Red Voltaire

Entrevista de Vladimir Putin a Pervy Kanal y la agencia AP

| Moscú
+
JPEG - 40.9 KB

AP: Muchas gracias por habernos invitado a su casa, y por consentir responder a las preguntas para el amplio auditorio de Associated Press. Dentro de poco se realizará la cumbre del G20 y es muy interesante. Quisiera empezar por Siria. El presidente Obama dice ahora que está esperando la aprobación del Congreso para empezar la operación en Siria. Según usted, ¿qué sucedió allí en cuanto al ataque químico y qué medidas hay que tomar?

Vladimir Putin: No tenemos información exacta de lo que ocurrió. Creemos que al menos hay que esperar los resultados de la investigación que realizó allí la comisión de inspectores de la ONU. Pero no tenemos confirmación de que estas sustancias químicas (a propósito, todavía no se sabe si son armas químicas o solo sustancias nocivas) fueron aplicadas precisamente por el ejército oficial del gobierno de Siria. Además, ya he hablado de esto, en nuestra opinión, parece totalmente absurdo, que las fuerzas armadas regulares, que en realidad hoy en día están a la ofensiva, en algunos lugares ya han rodeado a los así llamados rebeldes y los están rematando, que en estas condiciones ellos empiecen a aplicar armas químicas prohibidas, entendiendo perfectamente que esto puede ser pretexto para tomar sanciones contra ellos, incluso el uso de la fuerza. Es ridículo, no tiene ninguna lógica, esto en primer lugar.

En segundo lugar, partimos de que si alguien tiene información sobre la aplicación de armas químicas por parte del ejército regular, tiene que entregar esas evidencias al Consejo de Seguridad de la ONU, a los inspectores y al Consejo de Seguridad. Y deben ser contundentes. No deben basarse en rumores, o en información recibida por los servicios especiales, como resultado de haber escuchado en secreto algunas conversaciones, etc. Hasta en Estados Unidos hay expertos que creen que las pruebas presentadas por la administración no son convincentes y no excluyen la posibilidad de que la oposición haya realizado una acción provocativa programada de antemano, tratando de dar a sus protectores un pretexto para una intervención armada.

AP: Hemos visto los vídeos con imágenes de niños envenenados. ¿Usted también ha visto estos vídeos? ¿Qué piensa usted sobre esto?

Vladimir Putin: En lo que se refiere a lo que usted acaba de mencionar, las imágenes de los niños asesinados, supuestamente como resultado de este ataque químico, son imágenes horrorosas. La única pregunta es ¿qué fue lo que pasó y quién tiene la culpa? Las imágenes no dan respuesta a estas preguntas. Y existe la opinión que es una compilación de los mismos mercenarios, que, como bien sabemos y la administración de Estados Unidos. también lo reconoce, están relacionados con Al-Qaeda, y que siempre se han distinguido por su crueldad.

Al mismo tiempo quisiera llamar su atención sobre el hecho de que, si usted ha visto atentamente estas imágenes, allí no se ven ni padres, ni mujeres, ni personal médico. ¿Quiénes son estas personas y qué ha pasado allí? No tenemos respuesta a esa pregunta. Las mismas fotografías, desde luego, son horrorosas, pero no demuestran la culpabilidad de nadie. Por supuesto, hay que investigarlo y sería bueno saber quién cometió esas atrocidades.

AP: ¿Cuál será la posición de Rusia si se presentan pruebas contundentes de que estos ataques fueron realizados por el gobierno de Siria? ¿Estará de acuerdo con nuestra operación militar?

Vladimir Putin: No descarto esa posibilidad. Pero quiero que preste atención a una circunstancia de suma importancia. Según el derecho internacional vigente solo el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas puede autorizar el uso de la fuerza contra un Estado soberano. Cualquier otro motivo que se invoque para justificar el uso de la fuerza contra un país independiente y soberano es inadmisible y no se puede calificar de otra manera que no sea de agresión.

AP: Entiendo sus argumentos y es interesante el hecho de que todavía no queda claro quién cometió esos crímenes. Pero ¿qué hará Rusia, se alejará del gobierno sirio, cesará el suministro de armas, etc.?

Vladimir Putin: Si tenemos información objetiva y precisa de quién ha cometido estos delitos, habrá una reacción correspondiente. Suponer ahora y decir de antemano que vamos a hacer una u otra cosa es absolutamente erróneo, así no se hace política. Pero le aseguro que ocuparemos una posición firme. Quiero decir que la firmeza de los principios de esta posición radica en el hecho de que el uso de las armas de destrucción masiva es un crimen.

Pero surge otra pregunta. ¿Si resulta que son los mercenarios los que utilizaron las armas de destrucción masiva, qué hará con ellos Estados Unidos? ¿Qué van a hacer los patrocinadores con sus mercenarios? ¿Detendrán los suministros de armas? ¿Comenzarán una operación militar contra ellos?

AP: Supongo, que según John Kerry, todos entienden por qué se cometen estos delitos y nos vemos obligados a responder ante la historia. Y usted, Rusia, también podría verse en esa situación, igual que Estados Unidos. ¿Tiene usted miedo de que ahora le puedan calificar como una persona que apoya el régimen que comete delitos contra su pueblo? ¿Existe el peligro de que le consideren defensor de este gobierno?

Vladimir Putin: No defendemos este gobierno. Defendemos cosas completamente diferentes: defendemos normas y principios del derecho internacional, defendemos el orden mundial actual, defendemos que se discuta aunque sea solo la posibilidad del uso de la fuerza exclusivamente en el marco del actual orden internacional, de las reglas internacionales y del derecho internacional. Eso es lo que defendemos, eso es un valor absoluto. Cuando las cuestiones del uso de la fuerza se resuelven fuera de la ONU o del Consejo de Seguridad, surge el peligro de que tales decisiones ilegales se tomen en contra de cualquier país y bajo cualquier pretexto.

Ahora usted acaba de decir que el señor Kerry cree que fue el ejército de Assad el que utilizó las armas químicas. Pero de esa misma manera otro secretario de Estado en la administración del señor Bush convencía a toda la comunidad internacional que Irak poseía armas químicas y hasta nos mostraba una ampolleta con una sustancia blanca. Todo eso resultó en un argumento inconsistente. Sin embargo, utilizando este argumento, se realizó una operación militar que mucha gente en Estados Unidos ahora considera errónea. ¿Acaso lo hemos olvidado? ¿O suponemos que podremos fácilmente evitar nuevos fracasos? Le aseguro que no es así. Todos lo recuerdan, lo tienen en cuenta y lo toman en consideración al tomar decisiones.

AP: Según entiendo, usted no aceptará las pruebas que se han presentado. ¿Entonces qué le convencerá?

Vladimir Putin: Nos convencerá solo una investigación profunda y objetiva y la presentación de pruebas evidentes, que demuestren claramente quién lo hizo y qué armas se utilizaron. Después de eso estaremos dispuestos a actuar de la manera más decisiva y seria.

Pervy Kanal: ¿Señor presidente, sigue Rusia cumpliendo los contratos de suministro y mantenimiento del armamento sirio?

Vladimir Putin: Sí, por supuesto. Lo hacemos basándonos en que colaboramos con un gobierno legítimo y no infringimos las normas del derecho internacional, ni nuestras obligaciones. No hay ninguna restricción de la ONU al comercio de armas con Siria. Y nos da mucha pena que el suministro de armas a los mercenarios se realiza a todo trapo desde el principio de este conflicto armado aunque, según las normas del derecho internacional, la venta de armas a una parte en conflicto es inaceptable.

Pervy Kanal: Sin embargo, permítame aclarar la cuestión acerca de los complejos más modernos S-300.

Vladimir Putin: Adelante.

Pervy Kanal: Hay muchos rumores acerca de esto, si Rusia ha suministrado estos complejos a Siria o no.

Vladimir Putin: El S-300 no es el complejo más moderno. Creo que en sus parámetros es un poco mejor que Patriot, pero ya tenemos el S-400 y estamos a punto de terminar el S-500. Desde luego, es un armamento muy eficaz. Tenemos un contrato de suministro de S-300 y ya hemos entregado algunos componentes, pero no hemos terminado el suministro. Lo hemos detenido. Pero si vemos que se están tomando medidas que violan las normas internacionales, pensaremos bien cómo actuar en el futuro, incluso en lo que se refiere al suministro de armamento tan sofisticado a ciertas regiones del mundo.

Pervy Kanal: Los líderes de muchos países han declarado que sus países no se involucrarán en el conflicto en ningún caso. ¿Puede usted decir algo similar?

Vladimir Putin: Quisiera que preste atención al hecho de que la Federación de Rusia actualmente no tiene unidades en el extranjero, a excepción de dos bases en territorio de la antigua Unión Soviética y la participación de nuestras tropas en operaciones en el marco de los mandatos de la ONU. Y eso está muy bien, estamos muy contentos de eso. Nosotros, por supuesto, no tenemos la intención y no vamos a participar en ningún conflicto.

En lo que se refiere a la decisión de algunos países de no participar en la operación militar, francamente, me sorprendió mucho, porque pensaba que en la comunidad occidental todo se hacía según los principios de cierta uniformidad, como las decisiones que se adoptaban en los Congresos del Partido Comunista en la Unión Soviética. Pero resultó que no es así, que todavía hay personas que consideran mucho su soberanía, analizan la situación y tienen el valor para tomar decisiones que correspondan a los intereses de sus propios países, que defienden su punto de vista. Y eso está muy bien, evidencia que el mundo realmente se fortalece en su multipolaridad.

Pervy Kanal: ¿Señor presidente, según usted, qué lugar ocupará el problema sirio en la agenda de la cumbre del G20? Nos encontramos con usted justo en vísperas de esta gran reunión en San Petersburgo.

Vladimir Putin: Ante todo, quisiera decir que la agenda del G20 se determinó hace mucho, y la aprobaron todos sus miembros. No consideramos que tengamos derecho a violar esos acuerdos. La cumbre del G20 está dedicada en primer lugar a la discusión de asuntos económicos, de problemas económicos del mundo, dedicada a los problemas del crecimiento, a la lucha contra el desempleo, contra la corrupción, los delitos fiscales, la administración. Pero, por supuesto, considerando que la situación en torno a Siria es un conflicto grave y que no hemos sido capaces de ponernos de acuerdo en este tema tan importante, se puede aprovechar el hecho de que los líderes de las 20 principales economías del mundo se reunirán en San Petersburgo y, por supuesto, se puede dedicar algún tiempo a discutir este tema. Pero no vamos a imponerlo. Podemos ofrecer salirnos del marco de los debates previstos y dedicarle algún tiempo al problema sirio.

Quisiera subrayar una vez más que somos anfitriones de la cumbre y que esta tiene ciertas reglas, hay una agenda aprobada y no creemos que tengamos derecho a cambiarla. Desde luego, propondré a mis colegas discutir este tema y espero que no se nieguen.

Pervy Kanal: ¿Qué será para usted el éxito de la cumbre?

Vladimir Putin: El éxito de la cumbre será una discusión abierta y positiva orientada a la aprobación final de las decisiones predeterminadas. ¿Qué decisiones son? Una serie de medidas para estimular el crecimiento de la economía mundial, la creación de nuevos puestos de trabajo. Esas son las dos direcciones principales. Al hacerlo, partimos de la premisa que para garantizar la solución de esos retos debemos resolver varias sub-tareas, por ejemplo, la promoción de las inversiones, la creación de una economía mundial más abierta, el trabajo en el sector, como ya he dicho, de la administración tributaria, el sistema bancario, etc.

Por cierto, en cuanto a la administración fiscal y el perfeccionamiento del sistema fiscal, el problema de la evasión de impuestos es parte de la lucha contra la corrupción. Lo que logramos, según me parece, acordar (aunque no lo hicimos nosotros mismos, sino en cooperación con nuestros socios y colegas bajo el auspicio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) acordar los principios básicos del desarrollo del sistema fiscal en el mundo. Nadie lo ha hecho en los últimos 100 años. Es una parte sumamente importante de nuestro trabajo.

Está listo el llamado «Plan de San Petersburgo» para el desarrollo de la economía mundial y la creación de nuevos puestos de trabajo. Nos hemos puesto de acuerdo en una serie de otros problemas vinculados con la lucha contra la corrupción, nos hemos puesto de acuerdo acerca de lo que hay que hacer con la actividad «offshore». Es toda una serie, una gran serie de medidas. Sí, por supuesto, vamos a discutir los problemas del comercio mundial, de las finanzas internacionales y vamos a pensar que la cumbre es un éxito si se adoptan todos los documentos preparados y acordados de antemano.

Pervy Kanal: ¿Si le entendí bien, además de iniciar las discusiones, Rusia tiene algo más que ofrecer a sus huéspedes para solucionar ciertos problemas que usted ha mencionado?

Vladimir Putin: Como ya sabe, nosotros presidimos el Grupo este año, la cumbre del G20 es como la quintaesencia, la finalización de todo este trabajo colectivo durante el año a nivel de ministros, expertos, etc. Y así a lo largo de estas discusiones conjuntas, por supuesto, ofrecemos algo nosotros y a nosotros también nos hacen sugerencias. Es un trabajo conjunto, compartido, en el que se prepara un documento único para todos los líderes del G20, que ahora deberán firmar este documento final.

AP: Señor presidente, vamos a volver a las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. Pero permítame hacerle una pregunta más acerca de Siria. Supongamos que el presidente Obama recibe el apoyo del Congreso para el uso de la fuerza. ¿Qué hará Rusia en ese caso? ¿Apoyará a Siria o romperá sus relaciones con ese país? ¿Qué hará en ese caso?

Vladimir Putin: ¿Usted trabaja para un medio de comunicación o para la CIA? Usted me hace preguntas, que me deben hacer colegas de otras organizaciones… Esos son planes de Rusia según el desarrollo de la situación, según un primer, segundo o tercer guión. Tenemos nuestras propias ideas acerca de qué hacer y cómo lo vamos a hacer en caso de una situación con el uso de armas o sin ellas. Tenemos nuestros propios planes, pero es demasiado temprano para hablar de ellos.

AP: Bien. Ahora quisiera hacer una pregunta acerca de la visita del presidente Obama. En realidad ahora deberíamos discutir los resultados de la cumbre que debió tener lugar en este momento, estoy hablando de la cumbre con el presidente Obama. ¿Se siente decepcionado por la cancelación de la visita?

Vladimir Putin: Sí, por supuesto. Me gustaría que el presidente de Estados Unidos visitara Moscú para tener la posibilidad de conversar con él, de discutir problemas pendientes. Pero no creo que sea una gran catástrofe. Es que los contactos entre nuestros ramos administrativos, entre los ministros, entre ministros de varias áreas no cesan. Recientemente tuvo lugar la visita a Washington del ministro de Defensa de la Federación de Rusia y del ministro de Relaciones Exteriores. Hay contactos entre nuestros parlamentos. Es decir el trabajo continúa, no se detiene. Entendemos que la posición de Rusia sobre algunos temas irrita en cierta medida a la administración estadounidense. Pero no podemos hacer nada. Creo que sería mejor no irritarse sino armarse de paciencia y buscar juntos la solución.

En el marco de la cumbre del G20 en San Petersburgo espero tener la posibilidad de conversar con mi colega estadounidense. Todos nuestros encuentros anteriores han sido muy constructivos. El presidente Obama es un interlocutor muy interesante y una persona realista y pragmática. Estoy seguro de que aunque nuestro encuentro tiene lugar en el marco del trabajo del G20, durante la cumbre, de todos modos será muy fructífero. En todo caso tenemos muchas cuestiones en las que trabajamos y en la solución de las cuales estamos interesados. Es la agenda del desarme, los problemas de desarrollo de la economía mundial, las cuestiones acerca de Corea del Norte, los problemas de Irán. Y muchos otros en cuya solución estamos tan interesados como Estados Unidos. Por ejemplo, la lucha contra el terrorismo. Hace poco los estadounidenses vivieron otra tragedia, me refiero a las explosiones en un evento deportivo. Y nuestras autoridades policiales y servicios especiales cooperaron muy activamente y siguen haciéndolo. Y esta cooperación sirve claramente a los intereses tanto del pueblo estadounidense como del pueblo ruso. Esta colaboración no se ha detenido y estoy seguro de que va a evolucionar.

AP: Algunas personas hablan sobre sus relaciones personales con el presidente Obama, sobre sus relaciones amistosas. Muchos comentan el lenguaje corporal de usted, que a menudo dice que usted se aburre durante las conversaciones con él. ¿Qué piensa usted de estos comentarios? ¿Tienen razón? ¿Qué le parece?

Vladimir Putin: Creo que cada uno está en su lugar, estoy hablando de las personas que están involucradas en la política, en la economía, en la seguridad y que difunden la información. Cada uno trata de mostrar sus mejores cualidades, incluidos los observadores de los que está hablando usted. A veces me sorprende mucho leer sobre el lenguaje corporal, de que nos aburrimos o nos comportamos de alguna otra manera. ¿Quién puede decir, aparte de nosotros mismos, lo que tenemos en mente y en el corazón? Hay algunos gestos que, por supuesto, pueden leerse claramente. Pero ninguno de esos gestos se ha visto, ni de parte de Obama ni de la mía, y espero que nunca se verán. Todo lo demás es ficción.

Repito una vez más que nuestras conversaciones siempre tienen un carácter muy constructivo, sustancial y bastante franco. En ese sentido, el presidente de Estados Unidos es un muy buen interlocutor, es fácil hablar con él, porque está claro que es lo que quiere, su posición está clara, él escucha la posición de su oponente, reacciona a ella. Es interesante trabajar con él.

AP: ¿Cree usted que en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos todavía existen consecuencias de la Guerra Fría? ¿Cómo podemos superar eso?

Vladimir Putin: En parte es así. Pero eso se refiere ante todo a un nivel medio de la cooperación en casi todos los campos y las esferas. Muchas personas, especialmente en los organismos de seguridad, que durante años trabajaron en Estados Unidos contra la Unión Soviética y en la Unión Soviética contra Estados Unidos, todavía se mantienen en ese sistema de referencia y dentro de aquel modo de vida. Pero me gustaría pensar que eso no afecta de ninguna forma el alto nivel político. Nuestras polémicas actuales no provienen de eso sino más bien de un entendimiento diferente de los problemas que afrontamos, de diferentes vías que elegimos para alcanzar objetivos comunes, y quiero subrayar que son comunes, y tal vez de la capacidad o la falta de capacidad de buscar compromisos y de respetar la opinión de sus socios.

AP: Cuando usted volvió a postularse a la presidencia muchos dijeron que las detenciones que se realizaban en aquel entonces estaban destinadas a debilitar a los rivales. ¿Cree usted que los estadounidenses están relacionados con los últimos acontecimientos que tienen lugar en la sociedad civil?

Vladimir Putin: No tengo muy claro de qué detenciones habla usted que podrían haber influido en la campaña preelectoral. ¿Qué detenciones hubo en Rusia que hayan podido influir en la campaña preelectoral? Le estaría muy agradecido si me lo explica. No conozco ni una sola detención que haya podido afectar la campaña preelectoral en Rusia, no hubo detenciones así. Si las fuerzas del orden por alguna razón arrestan a alguien, gritar «¡Socorro! ¡Es una detención política!» es un buen modo de defenderse. Y yo no vi detenciones así. ¿De qué está hablando?

AP: Creo que a menudo se considera que el Departamento de Estado de Estados Unidos está interesado en debilitar a su contrincante y generar una conmoción en Rusia.

Vladimir Putin: A veces surgen esos pensamientos, se lo digo sinceramente al igual que lo dije a mis socios estadounidenses. No sé si estará bien comentarlo en los medios de información pero, en general, es bastante evidente, por eso voy a decirlo. Me cuesta imaginar al embajador de la Federación de Rusia en Washington colaborando intensamente con los representantes del movimiento Ocuppy Wall Street. Simplemente no puedo imaginarlo porque el papel de embajador consiste en arreglar las relaciones internacionales. Es una labor delicada. Con la cantidad de problemas complicados, tiene que haber una persona o personas de ambas partes, capaces de evitar los escollos, de buscar compromisos, de conseguir acuerdos. Pero los empleados de su embajada se portaron de otra forma. Es lo mismo, repito, que imaginarnos a nosotros trabajando con los representantes de Ocuppy Wall Street. Nosotros no lo hacemos pero algunos empleados de la embajada de Estados Unidos lo consideran normal. Creo que eso no corresponde a la práctica diplomática. Nosotros no quisimos armar ningún escándalo al respecto. Simplemente lo vimos y pensamos: «Pues si es su manera de hacer las cosas, bien». Pero eso no llevó a consecuencias negativas en nuestras relaciones. Creo que esa práctica no es correcta y es dañina. Pero parece que se trata del estilo de actuar de algunos dirigentes de cierta institución. Las personas vienen y van pero los intereses de países tan grandes como Rusia y Estados Unidos permanecen y hace falta seguir trabajando.

AP: En cuanto a la colaboración entre los servicios de inteligencia, ¿se está desarrollando en el mismo nivel pese a cierta tensión en las relaciones?

Vladimir Putin: No, en los servicios de inteligencia también existen fallos cuando, por ejemplo, ofrecemos algunos datos y nos dicen «Pues, lo arreglaremos sin su ayuda» y los nuestros dicen, «Ah, entonces, bien». Pero, en general, la colaboración se está desarrollando exitosamente y es provechosa. Estoy seguro de que ayuda a proteger la vida de nuestros ciudadanos. Eso es lo más importante, es el fruto principal de nuestro trabajo común en esta dirección. Otra vez quiero expresar la esperanza de que logremos seguir profundizando y fomentando esa colaboración.

Pervy Kanal: Señor Presidente, resumiendo este tema de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, cómo podría usted caracterizarlas en la etapa actual? Usted sabrá, hoy ha sido anunciada la agenda del presidente Obama en Rusia. Nada más aterrizar, él se reunirá con los defensores de los derechos humanos y los representantes de las minorías sexuales. Ya aparecieron comentarios de que eso indica el nivel de nuestras relaciones actuales.

Vladimir Putin: Es una práctica de la diplomacia estadounidense, mostrar su apoyo a la sociedad civil. No veo nada malo en ello. Al contrario, le damos la bienvenida para que haya una plena imagen y comprensión de lo que sucede en nuestra sociedad. Sería mejor si el servicio diplomático, la embajada y los servicios especiales, que para eso existen, ofrecieran un retrato pleno y objetivo del estado de la sociedad rusa y no solo una imagen unilateral. Aunque también es algo importante ver cómo están organizados y cómo se sienten las personas que se dedican a la defensa de los derechos humanos.

Pervy Kanal: Pero de todas formas ¿cómo denominaría estas relaciones? Tuvimos el reinicio y ahora es la helada o el enfriamiento?

Vladimir Putin: No, es solo trabajo corriente, la protección de los intereses, del modo de solucionar los asuntos internacionales y bilaterales. Es una difícil y tensa faena común. No todo es un jardín de rosas. Es un trabajo difícil y a menudo duro, pero no es nada extraño. El presidente Obama no fue elegido por el pueblo estadounidense para ser agradable con Rusia, ni tampoco este humilde servidor fue elegido por el pueblo de Rusia para ser agradable con alguien. Estamos trabajando, discutiendo en algo, somos humanos y a veces podemos enojarnos. Pero, repito, creo que los mutuos intereses globales son un buen fundamento para buscar soluciones conjuntas.

AP: En cuanto a los asuntos jurídicos… el caso de Edward Snowden despertó cierto descontento y desilusión en Estados Unidos. Usted, como ex funcionario de los servicios especiales, ¿de qué forma reaccionaría ante la conducta de una persona como Snowden que permitió la filtración de información secreta?

Vladimir Putin: Si en realidad se tratara de información secreta y si esa persona en realidad nos hubiera causado daño, sin falta buscaría que se responsabilice y que fuese penalizado conforme a la legislación rusa.

AP: Con relación a esto ¿cree usted que la administración estadounidense tiene razón al solicitar la extradición de Snowden y enviarlo a Estados Unidos?

Vladimir Putin: Posiblemente, sí. Sabe, el problema radica en otra cosa. El problema consiste en que no sabemos si la administración tiene razón o no. Y el problema no consiste en que defendamos a Snowden. No lo defendemos. El problema es que no tenemos con Estados Unidos un acuerdo de extradición de delincuentes. En repetidas ocasiones propusimos a Estados Unidos negociar ese tipo de acuerdo pero siempre lo rechazaron.

En el mundo existen determinadas reglas y procedimientos según los cuales un delincuente puede y debe ser extraditado a la otra parte, si es que existe un acuerdo pertinente en el cual estén indicadas las condiciones y ciertas garantías. Estados Unidos se negó a firmar con nosotros un acuerdo de ese tipo. Tampoco quieren extraditar a nuestros delincuentes, cuyo delito no fue filtrar secretos sino que tienen sus manos llenas de sangre, que han matado personas y han practicado la trata de blancas, y nuestros socios estadounidenses están al tanto de ello. No podemos evaluar si Snowden cometió algún crimen en Estados Unidos o no. No estamos en capacidad de hacerlo. Nosotros, como país soberano y sin que exista el acuerdo pertinente con Estados Unidos, no podemos hacer nada más que permitirle residir aquí.

Ahora les voy a decir directamente algo que nunca dije antes, lo sugerí pero no lo dije. El señor Snowden se reunió por primera vez con nuestros representantes diplomáticos en Hong Kong. Me informaron que había un empleado de los servicios especiales. Les pregunté «¿Y qué quiere?» «Él lucha por los derechos humanos, por la libertad de información, contra las violaciones de los derechos humanos en este ámbito y contra las infracciones de la legislación de los propios Estados Unidos y de las normas del derecho internacional». Les digo: «¿Y qué? Si quiere quedarse en Rusia, puede hacerlo. Pero en ese caso tiene que terminar toda actividad que pueda afectar las relaciones entre Rusia y Estados Unidos». Se lo explicaron. Él contestó: «No. Yo lucho por los derechos humanos y les llamo a luchar junto a mí». Dije: «No, no vamos a luchar junto a él, que luche él solo». Él se fue y ya.

Luego empezó él su viaje a América Latina en avión. Me dijeron que el señor Snowden venía a Moscú, dos horas antes de su aterrizaje. ¿Qué pasó después? Hubo una filtración. Los representantes de los servicios especiales estadounidenses, que no se ofendan conmigo, podrían actuar con mayor profesionalismo. Y los diplomáticos, por cierto, también. Al enterarse de que él se estaba dirigiendo a Rusia y que tenía que hacer aquí una escala, presionaron a todos los países a los que podría llegar, incluyendo países latinoamericanos y europeos. Ellos habrían podido permitir que saliera a algún país donde pueda ser fácilmente detenido o detenerlo en el camino como hicieron, por cierto, con el avión del presidente de un país latinoamericano, algo que, en mi opinión, es absolutamente inadmisible, grosero y no es digno de Estados Unidos ni de sus socios europeos. Es simplemente humillante. Podrían haberlo hecho con Snowden. ¿Qué les impidió hacerlo? No, ellos asustaron a todos y él automáticamente tuvo que quedarse en nuestro aeropuerto. ¿Y qué teníamos que hacer después? ¿Entregárselo? Entonces tienen que negociar un acuerdo con nosotros. Si no quieren hacerlo, bien. Entreguen a nuestros delincuentes. Si no quieren hacerlo, bien. ¿Y por qué entonces nos piden a nosotros extraditarlo unilateralmente? ¿Por qué este esnobismo? Hay que tener en cuenta los intereses mutuos, trabajar y buscar soluciones profesionales.

Así que no estamos defendiendo a Snowden, sino ciertas normas de relaciones entre los países. Tengo mucha esperanza de que en un futuro consigamos acuerdos pertinentes con Estados Unidos y refrendarlos en forma de documentos legales.

AP: Edward Snowden ofreció a Rusia alguna información secreta o confidencial?

Vladimir Putin: No, no nos ofreció nada, no recibimos nada de él y ni siquiera nos interesa eso. También somos expertos y partimos de que nuestros socios de los servicios especiales estadounidenses están enterados de todo lo que podría decir y de que ya se aseguraron en este sentido, lo cambiaron y lo erradicaron todo. ¿Qué provecho podemos sacar de él? No queríamos ni siquiera entrometernos en todo eso, ¿entiende? Él es una persona totalmente diferente, pero puede ser presentado de diferentes formas. Entiendo que para Estados Unidos es ventajoso presentarlo como un traidor pero es una persona de un carácter totalmente diferente. Él se siente luchador por los derechos humanos. Puede o no reconocérsele así pero es cosa de aquellos que lo evalúan. Mientras él se posicione precisamente de esa forma y se porte así con nosotros. No nos interesa invitarlo a ninguna colaboración ni de sacar de él ninguna información. Nunca intentó ofrecernos nada y nosotros no intentamos obtener nada de él.

AP: Es decir, ¿teóricamente podría envejecer en Rusia?

Vladimir Putin: Sabe, a veces pensé en él. Es un tipo extraño. Es joven, tiene algo más de 30 años. No me imagino en qué está pensando ni cómo piensa construir su futuro. En principio él se condenó a sí mismo a una vida muy difícil. Ni siquiera me imagino qué va a hacer. Pero está claro que no lo vamos a entregar y que puede sentirse seguro aquí. Pero ¿luego qué? Tal vez dentro de algún tiempo Washington se dará cuenta de que no es traidor y ni un espía sino una persona que tiene sus convicciones que pueden ser apreciadas de diferentes formas. Y tal vez aparezca algún compromiso. No lo sé, es su vida, la eligió y lo hizo independientemente. Él cree que es noble, justificado y que los sacrificios así son necesarios. Es su elección.

AP: Los Juegos Olímpicos se celebrarán muy pronto y parece que todas las instalaciones estarán construidas a tiempo. Pero hace poco salió la resonante noticia sobre la aprobación de la ley en contra de los homosexuales. ¿Cree que puede tener repercusión en la celebración de las Olimpiadas?

Vladimir Putin: Espero que no repercuta negativamente, además, no tenemos leyes que vayan en contra de personas con orientación sexual no tradicional. Por lo que usted acaba de decir parece que quiere que millones de espectadores piensen que tenemos esas leyes, pero no las tenemos. Hemos aprobado una ley que prohíbe la propaganda a favor de la orientación sexual no tradicional entre menores de edad y, para empezar, eso es algo muy diferente.

En segundo lugar, vemos que tratan de desacreditar la celebración de las futuras Olimpiadas utilizando esas leyes como excusa. Desgraciadamente, vemos que esos intentos se producen también por parte de Estados Unidos. ¿Qué quiero decir con esto? En primer lugar, los homosexuales en nuestro país no se ven reprimidos ni en la esfera profesional, ni en los salarios, tampoco cuando alcanzan grandes logros en su vida creativa o en el trabajo. No son reprimidos en el sentido de que el gobierno reconoce sus méritos, son condecorados con órdenes y medallas. Son ciudadanos de la Federación de Rusia con los mismos derechos que los demás.

Sin embargo, aquellos que pretenden darnos lecciones, incluidos algunos colegas y amigos estadounidenses, deberían saber que los homosexuales tienen muchos problemas en Estados Unidos. ¿Sabían que en algunos Estados la homosexualidad se considera un crimen? En particular en Oklahoma y en Texas, según me dijeron. Puede que se estén equivocando, pero comprueben. Si eso es cierto, esas personas que pretenden indicarnos qué hacer tampoco son ejemplos a seguir. Y según las estadísticas, realizadas por algunas organizaciones no gubernamentales –yo no digo que sea cierto pero es lo que dicen las encuestas– en algunas empresas estadounidenses los homosexuales son reprimidos incluso en lo relativo a los salarios. Yo no sé si es cierto, eso hay que comprobarlo. Pero hace mucho que nosotros erradicamos el atavismo de que la homosexualidad es un crimen. Creo que el artículo 120 del Código Penal de la República Soviética de Rusia penalizaba la orientación sexual no tradicional. Pero hace mucho que fue abolido. Sin embargo, en algunos países eso todavía existe. Considero que es mejor que no discutamos, que no intentemos demostrar que unos países son civilizados y otros salvajes. Tenemos que tratar los asuntos relacionados al respeto a los derechos humanos de forma profesional y como socios, no intentar darnos codazos, sino dar una visión objetiva de la situación y buscar soluciones en conjunto.

AP: Si decimos que la propaganda de la homosexualidad es un crimen, ¿lo será el hecho de llevar símbolos distintivos de la homosexualidad? Me refiero a signos, como el arcoíris.

Vladimir Putin: No, no lo será. Las personas que han sido promotores de esas leyes –y yo no fui una de ellas– y los que las aprobaron partían de que los matrimonios entre homosexuales no producen hijos. Rusia está atravesando tiempos difíciles en la esfera de la demografía. Estamos interesados en que las familias sean tradicionales, que tengan más hijos. Y no es lo principal en todo el sistema de medidas orientadas al desarrollo de los procesos demográficos. Creo que los autores de estas leyes partían de la necesidad de solucionar los problemas demográficos y de ninguna manera tenían la intención de reprimir los derechos de nadie. Podemos estar completamente seguros de que a la hora de celebrar los Juegos Olímpicos y otros eventos deportivos Rusia respetará los principios fundamentales del Olimpismo, que no permiten que las personas sean discriminadas por su nacionalidad, sexo o, como ha dicho, por su orientación sexual.

AP: Hace poco se ha dicho que el presidente Obama quería reunirse con representantes de LGBT. ¿Haría lo mismo con vistas a las Olimpiadas o en general, sin ninguna razón en particular?

Vladimir Putin: Si algunos de ellos quieren reunirse conmigo, no hay ningún problema, pero todavía no han expresado esa iniciativa. Tenemos muchos grupos y organizaciones y suelo reunirme con todos los que solicitan un encuentro para discutir algún problema que consideran importante. Todavía no he recibido ninguna propuesta. ¿Por qué no? Le aseguro que trabajo con personas homosexuales y las condecoro con medallas y honores por sus logros en las distintas esferas. Tenemos buenas relaciones y no veo nada raro en eso. Dicen que Chaikovski era homosexual, pero lo admiramos porque era un gran compositor, todos admiramos su música. ¿Y qué? No hay que buscar problemas donde no los hay, en nuestro país no está ocurriendo nada grave.

AP: Debido a la celebración de las Olimpiadas a muchos les preocupa el tema de la seguridad. Sabemos que algunos grupos terroristas ya han expresado amenazas al respecto. ¿Qué medidas adicionales hay que adoptar, teniendo en cuenta los incidentes en Boston, para garantizar la seguridad en los eventos deportivos?

Vladimir Putin: Los terroristas siempre amenazan a alguien. Si les vamos a tener miedo, eso significa que ellos ganan. Pero eso no quiere decir que debamos de hacer caso omiso a sus amenazas. Tenemos que hacer todo lo posible para evitarlo, no darles la más mínima oportunidad de poner en práctica su política de barbarie y odio. Por supuesto que adoptamos todo un conjunto de medidas para garantizar la seguridad en los Juegos Olímpicos. Y tengo por seguro que nuestros órganos de seguridad lo van a lograr. ¿Y qué más podemos hacer? En este caso es sumamente importante la colaboración en la red profesional de los servicios de seguridad. Tenemos acuerdos con nuestros socios estadounidenses, tanto con el FBI como con otras organizaciones y con nuestros socios europeos. Todos ellos son conscientes de su responsabilidad ante los deportistas, aficionados al deporte y ante los espectadores. Espero que su trabajo conjunto sea eficaz y garantice la total seguridad en la celebración de los Juegos Olímpicos en Sochi.

AP: Una pregunta más sobre las Olimpiadas. Entiendo que se han gastado 50 o 60 000 millones de dólares para organizarlas, para construir las instalaciones, la infraestructura, las carreteras. ¿Puede explicar si son justificadas esas inversiones para su país? Porque creo que ha invertido más que ningún otro Estado en la organización de los Juegos Olímpicos.

Vladimir Putin: Puede que nuestro país haya invertido más dinero para preparar los Juegos en general, pero no hemos invertido más que otros en construir las instalaciones olímpicas en particular. En total se gastarán 214 000 millones de rublos. Podemos calcular fácilmente la cantidad en dólares, hoy el dólar vale 33 rublos. De esa cantidad, 100 000 millones es financiación gubernamental, y los 114 000 millones son inversiones. Aún más se ha invertido en la infraestructura. Lo hicimos a propósito, para que el sur de Rusia –y Rusia es un país bastante norteño– sea atractivo y cómodo, no solo para celebrar los Juegos Olímpicos, sino para que lo siga siendo decenas de años después. Para que nuestros ciudadanos no se vayan de vacaciones a Turquía, Europa, Italia, etc., sino que gasten su dinero aquí. Para que nuestra región, con sus buenas condiciones climáticas, les dé la oportunidad de pasar aquí las vacaciones a lo largo de todo el año. Seríamos capaces de hacerlo aún sin las Olimpiadas. Pero creo que me van a entender, es muy difícil hacerlo en condiciones con un presupuesto limitado. Sin embargo, cuando se trata de los Juegos Olímpicos, nos vemos obligados a hacer muchas cosas.

¿Y qué en concreto? Hemos construido decenas de kilómetros de carreteras, decenas de puentes y túneles. Hemos construido dos carreteras nuevas, una fue reconstruida y es prácticamente nueva, y otra fue construida desde cero. Son carreteras que van desde la orilla del mar hasta las montañas. También los hemos comunicado por vía ferroviaria. Hemos puesto dos gasoductos más para abastecer a la región de energía. Hemos construido una central eléctrica y 17 subestaciones. Hemos creado un nuevo centro médico, 43 hoteles con capacidad para decenas de miles de huéspedes en modernas habitaciones. Espero que todo eso siga sirviendo a las personas durante decenas de años. Vale la pena invertir en eso, porque ese dinero sirve para que los ciudadanos de la Federación de Rusia sigan aprovechando esos servicios, como ya he dicho, durante años. Todo eso se ha hecho para las personas, y no solo para celebrar los eventos deportivos. Claro que es muy interesante y prestigioso, pero no es lo primordial para nosotros.

Hay otro aspecto que, desde mi punto de vista, es una razón de peso –la difusion del deporte y de un modo de vida saludable. Cuando en el país tienen lugar eventos deportivos masivos, la cantidad de personas que practican deporte aumenta en relación con los periodos en que no se celebra nada. Es la razón principal por la que asumimos tantos gastos. ¿Y en qué hemos de gastar, si no es en la gente? Por ejemplo, tenemos ingresos provenientes del sector del gas y petróleo. Además, entre los años 2008 y 2010, en tiempos de crisis, la construcción de las instalaciones olímpicas fue una medida anticrisis muy eficaz, porque creamos miles de puestos de trabajo, llegaron los especialistas de toda Rusia. Construimos ciudades enteras. Eso mejora la calidad y sube el nivel de nuestras empresas de construcción, eso facilita la cooperación internacional, porque había ciertas cuestiones difíciles de tratar. Espero que los equipos de trabajo que se han formado allí, o al menos una parte de ellos, siga laborando en las distintas regiones del país, incluido el sur, para seguir construyendo instalaciones de la infraestructura.

AP: ¿Puede ahora predecir el resultado del juego de la selección rusa de hockey?

Vladimir Putin: Claro que puedo.

AP: Bueno, vamos a ver.

Vladimir Putin: ¿Y qué van a ver? Si no he dicho mi pronóstico.

AP: He pensado que iba a predecir la victoria de Rusia. Sabemos que nevará mucho.

Vladimir Putin: Espero que nieve mucho, espero que todos los que vengan a las Olimpiadas, los deportistas, los entrenadores, los especialistas, los espectadores, los periodistas, encuentren un ambiente festivo. Y podemos lograr ese ambiente de fiesta, sabremos ser buenos anfitriones, sabremos celebrar los Juegos Olímpicos al más alto nivel.

AP: ¿Opina usted que los partidos de la oposición en Rusia son realmente independientes o algunos de ellos se ven obligados de alguna manera a trabajar con el Kremlin para poder tener un lugar en el sistema actual?

Vladimir Putin: Creo que todo el mundo trabaja así, lo mismo ocurre en Estados Unidos y en cualquier otro país. Claro que existen situaciones y grupos políticos que prefieren no tener ningún tipo de contacto. Pero es un camino que no lleva a nada, es un camino a las confrontaciones y a los desórdenes. Pero el hecho es que desde que adoptamos la ley de liberalización de la actividad de los partidos políticos ha aumentado el número de partidos que se presentan a las elecciones a diferentes niveles, municipales, regionales. Eso es un hecho, su número ha aumentado notablemente. ¿Si son independientes? Por supuesto. Totalmente. Independientemente, los partidos políticos que tratan de establecer una buena relación con el gobierno, intentan hacerlo de la forma más constructiva, tratan de aportar cambios en el trabajo de los órganos de poder ejecutivo. Hay otros que sencillamente critican y ofrecen, como ellos creen, posibles soluciones más eficientes, relacionadas con una región o con el país entero. Pero el hecho de que son independientes es innegable. Usted acaba de mencionar a algunos de nuestros opositores. ¿Son ellos dependientes? ¿Sospecha que pueden serlo?

AP: Creo que existe una oposición más domesticada y otra más dura. A menudo el grado de su independencia es distinto. Por ejemplo, Navalni critica considerablemente el sistema. ¿Y qué se necesita para triunfar en este sistema?

Vladimir Putin: Ese señor ha conseguido domar un tema muy popular, que es la lucha con la corrupción. Repito de nuevo, para luchar contra la corrupción, ante todo uno mismo debe ser absolutamente transparente. Pero ahí hay problemas. En cuanto a eso, por desgracia tengo sospechas de que simplemente se trata de una forma de ganar puntos y no de un verdadero deseo de resolver problemas. Pero no importa, usted podría escuchar lo que dicen los presidentes de otros partidos, por ejemplo los comunistas, presentes en el parlamento, cómo critican el poder, cuán duramente. O el señor Zhirinovski, que a veces muestra una oposición tan fiera hacia el gobierno federal y a veces el regional, que sálvese quien pueda, como dicen. Y los poderes que no están representados en el parlamento se cuentan por decenas. Es incluso difícil de decir qué es lo que critica y cómo del gobierno actual cada uno de ellos. No es que yo prefiera que haya menos crítica, sino que tenga una forma más literaria. Así es nuestra cultura política. Creo que poco a poco también habrá cambios positivos en ese terreno.

AP: Hablando de filosofía política, puedo decir que su filosofía política es un misterio. Me gustaría preguntarle, ¿es usted un conservador, un marxista, un liberal, un pragmático? ¿Qué es usted y cuál es su filosofía política?

Vladimir Putin: Creo que podría decirse que soy un pragmático con tendencia conservadora. Posiblemente me resultará incluso difícil explicar eso, pero siempre parto de la realidad del día de hoy, de aquello que sucedió en un pasado lejano y no tan lejano, trato de proyectar esos acontecimientos, esa experiencia hacia un futuro cercano, en una perspectiva a mediano y largo plazo. Si es un punto de vista pragmático o conservador, lo dejo a su entender.

AP: Creo que muchas personas se vuelven conservadoras con la edad.

Vladimir Putin: Posiblemente tenga razón. Pero aun así pienso que tiene cierto sentido. La conservación para nada significa estancamiento. El conservatismo significa apoyarse en los valores tradicionales, pero con un elemento enfocado en el desarrollo. Creo que eso es algo fundamental. Y normalmente en el mundo, en casi todos los países, la situación se desarrolla de forma tal que los conservadores acumulan recursos, acumulan fondos, posibilidades para el crecimiento económico. Luego llegan los revolucionarios y lo reparten todo rápidamente, de una forma u otra. Pero los revolucionarios, a grandes rasgos, pueden ser representantes de los movimientos de la izquierda o personas verdaderamente radicales, que lo reparten todo rápidamente. Y a todo el mundo le gusta eso. Luego llega un periodo de desencanto, resulta que todo está devorado y estropeado, hay que ganárselo otra vez. Las personas lo comprenden y llaman de nuevo a los conservadores. De nuevo se ponen el yugo, comienzan a trabajar y de nuevo dicen, ya está, hemos acumulado suficiente, ya es hora de repartirlo. Este ciclo se repite continuamente en la política.

Vladímir Poutin

Vladímir Poutin Primer Ministro de la Federación de Rusia (1999-2000 y 2008-2012) ; Presidente de la Federación de Rusia (2000-2008 y nuevamente presidente de la Federación de Rusia -segundo mandato- desde el año 2012).

 
Rusia y la evolución del mundo
Rusia y la evolución del mundo
Vladimir Putin explica su política exterior (2ª parte)
 
Rusia y la evolución del mundo
Rusia y la evolución del mundo
Vladimir Putin explica su política exterior (1ª parte)
 
Querer regentar el mundo de manera unipolar es ilegítimo e inmoral
Querer regentar el mundo de manera unipolar es ilegítimo e inmoral
Intervención de Vladimir Putin en la conferencia de Munich sobre la política de seguridad
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Autores: diplomáticos, economistas, geógrafos, historiadores, periodistas, militares, filósofos, sociólogos… Usted puede proponernos artículos.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

La metamorfosis de Bachar al-Assad
«Ante nuestra mirada»
La metamorfosis de Bachar al-Assad
por Thierry Meyssan
La «solución» para Gaza
En 2014 igual que en 1948: ¿una segunda Nakba?
La «solución» para Gaza
por Manlio Dinucci
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
«Ante nuestra mirada»
Extendiendo la guerra del gas en el Levante
por Thierry Meyssan
OTAN, ofensiva mundial
«El arte de la guerra»
OTAN, ofensiva mundial
por Manlio Dinucci, Red Voltaire
 
Señal de Alerta
¡Libre quien baleó y perforó bazo, hígado e intestinos de empresario!
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
El plan de Moshe Feiglin para una «solución» en Gaza
por Moshe Feiglin, Red Voltaire
 
Páginas Libres
De charcos, simpatías y admiraciones
por Zully Pinchi Ramírez, Socios
 
Ucrania, objetivo enfocado
«El arte de la guerra»
Ucrania, objetivo enfocado
por Manlio Dinucci, Red Voltaire