Red Voltaire
AFRICOM

Somalia : la primera guerra de EE.UU. en África

Palabras como imperialismo no han perdido de su significación en pleno siglo XXI. Su más digno representante hoy en día son los EEUU con sus múltiples ejércitos estructurados por regiones interviniendo en los cinco continentes. Desde el año 2007 el Pentágono desarrolla la puesta en funcionamiento del AFRICOM, un comando unificado de operaciones militares en África para controlar las riquezas y las decisiones políticas en esa zona.

| Chicago
+
JPEG - 29.3 KB

Ver igualmente: AFRICOM: Control militar de EEUU sobre la riqueza de África (Proyecto Censurado 2008).
__________________________________________

Más de 43 personas han resultado muertas en la capital somalí de Mogadiscio durante dos días de combate entre fuerzas insurgentes de Shabab (al-Shabaab), que el 10 de marzo avanzaron hasta menos de dos kilómetros del palacio presidencial de la nación, y tropas del Gobierno Federal Transitorio respaldado por EE.UU. Los enfrentamientos sólo han comenzado.

El último embajador de EE.UU. en Somalia (1994-1995), Daniel H. Simpson, escribió una columna para el Pittsburgh Post-Gazette el 10 de marzo en la que planteó la pregunta: "¿Por qué, aparte de la acusación sólo ligeramente documentada de extremismo islámico en Shabab, vuelve EE.UU. a involucrarse en Somalia en este momento?”

Respondió señalando “Parte del motivo es porque EE.UU. tiene su única base en África en Djibouti, la antigua Somalilandia Francesa, en la costa relativamente cerca de Mogadiscio. El Comando África de EE.UU. fue establecido allí en 2008 y, ante la falta de disposición de otros países africanos para recibirlo la base en Djibouti se convirtió en el centro de operaciones para las tropas y los cazabombarderos estadounidenses en África.

“Bien provisto de dinero, a pesar de las costosas guerras en Iraq y Afganistán, el Departamento de Defensa obviamente se considera en condiciones de emprender una acción militar en África, en Somalia” [1].

Cumpliendo con el papel que se le ha asignado, el New York Times filtró planes militares de EE.UU. para la actual ofensiva en Somalia el 5 de marzo en un informe intitulado “EE.UU. ayuda a Somalia en su plan de volver a tomar su capital.” (Nótese que el Gobierno Federal Transitorio es presentado como Somalia propiamente dicha y Mogadiscio como su capital.)

El tono del artículo, por cierto, era de apoyo y aprobación de la justificación del Pentágono para la intervención directa en Somalia a un nivel no visto desde 1993 y de apoyo a las acciones por encargo vistas últimamente con la invasión etíope en 2006. El informe comenzó con una descripción de un avión de vigilancia militar que daba vueltas sobre la capital somalí y una cita del nuevo jefe de estado mayor de las fuerzas armadas de la nación, general Mohamed Gelle Kahiye: “Son los estadounidenses. Nos están ayudando”.

Después, “un funcionario estadounidense en Washington, quien dijo que no estaba autorizado a hablar en público” –una característica de la prensa libre de EE.UU.– fue citado, aunque no identificado, diciendo que se habían planeado, cuando no llevado a cabo, operaciones encubiertas de EE.UU., y “lo que se verá probablemente son ataques aéreos y Operaciones Especiales que llegan, atacan y se van” [2].

El New York Times también dio antecedentes sobre la actual ofensiva:

“Durante los últimos meses los consejeros estadounidenses han ayudado a supervisar el entrenamiento de las fuerzas somalíes que serán utilizadas en la ofensiva… Los estadounidenses han suministrado un entrenamiento clandestino para agentes de inteligencia somalíes, apoyo logístico para mantenedores de la paz, combustible para maniobras, información de reconocimiento sobre las posiciones insurgentes y dinero para balas y fusiles” [3].

Cuatro días después el general William (“Kip”) Ward, comandante del Comando África de EE.UU. (AFRICOM), testificó ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

En su introducción, el presidente del comité, senador Carl Levin, reforzó recientes intentos estadounidenses de expandir el alcance de la guerra Afganistán-Pakistán, la más mortífera y prolongada del mundo, hacia el oeste y el sur, señalando que “al-Qaida y violentos extremistas que comparten su ideología no se encuentran sólo en la región Afganistán-Pakistán sino en sitios como Somalia, Mali, Nigeria y Níger” [4].

En su informe formal Ward mostró una discreción semejante y expandió el área de “contraterrorismo” (CT) del Pentágono aún más lejos del Sur de Asia: “El Comando África de EE.UU. ha concentrado la mayor parte de sus actividades de refuerzo de capacidad CT en África Oriental en Kenia, Etiopía, Djibouti y Uganda, que –aparte de Somali – son países directamente amenazados por terroristas” [5].

También habló de la actual ofensiva del “gobierno de transición para recuperar partes de Mogadiscio” y declaró: “pienso que es algo que debemos hacer y apoyar” [6].

El senador Levin y el general Ward incluyeron ocho naciones africanos en la categoría ampliada de la Operación Libertad Duradera de la guerra afgana, países que van desde el extremo nororiental del continente (el Cuerno de África) al extremo oeste (el Golfo de Guinea rico en petróleo). Los militares de EE.UU. ya han participado en operaciones de contrainsurgencia en Mali y Níger contra rebeldes de la etnia tuareg, que no tienen vínculos concebibles con al-Qaida, lo que no se desprende de los comentarios de Levin.

Entre el sur de Asia y África está Yemen en la Península Arábiga. El informe del New York Times citado anteriormente recordó a los lectores que: “A EE.UU. le preocupa crecientemente el vínculo entre Somalia y Yemen.” Por cierto, tal como establecen los comentarios de Levin anteriormente citados, Washington (junto con sus aliados de la OTAN) está forjando un frente de guerra expandido desde Afganistán y Pakistán a Yemen y hacia África [7].

La extensión de la guerra del sur de Asia no ha dejado de ser observada en las capitales del mundo, y durante este año el analista político ruso Andrei Fedyashin comentó: “Agregando los cuatro frentes –si EE.UU. se lanzara a un ataque contra Yemen y Somalia– tendría que invadir un territorio igual a tres cuartos de Europa Occidental; y es difícil que tenga fuerza suficiente para eso” [8].

La tenga o no, es exactamente lo que la Casa Blanca y el Pentágono están haciendo. La única otra objeción que se podría presentar a la descripción del autor mencionado es que también limita severamente el frente de batalla propuesto.

En los últimos seis meses se han enviado tropas somalíes a Djibouti, Etiopía, Kenia y Uganda para entrenamiento de combate “y en su mayoría han vuelto a la capital, y esperan entrar en acción”.

Además “hay unos 5.000 mantenedores de la paz ugandeses y burundeses, 1.700 más están en camino y se espera que tengan un papel vital en el respaldo a las fuerzas somalíes en avance”New York Times, 5 de marzo de 2010.]].

En octubre pasado EE.UU. dirigió diez días de ejercicios militares en Uganda –Fuego Natural [10]– con 450 soldados estadounidenses y más de 550 de Burundi, Kenia, Ruanda, Tanzania y Uganda. Los soldados estadounidenses fueron desplegados desde Campo Lemonier, en Djibouti, sede de la Fuerza de Tareas Conjunta/Cuerno de África del Pentágono y de más de 2.000 soldados de EE.UU; el centro de operaciones de facto de AFRICOM.

Al realizarse las maniobras, un importante periódico en Uganda escribió que estaban “orientadas hacia la formación de la primera Fuerza Militar Conjunta del Este de África” [9].

Aparte de utilizar esta fuerza regional multinacional en Somalia, EE.UU. también puede desplegarla contra los rebeldes del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) en Uganda, el Congo y Sudán, y podría incluso emplearla contra Eritrea, Zimbabue y Sudán, las únicas naciones del continente africano que no están enredadas en algún grado en cooperaciones militares con Washington y la OTAN. (Libia ha participado en ejercicios navales de la OTAN y Sudáfrica ha recibido barcos de guerra del bloque.) [10]

Durante este mes, el periódico keniano The East African divulgó que “los legisladores estadounidenses están presionando por una ley que considere otra fase de acción militar para capturar a los rebeldes del Ejército de Resistencia del Señor”.

La fuente noticiosa agregó que la Ley de Desarme del LRA y de Recuperación del Norte de Uganda adoptada el año pasado por el Congreso de EE.UU. “requiere que el gobierno de EE.UU. desarrolle una nueva estrategia multifacética” y como tal la nueva ley en consideración “no será la primera vez que el gobierno de EE.UU. suministre apoyo al ejército de Uganda en la lucha contra el LRA”.

“EE.UU. ha estado respaldando a la UPDF [siglas en inglés de Fuerza de Defensa del Pueblo de Uganda] con logística y entrenamiento para combatir al grupo rebelde” [11].

El mes pasado se anunció que el Comando África de EE.UU. ha despachado fuerzas especiales para entrenar a 1.000 soldados congoleses en el norte y el este de su nación, donde el Congo limita con Uganda.

Se han citado declaraciones del ex diplomático de EE.UU. Daniel Simpson acerca de uno de los motivos de Washington para impulsar una nueva guerra dentro y alrededor de Somalia: probar las fuerzas terrestres y aéreas de AFRICOM en Djibouti para la acción militar directa en el continente.

Un informe de United Press International del 10 de marzo, publicado bajo la rúbrica de noticias energéticas, ofreció otra explicación. En un artículo intitulado “África del Este es la nueva zona álgida del petróleo”, la agencia noticiosa reveló que “África del Este emerge como el próximo boom del petróleo después de un gran descubrimiento en la Cuenca del Lago Alberto de Uganda. Se han encontrado otras reservas de petróleo y gas natural en Tanzania y Mozambique; se realiza exploración en Etiopía e incluso en Somalia, desgarrada por la guerra”.

La región es, en boca del director ejecutivo occidental de una firma que prospecta en busca de petróleo, “la última área con verdadero alto potencial en el mundo que no ha sido plenamente explorada” [12].

El artículo agrega: “Se estima que en la región del Lago Alberto, situado en el centro de África, entre Uganda y la República Democrática del Congo, hay varios miles de millones de barriles de petróleo. Es probable que sea el mayor campo en tierra hallado al sur del Desierto del Sahara en dos décadas.”

También habló de un “vasto territorio de 350.000 kilómetros cuadrados en Etiopía sin salida al mar que podría contener considerables reservas de petróleo. También se calcula que hay 4 billones de pies cúbicos de gas natural”.

Y, más pertinente al Cuerno de África:

“Un estudio de 1993 de Petroconsultants de Ginebra concluyó que Somalia tiene dos de las cuencas con más interés potencial para la producción de hidrocarburos en toda la región – una en la región central Mudugh, la otra en el Golfo de Adén. Análisis más recientes indican que Somalia podría tener reservas de hasta 10.000 millones de barriles” [13].

Aliados de Washington en la OTAN también están profundamente involucrados en la militarización de África del Este.

El 10 de marzo la OTAN extendió su operación naval Escudo Oceánico en el Golfo de Adén, frente a la costa de Somalia,que se prolongará hasta el fin de 2012, una extensión sin precedentes de 33 meses. El 12 de marzo el “Grupo Marítimo Permanente 2 de la OTAN se hará cargo de misiones del Grupo Marítimo Permanente 1 de la OTAN para la tarea de cuatro meses. El cambio aumentará la contribución de la OTAN de cuatro a cinco barcos…” [14].

En las mismas audiencias del Comité de Servicios Armados del Senado a las que se dirigió el comandante de AFRICOM William Ward, el Comandante Supremo Aliado en Europa de la OTAN, almirante estadounidense James Stavridis, “señaló que 100.000 soldados de la OTAN están involucrados en operaciones expedicionarias en tres continentes, incluyendo operaciones en Afganistán, frente a la costa de África y en Bosnia.” (Evidentemente quería decir Kosovo en lugar de Bosnia.)

Stavridis, quien es al mismo tiempo máximo jefe militar del Comando Europeo de EE.UU., dijo que “la naturaleza de lasamenazas en este siglo XXI [va] a exigir algo más que quedarnos sentados detrás de nuestras fronteras” [15].

También dijo que considera que “Irán es alarmante en muchos aspectos” y mencionó específicamente el “terrorismo patrocinado por el Estado, la proliferación nuclear y su proyección política en Latinoamérica” [16].

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, volvió recientemente de Jordania y el Estado del Golfo Pérsico de Bahréin, donde presionó a ambas naciones para que apoyen la guerra en Afganistán y las operaciones navales de la Alianza.

“El máximo responsable de la OTAN dijo [el 9 de marzo] que ha pedido a Jordania y a Bahréin que contribuyan a operaciones navales de la alianza de lucha contra el terrorismo y la piratería en el Mediterráneo Oriente y en el Golfo de Adén, al terminar una visita a los dos países. La OTAN quiere aumentar la cooperación con Estados árabes y musulmanes, porque los ve como importantes aliados en una serie de misiones, incluido el importantísimo despliegue en Afganistán” [17].

Respecto a los casi nueve años de la Operación Esfuerzo Activo del bloque militar occidental en todo el Mar Mediterráneo y su Operación Escudo del Océano en el Golfo de Adén, Rasmussen dijo: “Nos gustaría mucho fortalecer la cooperación (con Bahréin y Jordania) dentro de estas operaciones” [18].

