Red Voltaire
Cultura

La bomba del Chota

La “Bomba” es un baile muy sensual, en el cual la mujer revolotea, con mucha coquetería y picardía, alrededor del hombre que, se supone, está en son de conquista...

| Quito (Ecuador)
+

La Cultura del Valle del Chota, que en sus orígenes se llamó Valle del Coangue, es una cultura híbrida, por sus componentes indo-hispano-africano, que ha logrado una supervivencia cultural dentro de un proceso histórico a través de sus medios de producción.

Los negros del Chota fueron, quizás, los que más sufrieron durante el esclavismo, en tiempos de la Colonia y principios de la República, ya que soportaron el humillante trato que se daba a los mitayos por parte de los colonizadores europeos. Los negros crearon una nueva cultura y como prueba de ello esta, especialmente en el campo de la música el ritmo que se denomina “BOMBA”, que es un cantar que refleja su modos de producción, su medio ambiente, sus amoríos y su humor y picardía. “Baila morena, baila/ esta bomba del Chota/ bailando con incada/ linda guambra del Chota.

Y esto se baila así/ y esto se baila allá/ meniando la cadera/ un pasito también.

Música de mi tierra/ linda bomba del Chota/ música de mi tierra/ linda bomba del Chota”.

“Bomba”, así se llama esta canción que es, a la vez un baile típico de la región del Valle del Chota, ubicado al norte de la ciudad de Ibarra y que colinda, también, con la provincia del Carchi. Esta música es una mescla de afro y de serranía que da como resultado una hibridación folclórica afro-andina-ecuatoriana, o más claro: una hibridación “indo – hispano – afro ecuatoriana”.

La “Bomba” es un baile muy sensual, en el cual la mujer revolotea, con mucha coquetería y picardía, alrededor del hombre que, se supone, está en son de conquista. Mientras se mueve la mujer, que viste siempre con faldas sueltas y amplias, lleva sobre su cabeza, con gran equilibrio, una botella llena de aguardiente, la cual se mueve mucho pero no se derrama durante el baile, como una demostración de la habilidad de la mujer negra que, además de sus coqueteos y meneos muy sensuales, de vez en cuando propina golpes de cadera a su pareja. “En la fiesta de San Ana ya verán, ya verán/ hay una samba maltona ya verán, ya verán/

Que acaba con los solteros ya verán, ya verán/ y también con los casados/ ya verán, ya verán.”

En las fiestas en que se baila La Bomba, los asistentes acostumbran a apostar entre sí con algún pretexto, para aprovisionarse con ese dinero, del licor que consumirán durante la fiesta. Los lugares en que se produce este hecho folclórico, están situaos en el Valle del Chota y sus poblaciones: Chalguayacu, Juncal, Carpuela, Estación Carchi, Ponce Enríquez y Cuajara, que pertenecen a las provincias de Imbabura y Carchi.

“¡Ay toca la bomba Manuel/ Toca como bien sabés”.

Si por pobre me desprecia/ yo si les doy la razón/ pobrecita leña verde/ quema cuando hay ocasión”

Los instrumentos que se utilizan para interpretar “La Bomba”, son de total raigambre popular: la guitarra, el bombo, las maracas, el guazá, a veces un tamboril. Los músicos están acompañados por dos vocalistas, el primero lleva la voz cantante o melodía y el otro, hace la segunda voz y, casi siempre, toca las maracas.

En la interpretación de “La Bomba”, después de la música, sus coplas son de contenido picaresco y tratan de reflejar alas circunstancias en que viven los seres humanos de este sector de la Patria.

“A la culebra verde, cholita/ no le hagas caso/ mete caña al trapiche/ saca caña bagazo

Opción

El periódico alternativo Opción es un quincenario ecuatoriano que apareció el 21 de enero del 2001, un año después del derrocamiento del presidente Jamil Mahuad, en un escenario de crecimiento de la lucha de los pueblos. Recoge en sus páginas los principales anhelos, la cultura, y las luchas de los pueblos de Ecuador, América Latina y el mundo. Opción busca desentrañar la esencia de los problemas, denunciar a sus responsables y contribuir en la construcción de una propuesta política popular, unitaria, antiimperialista y de transformaciones profundas.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios