Red Voltaire
La fuerza bruta de las potencias neocoloniales del siglo XXI

Israel, el miembro número veintinueve de la OTAN global

Los EEUU, la Unión Europea (UE) e Israel — este último, quien desde 2005 está enganchado de facto, pero no legalmente, como miembro de la OTAN — tienen sus intereses entrelazados con la Alianza militar Atlántica (OTAN). Israel, percibido como un puesto de avanzada militar del Occidente en el Medio Oriente, ha establecido una diplomacia y estrategia para poder juntarse con la UE y lograr ser un miembro a parte entera de la OTAN en 2010. Israel y sus partidarios han estado ocupados preparando el camino, y el éxito podría finalmente colocar a Israel en una posición confortable. Pero en todo caso, sería sin embargo, de mal agüero para la paz en el mundo.

| Chicago
+
JPEG - 16.2 KB
Madeleine Albright

Mientras la Organización del Tratado del Atlántico Norte está presionando a sus 28 Estados miembros y a decenas de miembros de asociación en los cinco continentes para que contribuyan con más soldados a la guerra en Afganistán, el 13 de enero el Jerusalem Post informaba de que “Israel está lanzando una iniciativa diplomática para influir en el resultado del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN que actualmente está revisando un equipo de expertos dirigidos por la ex Secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright” [1].

La OTAN está trabajando en su Concepto Estratégico actualizado para sustituir al último formulado en 1999, el año de la expansión del bloque militar dentro de la Europa del este y de su primera guerra en toda regla, la campaña de 78 días de bombardeos sobre Yugoslavia.

Madeleine Albright, de la que podría decirse que es la persona más públicamente identificada con organizar tanto la absorción por parte de la OTAN de tres antiguos miembros del Pacto de Varsovia, incluyendo su República Checa natal, como con el lanzamiento de la Operación Fuerza Aliada, copreside en Grupo de Expertos de la OTAN junto con Jeroen van der Veer, presidente de Royal Dutch Shell hasta junio de 2009.

Además, “para asegurar la estrecha coordinación entre el Grupo de Expertos y el Cuartel General de la OTAN, el Secretario General de ésta ha designado a un pequeño equipo de la OTAN dirigido por el dr. Jamie Shea, director de la Unidad de Planificación Política, para funcionar como una secretaría y apoyo del personal” [2]. Shea era el portavoz de la OTAN en 1999 y ahora es director de Planificación Política en la Oficina Privada del Secretario General de la OTAN en el Cuartel General de la OTAN.

El pasado 1 de octubre la OTAN y Lloyd’s de Londres (“la principal empresa mundial del mercado de seguros”, en sus propias palabras) organizaron conjuntamente una conferencia en Londres para dar a conocer y promover el nuevo Concepto Estratégico. El Secretario General de la OTAN Anders Fogh Rasmussen y el presidente de Lloyd’s Lord Peter Levene pronunciaron los principales discursos.

El anfitrión Levene evocó “las miles de amenazas decididas y mortales” que requerían la intervención de la OTAN por todo el mundo y Rasmussen detalló no menos de dieciocho de estas amenazas, ninguna de las cuales se parecía remotamente a un ataque militar o a un desafío a un sólo Estado miembro [3].

Madeleine Albright ha estado viajando últimamente a varias capitales europeas para presidir una serie de seminarios sobre el Concepto Estratégico actualizado, y al último de ellos celebrado en Oslo, Noruega, el 13 de enero asistieron altos cargos del ministerio israelí de Asuntos Exteriores.

Como preparación a este encuentro, “un ex-diplomático de alto rango israelí se reunió hace varias semanas en privado con Albright para discutir los intereses israelíes en el concepto que se está revisando” [4].

JPEG - 30.5 KB
El Almirante Giampaolo Di Paola, presidente del Comité Militar de la OTAN, en su visita de estado oficial a Israel (18-19 de noviembre de 2009).

La misma fuente añadió los siguientes antecedentes de la información:

“Las relaciones entre Israel y la OTAN han aumentado de forma espectacular en los últimos años. El presidente del Comité Militar, almirante Giampaolo Di Paola, visitó Israel en noviembre y la Armada israelí ha anunciado sus planes de desplegar un barco de misiles con el Esfuerzo Activo [Active Endeavour], una misión de la OTAN de patrulla del mar Mediterráneo […]. una vez que concluya la revisión del Concepto Estratégico Israel también está tratando de obtener un estatus que mejore su categoría y permita a los altos cargos israelíes participar en los principales foros de la OTAN […]. Israel es miembro del Dialogo Mediterráneo, que se creó en 1994 para promover las relaciones con países de Oriente Medio, como Israel, Jordania, Egipto y Marruecos” [5].

Para el año 2000 el Diálogo Mediterráneo de la OTAN se había expandido para incluir a siete naciones de Oriente Medio y África: Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Mauritania, Marruecos y Túnez.

En 1994 el bloque del Atlántico Norte también lanzó el programa Asociación para la Paz (PfP, en sus siglas en inglés). Ambas asociaciones se inauguraron sólo tres años después de que la disolución del Pacto de Varsovia y el desmoronamiento de la Unión Soviética dejaran no sólo a la Europa del este sino también a Oriente Medio, África y Asia abiertos a la penetración y a la expansión militar de Occidente.

La Asociación para la Paz ha incluido tanto a las quince ex-repúblicas soviéticas y a las seis ex-repúblicas federales yugoslavas como a los miembros no soviéticos del Pacto de Varsovia. Doce de estos – Albania, Bulgaria, Croacia, la República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia – se convirtieron en miembros de pleno derecho de la OTAN durante la década que acabó el año pasado después de pasar por la PfP.

Además, el programa incluye a todos los Estados que eran neutrales, no alineados de Europa excepto Chipre: Austria, Finlandia, Irlanda, Malta, Suecia y Suiza. Malta se retiró del PfP en 1996 pero fue reabsorbida en 2008. Partidos pro-estadounidenses en el parlamento de Chipre están emprendiendo una campaña total para arrastrar a su nación dentro del programa.

Excepto Malta, reintegrada sólo recientemente en la PfP, las seis naciones antes mencionadas han enviado a Afganistán contingentes de tropas de diferentes dimensiones para servir bajo el mando de la OTAN. Los únicos países de toda Europa (excluyendo los micro-Estados de Andorra, Liechtenstein, Malta, Mónaco, San Marino, y Ciudad del Vaticano), incluyendo el Cáucaso, que no han ofrecido soldados para el frente de la guerra afgana son Rusia, Bielorusia, Serbia, Malta, Moldovia y Chipre.

En su cumbre de 2004 en Estambul, Turquía, se produjo la mayor expansión de la OTAN en su historia cuando siete Estados se incorporaron como miembros de pleno derecho, todos ellos de la Europa del este e incluyendo a las primeras ex repúblicas yugoslavas y soviéticas reclutadas como miembros de pleno derecho de la Alianza.

La cumbre de Estambul se prestó también a otro proyecto igual de ambicioso: la Iniciativa de Cooperación de Estambul (ICI, en sus siglas en inglés) [6]. La ICI planeó elevar a los siete socios del Diálogo Mediterráneo a un estatus análogo al de la Asociación para la Paz y consolidar relaciones militares con los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo: Bahrain, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

Desde que en 2000 Argelia se unió al Diálogo Mediterráneo, en 2006 Montenegro se convirtió en un Estado independiente y entró la Asociación para la Paz ese mismo año, y Malta también entró dos años después, cada nación e isla del litoral mediterráneo, excepto (por el momento) Chipre, Líbano, Libia y Siria es o bien miembro de la OTAN o socio de ella. El Diálogo Mediterráneo también permite a la OTAN desplegarse por la costa atlántica de África a Marruecos y Mauritania.

Si el acceso de nuevos miembros y la Asociación para la Paz proporcionaron a la OTAN puestos de avanzada en las fronteras de Rusia (Azerbayán, Estonia, Finlandia, Georgia, Kazajastán, Letonia, Lituania, Polonia y Ucrania) y de China (Kazajastán, Kirguizstán y Tajikistán), la Iniciativa de Cooperación de Estambul ha permitido rodear aún más a Irán moviendo la influencia y presencia militar de la Alianza hacia el interior del Golfo Pérsico.

De las trece naciones de Oriente Medio y África en las que se centra, Israel es la que más rápida y sustancialmente aprovechó la ocasión que le ofrecía la Iniciativa de Cooperación de Estambul.

El estatuto de mayor categoría del Diálogo Mediterráneo llevó a Israel, a pocos meses de la cumbre de la OTAN en Estambul, a implicarse en las actividades de la OTAN por primera vez.

El 24 de febrero de 2005 Jaap de Hoop Scheffer se convirtió en el primer Secretario General de la OTAN que visitaba Israel y al mes siguiente “Israel y la OTAN llevaron a cabo su primer ejercicio naval conjunto en el mar Rojo, con lo que mostraban un estrechamiento en sus relaciones”. Un grupo naval de la Alianza visitó el puerto israelí de Eilat en el mar Rojo en una visita de una semana “que incluyó un ejercicio conjunto con la armada israelí” [7].

Como informaba la revista británica Jane’s Defence Weekly, “la novedad del ejercicio era el hecho de que estuviera dirigido por barcos de la OTAN que operan regularmente en el Mediterráneo pero que raramente visitan el mar Rojo” [8].

En mayo de ese mismo año se anunció que “Israel planea organizar tres ejercicios militares con la OTAN durante 2005. Altos cargos israelíes afirmaron que el gobierno del primer ministro Ariel Sharon ha presentado a la OTAN un plan que incluiría la organización de tres ejercicios navales con el ejército israelí para los próximos diez meses. Afirmaron que los ejercicios tendrían lugar en el Cuartel General de la OTAN en Bruselas […]”.

Se citaron las siguientes palabras de un alto cargo israelí: “No tenemos dudas de que Israel ganará enormemente con unas relaciones más estrechas con la OTAN y también creemos que Israel, a cambio, tiene mucho que ofrecer a la OTAN” [9].

Ese mismo mes se celebró en Macedonia una conferencia que se había planificado para un programa de “ejercicios militares dirigidos por la OTAN en el marco de la Asociación para la Paz” y “ a la que asistieron representantes de más de veinte países, incluyendo por primera vez dos países del llamado Diálogo Mediterráneo (Israel y Jordania)” [10].

De nuevo según la revista Jane’s Defence Weekly, “mientras que la situación geopolítica de Israel podría ofrecer una ‘base externa’ para la defensa de Occidente, el estatuto militar y económico de la OTAN podría ofrecer una seguridad añadida y beneficios económicos al Estado anfitrión. En un entorno estratégico que cambia rápidamente, los políticos israelíes están reconociendo claras ventajas, especialmente en cuestiones de seguridad, en desarrollar unas relaciones más estrechas con la OTAN. El actual entusiasmo del gobierno israelí por este proyecto se puede ver en el ambicioso paquete de propuestas presentado a la Alianza”, que incluye “adiestramiento militar conjunto [y] futuro desarrollo conjunto de sistemas de armamento” [11].

JPEG - 11 KB
Según un participante no identificado en las maniobras Sorbet Royal 2005 dijo: «Queremos ser capaces de proveer ayuda a cualquier tripulación de submarino que necesita ser rescatada. Esto es el camino humanitario.»

En junio “la Armada israelí participó por primera vez en un ejercicio submarino de la OTAN en el golfo de Taranto en la costa italiana”, [llamado] Sorbet Royal 2005. “Israel buscaba extender su alianza estratégica con la OTAN más allá de lo que se ofrecía a su grupo de cooperación mediterráneo, incluso hasta convertirse en miembro de pleno derecho de la OTAN” [12].

Según una versión israelí, antes de que empiece el simulacro de guerra, “catorce naciones y más de 2.000 soldados pasarán las próximas tres semanas cazando cuatro submarinos que permanecen en el suelo del océano….” [13].

En julio de 2005 tropas de tierra israelíes participaron por primera vez en un ejercicio militar de la OTAN, una misión de adiestramiento con 22 países en Ucrania que duró dos semanas y media. “La instrucción se centró fundamentalmente en la laucha contra el terrorismo y conflictos de baja intensidad, pero también simbolizó una cada vez mayor participación de las fuerzas israelíes en la OTAN”.

El coronel israelí Alon Friedman afirmó en aquella ocasión que “ha habido tanto comandantes veteranos como asesores que han ido a acontecimientos de la OTAN, pero nunca combatientes como estos”. El Jerusalem Post informó de que “Friedman afirmó que él no tenía conocimiento de los movimientos diplomáticos para hacer que las Fuerza Defensivas Israelíes [IDF en sus siglas en inglés, curioso nombre con el que se autodenomina el ejército israelí, n. de la t.] estuvieran más implicadas en la OTAN, pero entendía que la iniciativa salía de la OTAN” [14].

Para el año siguiente había aumentado aún más el nivel de colaboración entre el único bloque militar del mundo e Israel. El 1 de febrero se publicó en una página web de noticias una columna escrita por Uzi Arad titulada “¿Va Israel camino de la OTAN?”. Arad estableció el Foro Atlántico en 2004 y todavía preside la organización. El Foro Atlántico es el vehículo principal por parte israelí para promocionar la integración OTAN-Israel. En su página web, actualmente en construcción, aparece una estrella de David al lado del símbolo de la OTAN [15].

Uzi Arad tiene una biografía interesante, tanto antes como después de fundar el Foro Atlántico. Fue el asesor de política exterior del primer ministro Benjamin Netanyahu desde 1997 hasta 1999, “trasladado desde el Mossad, donde sirvió durante más de dos décadas hasta culminar en el puesto de Director de Investigación (Inteligencia)” [16]. También ha sido asesor del Comité de Asuntos Exteriores y de Defensa del [parlamento israelí] Knesset .

Las complicaciones surgieron el año pasado cuando “fue nombrado para ser el presidente del Consejo de Seguridad Nacional bajo Netanyahu”, pero “la prensa de Washington…informó de que a Arad se le había denegado el permiso para entrar en el país” [17] debido a “sus supuestos contactos con el analista del Pentágono Larry Franklin, que había sido condenado por pasar información a Israel” [18]. Con todo, a finales del pasado mes de marzo la administración Obama aprobó su solicitud de visado para [acudir a] un debate sobre Irán en Washington.

Un periódico israelí describió su principal proyecto: “Trabajando estrechamente con la OTAN, el Foro Atlántico busca promover y mejorar las relaciones de Israel y permanecer al lado de la Alianza Atlántica, y ha desempeñado un papel importante en hacer avanzar esta relación” [19].

En el artículo antes mencionado de febrero de 2006 Arad escribió: “Durante los dos últimos años la cooperación entre Israel y la OTAN se ha hecho hasta cierto punto más estrecha, tanto a nivel multilateral, dentro del Diálogo Mediterráneo, como al bilateral, directamente con la OTAN”. Añadía que “el año pasado el embajador israelí [en la Unión Europea, en Bruselas, y enviado en la OTAN] Oded Eran presentó una propuesta oficial para incrementar la cooperación y desde la visita del Secretario General de la OTAN Jaap de Hoop Scheffer a Israel el pasado mes de junio, la OTAN e Israel han estado negociando acerca de completar un plan multilateral de cooperación. Israel accedió y anunció su deseo de participar en la operación Esfuerzo Activo que se está llevando a cabo en el mar Mediterráneo como parte de la campaña de la Alianza contra el terrorismo. También participó en tres ejercicios militares y albergó una conferencia de comandantes de las fuerzas aéreas de la OTAN y sus aliados” [20].

JPEG - 9.9 KB
Ronald Asmus actualmente Director Ejecutivo del Centro Trasatlántico de la Base Bruselas y responsable para la Planificación Estratégica del German Marshall Fund en los EEUU.

Un artículo publicado en el Wall Street Journal pocos días después de que se publicara el de Arad y titulado “Israel se acerca a la OTAN” citaba a Arad afirmando:

“Lo único peor que Israel sea un miembro de la OTAN quizá es que Israel no sea un miembro de la OTAN”. También mencionaba a otro agente principal en fomentar el nexo entre Israel y la OTAN, uno situado en el extremo de Estados Unidos (y de Europa). “Ronald Asmus, un alto cargo del departamento de Estado durante la administración Clinton al que el sr. Arad considera que es un ‘padrino intelectual’ de unas relaciones más estrechas entre la OTAN e Israel, afirma que los argumentos en contra de la pertenencia [de Israel] le recuerdan a la oposición inicial a una ampliación de la OTAN a los Estados que antes pertenecían al bloque socialista o a que la alianza asumiera sus primeras misiones más allá de Europa” [21].

La página web del Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos ofrece la siguiente información sobre los antecedentes de Asmus: “Actualmente el dr. Asmus es Director Ejecutivo del Centro Trasatlántico con base en Bruselas y responsable de la Planificación Estratégica en el Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos. [Fue] vice-asesor del Secretario de Estado para Asuntos Europeos desde 1997 hasta 2000 y ha sido un veterano analista y miembro de Radio Free Europe, RAND y el Consejo de Relaciones Exteriores. Ha sido una voz pionera en el debate sobre la seguridad europea tras la guerra y la transformación de la OTAN. Ha publicado muchas obras y es autor de Opening Nato’s Door. Por sus ideas y logros diplomáticos ha sido condecorado tanto por el Departamento de Estado estadounidense como por los gobiernos de Estonia, Georgia, Italia, Letonia Lituania, Polonia y Suecia” [22].

El Washington Post publicó el 21 de febrero de 2006 su artículo “Contengan a Irán: Admitan a Israel en la OTAN” que contenía las siguientes recomendaciones: “La mejor manera de proporcionar a Israel seguridad adicional es mejorar su relación con el arma de defensa colectiva de Occidente: la OTAN. Se puede debatir si la relación de mayor categoría culmina en que Israel sea miembro de ella o simplemente en una relación estratégica y de defensa mucho más estrecha. Varios personalidades europeos destacadas han pedido a la OTAN que abrace a Israel, pero este debate no será serio hasta que Estados Unidos, el principal aliado de Israel, ponga su peso tras la idea. Ha llegado el momento de hacerlo” [23].

A principios de mes fue co-autor junto con Bruce P. Jackson de un largo artículo titulado “¿Se inscribe Israel en la Unión Europea y la OTAN?”. Jackson fue el fundador y presidente del Comité Estadounidense sobre la OTAN/Expandir la OTAN y del Comité para la Liberación de Iraq establecido cuatro meses antes de la invasión de la nación, y está en el Consejo de Directores del Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense. Asmus y Jackson escribieron que “lo que algunos ideólogos estratégicos israelíes están empezando a discutir, y de lo que estamos tratando aquí, es […] de una relación estratégica de mayor categoría entre Israel e instituciones euroatlánticas como la OTAN y la Unión Europea que llevarían a unos vínculos cada vez más estrechos y podrían incluir el convertirse en miembro” [24] .

La tercera columna de la integración Israel-OTAN es Ivo Daalder, hasta hace poco miembro destacado de la Brookings Institution y actualmente el nuevo embajador de la administración estadounidense ante la OTAN, donde tiene vía libre para implementar sus proyectos.

En el número de septiembre/octubre de [la revista] Foreign Affairs, publicado por el Consejo de Relaciones Exteriores, él y el co-autor James Goldgeier, miembro destacado adjunto del Consejo de Relaciones Exteriores, escribieron un artículo titulado “OTAN global” en el que se incluía este extracto: “Con poca fanfarria (y menos aún publicidad) la Organización del Tratado del Atlántico Norte se ha vuelto global”.

Lo que Daalder tenía en mente había sido esbozado dos años antes cuando escribió: “Necesitamos una alianza de Estados democráticos. Esta organización uniría a naciones con tradiciones democráticas consolidadas, como Estados Unidos y Canadá, los países de la Unión Europa, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia, India e Israel, Botswana y Costa Rica” [25].

La OTAN será el marco de un nuevo orden global dirigido por Estados Unidos con unas Naciones Unidas reducida a la función de mera sierva y de servicio de limpieza.

En marzo 2006 James Jones, entonces jefe militar del Comando Europeo del Pentágono y Supremo Comandante Aliado de la OTAN en Europa, y actualmente Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, comentó sobre otro avance en la integración militar OTAN-Israel, el primer despliegue de [aviones] AWACS de la OTAN a Israel para un ejercicio militar , “al parecer una señal para Irán”: “Hemos tenido AWACS de la OTAN desplegados para hacer algunas demostraciones en Israel, y tenemos un diálogo activo con las Fuerza de Defensa Israelíes en términos de interoperabilidad y particularmente en lo que respecta a la seguridad en el mar de la cuenca mediterránea” [26].

En mayo ocho barcos de guerra israelíes atracaron en la ciudad portuaria israelí de Haifa “lo que el ejercito afirmó eran una indicación del fortalecimiento de las relaciones entre Israel y la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, preparatorio para la armada israelí “para participar por primera vez en un ejercicio naval de la OTAN en el mar Negro en junio….” [27]. Ese mes el barco con misiles de la armada israelí Achi Eilat partió de Haifa con sus homólogos de la OTAN para incorporarse a la Operación Mako, “un ejercicio conjunto de diez países en el mar Negro dirigido por países del Diálogo Mediterráneo- OTAN”. Los simulacros de guerra también incluían barcos de “Turquía, Rumanía, Bulgaria, Francia, Albania, Argelia, Georgia, los Emiratos Árabes Unidos y otros”. El acontecimiento suponía “la primera vez que una unidad operativa de las IDF participaba plenamente con la OTAN en una operación miliar” [28] (a modo de seguimiento, el 11 de enero de 2010 la Focus News Agency de Bulgaria revelaba que la Fuerza Aérea Israelí planea usar bases en ese país para ejercicios de adiestramiento).

La OTAN informó acerca de los ejercicios, especialmente en referencia a la Iniciativa de Cooperación de Estambul, que “más de dos mil personas y unos 25 barcos de la OTAN y países asociados están ensayando operaciones conjuntas en el mar en y alrededor de Constanta, Rumanía”, donde Estados Unidos y la OTAN adquirieron posteriormente una base militar estratégica.

“Participan nueve países de la OTAN (Bulgaria, Francia Alemania, Grecia, Italia, Rumanía, España, Turquía y Reino Unido), cuatro países asociados (Albania, Azerbayán, Croacia and Georgia) así como dos países del Diálogo Mediterráneo (Argelia e Israel). Además, por primera vez el ejercicio está siendo observado por un país de la Iniciativa de Cooperación de Estambul de la OTAN, los Emiratos Árabes Unidos” [29].

“El propósito de este ejercicio es crear mejor interoperabilidad entre la Armada israelí y las fuerzas navales de la OTAN. Se invitó a Israel a participar en el ejercicio como miembro del Diálogo Mediterráneo de la OTAN” [30].

Ese mismo mes el ministro israelí de Defensa reconoció que “en una medida cuyo objetivo es mejorar las relaciones entre Israel y la OTAN, las IDF está poniendo a fuerzas de búsqueda y rescate en estado de alerta para que puedan ser desplazadas inmediatamente para participar en operaciones globales de la OTAN”.

Además, se anunció que “Israel podría desear mandar hospitales de campo a fuerzas de paz de la OTAN estacionadas por todo el mundo” y que “las IDF también ha decidido desplazar en los próximos meses a un oficial de alto rango de la Armada a Nápoles donde participará en la Operación Esfuerzo Activo [...] de la OTAN” [31].

Hacia finales de junio el Comité del Congreso de Estados Unidos “aprobó unánimemente una resolución que pide aumentar las relaciones de Israel con la OTAN. La resolución recomienda ascender el grado de afiliación de Israel a ‘miembro destacado del Programa de Cooperación Individual de la OTAN’, una promoción que, según ley, en última instancia llevará a que Israel se convierta en miembro pleno de la Alianza” [32].

El Programa de Cooperación Individual era una disposición disponible para los miembros del Diálogo Mediterráneo dentro de la Iniciativa de Cooperación de Estambul. El 16 de octubre de 2006 la OTAN e Israel concluyeron el acuerdo del Programa de Cooperación Individual.

“Israel y la OTAN han aprobado un plan a largo plazo de cooperación en 27 áreas diferentes” e “Israel es el primer país no europeo y el primero de Oriente Medio que coopera con la OTAN y busca un acuerdo bilateral con la organización” [33].

Además, es el único país (excepto Islandia) fuera de Europa que está incluido en la zona de responsabilidad del comando Europeo de Estados Unidos (como el vecino Egipto es la única nación africana que no está en el Comando de África). El Comando Central cubre el resto de Oriente Medio, como Egipto. Para los propósitos de la OTAN Israel (como los Estados del sur del Cáucaso de Armenia y Georgia, si no Azerbayán) es a todos los efectos una nación europea .

Como dijo la [entonces] ministra de Asuntos Exteriores israelí Tzipi Livni en el Seminario sobre la Transformación de la OTAN, el Diálogo Mediterráneo y las Relaciones entre la OTAN e Israel, celebrado en Herzliya el 24 de octubre de 2006, “la alianza entre la OTAN e Israel no sólo es natural [...] Israel y la OTAN comparten una visión estratégica común […]. Amenazas, dirigidas contra Israel y contra la comunidad moderada con valores occidentales sitúan a Israel más que nunca antes en el lado euro-atlántico. En muchos sentidos Israel es la primera línea de defensa de nuestro estilo de vida común” [34].

La conferencia de dos días fue organizada por Foro Atlántico de Israel y la División de Diplomacia Pública de la OTAN, y se celebro sólo dos meses después de que acabara el segundo ataque de Israel a Líbano que desplazó a 900.000 libaneses, una cuarta parte de la población de la nación.

En su comparecencia en el encuentro Livni reconoció que “no es […] un secreto que Israel preferiría que la fuerzas de la OTAN se implicaran en Líbano[…]. La OTAN es absolutamente esencial para hacer frente a estas amenazas estratégicas”. También afirmó que “Israel estará encantado de cooperar y de participar en iniciativas positivas locales y regionales de la OTAN, entre otras, el Diálogo Mediterráneo, la asociación global de ideas afines y la inclusión de Israel en el programa PFP (Asociación para la Paz) de la OTAN” [35].

La OTAN estaba representada por el vice-Secretario General Alessandro Minuto Rizzo, cuyo discurso enfocado a establecer la tónica del encuentro incluía: “Recientemente hemos acordado un Programa de Cooperación Individual o ICP (en sus siglas en inglés). Este programa es el primero de este tipo en el Diálogo Mediterráneo [...]. Hace sólo unas semanas un intercambio de cartas entre la OTAN e Israel creó el marco para la contribución israelí a Esfuerzo Activo […]. Será la primera contribución de una nación del Diálogo Mediterráneo y representa otro paso significativo tanto para la OTAN como para Israel.

El envío de un oficial de enlace israelí al Comando de la OTAN en Nápoles es una indicación más de la vitalidad de nuestra cooperación, como lo fue la demostración de un avión AWACS de la OTAN en Israel. Y por último, pero no menos importante, en el curso de este año Israel ha participado en dos importantes ejercicios militares OTAN/PfP en Rumanía y Ucrania” [36].

Un agente de la inteligencia israelí retirado dijo a una agencia de noticias estadounidense que el Programa de Cooperación Individual con la OTAN “autoriza 2.000 actividades conjuntas, tres veces el volumen de las operaciones abiertas a los países del Diálogo Mediterráneo” [37].

La misma fuente citaba al antes mencionado Oded Eran, representante de Israel en el Cuartel General de la OTAN, afirmando en alusión a cláusula de asistencia militar de la Alianza que lo que se había logrado era “un paraguas multilateral […].No necesitamos necesariamente el Artículo 5. El mero hecho de ser miembros de semejante organización nos da […] una especie de garantía” [38].

Para finales de 2006 la integración militar Israel-OTAN había pasado al estadio en el que al Estado judío se le concedió un acuerdo de asociación con el bloque militar occidental más avanzado que cualquiera de los concedidos a ninguna otra nación fuera de Europa.

La ministra de Asuntos Exteriores israelí pidió públicamente la inclusión de su país en el programa Asociación para la Paz de la OTAN, que recientemente ha preparado on éxito a otros doce Estados para convertirse en miembros de pleno derecho del bloque.

Tanto desde Occidente como desde Israel se han estado haciendo llamamientos para que éste se convierta en miembro de pleno derecho de la OTAN.

Se está defendiendo la extensión a Israel de la [cláusula de] protección del Articulo 5, limitada hasta el momento sólo a miembros de pleno derecho, con la inevitable implicación de que una coalición de las las naciones militarmente más poderosas del mundo, dirigidas por la autodesignada única potencia militar del mundo, tomaría represalias contra Irán si éste respondiera a un primer ataque israelí con misil. Puesto que Estados Unidos tiene estacionadas cientos de cabezas nucleares en bases de la OTAN en Europa, incluyendo la vecina de Irán Turquía, evocar la cláusula de protección de la OTAN podría provocar una conflagración nuclear.

La nación [Israel] ha sido promovida como eje de una nueva OTAN Global, como proclamó abiertamente el nuevo embajador estadounidense ante la Alianza, Ivo Daalder.

En 2007 un analista ruso advertía de las consecuencias de los acontecimientos arriba mencionados:

“Al admitir a Israel, Washington planea usar a la Alianza como instrumento para presionar a los Estados árabes y fortalecer su posición en Oriente Medio […]. Washington no planea restringir la expansión únicamente a admitir a Israel. La alianza desea atraer a India, Japón, Australia y Singapur […]. El que la OTAN siga expandiéndose indudablemente es una idea preocupante y peligrosa que podría dividir al mundo en grupos de países que se oponen unos a otros […]. Según la Carta de la OTAN, un ataque a un Estado miembro se considera una agresión contra todos los miembros de la Alianza [y] cualquier conflicto de Israel con sus vecinos podría convertirse en fuente de un conflicto regional a gran escala que podría evolucionar hacia una guerra global” [39].

Impertérritos ante tan graves consideraciones, incluso ante la amenaza de una guerra mundial, Washington, Bruselas y Tel Aviv siguieron con su colaboración militar conjunta.

En abril de 2007 seis barcos de guerra de la OTAN (de Alemania, Grecia, Italia, España y Turquía) atracaron en el puerto israelí de Eilat en el mar Rojo “para ejercicios conjuntos con el Destacamento Especial del Mar Rojo de la Armada” [40]. En efecto, la OTAN había extendido al mar Rojo su vigilancia naval total del mar Mediterráneo y operación de interdicción, Esfuerzo Activo, y más tarde establecería una presencia permanente en el Golfo de Adén y el mar de Omán.

“Han llegado a Haifa seis fragatas de la OTAN comandadas por un almirante turco […] para ejercicios conjuntos con barcos con misiles de la Armada israelí. Recientemente Israel ha estado reforzando sus relaciones la OTAN como parte de los preparativos para un futuro enfrentamiento con Irán” [41].

Tras la firma del Programa de Cooperación Individual (ICP, en sus siglas en inglés) el mes de noviembre anterior, en junio el Asesor de Política de Defensa y Planificación del Secretario General de la OTAN John Colston visitó Israel e invitó a la nación a proporcionar tropas para misiones internacionales de la Alianza. “Agradecemos enormemente el interés de toda una variedad de naciones por participar en operaciones dirigidas por la OTAN por todo el mundo. Actualmente hay entre siete y ocho mil soldados de naciones de la OTAN participando en misiones y una mayor participación siempre es bienvenida”. En palabras de Colson, soldados y otras contribuciones (presumiblemente para enviarlos a Afganistán en el primer caso) “completarían el marco del ICP con cooperación práctica”.

El alto cargo del OTAN confirmó los planes de su organización de “añadir a Israel al ‘concepto de capacidades opcionales’ con el objetivo de crear una mejor colaboración entre los ejércitos […] que establecería las bases para una potencial participación israelí en misiones dirigidas por la OTAN”.

Lo que supondrían estas misiones quedó indicado en el anuncio de Colson de que “acordamos compartir con Israel las lecciones de Afganistán para ganar y beneficiarnos mutuamente” [42].

JPEG - 21.9 KB
Tzipi Livni (ex agente del Mossad y posteriormente ministra de Relaciones Exteriores de Israel) en una reunión con el italiano Claudio Bisogniero, Delegado Secretario de la OTAN, durante un simposio diplomático de esta Alianza Militar en Israel, el 22 de octubre de 2007.

El vice-Secretario General de la OTAN Claudio Bisogniero visitó Israel en octubre para dos días de encuentros organizados por el Foro Atlántico de Israel. “Bisogniero y la ministra [israelí] de Exteriores Tzipi Livni hablarán ante el Segundo Simposio Anual OTAN-Israel en el Centro Interdisciplinario de Herzliya el lunes por la noche y al día siguiente habrá un Seminario sobre el papel de la OTAN en Oriente Medio”, una continuación del encuentro de dos días en 2006 en el que también intervinieron Livni y el predecesor de Bisogniero, Alessandro Minuto Rizzo. Bisogniero llegó sólo tres semanas después de asumir el cargo y su viaje coincidió con el primer aniversario del Programa de Cooperación Individual de Israel con la OTAN.

El Foro Atlántico de Uzi Arad dijo del evento: “Existe un proceso en evolución que Israel y la OTAN llevan a adelante juntos. La OTAN se está transformándose constantemente. Al igual que considera su papel fuera de Europa y Oriente Medio, considera la perspectiva de unas relaciones Israel-OTAN más estrechas” [43].

El comentario más significativo en el simposio vino de un jefe de Estado (de antes y futuro) israelí: “Al dirigirse al simposio del Foro Atlántico en Hertzliyah [...] el ex primer ministro Netanyahu urgió a la OTAN a aceptar a Israel como ‘miembro de pleno derecho’ para 2010” [44].

Al mes siguiente los jefes del Estado Mayor de Israel y Egipto (que siguió a Israel en entrar en un Programa de Cooperación Individual) participaron en una reunión con todos sus homólogos de los 26 Estados miembro de la OTAN. De hecho, “los jefes de Defensa de más de 60 países junto con el Comandante Supremo Aliado de la OTAN para Operaciones y el Comandante Supremo Aliado de la OTAN para Transformaciones asistieron, a varios niveles, a los Encuentros del Comité Militar de la OTAN” [45].

En diciembre una fuente india de noticias reveló más acerca de la cooperación cada vez mayor de la OTAN con Israel dentro del contexto de construir un Asia-Pacífico y más allá de una OTAN global. “India, así como Israel, Japón, Singapur, Australia y Nueva Zelanda, se reunirá con países de la OTAN en la base Nellis de las Fuerzas Aéreas en Nevada, Estados Unidos, por primera vez en junio-julio de 2008 para los simulacros de combate Bandera Roja” [46].

Aviones de guerra israelíes también participaron en los ejercicios de Bandera Roja de 2009.

Esto ocurrió con el telón de fondo de la petición de la condición de miembro de pleno derecho de la OTAN para Israel por parte del vice-primer ministro y ministro de Asuntos Estratégicos israelí Avigdor Lieberman (actual ministro de Asuntos Exteriores y vice-primer ministro), los candidatos pasado y futuro a la presidencia de Estados Unidos John Edwards y Rudolph Giuliani, el ex presidente español Jose María Aznar y otras destacadas figuras occidentales.

El columnista del New York Times Thomas Friedman, que ya en 2001 había escrito dos artículos urgiendo a la OTAN a hacerse con el poder en la franja de Gaza y en Cisjordania, en 2003 defendió que no sólo Israel sino también Egipto y el Iraq posterior a la invasión fueran bienvenidos como Estados miembro de la OTAN. Por cierto que en 2008 se hicieron eco en distintos grados del llamamiento de Friedman a la OTAN para sojuzgas a Palestina James Jones mientras era enviado especial estadounidense para Oriente Medio, Zbigniew Brzezinski y Brent Scowcroft. A principios de ese año el Jerusalem Post escribió acerca de Jones, antes comandante supremo de la OTAN y actualmente Asesor de Seguridad Nacional de la administración Obama, que “Estados Unidos está revisando la posibilidad de desplegar a las fuerzas de la OTAN en Cisjordania como una manera de aligerar las preocupaciones de seguridad de las IDF [ejército israelí]….El plan, dirigido por el enviado especial estadounidense a la región, general James Jones, se está presentando a los países europeos, a los que se podría pedir que contribuyeran con tropas a una fuerza multinacional en Cisjordania [47]”.

Otra fuente de noticias describía el plan en términos más francos: “A James Jones, un ex general del Cuerpo de Marines y comandante militar de la OTAN entre 2003 y2005, se le ha asignado la tarea de tomar el poder de la ocupación militar de los territorios ocupados de Palestina en favor de los intereses de seguridad de Israel. El plan para Cisjordania tratará de basarse en la experiencia del despliegue de las fuerzas de la UNIFIL [siglas en inglés de Fuerzas Provisiones de Naciones Unidas en Líbano], dirigidas por países de la OTAN, pero que implican a tropas africanas y de Asia también en el Sur de Líbano” [48].

Los planes de la OTAN van mucho más allás de la contingencia de patrullar las fronteras israelíes con Gaza y Cisjordania, e incluso de ocupar y subyugar territorios palestinos.

Un ex alto cargo del Departamento de Estado de la administración George H.W. Bush (en la Oficina de Asuntos Político-Militares), Bennett Ramberg, escribió hace casi dos años un artículo para uno de los principales periódicos estadounidenses con el título de “Un pacto Israel-OTAN”. Presentaba un escenario para una confrontación militar con Irán y vencer las defensas aéreas rusas en aquella nación. Entre las sugerencias del escritor se incluía: “Como en los últimos años la OTAN ha extendido su alcance internacional más allá del teatro europeo, la asociación de Israel se ha convertido en tema de discusión en Bruselas […]. La integración de Israel en la OTAN, posiblemente con una garantía de seguridad estadounidense aparte, proporcionará a Israel la defensa en profundidad que ha estado anhelando […]. Si Estados Unidos consintiera en proporcionar los aviones de combate sigilosos F-22, la capacidad de Israel aumentará. Igual de impresionantes son las bombas racimo suministradas por Estados Unidos que puede llevar el avión” [49].

En noviembre de 2008 el jefe del Estado Mayor israelí, teniente general Gabi Ashkenazi asistió a la reunión de la OTAN en Bruselas donde “expuso las amenazas estratégicas para Israel y pidió una mayor cooperación […]”.

Ashkenazi se dirigió a la vez a todos los jefes de Estado Mayor de los 26 Estados miembro de la OTAN y “presentó las diferentes amenazas al Estado de Israel, los desafíos estratégicos en Oriente Medio y el aumento del terrorismo global, así como la necesidad de una mayor cooperación entre Israel y los miembros de la OTAN para hacer frente a las amenazas compartidas” [50].

Al mes siguiente, en diciembre, a sólo unas semanas de ataque israelí Operación Plomo Fundido contra Gaza, la OTAN mejoró su Programa de Cooperación Individual con Israel. “El acuerdo permite un intercambio de información de inteligencia y de pericia sobre seguridad en relación a temas diferentes, un aumento de los ejercicios militares conjuntos Israel-OTAN y una mayor cooperación en la lucha en contra de la proliferación nuclear. También prepara el camino para una mejora de la colaboración en los campos de rearmamento y logística, y la vinculación electrónica de Israel con el sistema de la OTAN”.

La ministra israelí de Asuntos Exteriores Livni estaba presente en la firma del pacto y afirmó: “Las capacidades de Israel en relación a la seguridad son bien conocidas y consideramos el fortalecimiento de la cooperación entre Israel y el organismo de seguridad internacional como un objetivo estratégico que refuerza a Israel. Israel es una potencia internacional en lo que se refiere a su ejército y a su capacidad para luchar contra el terrorismo; todo el mundo lo reconoce y la ampliación de la cooperación entre Israel y la OTAN tal como se ha expresado esta mañana es una importante prueba de ello” [51].

El 8 de diciembre la OTAN acogió a una delegación de Foro Atlántico de Israel en su Cuartel General de Bruselas.

El 27 de diciembre Tel Aviv inició sus implacables ataques a Gaza, sobre los que abundan los informes sobre uso de bombas de fósforo blanco y de armamento con uranio empobrecido.

El entonces presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, el nicaragüense Miguel d’Escoto Brockmann, criticó la ofensiva por ser una violación del derecho internacional y afirmó :“Gaza está en llamas. La han convertido en un infierno en llamas” [52].

Una semana y media después de que empezara el ataque, una fuente de noticias rusa escribió que “los planificadores estadounidenses quieren transportar 3.000 toneladas de munición desde el puerto griego de Astakos al puerto israelí de Ashdod” y “en diciembre llegó por barco un envío aún mayor de armamentos, que incluían bombas guiadas por láser” [53].

En mitad del ataque y de la masacre el Secretario General de la OTAN Jaap de Hoop Scheffer llegó a Tel Aviv para pronunciar un discurso en el Foro Atlántico ilustrado por su opinión de que “ésta es una nueva OTAN”. En un artículo con ese título, el periódico israelí Haaretz publicó unas declaraciones de Scheffer que incluían lo siguiente: “La OTAN se ha transformado para afrontar los desafíos de hoy y de mañana. Hemos creado asociaciones por todo el mundo, desde Japón hasta Australia y Pakistán y, por supuesto, con los países importantes del Mediterráneo y el Golfo. [...] La Alianza está proyectando estabilidad en Afganistán, en Kosovo, en el Mediterráneo (con apoyo israelí) y en todas partes, incluyendo la lucha contra los piratas en la costa somalí, sin diluir en ningún modo nuestra tarea fundamenta de defender a los Estos miembro y las poblaciones de la OTAN. Por último, buscamos desempeñar nuevos papeles también en seguridad energética y ciber defensa. […] En 2005 y en 2006 Israel participó en dos ejercicios militares de la OTAN. Además, el Acuerdo entre al OTAN e Israel sobre Seguridad de la Información nos permite compartir inteligencia. […] En 2006 Israel decidió contribuir a la Operación Esfuerzo Activo de la OTAN en el Mediterráneo. [...] Israel ha sido el primer país que ultimó con la OTAN en octubre de 2006 un programa de cooperación individual muy detallado, que se revisó y mejoró el pasado noviembre” [54].

Scheffer se reunió con el primer ministro israelí Ehud Olmert y con la ministra de Asuntos Exteriores Tzipi Livni, y Livni y Scheffer “discutieron sobre medios de cooperación entre Israel y la OTAN en relación a la guerra contra el terrorismo y sobre métodos para impedir el contrabando en la franja de Gaza”, incluso mientras continuaban los combates” [55].

Olmert aseguró a Scheffer que “Israel permanece detrás de la OTAN y apoya firmemente su lucha contra el terrorismo, igual que nosotros esperamos que ustedes entiendan nuestra lucha contra el terrorismo ….”. También “discutió con él la situación el sur de Israel y en la franja de Gaza desde el inicio de la Operación Plomo Fundido” [56].

La página web de la OTAN también informó de que Scheffer se había reunido también con el ministro de Defensa Ehud Barak y con el actual primer ministro Benjamin Netanyahu. En su comparecencia ante el Foro Atlántico afirmó: “Israel ha sido el socio más entusiasta del Diálogo Mediterráneo y esto me dice que este país conoce muy bien el Diálogo y los beneficios que aporta” [57].

En marzo Livni devolvió el favor volando a Bruselas para reunirse con Scheffer.

Al mes siguiente la oficina Konrad Adenauer Stiftung de Jerusalén publicó los resultado de un estudio que había encargado sobre la actitud de los israelíes en relación a una intervención de la OTAN en Gaza y a la pertenencia como miembro de pleno derecho al bloque militar. El Jerusalem Post citaba las palabras del dr. Lars Hansel, presidente de la Konrad Adenauer Stiftung en Israel: “(Los israelíes) ven a los soldados alemanes desplegados en la costra libanesa…como una acontecimiento bien recibido. Estamos percibiendo claramente un cambio en el discurso en Israel respecto a esto” [58].

Un encuesta dirigida por un grupo de investigación israelí demostró el éxito que habían tenido los esfuerzos del Foro Atlántico de Uzi Arad y sus aliados: “Una mayoría de los entrevistados (54%) apoyó categóricamente que Israel fuera un miembro de pleno derecho en la OTAN (el 33% no). El apoyo aumentaba al 60% cuando sólo se contaban las respuestas de judíos. Casi dos terceras partes de los judíos israelíes apoyan enviar tropas de la OTAN a Cisjordania con una función de mantener la paz….Según el estudio, un 62% de los judíos israelíes apoyaba la presencia de tropas de la OTAN para mantener la paz en las zonas palestinas frente a un 34% que no. Pero este apoyo no se compartía entre los árabes israelíes que se oponían a la idea en un 44% frente a un 24%” [59].

Como una indicación de que las palabras podían ser trasladadas pronto a la acción, Haaretz escribió el pasado mes de abril que “la posibilidad de un ataque israelí contra un Irán nuclear [...] será una prueba de la voluntad de los Estados miembro de la OTAN de implementar el Artículo 5 de la convención del tratado [….]” [60].

Un análisis publicado por la Agencia de Noticias Xinhua de China el pasado mes de julio titulado “Israel presiona para mejorar sus relaciones con la OTAN” afirmaba que “noticias en los medios de comunicación israelíes esta semana sugerían que Israel está tratando de participar en varios ejercicios y operaciones clave con la OTAN y con miembros individuales de ésta en lo que queda de 2009. Sin embargo, esto parece sólo una parte de los planes de una integración gradual mucho mayor de Israel en la OTAN”. Y añadía: “Algunos informes sugieren que el deseo de Israel de cooperar con la OTAN y de aumentar sus ejercicios operacionales son una preparación mayor por parte de Israel para cualquier ataque a Irán” [61].

La misma agencia de noticias informaba en julio de que “dentro de unos meses las Fuerzas Aéreas Fsraelíes (IAF, en sus siglas en inglés) participarán en un ejercicio aéreo conjunto con un Estado miembro de la OTAN que todavía está por identificar” y citaba a “altos cargos de defensa israelíes que afirmaba que los ejercicios en el extranjero se utilizarían para ejercitar maniobras de largo alcance”. La fuente también mencionaba que “en 2007 aviones de guerra israelíes bombardearon lo que se sospechaba era un emplazamiento nuclear dentro de Siria. El pasado verano, más de cien aviones de las IAF sobrevolaron Grecia en un ejercicio que se ha considerado una prueba para un potencial ataque aéreo a instalaciones nucleares de Irán” [62].

El pasado verano, mientras Estados Unidos y la OTAN se preparaban para aumentar las tropas en Afganistán hasta más de 150.000 soldados, quedaron completamente al descubierto la completa reciprocidad y el rango geográfico de la cooperación militar entre Israel y la OTAN.

El presidente del Comité Militar de la OTAN, almirante Giampaolo Di Paola, hizo una visita de dos días a Tel Aviv para reunirse con dirigentes de las IDF y “para estudiar las tácticas y métodos de las IDF”, y “estaba estudiando las IDF para poder comprender mejor cómo tratar la actual guerra en Afganistán” [63].

Un alto cargo israelí de Defensa habló de una reunión entre el presidente del Comité Militar de la OTAN y el jefe del Estado Mayor israelí, el teniente general Gabi Ashkenazi: “Lo único que la OTAN tiene hoy en mente es cómo ganar en Afganistán. [Di Paola] estaba muy impresionado con las IDF, que son una fuente fundamental de información debido a nuestra experiencia operativa”.

Di Paola “señaló que la OTAN y las IDF se enfrentaban a amenazas similares, la OTAN en Afganistán e Israel en su guerra contra Hamás e Hizbolá” [64].

Israel ha adiestrado a tripulaciones checas de helicópteros en una base en el desierto para desplegarse en Afganistán y ha suministrado y ofrecido sus drones Heron a Canadá, Alemania y a otros Estados de la OTAN para su guerra en ese país.

Como otro presagio de lo que Bruselas y Tel Aviv están anticipando conjuntamente, si no planificando, en noviembre la OTAN patrocinó un curso de tres día en Haifa que proporcionó “profesionales del control de emergencias adiestrados para enseñar al personal y métodos de preparación ante situaciones de víctimas masivas. Estas situaciones incluyen todas las emergencias causantes de gran número de víctimas que requieren una organización y respuesta especial por parte de los servicios médicos locales, regionales y nacionales, y por parte de otros servicios” [65].

A principios de este mes el Comando Supremo Aliado de la OTAN y el jefe del Comando Europeo de la OTAN, el almirante James Stavridis, llegaron a la capital israelí para reunirse con “el jefe del Estado Mayor, teniente general Gabi Ashkenazi, con el vice-jefe del Estado Mayor, el general de división Benjamin Gantz, y con otros comandante. El almirante estaba acompañado de otros comandantes del Comando Europeo” [66].

La ocasión fue el último día de la Operación Juniper Cobra 10 de dos semanas, los más recientes y con mucho los mayores ejercicios conjuntos bienales entre Estados Unidos e Israel. Los del año pasado fueron a una escala sin paralelo, de hecho los mayores simulacros de guerra conjuntos entre ambos países. Participaron 1.400 soldados estadounidenses y 17 barcos de guerra en lo que probablemente son los más ambiciosos ejercicios integrados y escalonados de defensa de misiles que se hayan hecho en ningún sitio [67]. “Una cantidad sin precedentes de generales estadounidenses junto con 1.400 soldados estadounidenses participan con los más altos cargos de las IDF en los ejercicios militares Juniper Cobra de alto nivel cuyo objetivo son ’amenazas específicas’, según afirmó un comandante de la Armada estadounidense” [68].

La cantidad sin precedentes de ejercicios se produjo poco después de que la actual administración estadounidense anunciara sus planes de cancelar un proyecto del presidente George W. Bush de misiles de tierra de curso medio en el este de Europa a favor de lo que el 17 de septiembre el presidente Barack Obama afirmó eran “unas defensas más fuertes, más inteligentes y mas rápidas de las fuerzas estadounidenses y de los aliados de Estados Unidos”. Antes habían salido a la luz informes acerca de que Estados Unidos y la OTAN iban a abandonar el proyecto de basar en Polonia misiles interceptores de tierra y una instalación complementaria de radar en la República Checa, y en vez de ello desplegar en Israel, los Balcanes, Turquía y el sur del Cáucaso componentes para interceptar misiles mucho más móviles y a menudo no detectables [69].

Los ejercicios Juniper Cobra del año pasado fueron el claro aldabonazo de salida para el nuevo plan, que claramente había sido preparado con antelación.

El propósito oficial era proteger a Israel de posibles ataques iraníes con misiles, pero la verdad es muy diferente. Hace más de un año el Comando Europeo del Pentágono, cuyo comandante militar de mayor rango también es el comandante supremo de la OTAN, instaló un radar escudo de misiles en el desierto del Negev en Israel cerca de las instalaciones del programa nuclear de Israel en Dimona. El Radar Estadounidense Transportable de Banda-X Basado fuera de Estados Unidos tiene un alcance de 2.900 millas [4.300 kilómetros], mucho más de lo que se necesitaría para Irán, pero suficiente para cubrir toda Rusia occidental y la mayoría de la del sur.

Se asignó a la base ciento veinte miembros del personal militar estadounidense, las primeras tropas extranjeras estacionadas en Israel. [Los ejercicios] Juniper Cobra era la fase de prueba para despliegues globales de interceptores de misiles en Oriente Medio y más allá. La Casa Blanca y el Pentágono han descrito los nuevos planes estadounidenses para estar plenamente integrados en la OTAN para englobar toda Europa y el papel de Israel en estos planes es crucial. Los ejercicios con misiles de Estados Unidos e Israel del pasado otoño ayudaron a “Estados Unidos a trabajar su escudo de misiles europeo […] En las maniobras […] actuó Aegis, un sistema antimisiles de la Armada estadounidense que la administración del presidente Barack Obama planea desplegar en el este del Mediterráneo como primera parte del escudo de misiles para Europa anunciado el mes pasado” [70].

Como afirmó en aquella ocasión un oficial del ejército estadounidense presente para [los ejercicios] Juniper Cobra, “en una perspectiva más amplia, lo que los estadounidenses aprendan de estos complejos ejercicios ayudará a diseñar el escudo de defensa de la OTAN para Europa” [71].

A principios de este mes Israel anunció que había probado con éxito lo que él denomina su sistema antimisiles de corto y medio alcance Cúpula de Hierro, que está compuesto del recién desarrollado interceptor de misiles Flecha 2 y de Honda de David. El primer Flecha “se desplegó en 2000 y desde entonces Israel y Estados Unidos han llevado a cabo un ejercicio de defensa de misiles conjunto y bienal llamado Juniper Cobra para trabajar la integración de armas, radares y otros sistemas de los dos países” [72].

El pasado mes de mayo en la “primera reunión de altos cargos de Defensa israelíes con el nuevo personal de la administración Obama en el Pentágono” el Director General del ministerio de Defensa israelí, el general Pinchas Buhris, y sus homólogos en Washington, DC se anunció que Estados Unidos financiará un sistema avanzado de defensa de misiles Flecha 3. Israel y Estados Unidos también están desarrollando la Honda de David, un sistema de defensa de misiles con un alcance de entre 70 y 250 kilómetros para misiles de medio alcance. El sistema Flecha 3 será una versión de mayor alcance del sistema de defensa Flecha operativo actualmente en las IDF. Será capaz de interceptar misiles enemigos procedentes de altitudes mayores y lejos de Israel” [73].

En julio la Agencia de Defensa de Misiles del Pentágono trabajó conjuntamente con Israel para aprobar el sistema Flecha en un ámbito estadounidense en el océano Pacífico.

El presidente de la Agencia de Defensa de Misiles estadounidense, el teniente general de la Armada Patrick O’Reilly, declaró en relación a los ejercicios en el Pacífico que “la prueba permitirá a Israel medir su sistema avanzado Flecha contra un objetivo con un alcance de más de 620 millas (1.000 kilómetros), demasiado lejos para las pruebas Flecha previas en el este del Mediterráneo”.

Reuters citó las palabras de un alto cargo anónimo del Departamento de Defensa estadounidense que afirmaba: “La próxima prueba […] nos da la oportunidad de tener el sistema Patriot, el sistema THAAD [siglas en inglés de Defensa Terminal de una Área de Gran Altitud] y el sistema Aegis todos ellos interactuando con el sistema Flecha de manera que mientras ejecutamos la prueba estamos demostrando total interoperabilidad”. Los mismos cuatro sistemas de intercepción de misiles se usaron conjuntamente en los ejercicios Juniper Cobra de octubre y noviembre. [74]

Otros Estados de la OTAN también están ayudado en la construcción de misiles y militar en general para una potencial catástrofe en Oriente Medio, especialmente Alemania, que duplicará la cantidad de submarinos Delfín que ha suministrado a Israel. Se considera que estos submarinos son capaces de transportar misiles nucleares crucero israelíes para cualquier conflicto futuro con Irán. “Una flota mayor de submarinos Delfín permitiría a Israel la posibilidad de basar algunos en su puerto de Eilat en el mar Rojo, lo que proporciona un atajo hacia el Golfo. El pasado julio un submarino israelí cruzó el Canal de Suez Canal para un ejercicio fuera de Eilat, el primer despliegue de este tipo” [75].

El 11 de enero Haaretz escribió que “el ejército estadounidense doblará el valor del equipo de emergencia militar que almacena en territorio israelí y se autorizará a Israel a utilizar la artillería estadounidense en caso de una emergencia militar […]”. Citando [a la agencia] Defense News basada en Estados Unidos el periódico israelí añadía que “un acuerdo alcanzado el mes pasado entre Washington y Jerusalem ascenderá el gasto del engranaje militar a 800.000 millones de dólares. Esta es la fase final de un proceso que empezó hace más de un año para determinar el tipo y cantidad de armas y munición estadounidenses que se almacenará en Israel, parte de un más amplio esfuerzo estadounidense de almacenar armas en zonas en las que su ejército puede necesitar operar al tiempo que permite a los aliados estadounidenses hacer uso de la artillería en caso de emergencia”.

También reveló que “el trato permite a Israel acceder a un más amplio espectro de pertrechos militares y Estados Unidos está considerando qué forma de suministros militares se podrían añadir a los almacenes en Israel. Ya hay almacenados en el país misiles, vehículos armados, munición aérea y pertrechos de artillería” [76].

Estados Unidos, Israel y la OTAN se están preparando para acontecimientos trascendentales en Oriente Medio. Y no serán acontecimientos pacíficos.

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

[1] Jerusalem Post, 13 de enero de 2010.

[2] NATO’s New Strategic Concept.

[3] « Thousand Deadly Threats: Third Millennium NATO, Western Businesses Collude On New Global Doctrine », por Rick Rozoff, Stop NATO, 2 de octubre de 2009

[4] Jerusalem Post, 13 de enero de 2010.

[5] Ibid.

[6] « NATO In Persian Gulf: From Third World War To Istanbul », por Rick Rozoff, Stop NATO, 6 de febrero de 2009.

[7] Jane’s Defence Weekly, 10 de mayo de 2005.

[8] Ibid.

[9] Middle East Newsline, 21 de mayo de 2005.

[10] Makfax, 21 de abril 2005.

[11] Jane’s Defence Weekly, 12 de mayo de 2005.

[12] Jane’s Defense Weekly/Islamic Republic News Agency, 28 de junio de 2005.

[13] Jerusalem Post, 19 de junio de 2005.

[14] Jerusalem Post, 22 de julio de 2005.

[15] Atlantic Forum of Israel.

[16] Haaretz, 2 de marzo de 2009.

[17] Haaretz, 31de marzo de 2009.

[18] Haaretz, 20 de marzo de 2009.

[19] Ibid.

[20] Ynetnews, 1 de febrero de 2006.

[21] Wall Street Journal, 14 de febrero de 2006.

[22] German Marshall Fund, Ronald Asmus.

[23] Washington Post, 21 de febrero de 2006.

[24] « Does Israel Belong In the EU and NATO? », por Ronald Asmus y Bruce Jackson, Policy Review, 2005.

[25] Washington Post, 23 de mayo de 2004.

[26] Jewish Telegraphic Agency, 7 de marzo de 2006.

[27] Agence France-Press, 30 de mayo de 2006.

[28] Israel National News, 14 de junio de 2006.

[29] NATO, 22 de junio de 2006.

[30] Jerusalem Post, 26 de junio de 2006.

[31] Jerusalem Post, 23 de junio de 2006.

[32] Jewish Telegraphic Agency, 27 de junio de 2006.

[33] Israel Today, 17 de octubre de 2006.

[34] NATO, 24 de octubre de 2006.

[35] Ibid.

[36] NATO, 24 de octubre de 2006.

[37] United Press International, 26 de octubre de 2006.

[38] Ibid.

[39] Eduard Sorokin, « What Is Behind The US Plan For NATO Expansion? », Voice of Russia, 25 de septiembre de 2007.

[40] Jerusalem Post, 16 de abril de 2007.

[41] Jewish Telegraph Agency, 1 de abril de 2008.

[42] Jerusalem Post, 25 de junio de 2007.

[43] Jerusalem Post, 22 de octubre de 2007.

[44] Winnepeg Free Press, 30 de octubre de 2007.

[45] NATO, 19 de noviembre de 2008.

[46] The Asian Age, 20 de diciembre de 2007.

[47] Jerusalem Post, 20 de febrero de 2008.

[48] Arab Monitor, 8 de enero de 2008.

[49] Washington Times, 5 de julio de 2008,

[50] Agence France-Presse, 18 de noviembre de 2008.

[51] Haaretz, 2 de diciembre 2008.

[52] Press TV, 15 enero de 2009.

[53] Russia Today, 10 de enero de 2009.

[54] Haaretz, 10 de enero de 2009.

[55] Israeli Ministry of Foreign Affairs, 11 de enero de 2009.

[56] Arutz Sheva, 12 de enero de 2009.

[57] NATO, 11 de enero de 2009.

[58] Jerusalem Post, 22 de abril de 2009.

[59] Ibid.

[60] Haaretz, 3 de abril de 2009.

[61] Xinhua News Agency, 7 de julio de 2009.

[62] Xinhua News Agency, 6 de julio de 2009.

[63] Israel Today, 23 de noviembre de 2009.

[64] Jerusalem Post, November 20, 2009.

[65] NATO, 16 de noviembre de 2009.

[66] Israeli Defense Forces, 3 de noviembre de 2009.

[67] « Israel: Forging NATO Missile Shield, Rehearsing War With Iran », por Rick Rozoff, Voltaire Network, 5 noviembre de 2009.

[68] Arutz Sheva, 3 de noviembre de 2009.

[69] « U.S. Expands Global Missile Shield Into Middle East, Balkans », por Rick Rozoff, Stop NATO, 11 septiembre de 2009.

[70] Reuters, 22 de octubre de 2009.

[71] United Press International, 30 de octubre de 2009.

[72] Washington Post, 19 de septiembre de 2009.

[73] Jerusalem Post, 20 de mayo de 2009.

[74] Reuters, 14 de julio de 2009.

[75] Reuters, 14 enero de 2010.

[76] Haaretz, 11 de enero de 2010.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

China sacude la mesa del orden financiero mundial
CUMBRE DEL BANCO ASIÁTICO DE INVERSIONES EN INFRAESTRUCTURA
China sacude la mesa del orden financiero mundial
por Ariel Noyola Rodríguez
El ocaso de la OTAN
El ocaso de la OTAN
por Thierry Meyssan
«Siria está pagando el precio de su independencia»
Entrevista al presidente sirio Bachar al-Assad
«Siria está pagando el precio de su independencia»
por Bashar Al-Assad, Red Voltaire
 
La OTAN y el «golpe» turco
«El arte de la guerra»
La OTAN y el «golpe» turco
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Señal de Alerta
Denuncia penal en Migraciones-Ilo
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
Quien escucha a Don Nadie, es Don Ninguno
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
Guadalupe continúa sembrando Patria
Socios