Red Voltaire

Radios comunitarias y libertad de expresión

Si se tratara de las solicitudes para convalidar o exigir más concesiones de los Azcárraga y Salinas Pliego con sus ramales familiares y socios en la complicidad golpista para adueñarse de canales de televisión y frecuencias de la radio, entonces los gobiernos foxista y calderonista, a través de sus secretarios del despacho de Gobernación (Creel, Abascal, Ramírez Acuña, Mouriño y Gómez Mont), de inmediato favorecen esos intereses al borde de monopolios.

+

Éstos representan y defienden idénticos intereses, sin competencia y amafiados, para amenazar con el golpe mediático, variante del golpe de Estado, al estilo del Mussolini contemporáneo y del magnate futbolero y de los medios de comunicación, Berlusconi.

En cambio, si se trata de peticiones, con la documentación y todos los requisitos para convalidar la operación de radios comunitarias, entonces desde Los Pinos el señor Calderón ordena, en acuerdo con los titulares de Gobernación y Comunicaciones y Transportes, por ningún motivo darles trámite y decomisarles, pisoteando la libertad de expresión, instalaciones y equipo, como ha sucedido en Sonora, Oaxaca (donde sigue impune el doble homicidio de las periodistas indígenas Felícitas Martínez y Teresa Bautista, entre otros crímenes imputables a los gobernadores), etcétera.

Contra el periodismo de las radios comunitarias, en los últimos dos sexenios existe una abierta, agresiva y represiva serie de actos, apoyados policiacamente, para imponer inquisiciones judiciales y administrativas; para silenciar, como censura previa y sobre la marcha, los únicos medios de comunicación en las comunidades indígenas.

Éstas, a pesar del largo artículo 2 de la ley fundamental, son tratadas como judíos por un gobierno federal en complicidad con los estatales y municipales, muy semejante al nazi, en vías de exterminar a los pueblos indígenas, empezando por impedirles el ejercicio de sus mínimos derechos humanos y garantías.

En el cierre de radios comunitarias ha participado la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) –Osuna, Gil Elorduy, etcétera– y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entonces con Luis Téllez y ahora con Molinar Horcasitas, apadrinados por Gómez Mont (señalado como quien mantiene “secuestrados” los expedientes de solicitantes de una autorización, para impedirles ejercer la libertad de expresión a través de sus frecuencias radiofónicas).

En Monterrey, informa la reportera Andrea Becerril (La Jornada, 15 de marzo de 2009), asaltaron la radio comunitaria Tierra y Libertad cuando transmitía un programa infantil, para, violentamente, cerrar sus instalaciones, fincando responsabilidades penales a sus operadores. En Guerrero, Chiapas y Oaxaca Cofetel-SCT-Gobernación, con brutalidad policiaca, cerraron radios de varias comunidades.

El presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía del Senado, Carlos Sotelo, declaró que el “gobierno federal ha lanzado una embestida contra radios comunitarias y sociales, muchas de ellas indígenas, que no sólo incluye la clausura violenta de las instalaciones y el decomiso del equipo, sino el ejercicio de la acción penal contra sus representantes”.

La cuestión es el ataque violento del gobierno calderonista contra la libertad de expresión; pues sólo las radios comunitarias mantienen informada a la población que carece de medios de comunicación al servicio de sus intereses. Y ese periodismo oral les permite contar con una comunicación informativa, cultural y de muchos otros servicios. Pero el gobierno federal insiste en impedir que la libertad de expresión sea un ejercicio pleno de los pueblos indígenas.

Fuente: Contralínea 141

Fuente: Contralínea 141

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.