Red Voltaire
Un cabildero de Shell a la cabeza de la Coalición Nacional Siria

Los múltiples rostros del jeque Ahmad Moaz Al-Khatib

Totalmente desconocido en la escena internacional hasta hace una semana, el jeque Moaz al-Khatib se convierte súbitamente en presidente de la Coalición Nacional Siria, representante de la oposición prooccidental al gobierno de Damasco. Una intensa campaña de relaciones públicas lo describe como persona de gran autoridad moral sin vínculos con intereses partidistas ni económicos cuando en realidad es miembro de la Hermandad Musulmana y cuadro de la compañía petrolera Shell.

| Damasco (Siria)
+
JPEG - 58.8 KB
El jeque Ahmad Moaz Al-Khatib

La descomposición de la oposición siria armada refleja los conflictos entre los países que tratan de imponer el «cambio de régimen» en Damasco.
El componente más mencionado es el Consejo Nacional Sirio (CNS), conocido también como Consejo de Estambul, por haberse constituido en esa ciudad turca. Controlado con mano de hierro por la DGSE [1] y financiado por Qatar. Sus miembros, a los que se ha otorgado el derecho a residir en Francia así como otras prerrogativas, se hallan bajo la presión permanente de los servicios secretos, que les dictan hasta sus menores declaraciones.
Los Comités Locales de Coordinación (CLC) representan, en el terreno, a los civiles que apoyan la lucha armada.
Y, finalmente, el Ejército Sirio Libre (ESL), controlado principalmente por Turquía, al que pertenecen la mayoría de los combatientes, incluyendo las brigadas de al-Qaeda. El 80% de sus unidades reconocen como su jefe espiritual al jeque takfirista Adnan Al-Arour, que reside en Arabia Saudita.

En un intento de recuperar el liderazgo y poner algo de orden en toda esta confusión, Washington orientó a la Liga Árabe la convocación de una reunión en Doha, torpedeó el CNS y obligó al mayor número posible de grupúsculos a integrar una estructura única: la Coalición Nacional de Fuerzas de Oposición y la Revolución. Entre bambalinas, fue el embajador estadounidense Robert S. Ford quien distribuyó personalmente los puestos y prebendas. Al final, el embajador Ford impuso como presidente de la Coalición una personalidad que nunca antes había sido mencionada en la prensa: el jeque Ahmad Moaz Al-Khatib.

JPEG - 18.6 KB
El embajador estadounidense Robert S. Ford

Robert S. Ford está considerado como el principal especialista del Medio Oriente en el Departamento de Estado. Fue el asistente de John Negroponte, de 2004 a 2006, cuando el conocido jefe de espías estadounidense aplicó en Irak el método que había elaborado en Honduras: el uso intensivo de escuadrones de la muerte y de Contras. Poco antes del comienzo de los incidentes en Siria, el presidente Obama lo nombró embajador en Damasco, cargo que asumió a pesar de la oposición del Senado estadounidense. Ya en Siria, Robert S. Ford puso inmediatamente en aplicación el método de Negroponte, con los resultados que ya conocemos.

JPEG - 16.4 KB
La esposa del embajador Robert S. Ford, Alison Barkley, supervisa la logística de la embajada de Estados Unidos en Arabia Saudita.

Si bien la creación de la Coalición Nacional confirma que Washington retoma el control de la oposición armada, ese acto en sí mismo no resuelve el problema de su representatividad. Varios componentes del ESL rápidamente expresaron su desacuerdo con ella. Lo principal es que la Coalición excluye de sus filas a la oposición contraria a la lucha armada, como la Coordinación Nacional por el Cambio Democrático de Haytham al-Manna.

La designación del jeque Ahmad Moaz al-Khatib como presidente de la Coalición responde a la necesidad de guardar las apariencias: para obtener el reconocimiento de los combatientes, el presidente de la Coalición tenía que ser un religioso; pero para que fuera admitido por los occidentales, tenía que parecer un moderado. Lo más importante es que, en este periodo de intensas negociaciones, había que poner como presidente a alguien que tuviese sólidos conocimientos para discutir sobre el futuro del gas sirio… aunque de eso no se habla en público.

Rápidamente, los especialistas estadounidenses en relaciones públicas modificaron el look del jeque Ahmad Moaz al-Khatib metiéndolo dentro de un traje de pantalón y chaqueta sin corbata. Varios medios de prensa ya lo presentan como un líder «modelo». Por ejemplo, un importante cotidiano estadounidense se refiere a él como «un producto único de su cultura, como Aung San Suu Kyi en Birmania» [2].

Veamos el retrato que hace de este personaje la Agence France Presse (AFP) :

«Jeque Ahmad Moaz Al-Khatib, el hombre del consenso
Nacido en 1960, el jeque Ahmad Moaz al-Khatib es un religioso moderado que fue por un tiempo imam de la Mezquita de los Omeyas de Damasco y no pertenece a ningún partido político.
Esa independencia, y su proximidad con Riad Seif –gestor de la iniciativa de una coalición ampliada–, lo convirtió en un candidato de consenso a la dirección de la oposición.
Surgido del islam sufista, este dignatario religioso, que ha estudiado relaciones internacionales y diplomacia, no está vinculado ni a los Hermanos Musulmanes ni a ninguna fuerza de oposición islamista.
Arrestado en varias ocasiones en 2012 por haber llamado públicamente a la caída del régimen de Damasco, se le prohibió hacer uso de la palabra en las mezquitas por orden de las autoridades y encontró refugio en Qatar.
Originario del propio Damasco, desempeñó un papel decisivo en la movilización en la periferia de la capital, sobre todo en Duma, muy activa desde el comienzo de la movilización pacífica en marzo de 2011.
El jeque al-Khatib es una figura de consenso que goza de un verdadero apoyo popular en el terreno” subraya Khaled al-Zeini, miembro del Consejo Nacional Sirio (CNS).» [3].

La verdad es muy diferente.

JPEG - 14.8 KB
El jeque Ahmad Moaz al-Khatib, ya metamorfoseado, en traje occidental y sin corbata.

No existe ningún indicio de que el jeque Ahmad Moaz al-Khatib haya estudiado alguna vez nada parecido a relaciones internacionales y diplomacia.
Pero sí está comprobado que es ingeniero en geofísica y que trabajó durante 6 años para la al-Furat Petroleum Company (desde 1985 hasta 1991). Esa compañía es un joint-venture entre la compañía nacional y varias compañías extranjeras, entre ellas la anglo-holandesa Shell, con la que se mantuvo vinculado.
En 1992 heredó de su padre, el jeque Mohammed Abu al-Faraj al-Khatib, el prestigioso cargo de predicador en la Mezquita de los Omeyas. Fue rápidamente apartado de esa función y se le prohibió predicar en territorio sirio. Pero eso no fue en 2012 ni tuvo nada que ver con la actual situación sino que sucedió hace 20 años, en tiempos de Hafez al-Assad. En aquel momento, Siria apoyaba la intervención internacional para liberar Kuwait, tanto por respeto al derecho internacional como para deshacerse del rival iraquí y acercarse a Occidente. Pero el jeque se opuso a la Tormenta del Desierto por motivos religiosos que eran los mismos que proclamaba… Osama Ben Laden –cuyas ideas servían por entonces de inspiración al ahora presidente de la Coalición–, específicamente en cuanto al rechazo de la presencia occidental en la tierra de Arabia, considerada un sacrilegio. Todo ello condujo al jeque Ahmad Moaz al-Khatib a proferir una serie de arengas antisemitas y antioccidentales que motivaron su destitución.
Después de aquello, el jeque se dedicó a la enseñanza religiosa, principalmente en el Instituto Neerlandés de Damasco; realizó numerosos viajes al extranjero, principalmente a los Países Bajos, Gran Bretaña y Estados Unidos. Y finalmente, se instaló en Qatar.
En 2003-2004, volvió a Siria como cabildero del grupo Shell en momentos de la atribución de concesiones para la prospección de petróleo y gas.
A principios de 2012, regresó nuevamente a Siria donde encendió la protesta en el barrio de Duma (en la periferia de Damasco). Arrestado y posteriormente amnistiado, salió del país en julio para instalarse en El Cairo.
Su familia es de tradición sufista. Sin embargo, contrariamente a las afirmaciones de AFP, el jeque Ahmad Moaz al-Khatib es miembro de la Hermandad Musulmana, y por cierto no dejó de mostrarlo al final del discurso de investidura en Doha. Siguiendo la técnica habitual de la Hermandad Musulmana, el jeque no sólo adapta la forma sino también el fondo de sus discursos al auditorio que tiene delante. Se dice a veces favorable a una sociedad multireligiosa, pero otras se pronuncia por la implantación de la charia. En sus escritos, sin embargo, califica a las personas de religión judía como «enemigos de Dios» y a los musulmanes chiitas de «herejes rechazantes», calificativos que equivalen a condenarlos a muerte.

En definitiva, el embajador Robert S. Ford logró una buena jugada. Estados Unidos embauca nuevamente a sus aliados. Al igual que en Libia, Francia ha asumido todos los riesgos pero, en la gran repartición que pudiera producirse, Total no obtendrá ninguna concesión ventajosa.

[1] La Dirección General de Seguridad Exterior es el servicio de inteligencia exterior de Francia. NdT.

[2] «A model leader for Syria?», editorial del Christian Science Monitor, 14 de noviembre de 2012.

[3] «Un religieux, un ex-député et une femme à la tête de l’opposition syrienne», AFP, 12 de noviembre de 2012.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 
El gran viraje saudita
El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
 
El inicio del cambio de rumbo mundial
El inicio del cambio de rumbo mundial
La estrategia rusa ante el imperialismo anglosajón
 
La metamorfosis de Bachar al-Assad
La metamorfosis de Bachar al-Assad
«Ante nuestra mirada»
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

El gran viraje saudita
«Ante nuestra mirada»
El gran viraje saudita
por Thierry Meyssan
La guerra secreta en Grecia
Los ejércitos secretos de la OTAN (XVI)
La guerra secreta en Grecia
por Daniele Ganser
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
«Ante nuestra mirada»
John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa
por Thierry Meyssan
Páginas Libres
¡Denuncié y quejé a fiscala de Bambamarca!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
Mercado Común del Sur: el largo y difícil camino de la integración
por Ariel Noyola Rodríguez, Red Voltaire
 
Los «Estados fallidos»
«El arte de la guerra»
Los «Estados fallidos»
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
El verdadero desastre de los Tornado
«El arte de la guerra»
El verdadero desastre de los Tornado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
La amenaza de ISIS exige una coalición global
La amenaza de ISIS exige una coalición global
por John F. Kerry, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Prólogo a Teoría dialéctica del Derecho*
por Miguel Polaino-Orts, Socios
 
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
Páginas Libres
¡Castañeda funge de mudo y tonto pero con viveza delictiva!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios