Red Voltaire
«Ante nuestra mirada»

La metamorfosis de Bachar al-Assad

Desde el retiro de Fidel Castro, el fallecimiento de Hugo Chávez y la prohibición a Mahmud Ahmadinejad de presentar un candidato a la elección presidencial en Irán, el movimiento revolucionario carece de un líder mundial. Digamos mejor que “carecía”, porque la increíble tenacidad y sangre fría de Bachar al-Assad han convertido al presidente sirio en el único jefe de un ejecutivo en todo el mundo que ha logrado sobrevivir a la agresión militar concertada de una amplia coalición internacional encabezada por Washington y que ha sido después ampliamente reelecto por su pueblo.

| Damasco (Siria)
+
JPEG - 33.3 KB
Desde su primer encuentro con Bachar al-Assad, Hugo Chávez declaró que el presidente sirio se convertiría en el principal líder revolucionario del mundo.

Bachar al-Assad no tenía intenciones de dedicarse a la política. Su objetivo era hacerse oftalmólogo. Sin embargo, al morir su hermano Bassel, Bachar al-Assad regresó del Reino Unido –donde estaba cursando estudios– y aceptó ponerse al servicio de su patria y de su padre. Al morir este último, Bachar al-Assad aceptó ser su sucesor en aras de preservar la unidad del país. Sus primeros años de gobierno fueron un intento de modificar la composición de las clases sociales como medio de hacer posible un sistema democrático que nadie le exigía. Bachar al-Assad desmanteló pacientemente el sistema autoritario del pasado y comenzó a vincular la población a la vida pública.

Pero, cuando apenas había llegado al poder, se le informó que Estados Unidos había decidido destruir Siria. Su trabajo como presidente tuvo que orientarse fundamentalmente al fortalecimiento del Ejército Árabe Sirio, a la creación de nuevas alianzas externas y a tratar de frustrar el complot. A partir de 2005, con la aparición de la comisión Mehlis, tuvo que enfrentar la oposición del mundo entero, que le imputaba el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. Sin embargo, no fue hasta 2011 que las potencias coloniales se unieron contra él y contra Siria.

Y cuál no fue su sorpresa, al principio de los incidentes, cuando al recibir una delegación de la pequeña localidad siria donde se había registrado la principal manifestación la única demanda que se le planteó fue que los alauitas fuesen expulsados del lugar. Indignado, puso fin a la entrevista y decidió defender a toda costa la civilización siria basada en el principio del «vivir juntos».

En 3 años, el tímido médico tuvo que convertirse en líder militar. Inicialmente respaldado casi exclusivamente por su ejército, fue obteniendo poco a poco el apoyo de su pueblo, que lo eligió recientemente –en plena guerra– para ejercer un tercer mandato con el 88,7% de los votos válidos. Eso significa que el 65% de los electores sirios votó por él. El discurso que pronunció después de prestar juramento y tomar posesión del cargo expresa hasta qué punto el actual presidente de Siria ha logrado modificar el curso de los acontecimientos [1].

El ideal que expresa en ese discurso es, en primer lugar, el del deber hacia la Patria republicana. El presidente sirio ha luchado todo este tiempo en defensa de los hombres y mujeres a quienes se quiso imponer una dictadura religiosa que en realidad está al servicio del imperialismo. Y a veces, al luchar por ellos, tuvo que hacerlo en contra de la voluntad de ellos mismos. Luchó por ellos sin saber si alcanzaría la victoria, porque prefirió morir por la Justicia antes que aceptar el exilio dorado –pero infamante– que le ofrecían los «occidentales».

Poco antes, los dictadores Ben Ali et Hosni Mubarak habían cedido en cuanto fueron objeto de las primeras presiones de Washington, abandonando sus respectivos países en manos de la Hermandad Musulmana. Peor aún, el autócrata qatarí Hamad ben Khalifa Al-Thani abdicó después, como un niño asustado, en cuanto Barack Obama frunció levemente el ceño. Khalifa al-Thani prefirió irse corriendo a disfrutar de su fabulosa fortuna, robada al pueblo de Qatar, antes que arriesgarse a luchar por conservar el trono.

Al principio se trataba, para Bachar al-Assad, de resistir ante los ataques del imperio. Pero ante la victoria, lo asalta ahora el deseo de ir más lejos, de cuestionar el desorden mundial. Y hoy se nos revela como un verdadero líder revolucionario, exactamente como lo avizoró Hugo Chávez cuando el mundo aún lo veía solamente como un simple «heredero». Es por ello que, independientemente de las bajezas y traiciones de ciertos políticos, Bachar al-Assad no puede dejar de asumir la defensa del pueblo palestino masacrado por la colonia israelí en la franja de Gaza.

La Revolución de Bachar al-Assad es, en primer lugar, una lucha de liberación contra el oscurantismo religioso, representado en todo el mundo árabe por las monarquías wahabitas de Arabia Saudita y Qatar. El objetivo de esa lucha es garantizar el libre desempeño de cada individuo, sea cual sea su religión, y proclama por tanto su carácter laico al oponerse al conformismo religioso. Esa lucha plantea que Dios no sostiene ninguna religión en particular sino el reino de la Justicia común para todos. Y de hecho plantea la creencia como una cuestión personal y privada de cada cual, haciendo de ella la fuente que permite a cada individuo hallar las fuerzas para luchar contra un enemigo superior y vencerlo de forma colectiva.

Como todo el que ha tenido que hacer frente a una guerra, Bachar al-Assad no ha podido admitir la idea de que los horrores cometidos sean culpa únicamente de hombres malos que clavaron «sus colmillos en el cuerpo de Siria, sembrando muerte y destrucción, devorando corazones e hígados humanos, degollando y decapitando». Aceptar esa idea simplificadora sería perder toda esperanza en el género humano. Interpreta, por lo tanto, esos crímenes como desmanes perpetrados bajo la influencia del Diablo, que manipula a los criminales a través de la llamada «Hermandad Musulmana».

El nombre del «Diablo» incluye una referencia etimológica al lenguaje marcado por la duplicidad. El presidente al-Assad desmantela así el eslogan de las «primaveras árabes», inventado por el Departamento de Estado para llevar la Hermandad Musulmana al poder en el Magreb, en el Levante y en la región del Golfo. En todas esas regiones, los partidarios de la sumisión al imperialismo siguieron las banderas de la época colonial. En Libia hicieron ondear la bandera de la monarquía wahabita de los Senussi, y en Siria desplegaron la del mandato francés, mientras decían emprender una «revolución»… junto a los tiranos que gobiernan en Riad y en Doha.

La guerra fue para Bachar al-Assad una larga transformación de orden personal. La vivió guiado por su ideal de «actuar al servicio del interés público», de aquello que los hombres de la Antigua Roma llamaban «la República» pero que los británicos consideran una quimera útil para esconder ambiciones autoritarias. Al igual que Robespierre «el Incorruptible», comprendió que ese ideal no puede tolerar ningún tipo de traición ni, por ende, ninguna forma de corrupción. Al igual que su padre, Hafez al-Assad, el actual presidente de Siria vive con sobriedad y desconfía del lujo ostentoso de ciertos potentados del comercio y de la industria, sean o no miembros de su propia familia.

Bachar al-Assad se ha convertido en un líder revolucionario, en el único jefe de Estado del mundo que ha sobrevivido al ataque conjunto de una amplia coalición colonial encabezada por Washington y que ha sido después ampliamente reelecto por su propio pueblo. Con esos logros entra en la Historia.

Fuente
Al-Watan (Siria)

[1] «Discurso de investidura del presidente sirio Bachar al-Assad», Red Voltaire , 16 de julio de 2014.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

 
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
¿Unión? ¿Europea?
 
15 años de crímenes
15 años de crímenes
Del 10 de septiembre de 2001 a nuestros días
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.