Red Voltaire
Documento inédito: Viena, Austria, 21 de diciembre de 1975

Carlos: cómo y por qué retuve los ministros de la OPEP

Mientras que ha sido entablada recientemente una demanda, tendiente a obtener la puesta en libertad de Ilich Ramírez -Carlos- por vicios de forma en su detención, la Red Voltaire publica en exclusiva el testimonio de él mismo acerca de la toma como rehenes de los ministros de la OPEP, llevada a cabo bajo su dirección en Viena, hace treinta años.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 20 KB
Ilich Ramírez Sánchez alias «Carlos»

Preámbulo de la redacción

Si la toma como rehenes de los ministros de la OPEP es un episodio ampliamente conocido, mucho se ha especulado en torno a sus objetivos y a sus instigadores. Carlos hace claridad sobre estos aspectos en este documento de 19 páginas que redactó en la prisión parisina de la Santé, y cuya formulación hemos conservado a fin de garantizar su exactitud. En él se pone en evidencia que la toma de rehenes no fue en absoluto organizada por la URSS, contrariamente a como lo afirmó la OTAN, sino que se trataba de un pulso entre los propios miembros de la OPEP, quienes mantenían diferencias con respecto al uso que debería darse a los recursos económicos obtenidos del petróleo.

Prefacio (OPEP, 21 de Diciembre 1975)

La reciente reunión ministerial extraordinaria de la OPEP en Caracas, es un hito en casi medio siglo de existencia.

Por primera vez un Jefe de Estado abre una conferencia con un discurso político militante, de ruptura con la tradición tecnocrática de la OPEP, el presidente Chávez tuvo el coraje de afirmar que allí sería el fin del Imperialismo americano, tras recordar que la OPEP era antiimperialista y anticolonialista.

Qué camino recorrido en 3 años. En Marzo 2003, víspera de la invasión del Irak, el secretario general de la OPEP declara que garantizaría el nivel de producción y su flujo a Estados Unidos, no obstante la guerra inminente de agresión contra un país hermano, miembro fundador de la OPEP, el secretario general era Alí Rodríguez Araque, actual ministro de relaciones exteriores.

Las palabras de amistad del presidente son muy reconfortantes para mí, en la ruda situación actual de aislamiento geográfico desde el 5 de enero, privado de asistencia jurídica, pues mis abogados no pueden venir a verme en relación con la veintena de casos que tengo en París, ni siquiera la Dra Coutant, mi esposa. La actualidad de la OPEP demuestra que exceptuando Irán e Irak quienes han invertido los roles, los protagonistas son los mismos, incluso Venezuela, que en 2003 aún se prosternaba petroleramente ante el Yanqui.

Carlos, 15/VI/2006

SEDE de la OPEP, Viena, el 21 de Diciembre de 1975

Soy el único protagonista de esta histórica operación exterior, de glorioso carácter internacionalista, de la Resistencia Palestina, quien hubiese intervenido desde su concepción, en todas sus etapas, preparación, ejecución, y seguimiento, post-operativo, de seguridad, logístico y diplomático. Soy también su planificador y comandante militar.

Por consiguiente, tengo la autoridad necesaria para hacer un relato circunstanciado de su desarrollo.

Inceptor: Coronel Mo’ámmar EL-KADAFFI
Coordinación estratégica: Kamal KHÉIR-BÉIR
Concepción: Doctor Wadíh HADDÁD
Planificación: Ilich RAMÍREZ SÁNCHEZ
Coordinación europea: Wilfried BÖSE
Coordinación árabe: Anís NACCÁCH

Kamal KHÉIR-BÉIK [1], de confesión ALAUITA [2], era originario de QARDAHA [3], vecino de la familia EL-UÁ’ACH [4] (hoy llamada EL-ÁSSAD); en la escuela compartía su banco con Rífaat EL-ÁSSAD [5]. Kamal fue condenado a muerte por contumacia, a causa del atentado mortal contra Adnán EL-MÁLIKI [6] en un estadio de fútbol de Damasco en 1955. La operación de la OPEP comienza con Kamal, miembro del consejo supremo del PNSS [7] , también fundador de la segunda organización con el nombre de SEPTIEMBRE NEGRO, junto a Fuad EL-CHEMALI [8], Fuad ÁWAD [9], y Alí Hassan SALÁMEH [10], gracias al millón de dólares aportados por Yásser ARAFAT [11].

A fines de octubre de 1975, Kamal es recibido en Trípoli por el Guía de la Revolución libia “el hermano Coronel Mo’ámmar El-Kadaffi”, quien le propone ... le pregunta si puede organizar la futura “operación de la OPEP” el 20 de Diciembre, ofreciéndole informaciones, armas y gastos.

Kamal le responde: “ imposible, no hay suficiente tiempo... sólo Carlos podría eventualmente preparar tal operación en un plazo tan corto.”.

La primera motivación de Kadaffi: la arabia Saudí hacía tumbar los precios del petróleo crudo.

