Red Voltaire
«Tendencias del Oriente»

El fracaso de la guerra contra Siria

| Beirut (Líbano)
+
JPEG - 18.9 KB

El fracaso de la guerra contra Siria

Por Ghaleb Kandil

La polémica que han provocado las declaraciones del jefe de la coalición de Doha, Ahmad Moaz al-Khatib, quien anunció que estaba dispuesto a reunirse con miembros del gobierno sirio, demuestra que esa estructura, creada por decisión estadounidense, no es más que una fachada de la Hermandad Musulmana. Esta última intimidó públicamente a al-Khatib para que impusiera al diálogo con el poder «dos condiciones» –la liberación de los detenidos y la renovación de los pasaportes de los opositores que viven fuera de Siria–, condiciones que por demás son parte esencial de la iniciativa propuesta por el presidente Bachar al-Assad y de la agenda del gobierno sirio, encargado de poner en práctica el plan presidencial para salir de la crisis.

Los analistas han explicado la posición de al-Khatib –quien mientras tanto, obligado por la presión, dio marcha atrás en sus declaraciones– como un síntoma de los cambios registrados en el terreno y en el clima internacional. El jefe de la coalición de Doha expresó su gran decepción ante la actitud de Occidente, que no ha cumplido sus promesas, mientras que el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius reconocía abiertamente que el tema sirio ha dejado de ser la prioridad de los países occidentales. El fracaso de la reunión de los «Amigos de Siria» realizada en París el 28 de enero [de 2013], es un reflejo de esas palabras. Sólo participaron 50 países y organizaciones, contra 108 en Marruecos el 12 de diciembre de 2012.

Los países occidentales dicen, por su parte, estar decepcionados de la coalición de Doha y de su supuesta ala militar, el llamado «Ejército Libre». La relación estructural y orgánica que existe entre el Frente al-Nusra, miembro de la nebulosa al-Qaeda, y las unidades armadas de la Hermandad Musulmana explica la intransigencia de la coalición de Doha y su defensa de al-Nusra desde que Washington incluyó a ese grupo en su lista de organizaciones terroristas. ¿Es necesario recordar que la Vanguardia Combatiente, la organización militar de la Hermandad Musulmana, participó en la fundación de al-Qaeda, en el Afganistán de los años 1980, después de su derrota ante el Ejército Árabe Sirio?

Las realidades de lo que está pasando en el terreno han demostrado el fracaso del estúpido e ingenuo proyecto de Hillary Clinton, al que se sumó Francia, que consistía en estimular la creación de «zonas liberadas» controladas por la oposición armada. Esta última no es más que una mescolanza de bandidos, terroristas y rebeldes que se matan entre sí para quedarse con el botín. Por consiguiente, el proyecto de formar un gobierno de oposición se quedó en agua de borrajas como resultado de la contraofensiva del Ejército Árabe Sirio.

Las transformaciones políticas y militares se aceleran paralelamente a la preparación de una cumbre ruso-estadounidense que, evidentemente, debe abordar el tema de Siria. La aceptación por parte de Estados Unidos del mecanismo que debe poner fin a la violencia, propuesto por el presidente Bachar al-Assad, es la clave de todo nuevo proceso en el marco de la crisis siria. Ese mecanismo pasa obligatoriamente por el cese del envío de armas y financiamiento a los terroristas por parte de los países y de sus aliados turcos y árabes del Golfo.

Los estadounidenses podrían complicar las cosas y ejercer un chantaje durante la próxima etapa para tratar de mejorar sus propias posiciones en la solución política. Pero es evidente que cada progreso del ejército sirio en el terreno y todo avance del Estado en la vía del diálogo entre los propios sirios acerca el momento en que la coalición imperialista-colonial tendrá que reconocer el fracaso de su proyecto sirio y la victoria de la Siria que resiste. Es cierto que la liquidación de los grupos terroristas que se han hecho fuertes en diferentes regiones del país llevará tiempo. Pero el Estado sirio sabe cómo liberar el país de esas fuerzas del mal.

La tendencia en el Líbano

El 14 de Marzo cubre a los asesinos de los militares en Ersal

Por Pierre Khalaf

La agresión contra el ejército libanés registrada el 1º de febrero en Ersal (en la frontera del noreste libanés con Siria) es consecuencia del ambiente que ha propiciado desde hace 2 años el jefe de la Corriente del Futuro, Saad Hariri, quien mantiene y respalda a los grupos terroristas compuestos de elementos libaneses, sirios y extranjeros, mientras que los medios oficiales interesados miran para otro lado.

Altos responsables del Estado han negado, durante los 2 últimos años, la existencia de esos grupos terroristas conformados por elementos provenientes de al-Qaeda. Y cuando el ministro de Defensa, Fayez Ghosn, los mencionó, inmediatamente fue blanco de una violenta campaña de difamación desencadenada por el 14 de Marzo, el mismo 14 de Marzo cuya delegación –que incluía entre otros al diputado de las Fuerzas Libanesas Antoine Zahra– viajó a Ersal para expresar su «solidaridad» con los habitantes… ¡contra el hostigamiento de los servicios de seguridad contra ellos!

La muerte de un oficial y de un suboficial no ha llamado a esa coalición a la razón sino que ha sido más bien lo contrario ya que ciertos medios del 14 de Marzo han respaldado la versión de los agresores, muy bien expresada por el diputado Mouin Merhebi, quien criticó al ejército afirmando que este último no había respetado el «procedimiento jurídico y legal» durante el arresto del terrorista Khaled Hmayyeh. ¿Tiene el ejército que avisar por adelantado antes de actuar para arrestar a un sospechoso? ¿Acaso está obligado a obtener la autorización del jefe municipal, notorio simpatizante de los grupos extremistas sirio-libaneses?

Según versiones concordantes, pobladores de Ersal y elementos armados extranjeros arremetieron contra la patrulla del ejército, afirmando que al principio «no los habían reconocido». El ministro Fayez Ghosn aseguró que varios elementos de los servicios de inteligencia del ejército iban de uniforme y que era por lo tanto imposible que no fuesen reconocidos, como afirman los habitantes de Ersal. El señor Ghosn no ha descartado la posibilidad de que miembros del Ejército «Sirio Libre» hayan participado en los enfrentamientos. Según el ministro, el incidente de Ersal prueba la presencia de al-Qaeda en región.

El presidente Michel Sleiman exhortó el sábado al ejército a impedir toda acción que pueda afectar la seguridad del país. «Todo acto contra la seguridad será combatido firmemente», declaró el señor Sleiman, llamando al mando de la institución a impedir todo ataque «contra los oficiales y soldados».

El primer ministro Najib Mikati también condenó los enfrentamientos y se comprometió a tomar contra los culpables las medidas necesarias en materia de seguridad y en el plano legal. Incluso se unió al ministro Ghosn y al comandante en jefe del ejército, el general Jean Kahwaji, quienes celebraron, el domingo, una reunión urgente sobre la situación de Ersal.

El ejército, que exige la entrega incondicional de los responsables de la emboscada, arrestó el sábado cuatro sospechosos en Ersal. Casi todos los arrestados portaban armas, según informó la Agencia Nacional de Información (oficial). Al parecer, el hijo del jefe del municipio de Ersal, Yehya el-Hojeiry, también fue arrestado. La tropa reforzó además su presencia en la región y procedió a la instalación de varios puntos de control.

Mientras tanto, la entrega del cuerpo del comandante Pierre Bachaalani en su domicilio de Ballouneh, en Kesrouan, se desarrolló en un ambiente conmovedor. El ataúd del oficial fue portado en hombros por sus allegados, quienes lo escoltaron hasta su residencia.

En Akkar, una atmósfera de de tristeza entremezclada de cólera reinaba el sábado en el entierro del soldado Ibrahim Zahraman. «El ejército es una línea roja y atacarlo equivale a manchar el honor del país», coreaban los allegados del militar exigiendo que sus asesinos sean arrestados y castigados.


Revista de prensa

As Safir (Diario libanés cercano a la mayoría, 1º de febrero de 2013)
Sami Kleib

Reportes de prensa informan sobre el fracaso de la conferencia de la oposición siria en París. Los propios opositores no disimularon el fracaso y, en caso de que lo hubiesen olvidado, el ministro de Relaciones Exteriores [de Francia], Laurent Fabius, cuyo país está implicado en Mali, les recordó la inquietud occidental sobre un posible control de los extremistas islamistas en Siria. Ese aviso coincide con el temor estadounidense que se expresó fuerte y claramente mediante la inclusión del Frente al-Nusra en la lista de organizaciones terroristas. En todo caso, el margen de maniobra de Francia se reduce a ojos vistas, mientras que se acentúa la inquietud de ver a al-Qaeda y los yihadistas responder a la intervención en Mali con ataques contra los intereses de Francia en el extranjero, o incluso en territorio francés.
Francia trató, al principio, de torpedear la conferencia de Ginebra, iniciada por Haytham Mannaa y sus compañeros. Mannaa y otras partes acusaron entonces a Francia de presionar a Suiza para que no otorgara las visas necesarias para viajar a Ginebra. Pero Estados Unidos y Rusia estaban presentes en Suiza, al igual que los iraníes. También había, visibles o no, de más de 40 Estados. Al término de la conferencia, Mannaa y sus amigos fueron invitados de inmediato a Moscú y recibieron señales muy positivas de parte de Estados Unidos, todo con un trasfondo de flirteo entre rusos y estadounidenses.
Pongámonos por un momento en el lugar de Benjamin Netanyahu. ¿Qué ideas están pasando por su mente en momentos en que se está preparando un arreglo ruso-estadounidense antes del encuentro entre los presidentes Obama y Putin? Ese encuentro no puede terminar en desacuerdo. Inevitablemente habrá que preparar el terreno para el arreglo de ciertas crisis internacionales, 3 de ellas de carácter regional: Irán, Siria y la paz en el Medio Oriente. Así que se impone un ataque preventivo.
El mensaje israelí se produce en medio de una fuerte tensión entre Netanyahu y Obama. ¿Teme el primer ministro israelí que las armas químicas caigan en manos de los yihadistas o del Hezbollah? ¿O quiere más bien poner a todo el mundo, empezando por Estados Unidos, en una posición difícil en caso de que se analice la posibilidad de negociar con Irán? Se trata, sin dudas, de las dos cosas.
Pero si Estados Unidos ha dejado la cuestión siria en manos de Israel, la región se verá entonces ante un riesgo de incendio generalizado. Ni Obama no Putin quieren que se produzca ese tipo de escenario.

As Safir (1º de febrero de 2013)
Imad Marmal

El Hezbollah ha desempeñado, lejos de las luces de los proyectores, un papel de primer plano en las concertaciones que condujeron a la prórroga por 15 días de los trabajos de la subcomisión parlamentaria encargada de analizar los proyectos de ley. Su lógica es que, a la luz de las delicadas circunstancias que el Líbano atraviesa, hay que evitar toda reacción impulsiva y ampliar todas las posibilidades de entendimiento antes de pasar a la otra fase, que será inaugurada por las comisiones parlamentarias conjuntas. Esto es más importante aún en la medida en que los falangistas y las Fuerzas Libanesas no parecen decididos a tomar desde ahora el camino de las comisiones. Pero, dentro de 15 días, si la subcomisión no logra ponerse de acuerdo sobre una ley de consenso, ambas formaciones estarán a la vanguardia de la batalla sobre el voto del proyecto de ley ortodoxo en la asamblea general. El Hezbollah se pronuncia también por la paciencia antes de acudir al armamento pesado político y constitucional, sobre todo cuando los parámetros actuales son satisfactorios para la alianza cuadripartita de la mayoría (Hezbollah, Amal, Corriente Patriótica Libre y Marada). En efecto, el proyecto ortodoxo dispone de una autosuficiencia parlamentaria y la alianza de la mayoría ha retirado de las manos de la Corriente del Futuro y del presidente de la República Michel Sleiman la carta de la ley de 1960, después de haber tomado la decisión de bloquear en el Consejo de Ministros la formación de la Comisión Independiente de la Vigilancia de las Elecciones, corriendo incluso el riesgo de provocar un enfrentamiento con el jefe del Estado.
En ese contexto, las opciones son ahora las siguientes: organizar las elecciones sobre la base de una ley de consenso o del proyecto ortodoxo, o posponer el escrutinio. No hace mucho aún mucho tiempo, los cuatro aliados se encontraban ante la disyuntiva de organizar las elecciones en base a la ley de 1960, si fracasaban los intentos de llegar a un consenso.
Mientras que los cuatro aliados vigilan celosamente la tumba de la ley de 1960, ciertos dirigentes del 8 de Marzo esperan que esta nueva coyuntura llevará a la Corriente del Futuro a dejar de seguir apostando por la caída del régimen sirio para mejorar sus posiciones en las negociaciones.
Es evidente que el 8 de Marzo ha dado prueba de una superioridad táctica en la conducción de la batalla de la ley electoral. Se le vio unido, con una visión clara y apoyando a fondo a su aliado cristiano. Cualidades que no han existido en el 14 de Marzo, a pesar de su reputación de buena organización y de la solidez de sus alianzas… antes de que sus tropas, unidas por el Tribunal Especial para el Líbano, Siria y las armas del Hezbollah, se dispersaran ante la ley electoral.
Finalmente, la proposición [del señor Saad Hariri. NdlR.] de elegir un Senado antes de la elección de un «Parlamento no confesional» abre las puertas a la modificación de la Constitución… que todo el mundo quería en la Corriente del Futuro.
Otro pecado que comete ese partido, únicamente porque no cuenta con inmunidad cuando no está en el poder.

As Safir (31 de enero de 2013)
Marleine Khalifé

Fuentes francesas bien informadas señalan el cambio de tono de Francia en relación con la crisis siria. La expresión «Bachar al-Assad está a punto de caer» se ha convertido en «es una crisis de larga duración».
Esas fuentes califican el enfoque francés del tema sirio como «superficial» y el ex ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, puede ser visto como el reflejo de esa superficialidad cuando declaraba que esperaba «explicarle a Rusia en qué consisten sus intereses». «Como si Rusia, que es una gran potencia, estuviese esperando que París le explique dónde están sus propios intereses y sus ventajas», señalan las fuentes anteriormente mencionadas.
La precipitación francesa en Siria se explica por una mala lectura de las dos fases por las que ha pasado la revolución siria: la fase de las manifestaciones pacíficas y la del conflicto armado.
Las fuentes francesas en Beirut, que se han reunido con oficiales superiores sirios en Damasco, explican las particularidades de esas dos fases. Durante las manifestaciones pacíficas, los soldados vacilaban en utilizar las armas contra los que protestaban. Numerosas deserciones se produjeron en aquel momento. Los servicios de inteligencia se encargaron entonces de la situación ya que el ejército sirio está entrenado según la doctrina de la defensa de la patria, no para disparar contra las multitudes. Actualmente, los militares han superado ese complejo porque lo que tienen enfrente son hombres armados, extremistas y, encima de eso, extranjeros. Esa determinación de los soldados sirios explica el cese de las deserciones.
Francia empieza a ver las cosas más claramente en Siria. Ha entendido que el régimen resiste porque el ejército resiste y que si cae el ejército, el régimen caerá con él. Pero las filas del ejército están más unidas que nunca ahora que las manifestaciones pacíficas han terminado,
Los expertos franceses en estrategie se interrogan además sobre las diferencias entre los extremistas de Mali y el Frente al-Nusra en Siria. ¿Por qué los yihadistas en Mali son calificados de terroristas mientras que en Siria siguen siendo yihadistas? Es difícil encontrar una diferencia entre esas dos Yihad. Y si el arsenal de Muammar el-Kadhafi acabó en manos de los extremistas del Sahara, ¿quién nos dice que no pasará lo mismo con el armamento del ejército sirio?

An Nahar (Diario libanés cercano al 14 de Marzo)
Sarkis Naoum (29 de enero de 2013)

La Casa Blanca y el Departamento de Estado están procediendo a una evaluación global de la política de Barack Obama en el Medio Oriente. Las conclusiones aseguran que la región se dirige hacia un gran incendio o hacia un enfrentamiento abierto entre sunnitas y chiitas. Ese enfrentamiento ya comenzó en Irak, en Siria y en Bahréin y se supone que debe intensificarse.
Los expertos a cargo de esa evaluación hablan de una decisión oficial estadounidense de mantener a Estados Unidos al margen de ese conflicto, pero manteniendo la ayuda a sus aliados. Eso significa que se excluye cualquier iniciativa estadounidense para detener ese enfrentamiento, al igual –claro está– que toda posibilidad de envío de soldados a esa región incendiada. Los mismos expertos indican que las posiciones de Obama en el Medio Oriente dependen en gran parte de lo que suceda próximamente entre su país e Irán.
¿Qué dicen esos expertos sobre Irán? Explican que las declaraciones del nuevo secretario de Estado, John Kerry, ante el Congreso ilustran la posición de Estados Unidos sobre la cuestión iraní: los problemas con ese país deben resolverse, preferiblemente, por la vía diplomática. Si la administración estadounidense tiene garantías sobre las posibilidades de éxito de esas gestiones, está dispuesta a autorizar a los iraníes a proseguir el enriquecimiento de uranio en una proporción que no sobrepase el 5%. Al mismo tiempo, pondrá fin a todos los intentos tendientes a minar el régimen iraní. Pero en pago, Teherán tendrá que poner fin a su apoyo al régimen de Bachar al-Assad y al Hezbollah.
Algunos de esos expertos dudan que Irán acepte esas condiciones. Y si sus dudas son fundadas, el verano que viene promete ser «interesante».

Al Akhbar (Diario libanés cercano a la mayoría, 1º de febrero de 2013)
Nicolas Nassif

Los embajadores de las grandes potencias y de otros países europeos escuchan las explicaciones de sus interlocutores libaneses sobre el tema de la cuestión electoral y, posteriormente, les envían a coro los siguientes mensajes, según fuentes informadas: Los embajadores hacen votos por la obtención de un acuerdo entre el 8 de Marzo y el 14 de Marzo sobre el tema de una nueva ley electoral. Pero si ese acuerdo resultara imposible, el Líbano no debe hundirse por ello en un vacío político ya que existe una ley electoral aún en vigor desde 2008. Dicho de otra manera, es imperativo que las elecciones tengan lugar en la fecha prevista, aunque sea con la ley de 2008, aunque los embajadores no adoptan ninguna posición con respecto a esa ley. Sólo se limitan a hacer entender a los responsables libaneses que son contrarios a toda posposición del voto; cualesquiera que fueren los resultados de las elecciones realizadas según la ley de 2008 o según cualquier otra ley que sea objeto de un acuerdo entre los libaneses, esos resultados no llevarán a la instauración de un gobierno que represente a un bando y no al otro. No habrá por lo tanto monopolio del poder por un solo bando ya que la alternativa es más bien la siguiente: un gobierno de unión nacional que asociaría al 8 de Marzo y al 14 de Marzo o un gobierno de tecnócratas. Todos los protagonistas deben saber que la comunidad internacional no entenderá en ningún caso los motivos que puedan invocarse para retrasar las elecciones. Los embajadores occidentales se mostraron dispuestos a interceder entre los dos bandos rivales, al igual que ante los países que pudiesen influenciarlos, para que se pongan de acuerdo sobre una ley electoral. Aunque también subrayan que no intervendrán en lo absoluto en los detalles de esa ley y que se abstendrán de comentar el tema, [los embajadores occidentales] precisan que sus gestiones no tienen otro objetivo que evitar una posposición de las elecciones. Estos embajadores se limitan en todo caso a aconsejar a sus interlocutores, y nada más. No existe por lo tanto una verdadera dinámica occidental que ejerza presiones directas sobre los libaneses para conminarlos a respetar los plazos constitucionales haciendo abstracción de sus diferencias políticas. No era ese el caso en el momento de los acontecimientos importantes que se han producido en el Líbano en estos dos últimos años: la designación de Najib Mikati, en enero de 2011, para formar el gobierno y el asesinato del general Wissam El-Hassan, en octubre de 2012. Los responsables libaneses pudieron tocar entonces con sus manos una dinámica internacional activa, amenazante e inusitada, que puso a los embajadores en el centro del juego. Una dinámica de ese tipo no se ha manifestado aún en este momento y los embajadores occidentales no parecen considerar que la estabilidad se verá realmente amenazada si las elecciones tienen lugar. Incluso afirman que es la realización de las elecciones lo que permitirá preservar la estabilidad. Ni bloqueo ni posposición de las elecciones.

Al Akhbar (1º de febrero de 2013)
Mohammad Badir y Hassan Olleik

El objetivo que Israel anunció para el ataque contra [la instalación científica siria de] Jamraya esconde varios mensajes que Tel Aviv quiso hacer llegar a varias partes. El más peligroso de esos mensajes era para los países occidentales que se abstienen de intervenir militarmente en Siria. Y puede formularse de la siguiente manera: «Hemos hechos un “ensayo” y ahí tenemos la respuesta siria». El ataque israelí tienen varios objetivos, entre los que se encuentra el siguiente: Decir que las operaciones de traspaso de armas al Hezbollah serán, en lo adelante, interceptadas; intento de instaurar una nueva ecuación que determinará los límites dentro de los que el régimen sirio podrá actuar y hacer uso de sus armas estratégicas; decir que la intimidación suscitada por la idea de la intervención no es realista –prueba de ello es la reducida envergadura la intervención que se produjo sin provocar costos considerables–; servir de palanca a favor de la oposición al desviar la atención del régimen sirio de las batallas que se están produciendo dentro del país; desmoralizar al ejército sirio dando de este la imagen de un ejército fuerte ante su propio pueblo mientras que retrocede ante Israel. El ataque tenía como objetivo poner en una posición embarazosa no sólo al régimen sirio sino a todo el eje de la Resistencia, que se equivocó al basar sus cálculos en Siria sobre un análisis según el cual Tel Aviv no intervendría públicamente en la guerra que estremece Siria, sabiendo que las huelles digitales de los servicios de inteligencia israelíes aparecen claramente en ciertas operaciones de seguridad que estremecido Siria durante los últimos meses, sobre todo en la que tuvo como blanco a expertos que nada tienen que ver con la guerra en Siria, algunos de los cuales habían conformado durante la última década el arsenal militar de la resistencia, ya sea en Gaza, en Líbano o en Siria.

Al Akhbar (29 de enero de 2013)
Entre París y Beirut, el 14 de Marzo ha movilizado sus «fuerzas» en un intento de fortalecer sus alianzas internas, que se tambalean bajo los golpes de las negociaciones sobre una nueva ley electoral, más exactamente el proyecto ortodoxo. Fuentes políticas del 14 de Marzo han reportado que están recibiendo diariamente informaciones sobre lo que se dice en los salones de la Corriente del Futuro, sobre todo las palabras de su presidente Saad Hariri. Allí se critican con violencia las posiciones de los falangistas y de las Fuerzas Libanesas, favorables al proyecto ortodoxo. Fuentes de ambos partidos han indicado que han enviado varios mensajes de reproche a Hariri, subrayando el comportamiento del Hezbollah hacia la Corriente Patriótica Libre y el apoyo que aporta a la decisión electoral de su aliad, mientras que la Corriente del Futuro se ha alzado frente a sus interlocutores cristianos y no ha dado la menor señal de apoyo al proyecto de las 50 circunscripciones propuesto por las Fuerzas Libanesas.
Esas divergencias han alcanzado su clímax con las declaraciones del diputado Ahmad Fatfat, quien «advirtió» sobre el fin de la alianza entre las fuerzas del 14 de Marzo si los interlocutores de la Corriente del Futuro votan a favor del proyecto ortodoxo. Fatfat declaró tener la impresión de que el presidente del Parlamento, Nabih Berry, pudiera someter a voto los proyectos de ley, declarando que la Corriente del Futuro es capaz de presentar listas de candidatos maronitas, greco-ortodoxos y greco-católicos.

Al Akhbar (28 de enero de 2013)
Visitantes que se han reunido recientemente con el presidente sirio Bachar al-Assad afirman que estaban interesados en conocer lo que realmente sucede en las altas esferas sirias. Uno de esos visitantes árabes se reunió recientemente con el presidente Assad por espacio de 3 horas y expresó su sorpresa por lo que vio y oyó.
El presidente recibe a sus visitantes en el palacio Rawda, donde su equipo de trabajo prosigue normalmente sus actividades. En el plano personal, el hombre está tranquilo y sereno. Muestra una confianza y una satisfacción «notables». En las actuales circunstancias, el embarazo de su esposa Asma no es una noticia anodina.
En el plano político, Assad hace una lectura detallada de la situación de su país. Está al tanto de los menores acontecimientos en las provincias sirias. La información que posee abarca desde la calle hasta el barrio más pequeño y los informes que recibe no están nada edulcorados. Sigue de cerca las gestiones internacionales con vistas a la solución de la crisis.
A varias de las personas que lo han visto, el presidente Assad ha expuesto el siguiente panorama: «El ejército ha retomado la iniciativa en el terreno y ha registrado importantes realizaciones. Ha impedido que los grupos armados logren hacerse del control total de ninguna provincia. Las zonas de influencia de los elementos armados se limitan a ciertas regiones limítrofes con Turquía, Líbano y Jordania, así como algunos bolsones alrededor de Damasco, donde la situación del ejército ha mejorado notoriamente. Dentro de la capital, todos los lugares estratégicos están bajo control del Estado, a pesar de los intentos de penetración de los grupos armados. En ese caso se encuentra específicamente la carretera del aeropuerto, que está totalmente controlada».
El presidente Assad indica que los éxitos que el ejército ha obtenido en las últimas semanas van a comenzar a verse próximamente. Prosigue diciendo que «las condiciones en el terreno están cambiando. Recientement, 15 000 refugiados de la región de Homs regresaron por voluntad propia. El pueblo sirio ha perdido la paciencia con esos fenómenos anormales que han destruido sus ciudades, sus aldeas, sus bienes y sus comercios. Si se detienen el financiamiento y el armamento provenientes de Turquía, no se necesitarán más de 2 semanas para decidir la batalla». El presidente Assad afirma que Estados Unidos no está «listo» aún para la solución política y está convencido de que Rusia seguirá respaldándolo, ya que [Moscú] no está defendiendo [el] régimen [sirio] sino sus propios intereses.

Al Hayat (Diario panárabe con capitales sauditas, 1º de febrero de 2013)
Randa Takieddine, París

Un responsable francés que pidió mantenerse en el anonimato reveló que París prevé entregar al ejército libanés 20 misiles HOT. Los helicópteros libaneses tendrán que ser modificados para poder portar ese tipo de arma. Esa decisión debería ser comunicada al comandante en jefe del ejército, el general Jean Kahwagi, de visita en París. El contrato sobre esos misiles había sido firmado por el ex primer ministro Saad Hariri y su homólogo francés de la época Francois Fillon, pero Francia lo había suspendido después de la caída del gobierno de Hariri.
Por otro lado, fuentes oficiales francesas recordaron «el compromiso inquebrantable de Francia a favor de la lucha contra la impunidad» y dijeron estar asombradas de que no se haya arrestado a las personas acusadas del asesinato de Rafik Hariri, a pesar de que han sido reclamadas por la justicia internacional. Por otra parte, el presidente Francois Hollande abordó con su homólogo búlgaro, con quien se reunió esta semana, la investigación sobre el atentado cometido contra un grupo de turistas israelíes en Bulgaria y la posible implicación del Hezbollah. La investigación emprendida en Bulgaria no ha terminado aún pero, según fuentes informadas, ya existe un debate en las capitales europeas sobre las medidas las medidas que tomará la Unión Europea cuando se publiquen oficialmente las conclusiones de esa investigación.
En lo tocante a la liberación de Georges Ibrahim Abdallah [por parte del gobierno francés], el procedimiento parece muy complicado: la justicia está en espera de que el ministerio del Interior firme la orden de expulsión, mientras que ese ministerio espera por la confirmación de la decisión de la justicia a favor de la liberación para firmar [la orden de expulsión]. Sin embargo, responsables franceses han confirmado que la tendencia consiste en liberar al detenido, dado que este ya cumplió su condena de cárcel. El ministro de Justicia libanés Chakib Cortbawi debe viajar a París para discutir el tema con las autoridades francesas.

Al Hayat (31 de enero de 2013)
Antes de su entrevista con el presidente francés Francois Hollande, el jefe de las Falanges Libanesas Amine Gemayel afirmó que el proyecto de ley del Reagrupamiento Ortodoxo acapara actualmente la atención en el tablero [político] libanés porque no existe una alternativa seria. Anunció que la única alternativa al proyecto de ley ortodoxo parece ser la ley de 1960, a la que se oponen el patriarca maronita, así como todos los protagonistas. Agregó que el Hezbollah y la Corriente Patriótica Libre no han ocultado su determinación de recurrir a todos los medios posibles para impedir la realización de las elecciones en base a la ley que está actualmente en vigor.
«Nosotros estamos abiertos a toda proposición capaz de garantizar una verdadera asociación y que preserve a la vez la solidaridad nacional, pero hasta ahora ninguna de las partes ha propuesto ninguna solución para resolver el problema», afirmó Gemayel.
Al ser interrogado por Al-Hayat sobre las conversaciones del jefe del Estado francés con Walid Joumblatt y con Amine Gemayel y sobre la hipótesis de una iniciativa francesa con vistas a una salida de la crisis en el Líbano, un responsable francés de alto nivel afirmó que Francia es el único país que recibe dirigentes libaneses y que sigue interesándose por el Líbano. El presidente Hollande, agregó, exhortó a Joumblatt a actuar a favor de un acercamiento de los puntos de vistas entre el 14 de Marzo y el 18 de Marzo para lograr un compromiso sobre la ley electoral. París privilegia la formación de un gobierno de unión nacional, pero lo más importante para Francia es mantener al Líbano al abrigo de la guerra en Siria, dijo [el alto responsable francés].
En cuanto a la ley electoral, el presidente francés hizo saber que es necesario llegar a un arreglo que permita la participación de todos los protagonistas en las elecciones, que deben realizarse en los plazos previstos, informó la fuente.
Al preguntársele si el jefe de la Corriente Patriótica Libre, Michel Aoun, sería invitado a reunirse con el presidente de Francia, el responsable [francés] respondió que no.

L’Orient-Le Jour (Diario francófono próximo al 14 de Marzo)
Scarlett Haddad (30 de enero de 2013)

Ya no es un secreto para nadie que el apoyo de las Falanges Libanesas y de las Fuerzas Libanesas al proyecto [de ley] greco-ortodoxo ha significado un golpe para las relaciones de ambas organizaciones con la Corriente del Futuro, que no quiere oír hablar de ese proyecto. Las divergencias entre los miembros del 14 de Marzo se han hecho ahora mucho más evidentes.
Para Nabih Berri, lo importante es que el Parlamento reanude sus actividades y, por consiguiente, que la Corriente del Futuro renuncia al boicot. Así como halló la fórmula del hotel situado cerca de la Cámara para acoger a los miembros de la subcomisión y permitirles así reducir sus desplazamientos, ahora está tratando de hallar una fórmula de compromiso para que todas los partes representadas en las comisiones parlamentarias discutan el proyecto de ley electoral. El jefe del legislativo quiere dar así a los diputados la posibilidad de llegar a un entendimiento sobre una ley electoral.
En otras palabras, los diputados tienen unos 40 días para ponerse de acuerdo sobre un nuevo proyecto de ley o sobre uno de los 3 proyectos ya seleccionados por la subcomisión, ya que el ministro del Interior ha precisado que si las elecciones tienen que tener lugar en junio hay que convocar a los electores, a más tardar, a mediados de marzo.
El diputado Ahmad Fatfat dio a entender que la Corriente del Futuro pudiera aceptar una fórmula mixta (elegir el 70% de los diputados según un escrutinio mayoritario y un 30% según el modo proporcional), lo que algunos interpretan como una muestra de que la idea del escrutinio proporcional comienza a imponerse, mientras que otros estiman que se trata de una maniobra tendiente a retrasar la adopción de un nuevo proyecto de ley para llegar a mediados de marzo con una sola ley lista, la de 1960. Pero ese último escenario fue descartado por Nabih Berry, quien prácticamente ha «enterrado» la actual ley invocando el hecho que la comision prevista en esa ley para supervisar las elecciones no ha sido formada y que, por consiguiente, esa ley no podrá aplicarse. Es por eso que la ecuacion que hoy se presenta a los diputados ha cambiado totalmente: ya no se trata de decir, como lo hacía el 14 de Marzo, una ley como nosotros queremos o la ley actual, sino más bien elecciones en la fecha prevista o posposicion del plazo.
El ministro del Interior fue el primero en hablar de una posposicion «técnica» de varios meses y el jefe del bloque de la Resistencia Mohamad Raad retomó la idea el lunes. Por su parte, Nabih Berry no deja de repetir que la mejor ley electoral es la tiene la unanimidad de los libaneses. A esta tendencia se agrega ahora la insistencia del presidente francés ante el lider druso Walid Joumblatt sobre la importancia de preservar la estabilidad del Líbano. Aunque todas las partes se comportan como si las elecciones fueran a tener lugar en la fecha prevista, la idea de la posposición está avanzando y convendría a muchas de las partes, sobre todo a las que habían apostado por un rápido desenlace del conflicto sirio con caída del régimen. Después de todo, el entendimiento en el Líbano bien vale «una posposición técnica»… y la ausencia de claridad en Siria explica la ausencia de entendimiento sobre una ley electoral.

Elnasra.com (Sitio libanés independiente, 31 de enero de 2013)
Maher el-Khattb

Los datos muestran que las tergiversaciones que acompañan el debate sobre la ley electoral son parte de un plan cuyo objetivo es llegar a la fecha de las elecciones sin que se haya adoptado un nuevo texto [de ley], lo cual implicaría que el escrutinio fuese organizado según la ley de 1960. Pero la mayoría ha logrado torpedear ese plan al rechazar la nominación, en el Consejo de Ministros, de los miembros de la comisión de supervisión de las elecciones, cuya existencia es una condición indispensable [para la aplicación de la ley de 1960].
¿Se ha convertido la posposición de las elecciones en un fait accompli?
No existe hasta este momento ninguna ley que pueda servir de base a la organización del escrutinio, sobre todo dado que la mayoría va a dedicarse a impedir la formación de la comisión de supervisión de las elecciones. Lo cual significa que la posposición es una posibilidad concreta. En ese contexto, el periodista y analista Ibrahim Bayram estima que la posposición de las elecciones «es una posibilidad que nunca ha sido tan probable ya que los plazos constitucionales comienzan a aproximarse peligrosamente». Agrega además que las elecciones deben organizarse en junio, pero el periodo que nos separa de esa cita no es suficiente para la realización de una campaña electoral. Además, «el actual debate sobre la ley electoral no indica que sea posible alcanzar a corto plazo un acuerdo entre los protagonistas, lo cual significa que la organización del escrutinio en la fecha prevista es difícil».
El periodista y analista político Johnny Mnayyar comparte esa opinión. Según él, el Líbano ha «entrado seriamente en la fase de posposición de las elecciones», tanto que él estima que las posibilidades de postergación son del 75%.
A pesar de esa coyuntura interna, algunos apuestan por las condiciones internacionales para afirmar que las elecciones se celebrarán en tiempo, como sucedió en 2005. El señor Bayram menciona, en efecto, las presiones internacionales a favor de la organización de las elecciones para la fecha prevista. Pero estima que «si Occidente tuviese que escoger entre las elecciones en la fecha prevista y la estabilidad, escogería la segunda opción» ya que la prioridad para [Occidente] es mantener la calma en Líbano para que la atención se mantenga concentrada sobre la cuestión siria.

Washington Post (Diario estadounidense, 28 de enero de 2013)
Pequeñas redes, creadas en el norte del Líbano para facilitar el transporte de armas, de municiones y de material logístico con ayuda de guías, comienzan a organizarse. Antes, se comunicaban con sus homólogos sirios utilizando teléfonos celulares normales pero ahora comienzan a utilizar aparatos más seguros, como los teléfonos satelitales Thuraya.
Dos de los grandes actores de la red extremista en la frontera son conocidos desde hace años por los responsables de la seguridad libanesa.
Por el lado libanés, el viaje de los voluntarios que encontraron la muerte en Tel Kalakh fue parcialmente organizado y financiado por Hussam Sabbagh, un activista conocido por haber combatido en Afganistán. Del lado sirio, el principal contacto es Khaled Mahmoud, otro militante muy conocido para los responsables libaneses. A fines de diciembre, Mahmoud (alias Abou Suleiman el Muhajer), apareció en un video exhortando a los musulmanes a hacer la Yihad en Siria. Fue él quien anunció la formación del Jund al-Sham, el primer grupo sirio de oposición armada dirigido por un libanés. Mahmoud opera en la provincia de Homs, en la frontera con el Líbano. Los vínculos entre Mahmoud y Sabbagh remontan a varios años. Los dos hombres tenían relaciones con Fatah al-Islam, cuyos dirigentes en su mayoría murieron o fueron encarcelados en la prisión de Roumieh. Mahmoud continuó ejerciendo allí antes de ser liberado el pasado verano. Pasó la frontera hacia Siria con la ayuda de un guía poco después de su liberación.

Fuente
New Orient News

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.