Red Voltaire

Reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Mali

| Nueva York (EE.UU.)
+
JPEG - 78.1 KB

Se abre la sesión a las 15.25 horas.

Aprobación del orden del día

Queda aprobado el orden del día.

La situación en Malí

Carta de fecha 13 de diciembre de 2012 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Secretario General (S/2012/926)

El Presidente (habla en árabe): De conformidad con el artículo 37 del reglamento provisional del Consejo, doy la bienvenida al Ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Malí, Excmo. Sr. Tiéman Hubert Coulibaly, y al Representante de Côte d’Ivoire, y los invito a participar en esta sesión.

De conformidad con el artículo 39 del reglamento provisional del Consejo, invito al Observador Perma‐ nente de la Unión Africana ante las Naciones Unidas, Excmo. Sr. Téte António, a participar en esta sesión.

El Consejo de Seguridad comenzará ahora el exa‐ men del tema que figura en el orden del día.

Los miembros del Consejo tienen ante sí el docu‐ mento S/2012/926, que contiene la carta de fecha 13 de diciembre de 2012 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Secretario General.

Los miembros del Consejo también tienen ante sí el documento S/2012/946, que contiene el texto de un proyecto de resolución presentado por Colombia, Francia, Alemania, Luxemburgo, Marruecos, Portugal, Sudáfrica, el Togo, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América.

Tengo entendido que el Consejo está dispuesto a proceder a la votación del proyecto de resolución que tiene ante sí. Someteré ahora a votación el proyecto de resolución.

Se procede a votación ordinaria.

Votos a favor:

Azerbaiyán, China, Colombia, Francia, Alemania, Guatemala, India, Marruecos, Pakistán, Portugal, Federación de Rusia, Sudáfrica, Togo, Reino Uni‐ do de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Estados Unidos de América

El Presidente (habla en árabe): Se han emitido 15 votos a favor. El proyecto de resolución queda apro‐ bado por unanimidad como resolución 2085 (2012).

Tiene ahora la palabra el Ministro Coulibaly.

Sr. Coulibaly (Malí) (habla en francés): En pri‐ mer lugar, quisiera expresar la sincera gratitud que sentimos tanto yo como la delegación de Malí por la organización de esta importante sesión, que es la cul‐ minación de los esfuerzos incansables y loables que he‐ mos realizado para buscar una solución duradera para la grave crisis que está sufriendo Malí. En ese sentido, la Presidencia de Marruecos del Consejo de Seguridad ha servido para dar impulso al proceso de resolución de la crisis de Malí. Ello ha quedado reflejado en la reunión del Consejo de 5 de diciembre sobre la situación en el Sahel (véase S/PV.6879), durante la cual el Consejo exa‐ minó el informe del Secretario General sobre la situa‐ ción en Malí (S/2012/894), así como en el debate público celebrado el 10 de diciembre (véase S/PV.6882).

Hoy el Consejo de Seguridad ha dado un paso histó‐ rico al aprobar por unanimidad la resolución 2085 (2012), por medio de la cual, en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, se autoriza el envío de una fuerza internacional dirigida por la Unión Africa‐ na para ayudar a las fuerzas militares y policiales de Malí a recuperar la soberanía y la integridad territorial del Estado en las zonas de Gao, Tombuctú y Kidal, que están controladas por los terroristas y extremistas de Al‐Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), por el Mo‐ vimiento para la Unidad y la Yihad en el África Occi‐ dental (MUJAO) y por grupos afiliados. Malí aplaude la aprobación de esta resolución, que refleja el compro‐ miso de la comunidad internacional de ayudar a Malí a combatir el terrorismo y la delincuencia transnacional organizada, que ponen en grave peligro la estabilidad de la región así como la paz y la seguridad internacionales.

El Gobierno de Malí se compromete a cooperar plenamente con el Consejo de Seguridad y a cumplir con sus obligaciones en virtud de esta resolución. Al respecto, quisiera reiterar nuestra determinación de continuar, bajo los auspicios del mediador de la Comu‐ nidad Económica de los Estados del África Occidental, las conversaciones que se han entablado con los grupos rebeldes malienses que han decidido romper todos sus vínculos con AQMI, MUJAO y sus grupos terroristas y extremistas afiliados, así como rechazar categórica‐ mente la violencia y la noción de secesión. Huelga de‐ cir que el diálogo político no puede iniciarse fuera del marco de las condiciones no negociables fijadas por el Gobierno de Malí, entre las que figuran el estricto res‐ peto de la soberanía y la integridad territorial de Malí, el carácter secular del Estado y la unidad del país.

Permítaseme aprovechar esta oportunidad para, en nombre del Presidente de la República de Malí, Excmo. Sr. Dioncounda Traoré, y del Gobierno de Malí, agradecer a los miembros del Consejo de Seguridad por sus esfuerzos incansables para aprobar la resolución de hoy, para gran alegría de todo el pueblo de Malí, y, en particular, de nuestra gente que se halla bajo ocupación y de quienes han sido desplazados o se han converti‐ do en refugiados. Quisiera agradecer especialmente a Francia, a su pueblo, a su Presidente y a su Gobierno, que comprendieron muy temprano que la presencia en el norte de Malí de los grupos AQMI y MUJAO y de ex‐ tremistas y terroristas afiliados, fuertemente armados, planteaban una amenaza inmediata para la paz y la se‐ guridad internacionales. Francia no escatimó esfuerzos para asegurarse de que el Consejo de Seguridad asumie‐ ra sus responsabilidades.

No puedo concluir sin expresar la honda gratitud que sienten las autoridades de Malí hacia la Comuni‐ dad Económica de los Estados del África Occidental, la Unión Africana, la Unión Europea, las Naciones Unidas, nuestros asociados bilaterales y multilaterales, nuestros países vecinos y todos los Estados de la región por su solidaridad y apoyo en el proceso para buscar una solución para la crisis en Malí.

El Presidente (habla en árabe): Tiene ahora la palabra el representante de Côte d’Ivoire.

Sr. Bamba (Côte d’Ivoire) (habla en francés): En la declaración que formuló en el debate del Consejo de Seguridad celebrado el 10 de diciembre, el Ministro de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de Côte d’Ivoire advirtió de la inminente amenaza que plantea‐ ba la presencia cada vez mayor de grupos terroristas en el norte de Malí:

“El norte de Malí se está transformando gradualmente en un santuario para los grupos te‐ rroristas que participan con total impunidad en los peores abusos posibles y enormes violaciones de los derechos humanos. Esa presencia terrorista es una amenaza no solo para todos los Estados del África Occidental y del Sahel, sino también para los demás países del Magreb y fuera de la región. Estamos hablando de una situación que es un peligro real para la paz y la seguridad interna‐ cionales y que, por lo tanto, exige una respuesta amplia y decidida por parte de la comunidad in‐ ternacional” (S/PV.6882, pág. 10).

La resolución 2085 (2012), que el Consejo acaba de aprobar y que autoriza el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo a Malí con Liderazgo Africano (AFISMA), es, a nuestro juicio, una prueba de que el

Consejo ha tomado esa advertencia muy en serio, asu‐ miendo apropiadamente su responsabilidad jurídica a ese respecto, de conformidad con la Carta de las Na‐ ciones Unidas. La resolución proporciona la legitimidad internacional indispensable para llevar a cabo las medi‐ das necesarias destinadas a restaurar la soberanía y la integridad de Malí. En nombre del Presidente, Excmo. Sr. Alassane Ouattara, actual Presidente del Consejo de Ministros de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), quisiera expresar la satisfacción de la CEDEAO por la aprobación de esta resolución histórica, que responde a las expectativas de todo África ante la tragedia de Malí.

En primer lugar, quisiera destacar que esta reso‐ lución es oportuna. Su aprobación, antes de finales de este año, constituye, de hecho, un mensaje excepcional de esperanza y solidaridad, tanto para el pueblo víctima del norte de Malí, que ahora puede comenzar a creer que su pesadilla acabará pronto, como para los millones de personas que están sufriendo una violencia similar; ellos también podrán creer en la capacidad de las Nacio‐ nes Unidas para adoptar decisiones que salven vidas y les devuelvan la seguridad a la que tienen derecho.

En segundo lugar, en la resolución 2085 (2012) se expone una estrategia política que brinda todas las oportunidades para la paz. La estrategia se basa en el acuerdo marco alcanzado entre las partes malienses el 6 de abril, que posteriormente refrendaron la CEDEAO, la Unión Africana, las Naciones Unidas y todos los aso‐ ciados para el desarrollo a fin de elaborar una hoja de ruta encaminada a restaurar plenamente el orden cons‐ titucional y restablecer la unidad nacional, en especial organizando el próximo año elecciones presidenciales y legislativas libres, justas y transparentes.

Además, la resolución 2085 (2012) envía un men‐ saje político inequívoco, por el que se pide al aparato mi‐ litar que se abstenga de llevar a cabo actividades políti‐ cas, que se entable un diálogo político inclusivo y que se persiga infatigablemente la negociación y la mediación, tanto con los grupos armados separatistas que tratan de lograr la independencia como con otros grupos que cla‐ ramente se han distanciado de los grupos terroristas.

En tercer y último lugar, en la resolución 2085 (2012) se establece una estrategia militar centrada en el despliegue de la AFISMA, que sirve los siguientes objetivos cruciales: contribuir a la reconstrucción de la capacidad de las fuerzas armadas de Malí, apoyar operacionalmente a las autoridades de Malí a recupe‐ rar el territorio controlado por los grupos terroristas y extremistas y llevar adelante la transición para estabi‐ lizar la situación en materia de seguridad con el fin de devolver la responsabilidad por los asuntos relacionados con la seguridad a las autoridades de Malí.

Está claro que los nobles objetivos de la resolu‐ ción 2085 (2012) se lograrán solamente con una movili‐ zación significativa y con el apoyo internacional acorde. Por esa razón, junto con la CEDEAO, la Unión Africana pide un paquete de apoyo financiero y logístico finan‐ ciado a través de las cuotas de las Naciones Unidas, en el que el Consejo de Seguridad debe convenir rápida‐ mente. Estimamos que esa será la única manera de pro‐ porcionar los medios para garantizar la sostenibilidad y la eficacia de la actuación de la AFISMA.

La CEDEAO acoge con agrado la perspectiva singular y el acuerdo sobre la adopción de medidas que ha elaborado con la Unión Africana sobre la cuestión de Malí. Esa convergencia de opiniones se ha extendido a todos los asociados internacionales, entre los cuales destaca el Consejo de Seguridad. En nombre del Presi‐ dente Ouattara, quisiera expresar la profunda gratitud de la CEDEAO por el gran sentido de responsabilidad demostrado por el Consejo al aprobar por unanimidad la resolución 2085 (2012) para autorizar el despliegue de una fuerza internacional en Malí para poner fin a la presencia de grupos terroristas en el norte del país y restaurar la soberanía y la integridad territorial de ese muy importante país africano del Sahel.

El Presidente (habla en árabe): Tiene ahora la palabra el Sr. António.

Sr. António (habla en inglés): Sr. Presidente: Ante todo, quisiera darle las gracias y, por su intermedio, a los miembros del Consejo de Seguridad, por haber invi‐ tado a la Unión Africana a participar en esta sesión, que constituye un testimonio elocuente más de la asociación estratégica en evolución que existe entre las Naciones Unidas y la Unión Africana en asuntos relacionados con la paz y la seguridad en el continente.

(continúa en francés)

Quisiera igualmente celebrar la presencia en este Salón del Ministro de Relaciones Exteriores y Coopera‐ ción Internacional de Malí, Excmo. Sr. Tiéman Hubert Coulibaly. Le doy las gracias por su elocuente decla‐ ración. Asimismo, acojo con agrado la declaración que acaba de formular mi hermano, el Embajador Bamba, cuyas opiniones apoya plenamente la Unión Africana, y que habló sobre los elementos de la estrategia que he‐ mos adoptado desde la sesión celebrada en este Salón el 5 de diciembre (véase S/PV. 6879).

(continúa en inglés)

Cuando nos reunimos en este Salón el 5 de di‐ ciembre, nuestra intervención reflejó un sentido de ur‐ gencia colectivo y un mensaje unificado a favor de la adopción de medidas concretas y decisivas para resol‐ ver la crisis en Malí. En ese contexto, la Unión Afri‐ cana acoge hoy con agrado la aprobación de la resolu‐ ción 2085 (2012), como una importante medida y como un claro reconocimiento de la primacía del Consejo de Seguridad en el mantenimiento de la paz y la seguridad en todas las partes del mundo.

También deseamos encomiar la gran sabiduría y la voluntad política demostradas mediante la decisión de los miembros del Consejo de Seguridad de apoyar las solicitudes formuladas por la Comunidad Económi‐ ca de los Estados del África Occidental (CEDEAO) y la Unión Africana autorizando el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo en Malí, dirigida por África, por un período inicial de un año. Por consiguiente, de‐ seo expresar el agradecimiento de la Unión Africana a todos los miembros del Consejo de Seguridad por sus incansables esfuerzos, su determinación y su com‐ promiso, que han llevado a la aprobación de la resolu‐ ción 2085 (2012).

La reciente experiencia en Dafur y en Somalia ha demostrado que un módulo de apoyo adecuado de las Naciones Unidas, que proporcione una financiación sostenible y previsible, sigue siendo un elemento deci‐ sivo para el éxito de cualquier misión internacional de apoyo. Tomamos conocimiento con aprecio de los es‐ fuerzos concienzudos que realiza el Consejo de Seguri‐ dad para encarar esa cuestión crucial, como ha quedado reflejado en la resolución, y reiteramos el llamamiento de la Unión Africana dirigido a las Naciones Unidas para que establezcan un módulo de apoyo para la Misión Internacional de Apoyo, que se financiará a través de las cuotas, y para que creen un fondo de apoyo a las fuerzas de defensa y seguridad malienses, habida cuenta del pa‐ pel rector que se espera que desempeñen en la tarea de encarar los desafíos de seguridad en su país.

Para concluir, la Comisión de la Unión Africana desea recordar el comunicado de prensa emitido por el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana en su 348a sesión, celebrada el 13 de diciembre, en el que, entre otras cosas, se

“reafirmó la necesidad de realizar esfuerzos sos‐ tenidos, tanto por los actores malienses como por los asociados internacionales, a fin de acelerar la solución de la crisis multidimensional que afronta Malí, recordando, en este sentido, la pertinencia del concepto estratégico para la solución de las crisis en Malí”.

En el comunicado, el Consejo también recalcó

“que las cuestiones relacionadas con la gobernanza democrática, así como el proceso de negocia‐ ción y el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo en Malí, deben ir de la mano y se re‐ fuerzan mutuamente, y que se deberían realizar esfuerzos decididos en estas dos vías, e hizo un llamamiento para que s emovilizara la asistencia humanitaria a fin de ayudar al número cada vez

mayor de refugiados que están en los países veci‐ nos y a los desplazados internos en Malí”.

Por último, deseo reafirmar el compromiso cons‐ tante de la Unión Africana de trabajar en asociación con las Naciones Unidas, la CEDEAO, los países de la re‐ gión y otros asociados con el fin de alcanzar rápidamen‐ te una solución para la crisis en Malí.

El Presidente (habla en árabe): No hay más nom‐ bres inscritos en la lista de oradores. El Consejo de Se‐ guridad ha concluido así la etapa actual del examen del tema que figura en el orden del día.

Se levanta la sesión a las 15.45 horas.

Resolución 2085 (2012)

Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 6898ª sesión, celebrada el 20 de diciembre de 2012

El Consejo de Seguridad,

Recordando sus resoluciones 2056 (2012) y 2071 (2012), las declaraciones de su Presidencia de 26 de marzo de 2012 (S/PRST/2012/7) y 4 de abril de 2012 (S/PRST/2012/9), así como sus comunicados de prensa de 22 de marzo de 2012, 9 de abril de 2012, 18 de junio de 2012, 10 de agosto de 2012, 21 de septiembre de 2012 y 11 de diciembre de 2012 sobre Malí,

Reafirmando su firme compromiso con la soberanía, la unidad y la integridad territorial de Malí,

Poniendo de relieve que la situación y el afianzamiento de grupos terroristas y redes criminales en el norte de Malí siguen suponiendo una amenaza grave y acuciante para la población en todo Malí, y para la estabilidad en la región del Sahel, el resto de la región de África y la comunidad internacional en su conjunto,

Condenando enérgicamente la continua injerencia de los miembros de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí en la labor de las autoridades de transición de Malí, destacando la necesidad de trabajar con diligencia hacia el restablecimiento de la gobernanza democrática y el orden constitucional en Malí, y tomando nota de los esfuerzos que está realizando el Secretario General, incluso por conducto del Representante Especial del Secretario General para África Occidental, con el fin de ayudar a las autoridades de transición de Malí a elaborar una hoja de ruta para el proceso electoral y el diálogo nacional,

Profundamente preocupado todavía por la inseguridad y la grave crisis humanitaria que se vive en la región del Sahel, situación que se complica aún más por la presencia de grupos armados, incluidos movimientos separatistas y redes terroristas y criminales, y por el incremento de sus actividades, así como la continua proliferación de armas procedentes de dentro y fuera de la región que amenazan la paz, la seguridad y la estabilidad de los Estados de esa región,

Condenando enérgicamente todos los abusos de los derechos humanos cometidos en el norte de Malí por rebeldes armados, grupos terroristas y otros grupos extremistas, incluidos los actos de violencia contra civiles, en particular mujeres y niños, las matanzas, la toma de rehenes, el pillaje, el robo, la destrucción de lugares culturales y religiosos y el reclutamiento de niños soldados, reiterando que algunos de esos actos pueden constituir crímenes de conformidad con el Estatuto de Roma y que deberá obligarse a sus autores a rendir cuentas, y observando que, el 13 de julio de 2012, las autoridades de transición malienses remitieron a la Corte Penal Internacional la situación imperante en Malí desde enero de 2012,

Recordando la carta de fecha 18 de septiembre de 2012 dirigida al Secretario General por las autoridades de transición de Malí, en que se solicitaba la autorización para el despliegue, mediante una resolución del Consejo de Seguridad, actuando en virtud del Capítulo VII, como se dispone en la Carta de las Naciones Unidas, de una fuerza militar internacional para ayudar a las Fuerzas Armadas de Malí a recuperar las regiones ocupadas en el norte de Malí, y recordando también la carta de fecha 12 de octubre de 2012 dirigida al Secretario General por las autoridades de transición de Malí, en la que se destacaba la necesidad de apoyar, incluso con una fuerza militar internacional, los esfuerzos nacionales e internacionales desplegados para enjuiciar a los autores de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en el norte de Malí,

Tomando nota de la aprobación del concepto estratégico para la solución de la crisis en Malí en la segunda reunión del Grupo de Apoyo y Seguimiento de la Situación en Malí, celebrada en Bamako el 19 de octubre de 2012, a la que asistieron los Estados miembros de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), los países de la región y otros asociados internacionales, así como su aprobación por el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana el 24 de octubre de 2012,

Tomando nota del comunicado final de la Reunión Extraordinaria de los Jefes de Estado y de Gobierno de la CEDEAO, celebrada en Abuja el 11 de noviembre de 2012, y del ulterior comunicado emitido por el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana el 13 de noviembre de 2012, en el que hizo suyo el concepto estratégico conjunto de operaciones para la fuerza militar internacional y las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí,

Acogiendo con beneplácito el nombramiento de Romano Prodi como Enviado Especial del Secretario General para el Sahel, así como el nombramiento de Pierre Buyoya como Alto Representante de la Unión Africana para Malí y el Sahel, y alentándolos a trabajar en estrecha coordinación con el Representante Especial del Secretario General para África Occidental y el mediador de la CEDEAO,

Acogiendo con beneplácito la labor de mediación dirigida por la CEDEAO, con el apoyo del Representante Especial del Secretario General para África Occidental, la Organización de Cooperación Islámica (OCI) y los países vecinos de Malí,

Tomando nota del informe del Secretario General sobre la situación en Malí, de 28 de noviembre de 2012 (S/2012/894), en el que se marcan las pautas para proseguir la labor en los ámbitos político y de seguridad y lograr una solución general a la crisis que afecta a Malí,

Poniendo de relieve que las autoridades malienses tienen la responsabilidad primordial de resolver las crisis interconectadas que afronta el país y que toda solución sostenible a la crisis de Malí debe ser dirigida por Malí,

Alentando a la comunidad internacional a que preste apoyo para resolver la crisis de Malí mediante medidas coordinadas para atender las necesidades inmediatas y a largo plazo, que abarcan cuestiones humanitarias, de seguridad y de desarrollo, ,

Habiendo determinado que la situación en Malí constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales,

Actuando en virtud del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas,

I. Proceso político

1. Insta a las autoridades de transición de Malí, de conformidad con el acuerdo marco de 6 de abril de 2012 firmado bajo los auspicios de la CEDEAO, que ultime una hoja de ruta de transición mediante un diálogo político inclusivo y de base amplia, restablezca plenamente el orden constitucional y la unidad nacional, incluso mediante la celebración de elecciones presidenciales y legislativas pacíficas, creíbles e inclusivas, de conformidad con el acuerdo antes mencionado en el que se pide la celebración de elecciones a más tardar en abril de 2013 o tan pronto como sea técnicamente posible, pide al Secretario General que, en estrecha coordinación con la CEDEAO y la Unión Africana, siga prestando asistencia a las autoridades de transición de Malí en la preparación de dicha hoja de ruta, incluida la celebración de un proceso electoral basado en normas básicas establecidas por consenso, e insta además a las autoridades de transición de Malí a que aseguren su aplicación oportuna;

2. Exige a los grupos rebeldes malienses que corten todos sus vínculos con organizaciones terroristas, en particular Al-Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) y sus grupos asociados, y adopten medidas concretas y visibles al respecto, toma nota de la inclusión del Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO) en la lista relativa a las sanciones contra Al-Qaida que compila y mantiene el Comité dimanante de las resoluciones 1267 (1999) y 1989 (2011), y reitera además su disposición a seguir aprobando nuevas sanciones selectivas, con arreglo al régimen antes mencionado, contra esos grupos rebeldes y las personas que no corten todos sus vínculos con Al-Qaida y sus grupos asociados, como AQMI y el MUYAO;

3. Insta a las autoridades de transición de Malí a que pongan en marcha rápidamente un marco creíble para las negociaciones con todas las partes del norte de Malí que han cortado todos sus vínculos con organizaciones terroristas, en particular AQMI y SUS grupos asociados como el MUYAO, y que reconocen, sin condiciones, la unidad y la integridad territorial del Estado maliense y, con miras a atender las preocupaciones de larga data de las comunidades del norte de Malí, solicita al Secretario General que, por conducto de su Representante Especial para África Occidental, en coordinación con el mediador de la CEDEAO y el Alto Representante de la Unión Africana para Malí y el Sahel, y la OCI, adopte medidas apropiadas para ayudar a las autoridades de transición de Malí a mejorar su capacidad de mediación y a facilitar y fortalecer ese diálogo;

4. Condena las circunstancias que condujeron a la dimisión del Primer Ministro y la disolución del Gobierno el 11 de diciembre de 2012, reitera su exigencia de que ningún miembro de las Fuerzas Armadas de Malí debe interferir en la labor de las autoridades de transición y expresa su disposición a considerar la adopción de medidas apropiadas, según sea necesario, contra quienes emprendan acciones que socaven la paz, la estabilidad y la seguridad, incluidos quienes impidan la instauración del orden constitucional en Malí;

5. Exhorta a todos los Estados Miembros a que cumplan las obligaciones que les incumben en virtud de la resoluciones 1989 (2011) y 2083 (2012) y condena enérgicamente los incidentes de secuestro y toma de rehenes cometidos por Al-Qaida en Malí y en toda la región del Sahel con el fin de recaudar fondos u obtener concesiones políticas;

II. Proceso de seguridad

Adiestramiento de las fuerzas malienses

6. Pone de relieve que la consolidación y el redespliegue de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí en todo el territorio maliense es vital para velar por la seguridad y la estabilidad de Malí a largo plazo y para proteger al pueblo de Malí;

7. Insta a los Estados Miembros y a las organizaciones regionales e internacionales a que proporcionen a las Fuerzas Armadas y de Seguridad de Malí asistencia coordinada, conocimientos especializados, capacitación, incluso en materia de normas de derechos humanos y derecho internacional humanitario, y apoyo para la creación de capacidad, acorde con sus necesidades internas, con el fin de restablecer la autoridad del Estado de Malí en la totalidad de su territorio nacional, defender la unidad e integridad territorial de Malí y reducir la amenaza que representan las organizaciones terroristas y sus grupos asociados, y los invita además a informar periódicamente a la Secretaría de sus contribuciones;

8. Toma nota del compromiso de los Estados Miembros y las organizaciones internacionales con la reconstrucción de la capacidad de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí, incluido el despliegue previsto por la Unión Europea de una misión militar a Malí para proporcionar adiestramiento militar y asesoramiento a las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí;

Despliegue de la Misión Internacional de Apoyo a Malí con Liderazgo Africano

9. Decide autorizar el despliegue de una Misión Internacional de Apoyo a Malí con Liderazgo Africano (AFISMA) por un período inicial de un año, que tomará todas las medidas necesarias, en cumplimiento del derecho internacional humanitario y las normas de derechos humanos aplicables y respetando plenamente la soberanía, la integridad territorial y la unidad de Malí, con el fin de llevar a cabo las siguientes tareas:

a) Contribuir a la reconstrucción de la capacidad de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí, en estrecha coordinación con otros asociados internacionales que participan en este proceso, incluidos la Unión Europea y otros Estados Miembros;

b) Apoyar a las autoridades malienses a recuperar las zonas del norte de su territorio controladas por grupos terroristas y extremistas y grupos armados, y reducir la amenaza que representan las organizaciones terroristas, incluidos AQMI, el MUYAO y sus grupos extremistas asociados, tomando además medidas adecuadas para reducir el impacto de la acción militar en la población civil;

c) Llevar adelante la transición hacia actividades de estabilización para ayudar a las autoridades malienses a mantener la seguridad y consolidar la autoridad del Estado mediante capacidades adecuadas;

d) Prestar apoyo a las autoridades malienses en su responsabilidad primordial de proteger a la población;

e) Prestar apoyo a las autoridades de malienses para crear un entorno seguro que permita la prestación de asistencia humanitaria dirigida por civiles y el retorno voluntario de los desplazados internos y los refugiados, cuando se solicite, en la medida de sus posibilidades y en estrecha coordinación con los agentes humanitarios;

f) Proteger al personal, las instalaciones, los locales, el equipo y la misión, y velar por la seguridad y la circulación de su personal;

10. Solicita a la Unión Africana que, en estrecha coordinación con la CEDEAO, el Secretario General y otras organizaciones internacionales y asociados bilaterales involucrados en la crisis de Malí, informe al Consejo de Seguridad cada 60 días sobre el despliegue y las actividades de la AFISMA, incluido, antes del comienzo de las operaciones de ofensiva en el norte de Malí, sobre lo siguiente: i) el avance en el proceso político de Malí, incluida la hoja de ruta para el restablecimiento del orden constitucional y las negociaciones entre las autoridades malienses y todas las partes del norte de Malí que hayan cortado todos sus vínculos con organizaciones terroristas; ii) el adiestramiento efectivo de las unidades militares y de policía tanto de la AFISMA como de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí en lo que respecta a sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario, las normas de derechos humanos, y el derecho de los refugiados; iii) la preparación operacional de la AFISMA, incluida la dotación, el liderazgo y el equipamiento de las unidades, su adaptación operacional al clima y las condiciones del terreno y su capacidad para realizar operaciones armadas conjuntas con apoyo logístico y de fuego aéreo y terrestre; iv) la eficacia de la cadena de mando de la AFISMA, incluida su interacción con la de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí, y expresa además su intención de observar de cerca esos parámetros antes del comienzo de las operaciones de ofensiva en el norte de Malí;

11. Pone de relieve que la planificación militar tendrá que afinarse aún más antes del comienzo de la operación de ofensiva y solicita que el Secretario General, en estrecha coordinación con Malí, la CEDEAO, la Unión Africana, los países vecinos de Malí, otros países de la región y todas los demás asociados bilaterales y organizaciones internacionales interesados, siga apoyando la planificación y los preparativos para el despliegue de la AFISMA, y lo informe periódicamente de la marcha del proceso, y solicita que el Secretario General confirme también con antelación que el Consejo está conforme con la operación de ofensiva militar prevista;

12. Solicita al Secretario General que proporcione, cuando y según lo soliciten las autoridades de Malí, el apoyo en aspectos fundamentales que se necesitará para acompañar o seguir a una operación militar en el norte de Malí, con respecto a la extensión de la autoridad del Estado maliense, incluidos el estado de derecho y las instituciones de seguridad, las actividades relativas a las minas, la promoción del diálogo nacional, la cooperación regional, la reforma del sector de la seguridad, los derechos humanos y el proceso inicial de desmovilización, desarme y reintegración de los excombatientes;

Apoyo internacional

13. Exhorta a los Estados Miembros, incluidos los de la región del Sahel, a que aporten contingentes a la AFISMA a fin de que esta pueda cumplir su mandato, acoge con beneplácito las contribuciones de contingentes que ya han prometido los países de la CEDEAO y alienta además a los Estados Miembros a que cooperen estrechamente para tal fin con la Unión Africana, la CEDEAO, las Naciones Unidas, los países que aportan contingentes y otros donantes;

14. Insta a los Estados Miembros y las organizaciones regionales e internacionales a que presten apoyo coordinado a la AFISMA, incluso adiestramiento militar, suministro de equipo, inteligencia, apoyo logístico y toda la asistencia necesaria en los esfuerzos para reducir la amenaza que representan las organizaciones terroristas, incluidos AQMI y el MUYAO y los grupos extremistas asociados, de conformidad con el párrafo 9 b), en estrecha coordinación con la AFISMA y las autoridades malienses;

15. Exhorta a las autoridades de transición de Malí y a las demás partes de Malí a que cooperen plenamente en el despliegue y las operaciones de la AFISMA, en particular velando por su seguridad, protección y libertad de circulación con acceso irrestricto e inmediato en todo el territorio de Malí para que pueda ejecutar plenamente su mandato, y exhorta además a los países vecinos de Malí a que tomen medidas apropiadas para apoyar a la AFISMA en la ejecución de su mandato;

16. Exige que todas las partes de Malí adopten medidas apropiadas para velar por la protección y la seguridad del personal y los suministros humanitarios, y exige además que todas las partes de Malí velen por un acceso seguro y sin trabas para la entrega de la ayuda humanitaria a las personas que necesitan asistencia en todo Malí, de conformidad con el derecho internacional humanitario, las normas de derechos humanos y el derecho de los refugiados, y los principios rectores de la asistencia humanitaria;

Derechos humanos

17. Pone de relieve que las autoridades de Malí tienen la responsabilidad primordial de proteger a los civiles en Malí, recuerda además sus resoluciones 1674 (2006), 1738 (2006) y 1894 (2009) relativas a la protección de los civiles en los conflictos armados, sus resoluciones 1612 (2005), 1882 (2009) y 1998 (2010) relativas a los niños y los conflictos armados, y sus resoluciones 1325 (2000), 1820 (2008), 1888 (2009), 1889 (2009) y 1960 (2010) relativas a la mujer, la paz y la seguridad, y exhorta a todas las fuerzas militares de Malí a que las tengan en cuenta;

18. Pone de relieve que cualquier apoyo prestado por las Naciones Unidas, las organizaciones regionales y subregionales y los Estados Miembros en el contexto de la operación militar en Malí deberá estar en consonancia con el derecho internacional humanitario, las normas de derechos humanos y el derecho de los refugiados, solicita además al Secretario General que asegure la capacidad pertinente dentro de la presencia de las Naciones Unidas a que se hace referencia en el párrafo 23 con el fin de cumplir el derecho internacional humanitario y las normas de derechos humanos con respecto a las operaciones militares en el norte de Malí e incluya en sus informes periódicos al Consejo de Seguridad, como se señala en el párrafo 24, información sobre la situación de los civiles en el norte de Malí y sobre las violaciones de las normas de derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho de los refugiados que se cometan en el norte de Malí, y que asesore sobre la forma de mitigar todo efecto adverso de las operaciones militares en la población civil, en particular las mujeres y los niños;

19. Exhorta a la AFISMA a que, de conformidad con su mandato, apoye los esfuerzos nacionales e internacionales, incluidos los de la Corte Penal internacional, para enjuiciar a los autores de abusos graves de los derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario que se cometan en Malí;

Financiación

20. Exhorta a los Estados Miembros y las organizaciones internacionales a que proporcionen apoyo financiero y contribuciones en especie a la AFISMA para facilitar su despliegue y la ejecución de su mandato, y acoge con beneplácito la disposición de la Unión Europea a prestar ese apoyo financiero a la AFISMA mediante la movilización del Mecanismo para la Paz en África;

21. Expresa su intención de considerar la posibilidad de proporcionar a la AFISMA módulos de apoyo logístico de carácter voluntario y financiados por las Naciones Unidas, que incluirían equipo y servicios por un período inicial de un año, toma nota de la carta del Secretario General (S/2012/926) sobre el posible despliegue de un paquete de apoyo logístico a la AFISMA y sobre los costos financieros del apoyo, y, para tal fin, solicita al Secretario General que, en coordinación con la Unión Africana, la CEDEAO y las autoridades de Malí, siga elaborando y afinando, en los 30 días siguientes a la aprobación de la presente resolución, las posibles modalidades de dichos módulos de apoyo logístico de carácter voluntario y financiados por las Naciones Unidas, incluidas recomendaciones detalladas para su implementación rápida, transparente y eficaz;

22. Solicita al Secretario General que establezca un fondo fiduciario por cuyo conducto los Estados Miembros puedan proporcionar apoyo financiero para fines específicos y no específicos a la AFISMA y para el adiestramiento y equipamiento de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Malí, solicita también al Secretario General que apoye, en coordinación con la Unión Africana y la CEDEAO, la celebración lo antes posible de una conferencia de donantes para solicitar contribuciones a dicho fondo fiduciario, exhorta a los Estados Miembros a que contribuyan generosa y prontamente al fondo fiduciario, al tiempo que señalan que la existencia del fondo fiduciario no obsta para que se concierten acuerdos bilaterales directos y solicita además a la Unión Africana que, en consulta con la CEDEAO y el Secretario General, presente una solicitud presupuestaria a dicho fondo fiduciario;

Presencia de las Naciones Unidas y presentación de informes

23. Solicita al Secretario General que establezca, en consulta con las autoridades de Malí, una presencia multidisciplinaria de las Naciones Unidas en Malí, a fin de proporcionar apoyo coordinado y coherente: i) al proceso político en curso; y ii) al proceso en materia de seguridad, de conformidad con el párrafo 12, y que incluya apoyo a la planificación, el despliegue y las operaciones de la AFISMA, y solicita por consiguiente al Secretario General que le presente lo antes posible propuestas específicas y detalladas para su examen posterior;

24. Solicita al Secretario General que lo mantenga informado periódicamente de la situación en Malí y lo informe, presentando cada 90 días informes escritos sobre la aplicación de la presente resolución, y sobre el apoyo de las Naciones Unidas a las iniciativas políticas y en materia de seguridad para resolver la crisis en Malí, el despliegue y la preparación de la AFISMA, e información y recomendaciones actualizada en relación con los módulos de apoyo a la AFISMA de carácter voluntario y financiados por las Naciones Unidas;

25. Decide seguir ocupándose activamente de la cuestión.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Páginas Libres
Del ayahuasca, su brujo
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
Italia está comprando 90 aviones de guerra F-35
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Jueves Cafetalero
Café: ¡US 100 millones en pérdidas!
por Cristóbal Llanos, Socios
 
El poderío marítimo de Roma
«El arte de la guerra»
El poderío marítimo de Roma
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
¡Debate serio sobre minería!
por Iván Salas Rodríguez, Socios
 
Señal de Alerta
PJ sentencia reposición de trabajadores en Antapaccay
por Herbert Mujica Rojas, Socios