Red Voltaire

Caída de Damasco, paso previo a la de Teherán

Los “rebeldes” sirios no sólo atacan a los partidarios del gobierno de Bashar al-Assad, sino también a la oposición pacífica. En evidencia, la intervención de potencias occidentales en un país soberano, como también el uso de combatientes de Al Qaeda para derrocar regímenes incómodos a Washington. La caída de Siria, antecedería a la de Irán

+
JPEG - 189.1 KB

Existen pruebas claras y contundentes de que el levantamiento para derrocar al presidente Bashar al-Assad es un violento robo de poder dirigido por combatientes apoyados desde el exterior que han matado y herido a miles de soldados, policías y civiles sirios, a partidarios del gobierno y de su oposición pacífica.

La indignación expresada por políticos de Occidente, de los Estados del Golfo Pérsico y en los medios de comunicación sobre el asesinato de pacíficos ciudadanos sirios que protestaban por la injusticia, está, cínicamente, planificada para encubrir los informes documentados de la toma violenta de barrios, pueblos y ciudades a manos de bandas armadas que blanden ametralladoras y colocan bombas en las márgenes de los caminos.

La agresión a Siria está respaldada por fondos, armas y formación extranjeros. Sin embargo, debido a la falta de apoyo interno, y para tener éxito será necesaria la intervención militar extranjera directa. Por esa razón se ha montado una enorme campaña de propaganda y diplomática con el fin de demonizar al legítimo gobierno sirio. El objetivo es imponer un régimen títere y reforzar el control imperial occidental en Oriente Medio. A corto plazo ello aislará aún más a Irán en la preparación para un ataque militar de Israel y de Estados Unidos y, a la larga, eliminará otro régimen laico independiente aliado de China y Rusia.

Con el fin de movilizar el apoyo del mundo a esta toma de poder financiada por Occidente, Israel y los Estados del Golfo, se han utilizado diversos ardides propagandísticos que justifiquen otra violación flagrante de la soberanía de un país tras su exitosa destrucción de los gobiernos laicos de Irak y Libia.

JPEG - 234.2 KB

El contexto más amplio: la agresión en serie

La actual campaña occidental contra el régimen independiente de Bashar al-Assad forma parte de una serie de ataques contra los movimientos prodemocracia y contra los regímenes independientes desde el Norte de África hasta el Golfo Pérsico. La respuesta imperial-militarista al movimiento democrático egipcio, que derrocó la dictadura de Hosni Mubarak, ha sido respaldar la toma de poder de la Junta Militar y la campaña criminal de encarcelar, torturar y asesinar a más de 10 mil manifestantes a favor de la democratización.

Enfrentados a movimientos populares democráticos similares a los de otras partes del mundo árabe, los dictadores autocráticos del Golfo, apoyados por Occidente, aplastaron sus respectivos levantamientos en Baréin, Yemen y Arabia Saudita. La agresión se extendió al gobierno laico de Libia, donde potencias de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) lanzaron un bombardeo aéreo y marítimo masivo en apoyo de las bandas armadas de mercenarios destruyendo con ello la economía y la sociedad civil de Libia.

El despliegue de mercenarios mafiosos armados condujo a un ataque despiadado contra la vida urbana en Libia y a la devastación del campo. Las potencias de la OTAN eliminaron al régimen laico del coronel Muamar el-Gadafi y a él mismo asesinándolo y mutilándolo con sus mercenarios. La Organización supervisó las lesiones, el encarcelamiento, la tortura y la eliminación de decenas de miles de civiles partidarios del militar y político libio y funcionarios del gobierno. También respaldó al régimen títere cuando éste se embarcó en un sangriento pogromo contra ciudadanos libios de ascendencia africano-subsahariana, así como contra trabajadores inmigrantes africano-subsaharianos (grupos que se habían beneficiado de los generosos programas sociales de Gadafi). La política imperial de arruinar y gobernar en Libia sirve de “modelo” para Siria: crear las condiciones para un levantamiento popular dirigido por los fundamentalistas musulmanes, financiados y entrenados por mercenarios occidentales y por los Estados del Golfo.

