Red Voltaire
Derecho de réplica

Carta abierta de Reporteros Sin Fronteras, en respuesta a sus detractores

Luego de la publicación en nuestro sitio, en varios idiomas, de una serie de artículos sobre la subvención estadounidense a Reporteros Sin Fronteras y sus consecuencias políticas, la rama francesa de la asociación expresó su deseo de replicar en forma de carta abierta, cuyo texto publicamos a continuación integralmente.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 13.5 KB
Robert Menard, secretario general de RSF.

¿A qué se debe el odio contra RSF? Al supuesto «ensañamiento» de la organización contra un país: Cuba. Poco importa que un país sea más que sus dirigentes y que RSF «se ensañe» con otros regímenes como el iraní, el chino, el de Zimbabwe o el de Bielorrusia. Basta con leer el sitio. Sin embargo, planteemos la pregunta. ¿Los cubanos eligen a su presidente y su parlamento? No. ¿Pueden criticar abiertamente a sus gobernantes? Tampoco. ¿El poder tolera otros partidos aparte del PCC y otros medios que no sean los oficiales? Tampoco. Es por eso que RSF se atreve a decir y escribir que Cuba es una dictadura. ¿Lo que es intolerable en Irán o Bielorrusia podría ser aceptable en Cuba?

Sí, según nuestros amigos detractores, ya que Cuba está sitiada por su gran vecino estadounidense que sueña con convertirla en un segundo Puerto Rico. Con la salida de Castro, Cuba se convertirá en un protectorado. Estados Unidos arrastra en efecto una gran deuda con América Latina, deuda que ese país empezó incluso a reconocer con la administración Clinton al abrir los archivos del Plan Cóndor. Pero ¿la resistencia a la influencia estadounidense implica infligir a su propio pueblo autocracia y represión? Como el presidente chileno Salvador Allende siguió siendo un demócrata y fue derrocado por orden de la administración estadounidense, Fidel Castro, que escapó a innumerables intentos de atentados organizados por el gran vecino, está justificado en la manera en que ejerce el poder. ¡Curioso razonamiento!

Nuestros fidelistas tienen otro importante argumento para demostrarlo. Aunque Cuba no sea todo lo democrática que quisiéramos, el «pueblo cubano» se siente bien así. Hasta quiere a su Líder Máximo [La expresión Líder Máximo aparece en español en la réplica de RSF y la reproducimos aquí en aras de respetar ese texto aunque dicha frase, tan empleada en la prensa occidental para referirse a Fidel Castro, no se utiliza nunca en Cuba para referirse ni a Castro ni a ningún otro dirigente. N. del T.]. El pueblo como justificativo es bastante típico en el discurso totalitario y del poder personal. Resulta por ello incomprensible que ese discurso deje extasiados a militantes que defienden la justicia y la libertad. ¿Se olvidaron de la parte de La Internacional que dice que «no hay salvador supremo, ni Dios, ni César, ni tribuno»? Más grave todavía. Para nuestros amigos castristas nada parece haber cambiado desde 1959. Fidel es Cuba. Cuba es la Revolución, por tanto la Revolución es Fidel y fuera de esa ecuación no hay nada que hacer. Como consecuencia, los 330 prisioneros de opinión y los 23 periodistas encarcelados no son más que mercenarios a sueldo del imperio, traidores a la patria, agentes del extranjero. El romanticismo perdura pero cincuenta años no pasan en vano.

Si conocieran a la disidencia cubana, nuestros valerosos detractores sabrían que es diversa. Lo que implica que el buen pueblo cubano piensa, debate y se interroga sobre su porvenir, a pesar de su beatitud revolucionaria de siempre. Algunos disidentes se llaman Vladimiro Roca, Manuel Cuesta Morúa, Leonardo Calvo, Elizardo Sánchez u Oswaldo Payá. Claro, son socialdemócratas, «sociotraidores», o democratacristianos, como en el caso del último de los mencionados. En fin, son contrarrevolucionarios, pero contrarrevolucionarios que rechazan la injerencia estadounidense. Cuando la administración Bush, viendo caer en picada sus grandes planes mediorientales, propuso en julio de 2006 un «plan de transición» para Cuba con 35 millones de dólares para el año 2007, esos «sociotraidores» fueron los primeros en denunciar el principio. Manuel Cuesta Morúa vio en él «el error prolongado de la política latinoamericana de Estados Unidos». Es por tanto posible ser de izquierda y resistir ante Estados Unidos sin ser castrista.

Todos esos argumentos tendrían evidentemente más alcance si no vinieran de RSF. Ya que, no satisfecha con apoyar a 23 «mercenarios», cuya suerte relativiza la reputación de excelencia de la medicina cubana, la organización, pagada por el imperio, estaría tratando de desestabilizar la isla. Volvamos entonces por centésima vez al dinero que RSF recibe de la National Endowment for Democracy (NED. Recordemos que la NED no depende de la Casa Blanca sino del Congreso y que la oposición tiene por tanto derecho a opinar sobre la suma entregada. Recordemos también que esa suma representa menos del 2% de nuestro presupuesto global. Recordemos, finalmente, que está destinada a nuestras acciones en el continente africano y no en América. Los menos recalcitrantes aceptarán, pero encontrarán entonces otra fuente de financiamiento poco recomendable: el Center for Free Cuba (CFC), organización de exilados cubanos con base en Washington.

¿Hemos ocultado en algún momento que CFC subvencionaba, en parte, algunas de nuestras campañas a favor de los periodistas cubanos encarcelados? ¿Está demostrado que el Center for Free Cuba financia en secreto una reedición de Bahía de Cochinos sabiendo que no puede enviar nada a la isla a causa del embargo y sabiendo también que Estados Unidos no tiene interés, en este momento, en abrir las compuertas de una migración masiva de cubanos hacia Florida? Que nuestros detractores presenten las pruebas. Que nos demuestren también que recibir dinero nos convierte en lacayos ideológicos del que nos paga. Si así fuera, RSF no diría una palabra sobre Estados Unidos y la real degradación de la libertad de prensa desde el primer mandato de George W. Bush. La lectura de nuestro sitio basta para convencer de lo contrario y el simple conteo de la cantidad de notas por país sobre la zona América (17 comunicados sobre Estados Unidos, 17 sobre México, 14 sobre Colombia y 14 sobre Cuba) entre el 1ro de enero y el 1ro de septiembre de 2006 destruye, de una vez y por todas, la acusación de «ensañamiento» contra Cuba. Pero el problema no está ahí. Siempre queda algo que reprochar a RSF, siempre queda un síntoma de nuestro apoyo incondicional hacia el imperio en contra de Cuba. Porque fustigar a Cuba es obligatoriamente apoyar al imperio y viceversa.

Ese síntoma se llamó hasta hace poco Sami Al-Haj. Camarógrafo asistente de la cadena catarí Al-Jazira, enviado a cubrir los golpes estadounidenses contra Afganistán, arrestado con pretextos falaces de entendimiento con Al-Qaeda en diciembre de 2001 por las fuerzas pakistaníes, este hombre fue entregado a los militares estadounidenses que lo trasladaron, en junio de 2002, a su base de Guantánamo, precisamente en Cuba. El 20 de septiembre de 2002, RSF pidió al ministerio de Justicia estadounidense explicaciones sobre la causa de esa detención. Ese correo –«demasiado tímido», «demasiado deferente», a juicio de nuestros detractores– nunca recibió respuesta. Al no saber si Sami Al-Haj había sido arrestado debido a su condición de periodista y al no disponer de información sobre él, RSF esperó antes de emprender otras acciones a favor de este periodista. Fue un error. Hoy militamos activamente por la liberación de Sami Al-Haj y unimos nuestra voz a las de las organizaciones humanitarias que exigen el cierre del campamento de Guantánamo. «Demasiado tarde», «olvido escandaloso», truenan nuestros detractores. Uno de ellos hasta escribió, sin verificar claro está, que no nos quedó más remedio que preocuparnos por el periodista sudanés porque su abogado se había puesto en contacto con nosotros al no saber ya a quien acudir. Al revés, fuimos nosotros quienes nos pusimos en contacto con el abogado Clive Stafford-Smith. ¿Se acabó la guerrita? No es seguro. El «olvido escandaloso» sigue siendo un elemento que incrimina a RSF. ¿Por cuánto tiempo? Cuando nos callamos éramos culpables. Cuando hablamos confesamos nuestra culpabilidad. Si hacemos algo nos lo reprochan, si hacemos lo contrario también. Los mismos que acusan a RSF de haber aplicado el «doble rasero» en un sentido son los mismos que lo creen normal en sentido contrario. Como está detenido por el ejército estadounidense, Sami Al-Haj es un periodista encarcelado. Como están detenidos por Fidel Castro, los 23 siguen siendo espías.

Comentario de la Red Voltaire:
Tomamos nota de que RSF reconoce efectivamente que recibe financiamiento de la Endowment for Democracy (NED) y del Center for Free Cuba (CFC). RSF minimiza sin embargo la importancia y el papel de esas contribuciones. Para ello se esconde tras las cifras de RSF-Francia. Pero esa estructura esconde otras dos, más opacas: RSF-International y Damocles, que no se mencionan en lo absoluto. Además, RSF prefiere presentar a sus detractores como partidarios del gobierno de Cuba olvidando que críticas similares contra esa organización provienen de toda una serie de países que van desde Rwanda hasta Venezuela, desde Irak hasta Haití.

Sobre Reporteros Sin Fronteras en la Red Voltaire
- « El peculiar concepto de Libertad de Expresión de reporteros Sin Fronteras », por Pascual Serrano (24 de Noviembre de 2004) (Alia 2)
- « La ONG Reporteros Sin Fronteras un caballo de Troya en la prensa independiente », por Benjamin Durand y Thierry Deronne (22 de Marzo de 2005)
- «Reporteros Sin Fronteras recibe financiamiento de EEUU», por Diana Barahona y Ernesto Carmona (22 de Marzo de 2005) (Alia 2)
- « Robert Ménard agente de la CIA según un periodista canadiense », por Jean Guy Allard (22 de Marzo de 2005) (IPI)
- « Cuando Reporteros Sin Fronteras encubre a la CIA », por Thierry Meyssan (27 de Abril de 2005)
- « Las mentiras de Reporteros Sin Fronteras », por Salim Lamrani (7 de Septiembre de 2005)
- « Servilismo sin Fronteras », por Carlos Martínez (31 de Enero de 2006) (ANC)
- « El silencio de Reporteros Sin Fronteras sobre el periodista torturado en Guantánamo », por Salim Lamrani (2 de Febrero de 2006)
- « Atacan a Cuba y Venezuela » (13 de Marzo de 2006) (UTPBA)
- « Financiado por Instituto Republicano Internacional », por Diana Barahona y Jeb Sprague (9 de Agosto de 2006)
- « Carta abierta de Reporteros Sin Fronteras, en respuesta a sus detractores » (19 de Septiembre de 2006)
- « ONG francesa Reporteros Sin Fronteras desacreditada », por Maxime Vivas (27 de Septiembre de 2006) (IPI)
- « Reporteros Sin Fronteras pero con contradicciones », por Salim Lamrani (4 de Octubre de 2006)
- « Periodista encarcelado por las tropas militares estadounidenses en Irak », por Salim Lamrani (4 de Octubre de 2006) (ANC)
- « Reporteros Sin Fronteras acude en auxilio de Dasquié y Brisard » (15 de Noviembre de 2006)
- « La guerra de desinformación de Reporteros sin Fronteras contra Venezuela », por Salim Lamrani (7 de Febrero de 2007)
- « Periodistas por encargo », por José Steinsleger (14 de Marzo de 2007) (ANC)
- « Cuba, Internet y Reporteros Sin Fronteras », por Salim Lamrani (21 de Marzo de 2007)
- « Reporteros sin fronteras... morales », por José Manzaneda (28 de Mayo de 2007) (ANC)
- « TELESUR desmonta discurso manipulado de informe de Reporteros Sin Fronteras » (8 de Junio de 2007) (ANC)
- « Reporteros Sin Fronteras y RCTV », por Salim Lamrani (6 de Julio de 2007)
- « Reporteros Sin Fronteras : Sí a la tortura », por Gennaro Carotenuto (30 de Agusto de 2007) (ANC)
- « Robert Ménard, de Reporteros Sin Fronteras, sigue los pasos de Washington y legitima la tortura », por Salim Lamrani (4 de Septiembre de 2007)

En la biblioteca de la Red Voltaire
Para más información, ver El Dossier Robert Ménard. Por qué Reporteros Sin Fronteras se ensaña contra Cuba, por Jean-Guy Allard y Marie-Dominique Bertuccioli, Lanctôt éditeur (Québec), 12 euros (el libro existe igualmente en francés).

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Páginas Libres
Estado de la Laicidad en Colombia
Socios
 
Páginas Libres
Victoria Villalobos: a la maestra con cariño
por Jorge Smith, Socios
 
Páginas Libres
¡Denuncia a 4 jueces TC por delito e infracción constitucional!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
¡Evasión tributaria es un forado siniestro!
por Luis Alberto Latínez, Socios
 
Páginas Libres
TC actual ¿violó el 5-4-2016 cosa juzgada del 14-6-2013?
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
Elizabeth López, testigo ocular
por Jorge Smith, Socios
 
Señal de Alerta
Falta AG... (Animal Gordo)
por Herbert Mujica Rojas, Socios