JPEG - 14.1 KB

Kamal también se reúne con el jefe de Estado Mayor, Coronel Abu Bakr Yunes Jáber, luego con Ramadán, responsable de relaciones internacionales de la Unión Socialista Árabe (partido único copiado del partido pan-árabe de Gamal Ábdel Nasser), encargado de mantener el contacto, quien le entrega 30 mil Dólares para los gastos iniciales y para su viaje a Adén (capital de la República Democrática Popular del Yemen, hoy unificada con el norte del Yemen). A principios de Noviembre, Kamal aterriza en el KHOR-MÁKSAR [12], y de inmediato se reúne conmigo. Acepto su propuesta, bajo condición de que fuese aprobada por nuestro jefe histórico Wadíh Haddad (ABU HANI) [13], quien nos dice: “esa gente no es seria” y me pregunta si el tiempo era suficiente. Habiendo yo mientras tanto, discutido la operación con Wilfried BÖSE [14], le respondo “¡Sí!, si empezamos a movernos de inmediato”.

Condición puesta por Abu Hani: que los libios aportasen informaciones y armas, rehuzando que pagasen los gastos operativos, para que no pudiesen eventualmente, salirse con piruetas monetarias. El FPLP cubriría todos los gastos. Me da plena delegación de poderes, y parto a Beirut con una carta de su mano para Abu Mohámmed, responsable administrativo de operaciones exteriores del FPLP[7], miembro del comité central. Llego con Wilfried al aeropuerto de Beirut, en plena guerra civil; vamos directamente a casa de Kamal. En seguida Wilfried va a quedarse con nuestros camaradas de la RAF[14], quienes estaban bajo la protección de Abu’l Hassan[10].

Abu Mohámmed me entrega 23 mil Dólares, de los primeros 50 mil que le pido.

Doy instrucciones para traer de Bagdad a Yússef, artificiero palestino de mi plena confianza.

Kamal va de incógnito a Damasco, para encontrarse en la embajada de Libia con Hassuna CHAUÍCH, segundo de Ramadán, y actual vice-ministro de relaciones exteriores de Libia, quien le confirma que armas e informaciones estarán muy pronto en Viena, y le entrega 100 mil Dólares para gastos operativos.

Prudente, Abu Mohámmed (quien no es un combatiente), suspende el financiamiento, porque los libios no habían aportado las informaciones necesarias.

Kamal, Fuad Áwad, Wilfried y yo, decidimos aprehender esta oportunidad histórica.

Le pido a Kamal dar 40 mil Dólares a Wilfried, para viajar a Zürich.

El joven libanés de 16 años, de tipo europeo, designado por Kamal para integrar el comando, fue abaleado en el Kura (norte del Líbano) con todo el pelotón que comandaba, en una emboscada tendida por las Fuerzas Libanesas. Kamal lo reemplaza con Joséph, su fiel guarda-espaldas, sub-oficial de la infantería de marina. Kamal trae a Anís Naccách [15], quien será mi segundo.

Llego a Viena en el mismo tren de Zürich que tomaron Wilfried y Hans-Joachim KLEIN [16], quien iba a reemplazarlo en el comando, pues a pesar de sus capacidades militares (yo lo había entrenado en persona), rehuzé ponerlo en peligro, pues en ese momento, Wilfried era de hecho el jefe de toda la guerrilla alemana, y lo veía como mi sucesor en la lucha, si acaso yo cayese en el combate.

Anís viaja a Berna, a casa de su tío, embajador del Líbano, y continúa hasta Viena, dejando a su propio adjunto (artificiero genial) en Ginebra, como estafeta de comunicación con Beirut.

En Viena, Anís visita al embajador de Libia, Mayor Ezzedín EL-GHADAMSI, quien no estaba al corriente (después de la operación, El-Ghadamsi deserta y cuenta todo a la CIA). Anís regresa a Beirut de inmediato. Kamal vuelve a Damasco, donde Hassuna El-Chauích, le confirma que armas e informaciones llegarán a Viena. Rífaat El-Ássad protegía a Kamal por amistad, y para tratar de convencerlo (en vano) de apoyar a su gobierno, pero todo ignoraba de nuestra operación.

El 19 de diciembre de 1975, a medianoche, recibimos el material frente a la ópera de Viena, traído en el carro del embajador libio y otro carro de la embajada, por Hassuna Chauích en persona. Las informaciones que trajo eran fragmentarias e inexactas, excepto la noticia local que la conferencia se prolongaría hasta el domingo 21 de Diciembre, solsticio de invierno. NADA, una combatiente internacionalista, llega con una carta de Abu Hani, ordenándonos parar, pues temía un desastre por culpa de los libios. Viendo ella que todo estaba listo, se incorpora a su puesto de combate, como previsto originalmente en Adén.

Organizo el comando en tres binomios:

“CARLOS”. Comandante: sub-ametralladora Beretta + pistola Browning de Gran Potencia + 2 granadas defensivas
ANÍS NACACH, segundo comandante: 2 pistolas Browning G. P. + granadas defensivas.

“NADA”: pistola Tokarev + 1 granada defensiva
“YÚSSEF”: pistola Tokarev + 1 granada defensiva + explosivos + detonadores + mechas explosivas + mechas lentas.

HANS-JOACHIM KLEIN: pistola Browning G. P. + revólver Smith & Wesson cal, 38 special + 2 granadas defensivas,
“JOSEPH”: sub-ametralladora Beretta +pistola Browning G. P. + 2 granadas defensivas.

Las granadas defensivas (fragmentarias, cuadrilladas) eran de fabricación soviética.

Llevábamos más de 1000 balas calibre 9 mm Parabellum, 50x cal. 7,62 Tokarev, y 50 cal. 38 special.

Parece ridículo que en una operación militar ejecutada por una unidad de 6 combatientes, se hable de “COMANDANTE” y de “SEGUNDO COMANDANTE”; esto no se refiere solamente al nivel de responsabilidad de los susodichos, sino ante todo a informaciones ultra-secretas a potencial uso operativo que poseíamos Wilfried, Anís y yo.

En caso de emergencia, la camarada Nada debería asumir la comandancia y evitar la masacre de “amigos” y “neutros”.

En Austria, la logística, la colecta de inteligencia operativa, la seguridad y la reserva (2 combatientes experimentados) estaba a cargo de 16 militantes internacionalistas de varias nacionalidades, bajo la dirección política y militar de Wilfried Böse. Hicimos todos los preparativos sin contar con la asistencia libia, con nuestros medios propios, reuniendo material de guerra para armar a 12 combatientes, con fusiles-ametralladores M-16 obtenidos de soldados del ejército de ocupación estadounidense en Alemania, y granadas, armas cortas y cargas de demolición... Preparamos operaciones de apoyo, en caso de contratiempos... También una ruta de evacuación hacia Checoslovaquia, en caso de emergencia.

El objetivo fue observado permanentemente hasta el último día, y pudimos penetrar varias veces al interior de la sede de la OPEP (1er piso), yo también pude hacer un reconocimiento visual, para afinar el plan de asalto. Sin la información libia del último momento, hubiéramos lanzado la operación el 20 de Diciembre, pero decidimos retardarla de un día para obtener informaciones detalladas de las condiciones de seguridad y de las medidas defensivas internas y de perímetro durante el primer día de la conferencia. Inútil, pues las varias informaciones se revelaron inexactas, y sólo nuestras observaciones visuales del exterior fueron útiles, confirmando lo acertado de nuestro plan.

El 21 de Diciembre de 1975, acompañados por Wilfried y otro camarada, hicimos el transporte en tranvía, más discreto que los automóviles para penetrar al perímetro de seguridad, teniendo apenas que marchar unos pocos metros entre la masa de peatones para acceder al objetivo antes de las 11 A. M. Sólo estaba abierta la puerta principal del edificio, donde se hallaba la sede de la OPEP; esta puerta estaba controlada por un policía uniformado, dos atrás, también en uniforme, se hallaban en el lobby con los periodistas, frente a los 2 ascensores y las escaleras.

En la recepción del 1er piso, entre la docena de personas en espera, se hallaban 2 policías en civil adscritos a la seguridad cotidiana de la OPEP, y el teniente irakí Alá’a HASSAN, guardia de Táyeh ÁBDEL-KARÍM, Ministro irakí del petróleo. Los otros guarda-espaldas y los agentes del SAVAK [17], esperaban en nombre cerca de las limosinas parqueadas a la entrada en forma de media luna que conducía a la puerta principal.

Entramos en fila india con sendos maletines y bolsas deportivas, yo el primero, hablando alto en inglés, haciendo creer que éramos periodistas. Montamos las escaleras hasta el 1er piso, donde abro el ataque silencioso, cubierto por Anís, neutralizando sin ruido toda resistencia en la recepción. En lugar de esperarme, Anís se lanza primero a la derecha, corriendo hasta hacer irrupción solo en la sala donde se efectuaba la acalorada conferencia; allí él será atacado por el Ministro Kuweití y un delegado libio, al llegar yo tomo el control de la situación tras un breve tiroteo que provoca la muerte del capitán libio Yússef Izmirli, asistente del ministro libio; ya un delegado del Kuweit había sido herido en un brazo por una bala perdida.

Nada y Yússef, quienes nos habían reemplazado en la recepción, hicieron frente a la tentativa de fuga de uno de los policías, acompañado de una empleada local; tras intimación, Nada hiere al policía austriaco de una bala en la espalda, y la empleada retrocede.

Joséph y Klein seguían en la retaguardia, cubriendo escaleras y ascensores. Klein desarma al policía herido y lo mete en el ascensor asistido de Nada, quien empuja el botón para enviar al herido a la planta baja; fallecerá en el hospital.

El teniente Alá’a Hassan depasaba a Nada de más de 30 cm., le agarra un brazo por detrás para desarmarla, en el forcejeo es herido de un balazo en un brazo, pero continúa a atraparla por detrás. Klein, quien acababa de demolir la central telefónica a balazos, incluyendo una bala en el receptor cuando se hallaba en la oreja de la recepcionista, se da vuelta y le tira una bala al irakí en la frente, Alá’a Hassan suelta a Nada y camina lentamente hacia la salida, cayendo muerto; Klein también tomará su pistola de la funda, una docena de austriacos son testigos oculares.

