Red Voltaire
¿Es posible la paz?

Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria

Hace ya varios años atrás un intelectual italiano advertía del gran desafío que representa para las sociedades civiles, para los ciudadanos comunes y corrientes en cualquier parte del mundo, el desafío frente al control y manipulación de la información por grupos comerciales ligados a poderes supranacionales y financieros. Él se hacía la pregunta si nuestras sociedades civiles, si el pueblo en su conjunto serían capaces de resistir al engaño y no caer en la trampa o, serían tal vez, —y desgraciadamente— completamente dominados y controlados por esta maquinaria de desinformación, que se desenvuelve muy bien en un sistema que emplea eficazmente elementos de democracia y libertad. Nuestro colega Mikel Itulain hace un balance de la situación utilizando el caso sirio.

+
JPEG - 36.3 KB

En el nuevo ataque internacional que se está llevando a cabo ahora contra Siria, se repiten las tácticas empleadas contra Libia. De momento no han podido bombardear el país porque ha habido una fuerte oposición internacional expresada en el movimiento de países no alineados, que representan, sus miembros y miembros observadores, a más del 60% de la población mundial y que está encabezado en Naciones Unidas a través de Rusia y China.

No obstante, la desinformación, falsificación y ocultación de datos y hechos, no diciendo la verdad sobre la autoría de crímenes o silenciándolos, y especialmente también sobre el origen y autoría de la guerra, se han hecho cotidianas en los medios de comunicación. Se vuelve, como es habitual, a la versión de blanco y negro para que no haya una reflexión y análisis serio sobre la situación real.

Aunque estos medios lo han tratado de ocultar, el actual presidente sirio cuenta con un considerable respaldo popular y está siendo apoyado incluso por los opositores democráticos en la lucha contra cualquier injerencia militar extranjera, que no quiere decir a favor expresamente de él, ya que ven el peligro del triunfo por la violencia de los radicales islámicos, como ocurrió en Libia. [1] Y nos guste o no, son los sirios quienes tienen que decidir su futuro, sin injerencias externas violentas.

Pero la prensa y las televisiones trataron de manipular los hechos, falsificándolos, así mostraban imágenes de grandes manifestaciones que supuestamente se oponían al presidente Assad cuando en realidad eran a favor de él. En las fotos siguientes se muestran algunos ejemplos de estas falsificaciones.

En las fotos 1 y 2 se ve como importantes manifestaciones en favor del presidente sirio se catalogaban como protestas contra el actual gobierno. En ellas se pueden ver claramente imágenes del presidente Assad y de la bandera oficial siria, la explicación está a pie de foto:

JPEG - 44.1 KB

Foto 1: de Europa Press, publicada en varios medios. Ej. Público: 1.8.2011. [2] Indicando que: “Ciudadanos sirios salen a la calle para protestar sobre el Gobierno”, pero la manifestación es en realidad a favor de Assad.
Tomada de LibreXpresion.org, donde se ha iluminado la cara del presidente Assad para que se vea más claramente todavía la manipulación.

JPEG - 41.6 KB

Foto 2: Manifestación contra el gobierno sirio [Según ABC], diario español ABC. 22.06.2011. [3]
Aunque en realidad es a favor de él, se aprecian muchas fotos de Assad, el presidente, además de las dos estrellas de la bandera oficial siria, así como el color rojo de su banda superior; la de los llamados rebeldes, la antigua bandera colonial, tiene tres estrellas rojas y el color de su banda superior es verde. Todo esto también se aprecia en la foto superior.
_________________

El fraude periodístico resulta hasta descarado y en cierto modo es un insulto a la inteligencia de sus lectores, ya que los toman por ignorantes o tal vez por demasiado estúpidos como para no saber identificar a la bandera siria o las fotos de su presidente actual.

Otro aspecto destacado en lo que se comenta a través de prensa, radio y televisión, es que continuamente hablan de matanzas de civiles por parte del gobierno, pero no muestran evidencias. Para dar las referencias recurren a fuentes directamente relacionadas con los opositores que tratan de derrocar el régimen, opositores que viven fuera y están financiados desde fuera por Estados Unidos y Gran Bretaña, como bien describía el periodista británico Charlie Skelton, en un artículo poco común en The Guardian. [4]

Una de esas fuentes, que tanto usan los canales y prensa, aparece de forma constante, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Esta organización, con una persona en ella, Rami Abdelrahman, y con base solo en Londres, por lo que no está presente directamente en Siria, tiene una estrecha relación con las administraciones británica y norteamericana. Ver el informe de Tony Cartalucci sobre esta supuesta «ONG» y otras similares que dicen representar a Siria: ONGs sirias trabajando directamente con el gobierno británico —Syrian NGOs working directly with british government—. [5]

Este conglomerado de organizaciones supuestamente humanitarias están vinculadas a la NED (National Endowment for Democracy), que defiende los intereses del mundo de los grandes negocios estadounidenses; y están financiadas por las corporaciones económicas y financieras, junto con el Departamento de Estado de EE.UU. o también por la UE o Gran Bretaña.
De ahí se entiende de dónde están recibiendo la información real los medios y qué fin tiene. Tanto EE.UU. como Gran Bretaña no están buscando una solución democrática real, porque de hecho están apoyando otra vez a los extremistas islámicos que están inundando de terror el país.

Los sucesos en la ciudad siria de Homs son otro ejemplo del tipo de propaganda de guerra que se está haciendo: aquí los grandes medios de comunicación solo hablaban de una horrible masacre de civiles que eran bombardeados por el gobierno sirio, el régimen, pero no decían nada que allí estaban esas organizaciones de «rebeldes» masacrando a civiles, no solo a soldados del ejército.

La revista alemana Der Spiegel informaba sobre algo de lo que no se hablaba prácticamente nada en la prensa corporativa: en entrevistas realizadas a estos «rebeldes», ellos les confesaban sus fechorías, por ejemplo Abou Rami Rafik Husein, «quien reconoció que desde el verano pasado su cuadrilla mató a tiros a 150 personas, y dijo que la cuadrilla del entierro en la que opera Husein, mató entre 200 y 250 personas». [6]

Bien, la versión de los medios en España de los hechos de Homs se enfocaba en una misma dirección en sus titulares, otra vez sin evidencias que lo mostrase: «Los rebeldes sirios denuncian una matanza de mujeres y niños en Homs», titulaba el diario madrileño El País el 13.3.2012; otro diario español el ABC, el 12 de marzo indicaba prácticamente lo mismo: «Los rebeldes denuncian una nueva masacre en Homs: 47 mujeres y niños asesinados». Y aunque en el artículo aparecía que el gobierno acusaba también a los llamados rebeldes, esto se mostraba con menor profusión.
El titular culpabilizaba al gobierno de la matanza de niños, denunciado por los «rebeldes», que no eran en ningún momento calificados como terroristas, cuando en otros casos, como en el caso palestino, este adjetivo aparece de inmediato, y siempre se justifica la acción del ejército israelí, aunque constituya un claro crimen de guerra.

En el caso sirio, como en el libio, las evidencias están mostrando que estos grupos armados por el exterior no son sino mercenarios sin escrúpulos al servicio de un poder mayor; estamos hablando de auténticos terroristas, cuyo único objetivo es ese, aterrorizar a la población, que no los apoya, para obtener objetivos económicos y políticos. Pero en modo alguno vemos esa calificación hacia ellos en la prensa o en la televisión, que sería en este caso rigurosa y apropiada; y esto es así porque están sirviendo a los intereses de la élite económica de los países occidentales.

Respecto a la situación de Homs, se informó que el gobierno Assad mostraba su crueldad bombardeándola, sin mostrar tampoco evidencias claras sobre ello, lo que no decían era que en zonas de la ciudad estaban las organizaciones islamistas fuertemente armadas, con armamento pesado que podía destruir los tanques. Motivo por el que el ejército no podía hacer una incursión directa. Una imagen de la agencia de noticias Reuters circuló con todo el descaro por los medios, indicando en ella que «los tanques del Ejército recorren las calles en ruinas de Homs» (Público, 7.2.2012). Y era con descaro porque los tanques se ven en la foto claramente destrozados y reventados por la acción de misiles, algo que no se mencionaba en los artículos y que muestra que los fundamentalistas estaban muy bien armados, con armamento muy sofisticado y caro, como los misiles antitanque Milan. [7] Poniendo en evidencia una vez más la naturaleza de la oposición siria y quién está detrás de ella.

JPEG - 33.9 KB
Imagen de Reuters comentada.

