Red Voltaire
El arte de la guerra

La bandera de Estados Unidos flota sobre Europa

Washington y la OTAN acaban de anunciar la decisión de multiplicar por 4 el presupuesto de las fuerzas estadounidenses en Europa. Esta decisión, que contradice todo lo que Estados Unidos había hecho en el marco de su posicionamiento ante China, se explica tanto por el reflejo anti-ruso de los occidentales como por la preparación de una segunda guerra contra Libia.

| Roma (Italia)
+
JPEG - 33.8 KB
Jens Stoltenberg se congratula por los preparativos para la segunda guerra contra Libia.

Al participar, como ahora se acostumbra, en el encuentro de los ministros de Defensa de la Unión Europea, realizado en Ámsterdam el 5 de febrero de 2016, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, elogió el «plan de Estados Unidos para acrecentar sustancialmente su presencia militar en Europa, cuadruplicando los financiamientos». Estados Unidos puede así «conservar más tropas en la parte oriental de la alianza, preposicionar allí armamento pesado, efectuar allí más ejercicios y construir allí más infraestructuras». De esa manera, según Stoltenberg, «se refuerza la cooperación UE-OTAN».

En 1992, inmediatamente después del fin de la guerra fría, Washington subrayaba la «fundamental importancia de mantener la OTAN como canal de la influencia y de la participación estadounidenses en los asuntos europeos, impidiendo la creación de dispositivos únicamente europeos que zaparían la estructura de mando de la alianza», o sea del mando de Estados Unidos.

Misión cumplida: 22 de los 28 países miembros de la Unión Europea, con más del 90% de la población de la Unión, son hoy miembros de la OTAN, que se mantiene bajo el mando de Estados Unidos y que es reconocida por la Unión Europea como «base de la defensa colectiva». Ejerciendo presiones sobre los gobiernos de los países del este de Europa, más vinculados a Estados Unidos que a la Unión Europea, Washington ha reabierto el frente oriental con una nueva guerra fría, rompiendo los crecientes vínculos económicos entre Rusia y la Unión Europea, peligrosos para los intereses de Estados Unidos.

En todo el este de Europa flota, en el mástil más alto, la bandera de las barras y las estrellas, junto al estandarte de la OTAN. En Polonia, la nueva primera ministra Beata Szydlo ha ordenado que en sus conferencias de prensa se ponga la bandera de la Unión Europea, bandera que a menudo queman en las plazas los «patriotas» que respaldan al gobierno en su rechazo a acoger a los refugiados (resultado de las guerras de Estados Unidos y la OTAN), a los que califican de «invasores no blancos».

En espera de la realización de la cumbre de la OTAN, que se desarrollará en Varsovia durante el mes de julio, Polonia ha creado con Lituania y Ucrania (que ya es miembro de facto de la OTAN) una brigada conjunta de 4 000 hombres entrenada por Estados Unidos.

En Estonia, el gobierno anuncia «un área Schenguen militar», que permite a las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN penetrar libremente en el país.

Y en el frente meridional, vinculado al frente oriental, Estados Unidos está a punto de iniciar, desde Europa y utilizando el Emirato Islámico como pretexto, una nueva guerra en Libia para ocupar las zonas costeras más importantes en el plano económico y estratégico. Esta última jugada es un intento de recuperar terreno ya que, en Siria, la intervención rusa en respaldo a las fuerzas gubernamentales ha bloqueado el plan de Estados Unidos y la OTAN tendiente a destruir el Estado sirio, como hicieron con Libia en 2011, mediante el uso de grupos islamistas armados y entrenados por la CIA, financiados por Arabia Saudita, con apoyo de Turquía, entre otros países.

La operación en Libia «bajo dirección italiana» –que, según el Pentágono, requiere «boots on the ground», o sea fuerzas terrestres– ha sido preparada en el marco de un acuerdo de Estados Unidos no con la Unión Europea, en cuyo seno no existe consenso sobre ese tema, sino con las potencias europeas dominantes, fundamentalmente con Francia, Gran Bretaña y Alemania. Estas potencias, aunque compiten entre sí y con Estados Unidos, aúnan sus acciones cuando están en juego intereses fundamentales.

Ejemplo de lo anterior es lo que ha salido a la luz con el escándalo de los e-mails de Hillary Clinton, secretaria de Estado en 2011: Estados Unidos y Francia atacaron Libia principalmente para bloquear «el plan de Kadhafi de utilizar las enormes reservas libias de oro y dinero en la creación de una moneda africana como alternativa al franco CFA», la divisa que Francia impuso a sus 14 ex colonias.

Como demostrábamos en abril de 2011 [1]), el plan libio iba incluso más lejos, pretendía liberar África de la dominación que sobre ella ejercen el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Fue por eso que se procedió a la destrucción de Libia, donde ahora pretenden desembarcar nuevamente las mismas potencias con el pretexto de traer «la paz»

Comentario de Thierry Meyssan
La Red Voltaire siempre afirmó que la cuestión de las reservas monetarias libias y de su uso constituían el eje de los motivos que permitieron conformar una coalición internacional contra aquel Estado soberano. Además de las informaciones que Manlio Dinucci ofreció en abril de 2011, nosotros mismos revelamos, en mayo de 2011, que el entonces director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, había sido arrestado en el aeropuerto de Nueva York cuando partía hacia Alemania, y después hacia Libia, para hacer con Muammar el-Kadhafi un balance de los experimentos monetarios libios y presentarlo en la cumbre del G8 que había de realizarse en Deauville. Posteriormente, en julio de 2011, publicamos una entrevista con Mohamed Siala, ministro de Cooperación y administrador del Fondo Soberano libio. Sin embargo, a pesar de mi participación en el gobierno de Yamahirya Árabe Libia, nunca pudimos obtener detalles sobre las negociaciones que se habían desarrollado entre Libia y el FMI. En junio de 2012, el nuevo presidente de Francia, Francois Hollande, hizo asesinar al prefecto Edouard Lacroix (ex director general de la Policía Nacional y posteriormente director del grupo de trabajo de Charles Pasqua) quien había participado en aquellas negociaciones y tenía acceso a una parte del Tesoro libio.

Thierry Meyssan

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio.

[1] «La rapiña del siglo: el asalto de los voluntarios a los fondos soberanos libios», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia) , Red Voltaire, 22 de abril de 2011.

Manlio Dinucci

Manlio Dinucci Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Laboratorio di geografia, Zanichelli 2014 ; Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

 
La OTAN y el «golpe» turco
La OTAN y el «golpe» turco
«El arte de la guerra»
 
Otan/Exit, objetivo vital
Otan/Exit, objetivo vital
El arte de la guerra
 
En los anillos de la “Anakonda”
En los anillos de la “Anakonda”
«El arte de la guerra»
 
Escalada estadounidense contra China
Escalada estadounidense contra China
«El arte de la guerra»
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.