Red Voltaire

¿Cambio de piel y de nombre al PRI?

Es célebre el refrán no es bueno cambiar de caballo a la mitad del río. Tal vez originada en la respuesta de Abraham Lincoln para aceptar su segunda postulación, en 1864, a la Presidencia de Estados Unidos –entonces ya consolidados–, y una vez resuelta la guerra entre el Norte y el Sur, que devendría en la emancipación de los negros, gracias al apoyo del pueblo a la propuesta de Lincoln para la liberación de quienes, hasta Martin Luther King, llevaron hasta sus últimas consecuencias la lucha contra la discriminación racial y la esclavitud. Éste dijo: “Recuerdo la historia de un viejo granjero holandés que, en cierta ocasión, comentó que en medio del arroyo era preferible no cambiar de cabalgadura” (Ensayos, discursos y cartas de Abraham Lincoln; editorial Pax. Recopilación, introducción y comentarios de Don E Fehrenbacher).

| Ciudad de México (México)
+

Traigo lo anterior como prólogo a esta nota, pues hay rumores de que Enrique Peña Nieto y su grupo compacto (Luis Videgaray, Miguel Ángel Osorio Chong, César Camacho y Emilio Chuayffet, los tres mosqueteros mexiquenses que, como los de Alejandro Dumas, son en realidad cuatro) tienen pensado un cambio de piel y de nombre para su partido político (el sonorense Plutarco Elías Calles lo bautizó como Partido Nacional Revolucionario, PNR, en 1929; el michoacano Lázaro Cárdenas cambió su nombre a Partido de la Revolución Mexicana, PRM, en 1939; y finalmente Miguel Alemán lo llamó Partido Revolucionario Institucional, PRI, en 1946).

Carlos Salinas de Gortari también intentó modificar su nombre, pero no pudo. Tal vez Peña, que tiene como ídolo a Álvaro Obregón (no al Obregón de Vasconcelos ni al Obregón de Adolfo de la Huerta, sino al Obregón de Huitzilac, por lo de Atenco y el 1 de diciembre) para darnos más distractores se atreva a otro cambio de piel y de nombre. Aunque le acarree más problemas de los que ya tiene y empezará a tener no más allá de mediados de este año (con todo y los 55 fines del Pacto por México) que engloban la agenda peñista y su alianza con los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN); son iniciativas financieras, políticas, económicas y sociales para el primer semestre de este año y las otras para el segundo (El Universal, 9 de enero de 2013).

La reportera Ariadna García nos cuenta que César Camacho Quiroz y su grupo están preparando la convocatoria para la 21 Asamblea Nacional de un PRI eufórico por su victoria presidencial, que se celebrará no como parecería, el 4 de marzo –aniversario del PRI–, sino antes de la última semana de febrero. Tal vez porque quieren celebrar los 54 años del Revolucionario Institucional al que enemigos y analistas le cargan los años del PNR y del PRM, para achacarle 71 años… Tres partidos, y uno sólo verdadero, como tríptico electoral.

El pragmatismo aconseja descartar esa tentación, pues hay varias consultas en las urnas de aquí a mitad del sexenio, empezando por la disputa de Baja California, donde un aliado del peñismo de Atlacomulco, Carlos Hank hijo, habiendo sido presidente municipal de Tijuana, a toda costa quiere la candidatura para gobernador de la entidad. Y están en la lucha sorda el diputado federal Fernando Castro Trenti y dos presidentes municipales, Carlos Bustamante y Francisco Pérez Tejada. Todo se reduce al PRI, porque el PAN está muerto electoralmente y sólo el PRD postularía a Castro Trenti, si el PRI no lo escoge primero.

Como sea, el PRI tantea el terreno para un cambio de piel y de nombre, que mucho le gustaría a Peña para empatar con Calles-Cárdenas-Alemán. ¿Necesita el priísmo una manita de gato? Tal vez sí. Pero la PRI, como le dicen los oaxaqueños (con Nelson Murat resucitado, con cirugía, peinado a la punk, y con su hijo incrustado en el peñismo), no está para cambios de esa naturaleza. Ha de seguir cruzando el Rubicón rumbo a las elecciones en 14 entidades del país. Le han salido bien las acciones al peñismo, y en una de ésas, su audacia le habla a la oreja (vía telepromter) y se atreve a la transformación radical del PRI, que al fin y al cabo el poder presidencial va invicto.

Los expresidentes del montón: Luis Echeverría, que agoniza; Salinas, el peñista de las mil y una perversidades (que estaría de acuerdo con esos cambios, pero que con sus alas de cera no se acerca tanto al fuego del poder); y Ernesto Zedillo, sin interés alguno, dejan que los peñistas tengan la última palabra; ya sea que consulten o no. “Será una buena oportunidad –advirtió Camacho Quiroz– para revisar los documentos básicos, ponerlos a tono, ir más adelante para que el PRI sea alternativa” (El Universal, 9 de enero de 2013).

Quieren un PRI a la Peña Nieto, que al fin y al cabo las tiene todas consigo. El Revolucionario Institucional, tras su descanso por 12 años, parece un ave fénix al resucitar de sus cenizas zedillistas. Otra vez vivito y coleando, tras Zedillo, cuando su entonces secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet, quiso ser el candidato presidencial y lo sacaron de la jugada tras los homicidios de Acteal, cuando presumió que se había bebido algunos tequilas y no supo –dijo– de aquella matanza. Coartada etílica para zafarse, tardíamente, de ese crimen de lesa humanidad. Pero Peña, Camacho, Osorio Chong y Videgaray traen entre ceja y ceja lo del cambio de piel y nombre para que el partido, que nació en 1946, concluya su vida útil. Y que de sus entrañas surja un partido con sello peñista, con el que quieren ganar las elecciones al postular a Videgaray (con Mario Di Costanzo entonces sí a la Secretaría de Hacienda). Esto con el PRI como tal, o con el “nuevo” PRI tras su asamblea y su 67 aniversario.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Páginas Libres
Victoria Villalobos: a la maestra con cariño
por Jorge Smith, Socios
 
Páginas Libres
¡Denuncia a 4 jueces TC por delito e infracción constitucional!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
¡Evasión tributaria es un forado siniestro!
por Luis Alberto Latínez, Socios
 
Páginas Libres
TC actual ¿violó el 5-4-2016 cosa juzgada del 14-6-2013?
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Páginas Libres
Elizabeth López, testigo ocular
por Jorge Smith, Socios
 
Señal de Alerta
Falta AG... (Animal Gordo)
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¿Y la transformación del Estado?
por Germán Lench Cáceres, Socios