Red Voltaire

Historia del pantalón y de las minifaldas

Las mujeres usaron el pantalón y la minifalda como provocaciones sensuales que calcaron su cuerpo y mostraron sus piernas y muslos. En su encantador libro Historia política del pantalón, Christine Bard nos cuenta la historia del pantalón femenino.

| Ciudad de México
+
JPEG - 16.4 KB

Es un relato fascinante de cómo ellas, a pesar de las prohibiciones y como provocación para hacer más notorios sus encantos, se atrevieron a masculinizar su ropa hasta feminizarla y lucirla atractivamente. Y allá, por la década de 1960, la diseñadora inglesa Mary Quant presentó en Londres “unos pequeños pedazos de tela que apenas tapaban el muslo” a la que bautizó como “minifalda”. El reportero Fernando Toledo (en la sección Moda del periódico Reforma, 13 de octubre de 2012) nos informa cómo apareció la mini, lo que significó otro paso en la liberación de la mujer y su feminismo; y conquistar con el uso del pantalón lo que se inició con el derecho a votar desde 1928 (en México hasta 1954).

El célebre pensador Stuart Mill, autor de La esclavitud femenina, y Mary Shelley, autora de Frankenstein o el moderno Prometeo, lucharon fuertemente por la emancipación política femenina; el pantalón apuntaló esta lucha y enriqueció la democracia electoral (ver de W J M Mackenzie, “Elecciones”; y de Stein Rokkan, “Sistemas electorales”, en la Enciclopedia de las ciencias sociales, Aguilar Ediciones). Una de las primeras en usarlo y en desafiar las críticas fue Georg Sand, seudónimo de la novelista Amandine Aurore Lucie Dupin, y quien más se envolvió de fama por su amorío con el genio de la música, Federico Chopin.

El pantalón y la minifalda adquirieron aceptación mundial (salvo en países con religiones extremistas y dictaduras) que sobre todo lucen las adolescentes (las lolitas, como las llaman en Chile debido a la novela Lolita, de Vladimir Nabokov). Estas prendas las utilizan mujeres de todas las edades por su comodidad; al pasar de los 50 años, para robarle tiempo a su juventud…

Historia política del pantalón abarca desde antes de que en 1880, en Francia, se prohibiera vestirse como hombre, hasta que se popularizó su uso.

Entre sus capítulos están “El pantalón, como politización”; “La imposible ciudadana”; “La prohibición de vestirse como hombre”; “La utopía del pantalón”; “Vesubianas y marimachos”; “La reforma del traje en la Belle Epoque”; “Mi traje le dice al hombre: soy igual que tú”; “El pantalón de la campeona Violette Morris, la vedette”; “El irresistible ascenso del pantalón”; “La consagración del pantalón femenino”; y “Está prohibido prohibir”. Así el pantalón y la minifalda (ésta derivada del calzón de los escoceses) son seductoras, sensuales y sexuales prendas femeninas que acarrean censura de la intolerancia religiosa. Y algunos delincuentes con desviaciones sexuales justifican sus ataques de barbarie a las mujeres que las usan. La traducción es de Nuria Viver Barri. Con pantalón, bikini y minifaldas, las mujeres se bañan en la fuente de la eterna juventud. Y logran restarse años.

Ficha bibliográfica

Autora: Christine Bard
Título: Historia política del pantalón
Editorial: Tusquets Editores, 2012

Fuente
Contralínea (Mexico)

18 noviembre de 2012

México entra a Transpacífico a cambio de Pemex y de papa fresca / Michoacán: la impunidad policiaca / La crisis de fin de sexenio / El Estado, los grupos de poder y sus próximas víctimas / ¿Quién ordenó derribar el avión espía estadunidense sobre Cuba? / Raíces de la derecha o El nazi perfecto / ¿Televisa detrás del poder peñista? / Historia del pantalón y de las minifaldas / El arte, una de las manifestaciones de la naturaleza / Cuatro años más / La dignidad y la esperanza que vinieron de Centroamérica / Escuelas religiosas de Pakistán: el islam como sistema político / Guatemala: muchos alimentos en boca de pocos.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

La «solución» para Gaza
En 2014 igual que en 1948: ¿una segunda Nakba?
La «solución» para Gaza
por Manlio Dinucci
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
«Ante nuestra mirada»
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
por Thierry Meyssan
¿Yihad global contra los BRICS?
Nuevo "califato" del siglo XXI en Irak
¿Yihad global contra los BRICS?
por Alfredo Jalife-Rahme
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
por Moshe Feiglin, Red Voltaire
 
Páginas Libres
De charcos, simpatías y admiraciones
Socios
 
Ucrania, objetivo enfocado
«El arte de la guerra»
Ucrania, objetivo enfocado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Barack Obama se refiere a Ucrania y Gaza
Barack Obama se refiere a Ucrania y Gaza
por Barack Obama, Red Voltaire