Durante su estadía en Jordania estuvo fortaleciendo lazos militares con la cooperación del Diálogo Mediterráneo de la OTAN –Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Mauritania, Marruecos y Túnez– y en Bahréin reforzando la Iniciativa de Cooperación de Estambul que apunta a los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo: Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

Bahréin, Egipto, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos tienen personal militar que sirve bajo la OTAN en Afganistán.

A fines de febrero una delegación de las 53 naciones de la Unión Africana (AU) visitó el cuartel general de las Potencias Aliadas en Europa de la OTAN en Mons, Bélgica.

“La OTAN sigue apoyando la misión de la AU en Somalia (AMISOM) a través de la provisión a pedido de transporte estratégico por mar y aire para Naciones que Contribuyen Tropas a AMISOM. El último apoyo de transporte aéreo ocurrió en junio de 2008 cuando la OTAN transportó un batallón de mantenedores de la paz burundeses a Mogadiscio” [19].

El 10 de marzo AMISOM desplegó tanques para impedir la captura del palacio presidencial somalí por rebeldes.

El bloque de la alianza militar del bloque Noratlántico, que en los últimos años ha realizado ejercicios en gran escala en África Occidental, e inauguró su Fuerza de Reacción internacional en Cabo Verde en 2006, también apoya la “operacionalización de la Fuerza de Alerta Africana – la visión de la Unión Africana para un aparato continental de seguridad a disposición similar a la Fuerza de Reacción de la OTAN” [20].

En mayo la Unión Europea, cuyos miembros coinciden en gran parte con los de la OTAN y que está empeñada en una intensa integración con el bloque militar en una escala global [21], comenzará a entrenar a 2.000 soldados somalíes en Uganda.

El brigadier general Thierry Caspar-Fille-Lambie, oficial comandante de las fuerzas armadas francesas en Djibouti, dijo: “Las tropas somalíes serán entrenadas con las capacidades militares necesarias para ayudar a pacificar y estabilizar ese volátil país”.

Emitió esa declaración “en la ceremonia de clausura de cuatro semanas de entrenamiento operativo de 1.700 soldados ugandeses que serán desplegados” en Somalia en mayo. El embajador francés en Uganda dijo: “Los soldados de la UE trabajarán en estrecha colaboración con la UPDF para entrenar soldados somalíes” [22].

Los 2.000 soldados que serán entrenados por la UE representarán todo un tercio de un ejército somalí proyectado de 6.000 hombres.

Los planes de la tríada global EE.UU.-OTAN-UE incluyen un papel militar colectivo aún mayor en la nueva rebatiña por África. El 4 y 5 de marzo una delegación de AFRICOM se reunió con funcionarios de la Unión Europea en Bruselas, “en busca de cooperación de la UE en África,” específicamente en “áreas en las que la cooperación podría ser posible, sobre todo en la próxima misión de la UE para entrenar a soldados somalíes” [23].

Tony Holmes, el adjunto del comandante para actividades civiles-militares de AFRICOM, dijo “Somalia es un área en la que vamos a hacer mucho más, la Unión Europea ya está haciendo mucho y hará aún más…

“Somalia es muy importante para nosotros. La Unión Europea participa en el entrenamiento de somalíes en Uganda y eso es algo en cuyo apoyo podríamos trabajar estrechamente.”

La delegación de AFRICOM, incluyendo al general de división Richard Sherlock, director de estrategia, planes y programas, también discutió “cooperación en contraterrorismo con la UE en la región del Sahel, notablemente en Mauritania, Malí y Níger…” [24].

A fines de enero el jefe del Comité Militar de la OTAN, almirante Giampaolo Di Paola, dijo “que la Alianza está en discusión con un Estado del Golfo para enviar aviones AWACS para una misión de reconocimiento sobre Afganistán en apoyo de su misión en ISAF y también contra la piratería frente a Somalia” [25].

Para demostrar que la operación contra la piratería de la OTAN frente a la costa de Somalia tiene otros objetivos que los reconocidos, a comienzos de este año un portavoz de la OTAN anunció que el contingente naval del bloque en el Golfo de Adén “tiene ahora la tarea adicional” de intervenir contra un despliegue ficticio de combatientes somalíes a través del Golfo hacia Yemen.

El vocero, Jacqui Sheriff, dijo que “los barcos de guerra de la OTAN estarán atentos a cualquier cosa sospechosa” [26].

Es como si los combatientes somalíes de al-Shabaab no tuvieran otra cosa que hacer mientras EE.UU. prepara un asalto general en su contra en su patria.

Cinco días después del artículo en el New York Times que detalla los planes de guerra estadounidenses en Somalia, el Washington Times da seguimiento y agrega a ese informe.

