Red Voltaire

Cuba y su Industria, medio siglo después

La industria cubana, salvo algunas fábricas de producción mecánica y otras de renglones alimentarios, fundamentalmente bajo propiedad norteamericana, descansaba antes de 1959 en la rama azucarera, por tratarse durante décadas del principal rubro económico en la Isla.

+

Desde entonces hasta acá, la economía entró en un proceso de transformaciones que incluyó la puesta en marcha de nuevas industrias, así como la modernización y ampliación de fábricas ya existentes en ramas decisivas del país.

Ese programa comenzó a llevarse a cabo con la entrada en explotación de la fábrica de níquel de Moa, hoy Pedro Soto Alba, cuya arrancada tuvo en el Comandante Ernesto Che Guevara al principal artífice de una nueva era en el sector industrial cubano.

El proyecto niquelífero, enteramente asentado en zonas de la oriental provincia de Holguín, se ampliaría mediante millonarias inversiones en el mejoramiento tecnológico tanto de esa planta como la de Nicaro, la cual funcionaba desde años atrás y la Ernesto Che Guevara, inaugurada en 1986.

Con estas tres gigantes de la economía, Cuba aumentó a más de 70 mil toneladas la capacidad de extracción anual del mineral, de apenas 15 mil que alcanzaba en 1958.

Esas fábricas abrirían el camino para que Holguín se convirtiera en uno de los principales polos industriales de Cuba, al contar también con la primera y única instalación productora de combinadas cañeras, la cual resultó decisiva en la mecanización total de la cosecha de gramínea en la Isla.

Comenzó entonces a fomentarse el sector industrial que va desde la fábrica de acumuladores de Manzanillo, las de fertilizantes de Nuevitas y Cienfuegos, de estructuras metálicas en Las Tunas y la de chocolate de Baracoa, así como el Combinado Lácteo Río Zaza, de Sancti Spíritus.

A estas le seguiría la industria sideromecánica, casi inexistente en 1959, pues habían unos 40 pequeños talleres limitados a la producción de equipos de manufactura simple, obtenidos mediante procesos artesanales

En ese caso se encontraban, entre otras instalaciones, Antilla de Acero, de Ciudad de La Habana, dedicada a la producción de cabillas como uno de sus fundamentales surtidos. Nace así la Planta Mecánica de Santa Clara, puntal en las producciones de esta rama.

Las inversiones del Estado se centraron también, en los primeros años de la Revolución, en el mejoramiento de las condiciones de vida de las familias con la puesta en marcha de la Industria Productora de Utensilios Doméstica (INPUD), también en Santa Clara.

Tanto en esa ciudad del centro de la Isla, como en Camagüey, emergieron dos de las plantas productoras de componentes mecánicos de mayor repercusión en apoyo a los centrales azucareros y planes agropecuarios, como exponentes del despliegue industrial del país en estas cinco décadas.

El camino emprendido desde entonces en ese sector fue tan abarcador que en pocos años Cuba se incorporó a la fabricación y ensamblaje de los conocidos ómnibus Girón y de bicicletas, a partir de diseños netamente cubanos.

El sector eléctrico, con aisladas e insuficientes plantas generadoras, vendría a cubrir uno de los espacios de mayores impactos en la población al extender la electricidad hasta los sitios más apartados y asegurar, a su vez, el pleno desarrollo socioeconómico de la nación caribeña.

La obra se sustenta en su época en este campo en la ampliación, modernización y construcción de plantas de generación más estables y de mayor capacidad, como las que funcionan en Nuevitas, Santiago de Cuba, Matanzas, Mariel, Cienfuegos y Felton.

Medio siglo después, la industria cubana se erige en baluarte principal de su economía, abriéndose a nuevos caminos como la Revolución energética y la reactivación de la refinería de petróleo de Cienfuegos y la creación de las bases en la rama petroquímica, bajo el programa integrador de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Agencia Cubana de Noticias

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios