Red Voltaire

Mentirosos profesionales

+

Quien quiera dedicarse a la política, tal como se la concibe, se la siente y asume en Perú, tiene que aprender a ser un vulgar mentiroso, un palurdo caradura y un miserable todo-terreno. Aquí abundan los que dicen que no dijeron, que la prensa tergiversó sus palabras, que los pusieron con frases fuera de contexto, que todo el mundo está equivocado, dejando –claro está- a salvo el poder corrupto de sus mentiras, el cáncer que ha envilecido hasta las alcantarillas, la política nacional.

¿Por causa de qué las mentiras de los mentirosos profesionales no generan sorpresa o indignación? Don Manuel González Prada ya retrataba la pobreza intelectual, moral, cuasi sempiterna, desde el mismo inicio da la República, de los legiferantes. A ellos se otorga, por historia, un despreciable lugar en el fango pestífero vigente. Y, como en todos los ámbitos, hay excepciones que siempre son minoría menos que minúscula.

Pocas horas atrás, el Establo aprobó el TLC con Gringolandia. Lo hizo en el dintel de feriados, en horas de la noche, tarde muy tarde, y con una discusión que asemeja los gritos de mudos y la visión de ciegos a quienes el pueblo paga para que protagonicen desdorosas actuaciones de improvisación e irresponsabilidad.

La conjura no es gratuita. Obedece a la componenda de embrutecimiento colectivo que discurre por los medios de comunicación que alientan persecuciones políticas y la demonización de quienes, por tener otros puntos de vista, son caracterizados como violentistas y malos, en suma, gente a la que hay que encarcelar o eliminar por las vías que fueran. ¿Alguien se ha preguntado cómo es que hay tanto favoritismo por la suscripción del TLC con EEUU, si casi nadie conoce de qué trata el asunto?

¿No hay asesores que puedan sugerirle al presidente Toledo que su viaje a Gringolandia, según dicen, para “impulsar” que el Congreso de ese país, suscriba el TLC con Perú, es una tontería sólo para crédulos y bobos? Quienes algo conocemos del mundo, sí sabemos cómo se trata por allá a quienes no tienen ninguna importancia. Y los latinoamericanos seremos siempre eso. Sólo en prensa como la nuestra se logra “informar” de la supuesta validez que tienen mandatarios como los que por aquí tenemos.

El adocenamiento de la política tiene en los mentirosos profesionales a sus vectores más despreciables. Son ellos los que se encargan de mantener el status quo y las asimetrías sociales. La gente está harta de verlos pero no hay recambio porque también dominan las marquesinas de gran parte de los medios que sólo “permite” la exhibición de los mismos idiotas que se pasean de canal en canal, de radio en radio, de periódico en periódico.

Sin embargo de lo antedicho, múltiples grupos juveniles y universitarios, de base y con savia popular, están generando sus propuestas y alentando el estudio de nuevos caminos. Esto permite albergar ¡qué duda cabe! la esperanza de barrer y pulverizar a los mentirosos profesionales. El agotamiento de su estampa será tarea de las nuevas promociones, mientras tanto, agitar las banderas del amor a la patria, la identificación con el Ande y la ambición y realidad de lucha por un Perú libre, justo y culto, siempre será tarea sagrada e irrenunciable. A pesar de la existencia nefasta y asquerosa de esos embusteros de profesión.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

Lea www.voltairenet.org/es

hcmujica.blogspot.com

Skype: hmujica

Documentos adjuntos

 
Mentirosos profesionales
(JPEG - 104.3 KB)
 
Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.