Es “probable que” las operaciones de EE.UU. “sean la demostración más abierta de respaldo militar de EE.UU. desde la malograda Operación Devolver la Esperanza de 1992…”

“Aviones de vigilancia sin tripulación han estado dando vueltas sobre Mogadiscio en los últimos días, al parecer identificando posiciones insurgentes mientras el TFG [Gobierno Federal Transitorio] pone en orden sus fuerzas. Consejeros del ejército de EE.UU. han estado ayudando a entrenar las fuerzas del TFG, que han sido equipadas en gran parte con armas estadounidenses de un valor de millones de dólares, enviadas por avión a Mogadiscio durante las últimas semanas.”

El informe del periódico señala además: “No está claro cuándo comenzará la ofensiva. En las calles se rumorea que será en las próximas semanas…”

La campaña ya ha comenzado.

“Después de proteger Mogadiscio, la ofensiva, apoyada por milicias aliadas al gobierno, por lo menos por ahora, probablemente continuará contra al-Shaabab en el campo del oeste y el sur hacia la frontera con Kenia” [27].

Después de la capital, todo el país. Después de Somalia, la región.

La guerra no ha hecho más que empezar.

Traducido del inglés por Germán Leyens.

[1] Pittsburgh Post-Gazette, 10 de marzo de 2010.

[2] New York Times, 5 de marzo de 2010.

[3] Ibíd.

[4] Senate Armed Forces Committee, 9 de marzo de 2010.

[5] United States Africa Command, 9 de marzo de 2010.

[6] Senate Armed Forces Committee, 9 de marzo de 2010.

[7] “Estados Unidos y la OTAN expanden la guerra de Afganistán al Cuerno de África y el océano Índico”, por Rick Rozoff, Red Voltaire, 8 de enero de 2010; “Yemen: Pentagon’s War On The Arabian Peninsula”, por Rick Rozoff, Stop NATO, 15 de diciembre de 2009.

[8] Agencia rusa Novosti, 11 de enero de 2010.

[9] The Monitor, 14 de octubre de 2009.

[10] "AFRICOM Year Two: Seizing The Helm Of The Entire World", por Rick Rozoff, Voltaire Network, 23 de octubre de 2009.

[11] The East African, 1 de marzo de 2010.

[12] United Press International, 10 de marzo de 2010.

[13] Ibid.

[14] Stars and Stripes, 11 de marzo de 2010.

[15] United States Department of Defense, 9 de marzo de 2010.

[16] Ibíd.

[17] Deutsche Presse-Agentur, 9 de marzo de 2010.

[18] Ibíd.

[19] North Atlantic Treaty Organization. Supreme Headquarters Allied Powers Europe, 24 de febrero de 2010.

[20] Ibíd.

[21] “Unión Europea, OTAN y EE.UU. la alianza del Siglo XXI para la dominación global”, por Rick Rozoff, Red Voltaire, 19 de febrero de 2009.

[22] Agencia de noticias Xinhua, 13 de febrero de 2010.

[23] Europolitics, 5 de marzo de 2010.

[24] Ibíd.

[25] Kuwait News Agency, 28 de enero de 2010.

[26] Canwest News Service, 1 de enero de 2010.

[27] Washington Times, 10 de marzo de 2010.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

¿Cómo se manipula a los yihadistas? ¿Quién lo hace?
«Ante nuestra mirada»
¿Cómo se manipula a los yihadistas? ¿Quién lo hace?
por Thierry Meyssan
 Patente ruptura del G-20 en Brisbane
Patente ruptura del G-20 en Brisbane
por Alfredo Jalife-Rahme
Del "Plan Yinon" a la "Estrategia Yaalon"
El expansionismo israelí y la balcanización del Levante
Del "Plan Yinon" a la "Estrategia Yaalon"
por Alfredo Jalife-Rahme
Señal de Alerta
Caso Molina: ¿y cómo andamos por casa?
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
China inquieta a Estados Unidos
«El arte de la guerra»
China inquieta a Estados Unidos
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
¡Rommel venció a criminal asbesto!
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Putin se va del G20
Putin se va del G20
por Andreï Sorokin, Red Voltaire
 
Legislador Wilder Ruiz bota a asistente embarazada
Señal de Alerta
Legislador Wilder Ruiz bota a asistente embarazada
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Shanghái y Hong Kong: la nueva dupla bursátil
Shanghái y Hong Kong: la nueva dupla bursátil
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Juegos Asiáticos: Putin 2, Obama 0
«El arte de la guerra»
Juegos Asiáticos: Putin 2, Obama 0
por Manlio Dinucci, Red Voltaire