Igualmente otros dos importantes diarios españoles, El Mundo (23.9.2011) y La Vanguardia de Barcelona (23.9.2011), que también están en esta línea de causar indignación y alarma en los ciudadanos occidentales mediante dramáticos titulares, denunciaban que una mujer joven, Zeinab al-Hosni, había sido: «decapitada, mutilada y despellejada en una cárcel siria», tras ser secuestrada por las fuerzas de seguridad sirias también en Homs y citaban que lo había denunciado Amnistía Internacional. Un crimen horrible que causaba indignación, como los que presuntamente se produjeron en Bélgica por parte de los alemanes en la Primera Guerra Mundial, pero como aquellos resultó ser falso; y esto no lo descubrieron los medios citados o la propia Amnistía Internacional, sino que lo emitió una cadena que les hace la competencia a nivel internacional, Russia Today, donde se mostraba a la chica, Zeinab, viva en un video y denunciando que se hubiese utilizado su imagen para crear esa historia.
«A veces los mártires sirios “resucitan”», indicaba la cadena internacional el 6 de octubre de 2011.

El diario El País, como otros medios de comunicación españoles, es aparentemente una fuente continua de contradicciones, al hablar frecuentemente en nombre de la libertad y de la paz y promover al mismo tiempo actuaciones completamente contrarias a ellas, porque estos medios han estado apoyando de forma decidida, y descarada, a los islamistas radicales que han arrasado Libia y que ahora están atacando Siria.

No hay más que ver la siguiente falsificación de la realidad siria y el apoyo dado a una intervención militar extranjera y a los «rebeldes sirios» (en realidad extremistas islámicos vinculados al terrorismo, la mayoría de ellos extranjeros y buena parte pertenecientes a Al Qaeda) [8] , que se hizo en su editorial del 3 de agosto de 2012, que titulaban, La batalla por Alepo:
Las dimensiones de la guerra civil siria y su insoportable asimetría hacen inaplazable una intervención exterior que vaya más allá del envío de armas a los rebeldes por Turquía y Catar o de la ayuda menor de la CIA autorizada por un ambiguo Obama. Como toda fuerza de origen popular, los insurgentes sirios, pese a su arrojo, carecen del armamento y la disciplina necesarios para derrotar a un Ejército pertrechado y con licencia para aniquilar a sus compatriotas. La parálisis occidental, alimentada por los riesgos a corto plazo, ha acentuado las dimensiones del horror. Estados Unidos en particular, tras casi un año de estériles iniciativas diplomáticas, certificadas ayer con la renuncia de Kofi Annan, debe ponerse al frente de ese esfuerzo y establecer una cooperación formal con el Ejército Libre de Siria.

Los llamados «insurgentes sirios» no son sino principalmente mercenarios islamistas venidos desde el exterior y pagados, formados y armados también desde el exterior, por EE.UU. y sus aliados en Europa y por las dictaduras del Golfo: Arabia, Catar o Bahréin, junto con otros parecidos como Turquía o Jordania; solo tienen en Siria el apoyo de una pequeña fracción sunita siria muy fanatizada. La mayoría de la población siria los rechaza, por eso están siendo derrotados una y otra vez, pese a la abundante financiación y al armamento sofisticado que poseen. Una cosa es la opinión que tengan los sirios de su gobierno, que ellos tendrán que decidir, y otra muy diferente apoyar a lo que no son otra cosa que terroristas fanáticos armados y pagados desde el extranjero, que van a destruir si pueden la tolerancia en el país, especialmente contra los que no se someten a su religión y dictados, como ha sucedido con la persecución a cristianos, y van a convertir al país de nuevo en una colonia explotada desde el exterior. [9]

Además, las atrocidades que estaban cometiendo la milicias islamistas en Alepo [10] no les han granjeado muchas amistades, salvo las de los medios de «comunicación» corporativos. En realidad parece que la población de Alepo y de otras localidades mostró una gran alivio y júbilo cuando los fundamentalistas armados fueron expulsados, como se muestran en videos emitidos; y seguramente no por amor al gobierno, o no solamente por ello, sino seguramente por un rechazo contundente al terrorismo yihadista tan utilizado por occidente para destruir países y sociedades seculares. [11]

En el caso de la conocida como la masacre de Houla, la prensa y los canales europeos y estadounidenses volvieron a acusar de su responsabilidad al gobierno, no amparándose, otra vez más, en evidencias. La BBC manipuló fotos del fotógrafo Marco Di Lauro que había tomado en Irak en el año 2003 para hacerlas pasar por una enorme matanza en Houla. El fotógrafo denunciaba:

