Red Voltaire
Páginas Libres

Alanismo revocador, envilece, corrompe y manipula

+

2-3-2013

Es que la corrupción y savia alanista, con floro, tienen el mérito de envilecer a sus áulicos, los convierte en fanáticos talibanes con anteojeras morales, y los enfila dócilmente (a los Mulder, Del Castillo, Velásquez, y muchos más), para los cuales la corrupción antes y dentro del poder es una norma de vida disculpable en su jefe. ¡Fuera del gobierno central, regional o municipal, todo es ilusión!

Con tal fundamentalismo atacan, por ejemplo, a mí, y defienden al unísono al líder más corrupto y peligroso de todos los tiempos, Alan, precisamente por sus dotes oratorias que encandila a incautos, quienes sólo aspiran a medrar si acaso el poder central, y forrado de dinero dolarizado, los favorece otra vez, hipótesis que niego y rechazo.

¿El aprismo auroral, el genuino, supérstite por ahí, acaso no es capaz de identificar, rechistar y divorciarse de este envilecimiento descomunal, de la peor estofa?

Uno de sus refinados productos, Miguel Farías Alvarado, abogado él y fanatizado hasta su médula, pretendiendo descalificarme por mis 67 años, me escribe:

“Y si tan docto se declara, debería saber, que cuando sea una milésima mas instruido que Alan García, entonces podrá darse el lujo de criticarlo, hasta entonces y como profesional, a su lado, usted vale sólo lo que sus lacayos pretenden señalar. Que pena terminar sus días contestándole los comentarios a un efebo militante (militante cosa que jamás será usted). Por cierto sigo haciendole enojar sin proferir insulto alguno, porque AUTOBOMBO y TERCERA EDAD claramente describen su circunstancia y no son insultos :)” (sic). ¡Yo, jamás me declaré “tan docto”!

Como se advierte se membreta “efebo militante” (¿del alanismo?), pero desconozco si adopta el origen latino-griego del fonema, que es una palabra antigua que significa adolescente, dirigido su uso a los varones atenienses de 18 a 20 años, instruidos en la efebeia, una especie de servicio militar que entrenaba en el arte de la guerra y para el campo de batalla; o, por el contrario, con elasticidad semántica actual, se refiere al adolescente de belleza femenina. Siendo abogado este “efebo” no creo que se repute “adolescente” por su edad, o “mancebo” o “jovencito”, término éste que también figura en otro paraje de su comentario a un artículo mío. En fin, jovencito o afeminado es un tema privativo de la fundamentalista interioridad de Miguel Farías Alvarado, al parecer, abogado piurano.

Finalmente, también porque la torcedura moral del tripudo alanismo, con el castañedismo de Comunicore, y sus envilecidos, que algunos dan la cara, lo promueve, por mi parte y ojalá de millones de votantes: ¡No a la Revocatoria!

Documentos adjuntos

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.