Red Voltaire

La soberanía peruana

+

por Alfredo Grados; alfredogrados@yahoo.com 12-5-2008

La soberanía es el poder absoluto de un Estado que emana del pueblo o de la voluntad general y que se ejerce a través de las instituciones de dicho Estado sin influencias, mandatos o consignas de otros estados, organizaciones o de cualquier elemento ajeno. Soberano significa tener ese poder absoluto de decisión perpétuo, supremo, sin límites, no divisible e imprescriptible.

Un Estado se dice soberano porque dicta leyes de acuerdo con la voluntad popular y para beneficio de esa mayoría. Dichas disposiciones no pueden ser objetadas por otros, sean estados u organizaciones internacionales, puesto que se entiende que ellas no violan la soberanía de otros estados. El Estado dicta leyes en nombre de su pueblo para protegerlo, manteniendo invariable su poder sobre el territorio que lo comprende y su independencia respecto de los demás.

El Estado ejerce su soberanía por medio de sus instituciones haciendo presencia real en todos los ámbitos de su territorio sin excepción alguna. En todo lugar hace efectivas y válidas sus leyes y opone todas sus fuerzas contra aquellos que intenten o pretendan hacer escarnio de su Constitución. Por ello se afirma que no puede existir como peruana una institución llamada a defender la soberanía que propugne la celebración de un acuerdo que reduzca la soberanía; canibalice el territorio nacional; y, limite la independencia de los habitantes.

El convenio llamado "política de cielos abiertos con Chile" suscrito por el gobierno de Alejandro Celestino Toledo Manrique fue una intolerable violación de la Constitución Peruana pues con dicho acuerdo se limitó la autoridad del Perú en su espacio aéreo y permitió que la aviación civil chilena copara nuestro cielo y, valiéndose del apoyo de Estados Unidos, Chile ha impedido la supuestamente implícita reciprocidad. Exista o no el convenio de "cielos abiertos" actualmente, ello ha causado un daño enorme a la Nación que tuvo como precedente la destrucción de la aviación civil internacional peruana.

El principio de la presencia peruana es punto fundamental del ejercicio de la autoridad, poder o soberanía en nuestro territorio para mantenerlo integrado e independiente. En el área continental las instituciones del Estado tienen la obligación de llegar a todos los puntos fronterizos para rechazar la presencia de intrusos. No existe justificación, aún en el caso de un error diplomático, para mantenerse apartado del problema diciendo "eso es un problema diplomático y chau" porque esto también es un acto de traición al pueblo que delega a las instituciones la responsabilidad del cuidado de la integridad.

La presencia peruana tiene que ser la manifestación auténtica de su soberanía en el Espacio Marino, en la Plataforma Amazónica, en el Norte y en el Sur. Sin una poderosa Marina Mercante ¿quién vigila ese territorio e informa a las autoridades de las actividades ilegales? ¿quién cuida de las 200 millas náuticas de Mar Territorial? ¿quién recorre diariamente cada espacio de nuestras aguas con ojo de águila para cuidarlo? ¿quién nos defiende en el Mar de Grau de las acechanzas enemigas? ¿quién detecta y captura a piratas depredando nuestros recursos? Es necesaria una poderosa Marina Mercante del Perú como una institución del Estado que coadyuve en la vigilancia, protección y defensa de la soberanía en el Mar de Grau.

En la Plataforma Amazónica Peruana vemos entrar a soldados extranjeros que construyen una base y nos ofrecen edificar "una escuelita" para los niños del lugar ¿acaso la base militar está ubicada en un lugar poblado de niños? ¿quiénes son ellos para que tomen una decisión en el territorio peruano? ¿no es esa una responsabilidad del gobierno del Perú? Qué lástima que en recientes declaraciones del Presidente Alan García Pérez se haya referido a la Amazonía Peruana para fomentar la llegada de capitales chilenos sin la dación de leyes que protejan esos pisos ecológicos y sin la obligación por parte del inversionista para regenerar los bosques y reforestar las áreas afectadas.

No deseamos los peruanos ir a La Haya para definir situaciones que se debieron solucionar con nuestra autoridad. Hacer ello es, asimismo, hacer caso omiso a las enseñanzas de juristas de la talla y el talento de Alfonso Benavides Correa llamado el paradigma de la defensa de la soberanía peruana. La presencia peruana en cada centímetro cuadrado de todo el territorio es la mejor garantía para ejercer la soberanía, cuidar la integridad territorial y defender nuestra independencia.


Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.