«Por lo que estoy realmente asombrado es que una organización de noticias como la BBC no compruebe las fuentes, y esté dispuesto a publicar cualquier foto enviada por cualquiera: Un activista, un periodista, un ciudadano o quien sea.» [12]

Parece que estaban deseosos de buscar una gran masacre con la que tener la excusa para justificar un ataque militar de la misma OTAN, además usando las imágenes de una carnicería enorme de la que los propios medios occidentales eran muy responsables, la de Irak. Por otra parte también, las investigaciones daban una versión muy diferente a la inicialmente mantenida por los llamados medios de comunicación, que hablaban de un bombardeo del ejército. En los cuerpos no se veían los efectos de las explosiones de las bombas, sino principalmente disparos a corta distancia y cortes con cuchillo, algo atroz. [13]
Más tarde culpabilizarían a milicias progubernamentales, como hacía el propio diario madrileño El Mundo el 3 de junio de 2012: «Yo vi la matanza de Hula», pero las investigaciones sobre el lugar volvían a contradecirlos, como la llevada a cabo por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, que indicaba la actuación del FSA (el Ejército Sirio Libre) detrás de estas masacres, contra familias que no los apoyaban. [14]

La falta de escrúpulos para manipular la realidad no conoce límites en estos mass media, así el diario austriaco de mayor tirada, el Kronen Zeitung, con alrededor de tres millones de lectores diarios, publicó una foto donde aparentemente se mostraba a un hombre llevando un bebé y a una mujer con burka huyendo de algún lugar de Siria asolado por la guerra.

Sin embargo, se descubrió más tarde que era una falsificación hecha con el programa Photoshop, colocando a las personas de una foto que estaban andando en una esquina de un lugar normal sobre el fondo de un bloque de viviendas destruidas y asolado con grandes daños. [15]

JPEG - 76.2 KB
Foto inferior: original de Argentur EPA del 26.7.2012. Foto superior: manipulada por el diario Krone Zeitung para vender una guerra.

Los grandes medios corporativos occidentales, que representan a los intereses económicos de las transnacionales y al sector financiero, han seguido un guion muy similar en Siria respecto a lo realizado en Libia, ya que Siria tampoco está ofreciendo la sumisión o los servicios que pide este poder económico mundial. También hay otras cadenas mediáticas como la televisión de Qatar Al Jazeera, en manos de la dictadura catarí y enemigos acérrimos de Siria y también de Libia, que han emitido una información tan sesgada y censurada para justificar un ataque militar, que llevó a la plantilla de periodistas del canal en Beirut a dimitir.

El corresponsal, Ali Hashem, denunció por fin su hartazgo ante la negación de la cadena a emitir las imágenes en las que se veía un combate armado entre los islamistas y el ejército y las muertes provocadas en Bahréin por la represión de las protestas. El periodista y autor de Al Jazeera, Afshin Rattansi, indicaba que:

Es muy preocupante oír como Al Jazeera se está convirtiendo ahora en este actor regional para la política exterior en una forma que alguien probablemente diría que la BBC y otros han estado durante décadas.

La forma que Al Jazeera ha cubierto la historia de Siria es completamente parcial. [16]

En realidad sí es muy preocupante ver realizar a los medios de comunicación este papel de justificar o promover guerras o ataques militares por motivos comerciales. Han conseguido deformar tanto la realidad y polarizarla de tal modo, que resulta incluso difícil hablar con muchas personas, incluso cultas, con normalidad y objetividad sobre asuntos internacionales.
La desinformación mediática causa estragos en una sociedad.

La falta de libertad y de valentía de las corporaciones mediáticas la muestran muy bien también David Edwards y David Cromwell, en su importante trabajo: Los guardianes del poder, el mito de la prensa progresista. En él comentan como un periodista de la BBC, John Leyne, le preguntaba al ministro sirio de emigración en el año 2005 lo siguiente:

«¿Está el presidente dispuesto a plantar cara a la fortuna y al poder del puñado de gente –por todos conocido en esta sala- dueño de la mayor parte de la riqueza de Siria?» [17]

La respuesta que dan estos dos autores es inmediata ante la hipocresía del periodista:

Resultaría inconcebible que un periodista de la BBC hiciera una pregunta semejante en una conferencia de prensa en los Estados Unidos o en Gran Bretaña. [18]

¿Se imaginan una pregunta así a Obama, Cameron o Rajoy?: ¿A ver si iban a plantar cara ellos a las grandes fortunas y al puñado de poderosos que controlan el país? Imposible. Aquí se ve claramente cuál es la libertad, la parcialidad y la hipocresía existentes; y cuál es la misión de esos grandes medios de comunicación.

¿Por qué no denunciar y plantar cara a esas grandes fortunas que no solo poseen la mayor parte de la riqueza en Estados Unidos, Gran Bretaña o España, sino que además atacan, invaden y destruyen otros países para quedarse con la riqueza y bienes de estos? El silencio que sigue a esta pregunta suele ser ensordecedor.

Fuente: Mikel Itulain / Red Voltaire, 6 de septiembre de 2012.
http://miguel-esposiblelapaz.blogsp...
¿Es posible la paz?

[1] Boris Dolgov. What Is Really Going On In Syria: Insider Update. Red Voltaire, 30.01.2012.

[2] LibreeXpresion.org. Siria: Público intenta hacer pasar manifestaciones pro-gubernamentales como protestas de signo contrario OTRA VEZ. 1.8.2011.

[3] Siria pide sugerencias en internet para completar la Ley de Partidos. ABC. 22.6.2011.

[4] Charlie Skelton. «The Syrian opposition: who´s doing the talking?» diario británico The Guardian. 12.7.2012

[5] Tony Cartalucci. Syrian NGOs working directly with british government. Land Destroyer Report, 26.12.2011.

[6] Der Spiegel: Los armados en Homs mataron a cientos de secuestrados y los enterraron en fosas secretas. 6.4.2012. Tercera Información.

[7] Free “Syrian” Army stronghold equipped with Milan missiles. Voltaire Network. 16.2.2012.

[8] a) Pepe Escobar. Confirmado la mayoría de los "rebeldes sirios" son contras mercenarios extranjeros. Red Voltaire. 2.8.2012..
b) Thierry Meyssan, Ejército Sirio Libre: ¿revolucionarios o contras?, Red Voltaire 26.7.2012.
c) Charlie Skelton. Op.cit.
d) Mahdi Darius Nazemroaya. Libya: Human rights impostors used to spawn NATO’s fraudulent war. http://www.voltairenet.org/Lybia-Hu...
e) Suha Mustafa. Kossayr: así empezó todo.http://www.voltairenet.org/Kossayr-...
f) Michel Chossudovsky. Syria: NATO next "humanitarian" war?
g) Tony Cartalucci. Ending Syria´s violence

[9] Pepe Escobar. Confirmado la mayoría de los "rebeldes sirios" son contras mercenarios extranjeros. Red Voltaire. 2.8.2012.

[10] Syrian atrocity: Bodies of postal workers thrown from roof. Russia Today, 12.8.2012.

[11] Ver YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=_Nfl...

[12] Oops, BBC: Iraq photo to illustrate Houla massacre? RT, 28.5.2012.

[13] Michel Chossudovsky. “Humanitarian War Criminals” in High Office: Was the Houla Massacre ordered by the western military alliance. Global Research, 11.6.2012.

[14] Frankfurter Allgemeine Zeitung. Neue Erkenntnisse zu Getöteten von Hula: Abermals Massaker in Syrien – Politik – FAZ, June 8, 2012

[15] Engaño en los medios de comunicación: descubierta falsificación con el Photoshop para vender la imagen de Siria desgarrada por la guerra. Tercera Información, 6.8.2012.

[16] Al Jazeera journalist quit channel citing bias on Syria coverage. Russia Today, 12.3.2012.

[17] David Edwards & David Cromwell. Los guardianes del poder. Txalaparta, 2011.

[18] David Edwards & David Cromwell. Los guardianes del poder. Txalaparta, 2011.

Mikel Itulain

Mikel Itulain Investigador independiente vasco preocupado por lo que acontece cada día en el mundo. No sólo en lo que le implica directamente en su vida diaria, sino también interesado por los aconteceres políticos, económicos y culturales de cualquier parte del planeta. Trabajando desde un blog, Pamplona-Iruña, Navarra, País Vasco.

 
El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria
El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria
Los humanitarios que justifican la guerra
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.