Dejo a Anís vigilando a los delegados echados al suelo, mientras yo vacío las oficinas, empujando a todos hacia la sala de conferencias, más de 100 personas en total.

Enseguida instalo al comando en posición de defensa, en el eje del corredor que conduce a la sala de conferencias. Anís y yo en el interior, donde Yússef se instala en una esquina (diagonal con la entrada) con la carga de demolición (más de 10 kg de hexógeno) lista a ser detonada eléctricamente por él, en tres casos:

- 1.si se lo ordeno.
- 2.si yo soy abaleado delante de él.
- 3.si atacantes hacen irrupción en la sala.

Al comienzo del corredor, en la esquina donde se dirige hacia la sala de conferencias (un “codo” a 90°) se emboscan: Joseph a la derecha (en el dintel de la puerta abierta de una pequeña oficina), Klein a la izquierda, en el eje del corredor; Nada los cubre y mantiene el contacto con la sala.

Libero al Kuweití herido, quien se había hecho un garrote con su correa; y luego al traductor británico, quien portará nuestras demandas.

Nos ataca el Grupo de Intervención de la policía austriaca, su jefe, veterano de la Wehrmacht (ejército del IIIer Reich), con su carapaza anti-balas penetra en la recepción, tirando una ráfaga de tres balas hacia Joseph, las cuales rebotan de la pared hacia Klein, quien recibe una bala en el abdomen, y otras dos en el paletó y la pierna del pantalón; Klein hiere al austriaco de un balazo en las nalgas, luego se encontraron en camas contiguas en le hospital, él boca arriba y el policía boca abajo... Ordeno a Joseph lanzar una granada, la cual dará un paro al ataque. Enseguida libera a la secretaria del Secretario general de la OPEP, magnifica joven de alta talla, para que portase al policía herido e informaciones a las autoridades que un nuevo ataque provocaría la ejecución de delegados, el vice-ministro saudí sería el primero; igualmente en caso de temporización de nuestras demandas.

El policía herido saldrá brincandito con una gran sonrisa, portando su sub-ametralladora israelí UZI, por la boca del cañón, entre el pulgar y el índice de su mano izquierda, bajo la amenaza de mi granada, con la espoleta sin seguro.

Tras tales emociones, la rutina. La traducción francesa del largo comunicado redactado por Kamal en árabe, es leída regularmente por la radio nacional con un acento caricatural. Embajadores y Encargados de negocios del Irak, Argelia, Arabia Saudí, Irán, Venezuela, Libia (de regreso de su torpe escapada, contraria a mis instrucciones, a Budapest, donde El-Ghadamsi también esta acreditado) vendrán a entrevistarse en el corredor en penumbra, con sus respectivos ministros, y a veces en cónclaves animados.

El valiente Riádh AL-AZZAWI, Encargado de Negocios del Irak, por órdenes de Bagdad se pone a nuestra disposición como intermediario con el canciller austriaco Bruno Kreisky, judío anti-sionista y resistente contra el nazismo.

Nuestros “invitados" fueron reagrupados de la manera siguiente:

- 1.AMIGOS: irakíes, argelinos, libios y kuweitíes.
- 2.ENEMIGOS: saudíes, iraníes, emiratíes, y qatariotas.
- 3.NEUTRALES: indonesios, nigerianos, gaboneses, ecuatorianos, y venezolanos.
- 4.Empleados locales.

Me entrevisté con los once ministros presentes, los del Qatar y de los Emiratos Árabes Unidos habían quitado el país el día anterior, ante el bloqueo saudí. Durante mis dos conversaciones en la oficina del secretario general, con el ministro saudí, jeque Áhmed Zaki YAMANI, lo interrogué sobre cuestiones que nos interesaban, habló mucho, diciendo lo menos posible, incluso tratando de comprarme sutilmente...

A Táyeh Ábdel-Karím, del Irak, le informo que nuestro jefe es su amigo Abu Hani. El ministro nigeriano, médico de profesión, ausculta a Klein y prescribe su inmediata hospitalización, por causa de grave hemorragia interna. El ministro argelino, Belaïd Abdessalám, ayudará a Klein a bajar hasta la planta baja, y establecerá el primer contacto político con el gobierno austriaco, antes de regresar a la sala de conferencias. El kuweití, feliz, por ser considerado como revolucionario, siendo un chiíta de orígen persa.

Con los ministros indonesio y ecuatoriano, dos generales anti-comunistas y putschistas, los intercambios fueron cordiales, sin ser calurosos. El muy simpático ministro gabonés es muy pro-palestino, y me hace una invitación a su país en nombre del presidente Bongo, quien estaba en “luna de miel” con Kadaffi.

Mis momentos de reposo, los pasaba sentado con los tres venezolanos, mortificados con la espera, temerosos de que las cosas pasarán mal.

Los muy jóvenes delegados del Qatar y de los Emiratos, estaban completamente perdidos sin sus ministros. Llamé de último a Jamshid AMUZEGAR, Ministro iraní del Interior y “Negociador Principal ante la OPEP”, pálido de terror y mudo desde el primer momento, paralizado en su silla. Lo veo caminar hacia la mesita que yo había colocado con 2 sillas haciéndose frente, cerca de Yússef; viene con el aire de quien va a ser guillotinado, de quien monta al cadalso, le tiendo la mano y me la agarra entre las suyas y trata de besármela, sorprendido, le retiro mi mano y le ordeno regresar a su asiento, esta bochornosa escena sin que él emitiese el menor sonido... fue el único en mostrar falta de dignidad, sin duda aterrorizado por su pasado criminal de director de la SAVAK (policía secreta) y hombre de confianza del Shah Reza Pahlawi; se sabía condenado!

El canciller Kreisky nos exige una carta manuscrita de cada jefe de delegación para autorizar su salida voluntaria del país con nosotros...

Todos los ministros se fajan a escribir en sus lenguas propias, excepto los delegados emiratíes y qatariotas, arabófonos, y completamente perdidos; les hizo falta un un vigoroso regaño del Jeque Yamani, enviado por mí, para que escribieran lo que les dictó en árabe.

Luego de leerlas, para controlar si cumplían las exigencias del canciller Kreisky, remitimos las 13 cartas a Riádh Al-Azzawi, quien acompañado de El-Ghadamsi se las llevó al canciller. Autorizamos a los delegados a escribir a sus gobiernos y a sus familias, sin censura, en sobres cerrados.

Discutí en la calle dos veces con el ministro austriaco del Interior, sobre las modalidades de nuestra salida del edificio, y luego del país. La tercera vez hablamos frente a la pasarela trasera del DC 9 de Austrian Airways, único modelo de avión que tenían, de mediana autonomía de vuelo.

El 22 de Diciembre a las 7 A. M. tomamos un pequeño autobús con cortinas en las ventanas, hacia el aeropuerto internacional (que yo ya conocía), dejando en la sala de conferencias a los empleados locales, a un policía en civil, y a los funcionarios de la OPEP de todas las nacionalidades, probando así que nuestra operación no estaba dirigida contra la OPEP, ni contra Austria, país amigo de la causa palestina, y reafirmando el Estatuto de Extraterritorialidad de esta Organización del Tercer Mundo. Liberamos a varios delegados de países neutrales a la puerta del autobús, para reducir el número de pasajeros.

El avión, con dos pilotos austriacos, valientes voluntarios, nos esperaba listo a despegar; a bordo se hallaba Klein en una camilla con máscara de oxígeno y transfusión sanguínea, asistido por un heroico exiliado kurdo del Irak, el doctor Rawenduzy quien lo acompañó hasta Argel, nuestra primera escala, donde Klein desembarcará en estado comatoso, pues el presidente Houari Boumedienne nos había ofrecido asilo político, y su ministro de Relaciones Exteriores Abdel Aziz Bouteflika jugó un papel determinante ante el canciller Kreisky para facilitar una solución pacífica.

Los tres protagonistas principales (Libia, FPLP, y AL-FATEH) habían decidido la ejecución del Ministro saudí, Jeque Áhmed Zaki YAMANI, por razones diferentes, las cuales se entrecruzaban de manera contradictoria:

Por haber presentado Yásser Arafat al Rey Féisal Ibn Ábdel Aziz Al Sáud, lo cual permite a EL-FATEH, dopado con petro-dólares saudíes, de hacer bascular a la OLP hacia el campo anti-ÁBDEL-NÁSSER. Por haber acompañado al Príncipe Féisal AL-CHAMMARI hasta la puerta de la oficina del Rey, donde prestamente asesinó a su tío, el Rey Féisal. Por haber invertido la política anti-sionista del Reino, tras el asesinato del Rey Féisal, inventor del arma del petróleo. Por haberse puesto al servicio de príncipes saudíes infeudados a los Estados Unidos, y como advertencia para ellos.

Kamal pensaba que deberíamos demandar un fuerte rescate, pero Abu Hani, sabiamente nos explica que debemos rechazar toda oferta financiera DURANTE la operación, para no ponerla en peligro; los Estados concernidos pagarían DESPUÉS, y así fue...

No acepté los 50 millones de dólares ofrecidos por el Príncipe heredero saudí (futuro Rey FAHD), y por KHALATBARI, Ministro iraní de relaciones exteriores, quien había tenido que reemplazar en el teléfono al Primer Ministro Abbas Amir HOVEIDA, convocado de repente ante el Shah; querían salvar la vida de sus respectivos ministros.

El príncipe Fahd pagó 50 millones de Dólares (avanzando los 25 millones del Irán), pero esta suma nunca llegó a los cofres dela Resistencia Palestina, y todos aquellos quienes a mi conocimiento trataron de recuperar ese dinero, han sido asesinados. El Shah rehuzó pagarle al Príncipe Fadh, su parte de 25 millones de dólares; avaricia de Estado.

Al yo decubrir en Viena que Jamshid AMUZEGAR encabezaría la delegación iraní, decidí ipso-facto su ejecución sumaria, secundado en esto por Wilfried y Anís.

Luego de desembarcar a Klein y al doctor Rawenduzy, me reuní en el terminal de honor del aeropuerto de Dar El-Beida, con los N° 2, 3, y 4 del consejo de la revolución, Ábdel Aziz Bouteflika, el coronel Áhmed DRÁIA (director de la seguridad general), y el coronel Mohámmed Benáhmed ÁBDELGHANI (ministro del Interior), luego liberamos a las delegaciones neutrales, a la argelina, y a un saudí muy obeso. En esa época el grado de coronel era el más elevado en la jerarquía militar argelina.

Nuestra operación debería durar de 7 a 10 días, hasta que terminase la reunión extraordinaria de los países miembros de la Liga Árabe, en El Cairo, para denunciar los “ACUERDOS del Km 101 del Sinaí”, entre Egipto e Israel, los cuales habían abierto el camino de la traición. Mientras tanto, “saltaríamos” entre aeropuertos “amigos” con el Boeing 707 saudí (de más gran autonomía de vuelo que “nuestro” DC 9) que debíamos abordar en Trípoli. A cada escala íbamos a liberar delegados, luego de la radiodifusión de largo comunicado de Kamal, bajo el nombre del “BRAZO de la REVOLUCIÓN ÁRABE”, que había dado Abu Hani a nuestra estructura operativa puntual.

Anís se encargaría de las “negociaciones” en los aeropuertos árabes, y me hubiera reemplazado si hubiese caído durante el asalto a la sede de la OPEP, pero es hacia su desenlace en el Cairo, cuando el rol de Anís debería ser fundamental. Luego de la ejecución de Amuzegar y de Yamani, íbamos a refugiarnos en un país amigo (no nos faltaban opciones), donde liberaríamos los últimos delegados, incluyendo iraníes y saudíes.

Al llegar a Trípoli, el Primer Ministro libio, Mayor Àbdel Salám JALLOUD, apenas despertado, monta solo en el avión en cuanto abrimos la puerta, y se comporta como si nada supiese (en realidad nada sabía, ni siquiera quién era yo), lo regaño como después de que terminase de saludar a los ministros, y luego de liberar al ministro libio y al argelino (este había rehuzado de quedarse en Argel con los otros miembros de su delegación), lo envío a tierra con Anís para que aclarase la situación.

Anís se reúne en el terminal con el coronel Abu Bakr Yunes Jáber, y como tarda en regresar (el coronel Kadaffi había desaparecido en el desierto libio), desciendo yo también al terminal, y constato que los libios son poco cooperativos. Anís es informado de mi presencia y regresa a verme; me dice que las cosas van mal y regresamsos al avión. De repente comienzan a insultarnos por radio-teléfono desde la torre de control, y nos intiman a dejar su país.

No teniendo a bordo el programa informático para poder hacer escala en Tobruk y llegar hasta Bagdad sin más escalas, nos vimos obligados a tomar la ruta de regreso, para esperar en el aeropuerto tunecino de Cartago, al Boeing 707 de la Arabia Saudí. En vista de la pista iluminada de Cartago, cortan la iluminación y la electricidad de toda la región; esto nos fuerza a continuar la ruta hasta Argel.

Vencidos por la fatiga (3 días y 3 noches sin dormir), se desmoronan nuestros planes originales, cuando los argelinos nos rehúzan el asilo político, si ejecutamos a los dos condenados en su propio territorio.

Tras conferencias con mis camaradas, les dicté a AMUZEGAR y YAMANI sus condenas a muerte en presencia de los delegados presentes, y continúo suspendiendo la condena en nombre de la generosidad de los pueblos árabes...!

Nuestros dos pilotos, muy cansados ya no podían seguir volando y nosotros habíamos sobrepasado los límites físicos y en varios casos, psíquicos. Se perfilaba una tragedia inminente. Era el fin. Dejamos a bordo a nuestros “invitados” y en el terminal de honor entregamos marcialmente nuestras armas al Ministro del Interior, quien prestamente me remete mi pistola en la cintura.

Obtuvimos excelentes resultados políticos y financieros para toda la resistencia palestina, domando la arrogancia de los déspotas durante 5 años.

Hago mía la frase titular de William Shakespeare:

“All’s well, that ends well”
“Todo está bien, si termina bien”

¡ALLAH ÁKBAR! (¡Dios es el mas grande!)

La Santé, 21 de Diciembre 2005

El presente artículo es un documento histórico que arroja fuertes luces sobre la realidad del terrorismo como medio de acción política, bien distante de los análisis e interpretaciones que se hacen de este fenómeno en la actualidad. Su publicación por parte de la Red Voltaire no constituye ni certificación, ni testimonio, ni aprobación de la acción allí descrita. Al fin y al cabo, toda pretensión de juzgar estos hechos fuera del contexto en que se presentaron nos parece falaz. La toma de rehenes de la OPEP no entra en la jurisdicción del derecho común y, por lo demás, Austria nunca exigió la extradición de los miembros del comando. Esta operación no fue considerada como un crimen, sino como un trágico acto de guerra que implicó a diferentes Estados. Asimismo, el traslado de Carlos a Francia y su encarcelamiento no son asuntos concernientes al Código de procedimiento penal sino que obedecen a una voluntad política anacrónica.

[1] KAMAL KHÉIR-BÉIK: descendiente de la pequeña nobleza alauita, fue un gran responsable del PNSS(Partido Nacionalista Sirio Social), de ideología pansiria, condenado a muerte en Siria, se refugia en el Líbano en 1955, hasta que el fracaso del Putsch del PNSS el 1° de Enero de 1962 contra el presidente del Líbano, General Fuad Chehab, lo fuerza a exiliarse en Francia. Regresa al Líbano después de la amnistía general de 1969. es asesinado en Beirut en 1979, en un tiroteo entre choferes que no lo concernía.

[2] ALAUITA o NUSEIRI: secta derivada del Ismaelismo, el cual es una escisión herética del Islam Chiíta doudecimano; existe en Turquía, Siria y el Líbano, tradicionalmente, los alauitas eran campesinos pobres, honestos y trabajadores, patriotas explotados por los feudales alauitas quienes los mantenían en la ignorancia, despreciados por los musulmanes. Desde 1963, el poder en Siria bajo el régimen del partido BAATH (nacionalista pan-árabe), es controlado por miembros de la secta alauita.

[3] QARDAHA: pueblito en las montañas EL-ANSARÍE, en el noroeste de Siria, paralelas a la costa del mar Mediterráneo; es la cuna del finado presidente Háfez El-Ássad, sucedido por su hijo Bachar El-Ássad.

[4] EL-UA’ACH (“la fiera”): nombre original de la familia EL-ÁSSAD (“el león), la cual es la rama que abraza el baasismo; la que conservó su patronimo EL-UA’ACH, resta fiel al PNSS.

[5] RÍFAAT EL-ÁSSAD: general exiliado, hermano de Háfez El-Ássad.

[6] ADNÁN EL-MÁLIKI: Teniente-coronel, jefe de Estado Mayor del Ejército sirio, hijo de una distinguida familia de musulmanes sunnitas de Damasco; fue abaleado por un comando de sacrificio (mal llamado “suicida”) de tres militantes de confesión alauita del PNSS, entre los cuales un primo hermano de la futura esposa de Háfez El-Ássad.

[7] SEPTIEMBRE NEGRO: organización fundada por el mártir Ali TAHA, Musulmán de Jerusalén, cuadro veterano de las operaciones exteriores del FPLP (frente Popular para la Liberación de Palestina); en solidaridad con los 500 oficiales libres de EL-FÁTEH (Movimiento de Liberación de Palestina), partisanos del mártir Abu Ali IYAD, opositor a Yásser Arafat, y ÚNICO responsable palestino asesinado por el ejército jordano, que lo capturó herido a finales de los combates en Jordania, del SEPTIEMBRE (“NEGRO”) de 1970 a Julio de 1971. Siguieron tres otras estructuras operativas del mismo nombre, todas ligadas a EL-FÁTEH.

[8] FUAD EL-CHEMALI: libanés, católico maronita, miembro del Consejo Supremo del PNSS, exiliado en París con Kamal. Murió en Suiza de leucemia, de manera prematura (de al menos 6 meses), por acción del MOSSAD, así parece, pues el agente doble que desconectó el aparato de ayuda respiratoria y lo conectó de nuevo después de su deceso, fue capturado y ejecutado por mí en persona. Su viuda ELISÁAR es la hija menor del ZAÍM (“jefe”) Antún SAÁDI, fundador y gran ideólogo del nacionalismo pan-sirio, entregado por un presidente sirio, agente yanqui, fue ahorcado inmediatamente en 1949 por el gobierno libanés agente del occidente, por haber sido el primero a comprender la naturaleza del sionismo, y haber elaborado la estrategia aún vigente para combatirlo. Ese presidente sirio y ese presidente del consejo de ministros del Líbano, pagarán su traición con la vida.

[9] FUAD ÁWAD: libanés, católico maronita; responsable militar del PNSS, miembro del Consejo Supremo; comanda los soldados insurgentes el 1° de enero de 1962; capitán de caballería, “hidalgo caballero en resplandeciente armadura”. Murió de cáncer en 1998. fue uno de los 6 responsable centrales de nuestra Organización de Revolucionarios Internacionalistas (ORI). Generoso de su propia vida, su legendario coraje sobrepasaba el de todos nosotros (incluyéndome a mí), era avaricioso de la vida de sus camaradas. ¡HONOR a su MEMORIA!

[10] ALI HASSAN SALÁMEH (“ABU’L HASSAN”): responsable de “la seguridad 17”, guardia pretoriana de Yasser Arafat, hijo del Jeque Hassan Salámeh, uno de los dos grandes jefes militares palestinos en 1948, cayó combatiendo a los sionistas, fue miembro de la delegación que acompañó al Gran Mufti de Jerusalén, Jeque Amín El-Husseini, a Berlín durante la guerra, se distingue por la firmeza de sus palabras ante el Führer Adolf Hitler, pues estaba convencido de que eran los representantes de la Umma (“nación”) islámica, en guerra contra los colonialismos británico y francés (el colonialismo italiano ya había sido vencido por los británicos), y contra el sionismo.

[11] YÁSSER ARAFAT: nombre de guerra de Mohámmed Ábdel Rauf Arafat Al-Quduwa; descendiente de grandes familias palestinas, nacido en El Cairo; fue co-fundador de EL-FÁTEH en El Kuweit (la rama más rica, la cual se impondría al comando central en Damasco, donde asumirá la función de portavoz, sucederá a Áhmed Chukeirí en 1969 como Presidente del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP). Líder carismático del pueblo palestino, primer Presidente de la Autoridad Palestina (Cisjordania y Gaza), murió aparentemente envenenado por los israelíes.

[12] KHOR MÁKSAR: aeropuerto y base aérea, en el istmo entre la península de Adén y la tierra firme.

[13] WADIH HADDAD (“ABU HANI”); nació en Sáfed, alta Galilea, en una familia palestina de confesión anglicana. Egresa médico de la Universidad Americana de Beirut (la mejor del mundo árabe). Co-fundador del Movimiento de Nacionalistas Árabes (MNA) a principios de los años 50, y en 1967, de su sucesor marxista-leninista FPLP. El frente Nacional de Liberación (FNL), rama sud-yemenita del MNA, está en el poder desde la independencia en 1967, hasta que perdió la güera civil en 1994, consolidándose la unión con el Norte. Abu Hani fue el genial conceptista de la lucha armada sin fronteras, y el inventivo iniciador de las operaciones exteriores de la Resistencia palestina. Murió envenenado en 1978.

[14] WILFRIED BÖSE: estudiante universitario alemán occidental, fue uno de los tres fundadores de las células revolucionarias alemanas (RZ), cronológicamente la tercera organización alemana de guerrilla urbana, y la única aún en actividad. Cayó combatiendo junto a 6 de nuestros camaradas en Entebbe (Uganda), a principios de Julio de 1976, a donde había raptado el Airbus de Air France Tel Aviv-Atenas-París. A esta fecha, Wilfried controlaba de hecho las comunicaciones, logística y relaciones exteriores de las tres organizaciones guerrilleras alemanas; las otras dos son el movimiento 2 de Junio y la fracción del Ejército rojo (RAF). 120 soldados ugandeses también cayeron defendiendo el aeropuerto, 49 comandos israelíes fueron matados durante el ataque.

[15] ANÍS NACCACH: arquitecto libanés, fornido, de talla pequeña, pelirrojo con la cara pecosa, usa anteojos con lentes muy gruesos; no parece ser lo que es, un temible oficial de comandos, sin miedo, encarcelado 10 años en Francia, por un atentado fallido contra Shahpour Bakhtiar, último primer ministro del Shah de Irán. Egresó como sub-teniente de la Academia de los “MUKHARABAT” (servicio de inteligencia) de Egipto, en el contingente de EL-FÁTEH; fue condecorado por heroísmo a la cabeza de sus hombres, contre los invasores israelíes en 1978 en el sur del Líbano. Teniente en EL-FÁTEH, era el jefe de los “ANSAR ATH-THAURA”(“Los Partisanos de la Revolución”), organización de estudiantes libaneses de EL-FÁTEH en la universidad árabe de Beirut. Me felicitaba por tenerlo como adjunto, un cuadro político – militar de un tal valor, ya sabíamos que era cercano a Yásser Arafat, y nosotros queríamos incorporar en la operación, miembros del mayor número de organizaciones que fuese posible, en tan corto tiempo.

[16] HANS-JOACHIM KLEIN: pequeño delincuente huérfano de madre cristiana, la cual él hacîa pasar por judía. Hijo de un policía de de Francfort en el Main, aprende a bien disparar durante su servicio militar. Es reclutado como hombre de mano por Wilfried Böse. Deserta en 1977 y se pasa al enemigo, tratando en vano de beneficiar de la “Ley de retorno a Israel”. Protegido por la policía durante 20 años, fue decido arrestarlo y extraditarlo a Alemania, a pesar de la demanda de extradición de Austria. Fue condenado a la muy ligera pena de 9 años, tras un proceso injusto, sin testigos oculares, y donde mis declaraciones avasalladoras fueron falsificadas durante la transcripción, en aquella mascarada pública en el Palacio de Justicia de París el 28 de Diciembre de 2000; beneficiario de una gracia presidencial, está libre y de vuelta en Francia.

[17] SAVAK: policía política del Shah de Irán. Jamshid AMUZEGAR, fue su más terrible director, antes de ser nombrado Ministro del Interior y negociador principal ante la OPEP.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Los «Estados fallidos»
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
 
La guerra secreta en Grecia
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
 
Tiananmen, 20 años después
Tiananmen, 20 años después
El fracaso de la primera «revolución de color»
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Señal de Alerta
¡A la basura todo Cristo!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Estafan directivos de Junta de Propietarios en San Borja!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
El expediente Prado
por Víctor Andrés García Belaunde, Socios
 
Señal de Alerta
¿Y qué tiene que ver Dios?
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Necios y maledicentes creen que escribo por dinero!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
Diego García Sayán contrató con fujimorismo en 1998
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
La santa cruzada de Barack Obama
La santa cruzada de Barack Obama
por Manlio Dinucci, Red Voltaire