JPEG - 251.5 KB

El sangriento camino de Damasco a Teherán

De acuerdo con el Departamento de Estado, el camino a Teherán pasa por Damasco: el objetivo estratégico de la OTAN es destruir al principal aliado de Irán en Oriente Medio. Para las monarquías absolutistas del Golfo el propósito es reemplazar una república laica por una dictadura teocrática vasalla; para el gobierno turco el propósito es fomentar un régimen dócil a los dictados de la versión del capitalismo islámico de Ankara, Turquía; para Al Qaeda y los aliados fundamentalistas salafistas y wahabíes, un régimen teocrático suní despojado de sirios laicos, alawíes y cristianos servirá como trampolín para proyectar poder en el mundo islámico; y para Israel, una Siria ensangrentada y dividida garantizará aún más su hegemonía regional. No fue sin previsión profética que el sionista estadunidense por antonomasia, el senador Joseph Lieberman, exigiera días después del ataque de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001: “Primero tenemos que ir a por Irán, Irak y Siria”, antes de considerar quiénes eran los verdaderos autores de los hechos.

Las fuerzas armadas antisirias reflejan una variedad de perspectivas políticas en conflicto ligadas únicamente por su odio común al régimen nacionalista, laico e independiente que ha gobernado la compleja y multiétnica sociedad siria durante décadas. La guerra contra Siria es la principal plataforma de lanzamiento para un resurgimiento del militarismo occidental que se extienda desde el Norte de África hasta el Golfo Pérsico, apoyada por una campaña sistemática de propaganda que proclama la misión democrática, humanitaria y “civilizadora” de la OTAN en nombre del pueblo sirio.

El camino a Damasco está lleno de mentiras

JPEG - 137.2 KB

Un análisis objetivo de la composición política y social de los principales combatientes armados en Siria desmiente cualquier afirmación de que el levantamiento persiga la democracia para el pueblo de ese país. El eje de la insurrección está integrado por combatientes fundamentalistas autoritarios. Los propios Estados del Golfo que financian a estos matones son monarquías absolutistas. Tras haber endosado un brutal régimen de gánsteres al pueblo de Libia, Occidente no puede reclamar ninguna “intervención humanitaria”.

Los grupos armados se infiltran en las ciudades y se sirven de los centros de población como escudos desde los que lanzan sus ataques contra las fuerzas del gobierno. En el proceso, expulsan a miles de ciudadanos de sus hogares, tiendas y oficinas que utilizan como puestos militares avanzados. La destrucción del barrio de Baba Amro, en Homs, es un caso clásico de bandas armadas que utilizan a civiles como escudos y como carne de cañón para la propaganda en la demonización del gobierno.

Esos mercenarios armados no tienen credibilidad nacional para el pueblo sirio. Una de sus principales fábricas de propaganda se encuentra en el corazón de Londres: el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el cual se coordina estrechamente, con los servicios de inteligencia británicos para producir historias espeluznantes y atroces y así agitar el sentimiento a favor de una intervención de la OTAN. Los reyes y los emires de los Estados del Golfo proporcionan estos combatientes. Turquía, las bases militares; y también controla el flujo transfronterizo de armas y el movimiento de los dirigentes del Ejército Sirio Libre.

Estados Unidos, Francia e Inglaterra ofrecen las armas, el entrenamiento y la cobertura diplomática. Yihadistas fundamentalistas extranjeros, incluyendo combatientes de Al Qaeda en Libia, Irak y Afganistán, han entrado en el conflicto. Esto no es una “guerra civil”. Es un conflicto internacional que enfrenta a una infame triple alianza de los imperialistas de la OTAN, los déspotas de los Estados del Golfo y fundamentalistas musulmanes en contra de un régimen nacionalista laico independiente.

El origen extranjero de las armas, de la maquinaria de propaganda y de los combatientes mercenarios revela el siniestro carácter imperial y “multinacional” del conflicto. En última instancia el violento levantamiento contra el Estado sirio supone una campaña imperialista sistemática para derrocar a un aliado de Irán, de Rusia y de China, aun a costa de destruir la economía y la sociedad civil siria, de fragmentar el país y de desencadenar prolongadas guerras sectarias de exterminio contra las minorías alawíes y cristianas, así como contra los partidarios del gobierno laico.

Los asesinatos y la huida masiva de refugiados no son el resultado de la violencia gratuita cometida por un Estado sirio sediento de sangre. Las milicias respaldadas por Occidente han cercado barrios por la fuerza de las armas, destruido oleoductos, saboteado el transporte y bombardeado edificios gubernamentales. En el curso de sus ataques han desbaratado servicios básicos esenciales para el pueblo sirio como la educación, el acceso a la atención médica, la seguridad, el agua, la electricidad y el transporte.

