Red Voltaire
Páginas Libres

¡Resocialización de adultos en delito!: ¿y los gringasho?

+

11-1-2013

Parece que la condición de militar desinformado del presidente Humala le juega siempre malas pasadas o gruesas traiciones al derecho. La Constitución Política, respecto de todos los adultos que delinquen, aún los más avezados, que están cumpliendo las severas penas impuestas, como Alberto Fujimori con visitadoras, busca rehabilitarlos o resocializarlos, es decir, convertirlos en hombres de bien. ¡Privándoles de libertad se pretende educarlos para la vida en libertad, excarcelados! ¿Contrasentido, no?

En búsqueda de tal desiderátum, el Artículo 139°, inciso 22, instituye un principio humano y constitucional, aunque científicamente inalcanzable: “que el régimen penitenciario tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y reincorporación del penado a la sociedad”. La vieja ciencia penológica, y aún el moderno Derecho Penitenciario, repiten esta añeja monserga. Lean, por ejemplo, al español Eugenio Cuello Calón en su “Moderna Penología”, contradicho por Francisco Muñoz Conde.

Si eso se busca, cerrando los ojos, con los adultos que han delinquido y que superan los 18 años, con mayor razón debería pretenderse con los menores de esa edad, pese a los toscos latrocinios y vilezas que hayan hecho en el mundo del delito, como “gringasho”. ¡Hasta la ley no llama delito al ilícito de menores, ni a sus reclusorios, como Maranguita, cárceles, como muestra de magnanimidad del ser humano, también torcido como ellos!

Este grato anhelo, quizá imposible dentro de las cárceles y centros de menores, jamás lo conseguiremos si los tratamos con inusitada fiereza como “miserables”, “sinvergüenzas”, vociferando el deseo torpe e ingenuo de mostrar la cara de sus padres “para saber quiénes han formado a este sinvergüenza”, y otras lindezas de exabrupto del presidente de marras. Menos mal que su mentora Nadine no estuvo presente.

¿Acaso la sólida orientación política de don Isaac y Elena, ésta mi condiscípula en derecho, ha servido de algo para el hijo que ahora ejerce el poder y escupe al cielo y para los otros hijos que compiten con el primero? La respuesta es suya, amable lector.

¿Para qué, entonces, mostramos a la venal y malquista prensa la cara angulosa de los modestos padres de "gringasho" como causante del efecto “sinvergüenza”?

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Dos espinas en el pie de Obama
«Ante nuestra mirada»
Dos espinas en el pie de Obama
por Thierry Meyssan
La división étnica hace el juego a las potencias coloniales
Carta abierta al presidente turco Erdogan
La división étnica hace el juego a las potencias coloniales
por Hassan Hamadé
La Resistencia de China
«El arte de la guerra»
La Resistencia de China
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
El Frente Amplio de la esperanza
por Luis Alberto Salgado T., Socios
 
Páginas Libres
Pacheco de Céspedes y el triunfo de Pachía
por Ernesto Linares Mascaro, Socios
 
Señal de Alerta
E-pasaportes: incoherencias, misterios y transparencia
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Lluvia de paracaidistas sobre las cabezas de los europeos
«El arte de la guerra»
Lluvia de paracaidistas sobre las cabezas de los europeos
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
Denuncia brutal agresión en Chorrillos
por Margot Euribe Martínez, Socios
 
Páginas Libres
Amplían denuncia penal contra BBVA
Socios