría de los casos entre 1980 y 2003. Pero fue precisamente en el Cono Sur de América que la técnica se internacionalizó exitosamente, en el marco del Plan Cóndor.

Con ese nombre se conoció la coordinación represiva de las dictaduras latinoamericanas de los años 70 y 80 contra figuras políticas y de la sociedad civil, especialmente de izquierda.

Esta operación, concebido por el entonces presidente chileno Augusto Pinochet (1973-1990), unificó desde 1975 esfuerzos de las agencias de inteligencia de Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay. Aunque no participó en la fundación del Plan Cóndor, Brasil también participó.

El propósito del Plan Cóndor era “potenciar las comunicaciones” entre los países “e integrar operaciones tácticas de rastreo, arresto secreto, tortura” y asesinato de “críticos o sospechosos de ser militantes, a los que a menudo se referían como “terroristas”", según Peter Kornbluh, analista del no gubernamental Archivo de Seguridad Nacional, con sede en Washington.

“Agentes de una nación volaban a otra para participar en brutales interrogatorios en centros de detención secretos", escribió Kornbluh la semana pasada en el periódico chileno Siete. “A menudo la víctima del Cóndor era devuelta secretamente a su país de origen, a otro campamento secreto de torturas, para ser sometida a más interrogatorios antes de ser asesinada".

Como en la Francia ocupada, las familias nunca eran informadas.

“El problema terrorista es general a todo el Cono Sur", dijo en 1976 el entonces canciller de Argentina, César Gazetti, a su par estadounidense, Henry Kissinger, según un documento secreto de Washington obtenido por el Archivo de Seguridad Nacional hace cuatro años.

“Para combatirlo, estamos alentando esfuerzos conjuntos de integración con nuestros vecinos", agregó.

“Otros paralelos entre el Cóndor y el programa de “entregas” de la CIA son despreciablemente similares", dijo Kornbluh a IPS. “Podrían considerarse copias al carbón desde la concepción hasta la implementación, la metodología de tortura y las negaciones mentirosas de que se la comete “.

El Plan Cóndor se basó sobre la cooperación multinacional, según la cual cada miembro sabía qué estaba haciendo el otro en su territorio.

Mientras, Estados Unidos –por lo menos según la secretaria de Estado (canciller) Condoleezza Rice– ha confiado en la aquiescencia, si no en una activa colaboración, de sus aliados en la “guerra contra el terror".

Entre estos aliados figuran países de Europa oriental que proporcionaron centros de detención secretos y naciones árabes, como Egipto y Marruecos, donde la tortura es común.

Washington “respetó completamente la soberanía de otros países que cooperan en estos asuntos", señaló Rice el lunes. La cooperación de inteligencia entre Estados Unidos y Europa, enfatizó, sirvió para “proteger a los países europeos de ataques, ayudando a salvar vidas europeas".

Algunas técnicas del Plan Cóndor y de las “entregas", incluso, son comunes, escribió Kornbluh en Siete.

“Las víctimas del Cóndor fueron sometidas a lo que sus torturadores del Cono Sur llamaron “submarino”", práctica de tortura que consiste en introducir la cabeza del detenido en un tanque de agua mientras se le sujeta por los pies, “en tanto el presidente George W. Bush autorizó el “waterboarding”, el equivalente de la CIA".

Pero también existen considerables diferencias entre las entregas de prisioneros de la CIA y el Plan Cóndor.

Mientras los represores sudamericanos negaron descaradamente su responsabilidad en las desapariciones, los funcionarios de Estados Unidos simplemente se negaron a hacer comentarios.

En ese sentido, se excusaron –como lo hizo Rice el lunes– por el temor de que “la inteligencia, la aplicación de la ley y las operaciones militares” pudieran ser “comprometidas".

Además, los funcionarios de Estados Unidos se las arreglaron para insistir en que no cometieron violación alguna del derecho nacional o internacional, con una sutileza legalista de la que carecieron los regímenes participantes en el Plan Cóndor.

Los argumentos consisten en frases cuidadosamente construidas que, examinadas de cerca, parecen diseñadas para despistar más que para mentir abiertamente y que causan consternación entre expertos en derechos humanos.

Rice destacó el lunes que Estados Unidos no transportó detenidos a otros países “con el propósito” de interrogarlos mediante tortura, como si eso se contradijera con el hecho de que se los entregó a países donde la tortura es común, que era el motivo de las preguntas de los periodistas.

Pero aun esas afirmaciones pueden ser puestas en duda en un tribunal por Khaled al-Masri, ciudadano británico de origen jordano detenido cuando pasaba sus vacaciones en Macedonia en 2003.

Luego, fue golpeado, drogado y transportado en avión por la CIA a una prisión secreta en Afganistán.

Masri relató que fue sometido a interrogatorios coactivos y confinado durante cinco meses antes de ser liberado, dos meses después de que la CIA concluyó que era un caso de identidad equivocada.

Este tipo de situaciones, sin duda, también pulularon en los países europeos ocupados por la Alemania nazi y en las operaciones del Plan Cóndor.

Masri demanda ahora al ex director de la CIA, George Tenet, con la ayuda legal de la Unión Estadounidense para Libertades Civiles. Al presentar la demanda el martes, la organización dijo que procuraba “reafirmar que el estado de derecho es central para nuestra identidad como nación".

IPS

Jim Lobe

Periodista estadounidense, corresponsal de la agencia Inter. Press Service en Washington.

 
EE.UU, inteligencia versus corrección política
EE.UU, inteligencia versus corrección política
Entrevista al ex embajador Charles Freeman, quien renunció por las presiones del "lobby proisraelí"
 
Alia2 en español

La Agencia Latinoamericana de Información y Análisis-dos (Alia2), es un medio de comunicación independiente, plural, que refleja la realidad venezolana y latinoamericana con ojos latinoamericanos, en diferentes formatos (texto, sonido, foto y video) e idiomas (inglés, francés, portugués, español).

“Nuestro Pueblo ha sido amenazado directamente por el presidente de Estados Unidos con el uso de la fuerza militar”
“Nuestro Pueblo ha sido amenazado directamente por el presidente de Estados Unidos con el uso de la fuerza militar”
Intervención del ministro de Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, en el debate general del 72º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.