Por lo tanto en ellos recae la mayor parte de la responsabilidad por esta “catástrofe humanitaria” (de la que sus aliados imperiales y los funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas culpan a la seguridad y a las Fuerzas Armadas sirias). Las fuerzas de seguridad de Siria están combatiendo para preservar la independencia nacional de un Estado laico, mientras que la oposición armada ejerce violencia en nombre de sus amos extranjeros que le pagan desde Washington, Riad, Reino de Arabia Saudita, Tel Aviv-Yafo, Israel, Ankara y Londres.

El referéndum al régimen de al-Assad en marzo de 2012, atrajo a millones de votantes sirios desafiando las amenazas imperialistas occidentales y los llamamientos terroristas de boicot. Ello indica, claramente, que la mayoría de los sirios prefieren una solución pacífica y negociada y que rechazan la violencia mercenaria. El Consejo Nacional Sirio −respaldado por Occidente− y el Ejército Sirio Libre armado −por Turquía y por los Estados del Golfo− han rechazado rotundamente los llamamientos de Rusia y China para un diálogo abierto y las negociaciones que el régimen sirio ha aceptado.

La OTAN y las dictaduras de los Estados del Golfo están presionando a sus representantes para luchar por un violento “cambio de régimen” (una política que ha causado la muerte de miles de sirios). Las sanciones económicas de Estados Unidos y Europa están diseñadas para destruir la economía siria, a la espera de que la intensa privación impulse a una población empobrecida a los brazos de sus violentos subsidiarios. En una repetición del escenario de Libia, la OTAN propone “liberar” al pueblo destruyendo su economía, su sociedad civil y su Estado laico.

Una victoria militar occidental únicamente alimentará el creciente frenesí del militarismo. Alentará a Occidente, a Riad y a Israel a provocar una nueva guerra civil en Líbano. Después de destruir Siria, el eje Washington-Unión Europea-Riad-Tel Aviv avanzará a una confrontación mucho más sangrienta contra Irán.

La horrible destrucción de Irak, seguida del colapso posbélico de Libia proporciona un patrón aterrador de lo que le espera al pueblo sirio: un abrupto desmoronamiento de su nivel de vida, la fragmentación de su país, la depuración étnica, el gobierno sectario y fundamentalista de bandas mafiosas; y la inseguridad total de la vida y de la propiedad.

Al igual que los “izquierdistas” y “progresistas” declararon que el brutal ataque despiadado contra Libia era la “lucha revolucionaria de demócratas insurgentes” alejándose después y lavándose las manos de la sangrienta secuela que ha dejado la violencia étnica contra los libios negros, repiten los mismos llamamientos a favor de una intervención militar contra Siria.

Los mismos liberales, progresistas, socialistas y marxistas que están pidiendo a Occidente que intervenga en la “crisis humanitaria” de Siria, desde sus cafés y sus oficinas en Manhattan y París, perderán todo interés por la orgía sangrienta de sus victoriosos mercenarios después de que Damasco, Alepo y otras ciudades sirias hayan sido bombardeadas por la OTAN hasta la rendición.

[TEXTO PARA TWITTER: OTAN va por Siria… Y luego por Irán]

Fuente: Revista Contralínea 280 / 15 de abril de 2012

15 de abril de 2012

Cuba, único país de América Latina sin problemas de drogas / Crisis humanitaria en Sudán / Gobierno federal gasta 10.8 mil MDP en armamento / Pemex encubre pérdida por más de 398 mil MDP / Programa agrario de la mujer: sin justificar 117 millones / México se alinea a EU / Caída de Damasco, paso previo a la de Teherán / Los vientos renovadores del Sur / Ahora Calderón le echa la culpa a Dios / Calderón de cuerpo entero... y desnudo / 28 millones de mexicanos en pobreza alimentaria / Yacimientos transfronterizos: los aspectos técnicos / Religiosidad, estado y "valores" / Migrantes, invisibles en la Cumbre EU-Canadá-México / A replantear el movimiento obrero / Medio Ambiente, ¿No lo reconoces?

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Señal de Alerta
Perú: robos noticiosos; robos “intrascendentes”
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡PPK quiere zurrarse en Estado de Derecho!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
Sra. Luz Salgado: ¡no todos son hipócritas!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
¿Indulto o vacancia?
por Herbert Mujica Rojas,Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
Visita papal y peculado en forma de malversación de fondos
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
Replanteo de modelos para devolver el poder al pueblo
por Miguel del Castillo, Socios
 
Páginas Libres
¡Kuczynski delinque ordenando se tramite indulto prohibido!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios