Red Voltaire

Clasificar a Cuba como terrorista, una insistente falacia

Por estos días varios órganos de prensa y entidades estadounidenses se han pronunciado contra la costumbre oficial de imponer a Cuba, año tras año, desde 1982, el calificativo de “estado patrocinador del terrorismo”.

| La Habana (Cuba)
+

No se trata de un simple rótulo ligado a un empeño propagandístico, sino que implica para aquellos “condenados” por el Imperio, sanciones específicas como la no venta de armas a los acusados, o de toda suerte de equipos y tecnologías que, según los estándares norteamericanos, puedan tener un “doble uso”, como los destinados a la medicina, la computación o a las investigaciones científicas, entre otros rubros.

Y en el caso concreto de Cuba, la sanción pretende además erigirse en eterno pretexto para mantener y acrecentar el bloqueo económico y comercial que desde hace más de cinco décadas ejercen los Estados Unidos contra la mayor de las Antillas, y que implica que más de 70 por ciento de los actuales ciudadanos de la Isla no conozcan otra forma de vivir que la signada, entre otros factores, por las carencias, presiones, golpes y sinsabores derivados de semejante cerco.

En ese contexto, periódicos como The Boston Globe y Los Ángeles Times, junto a entidades y figuras norteamericanas, han insistido que para este 2013, con el liderazgo en el Departamento de Estado de John Kerry, debería primar la cordura con respecto a Cuba y sacarle definitivamente de una arbitraria lista de promotores del terrorismo en la cual se insiste absurdamente en mantener a La Habana.

En efecto, el nuevo jefe de la diplomacia estadounidense deberá pronunciarse al respeto en las próximas semanas, y es ante ese acontecimiento que quienes promueven una nueva política hacia la Isla movilizan sus argumentos.

No obstante, cualquiera que fuese el resultado del actual debate interno norteamericano sobre el tema, lo cierto es que su desarrollo coloca a al luz pública lo mendaz del mecanismo adoptado por la Casa Blanca en contra de aquellas naciones que le resultan indeseables e incómodas.

En el caso de Cuba, vale repetirlo, endilgarle ropajes siniestros apunta a pretender presentar como válidas las permanentes acciones agresivas de Washington contra la Isla, y en especial un bloqueo que desde hace más de dos décadas recibe año tras año, en el seno de la Asamblea General de la ONU, el rechazo contundente de la inmensa mayoría de los pueblos del orbe.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Simulacro de paz
Simulacro de paz
por Thierry Meyssan
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
¿Unión? ¿Europea?
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
por Thierry Meyssan
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
Francia: implantación de un Estado policiaco (4ª parte)
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
por Jean-Claude Paye
Páginas Libres
¡Los Fujimori blindan el secreto bancario porque tienen mucho que esconder!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
E-pasaportes: herencia que parece pesadilla
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
Embajadores Luna, Valdez y Popolizio demandados penalmente
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Volver a Víctor Raúl, lo demás es pura farsa barata!
por Edmundo Haya de la Torre Barr, Socios
 
Los emails explosivos de Hillary Clinton
«El arte de la guerra»
Los emails explosivos de Hillary Clinton
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Páginas Libres
¡Comisión de Ética pide pruebas de denuncia contra Becerril!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios