Red Voltaire

Erdogan anuncia 5 359 kurdos «neutralizados»

+

En un discurso pronunciado el 28 de marzo de 2016 en la Escuela de Guerra, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan hizo un balance de la «guerra contra el terror» que su gobierno dice haber emprendido después del atentado perpetrado el 20 de julio de 2015 en la ciudad de Suruc.

Aunque las víctimas del atentado de Suruc, reivindicado por el Emirato Islámico, eran militantes del PKK y alevitas favorables al presidente sirio Bachar al-Assad, la conclusión de Erdogan fue que había que reiniciar la guerra… contra los kurdos.

En 9 meses, las fuerzas de seguridad turcas (ejército y policía) «neutralizaron» a más de 5 359 kurdos, miembros o no del PKK, mientras que los uniformados turcos han perdido 355 hombres.

Si las víctimas de la represión turca fuesen realmente combatientes del PKK, esa organización estaría ya profundamente debilitada. Pero todo indica que gran parte de los kurdos muertos a manos de las fuerzas de seguridad turcas son, en realidad, simples civiles. Eso implica que la represión no hará más intensificar la rebelión e incitar más kurdos a unirse a las filas del PKK.

A quienes lo acusan de haber suprimido las libertades públicas en nombre de la guerra contra el terror, el presidente Erdogan respondió que su país por lo menos ha conservado el equilibrio entre la seguridad y la libertad. Prosiguió diciendo que la guerra civil se ha limitado a pequeñas porciones de territorio, sin afectar –según él– a la mayoría de los ciudadanos.

Acto seguido, Erdogan criticó duramente a los diplomáticos occidentales que asistieron al juicio del redactor-jefe de Cumhuriyet –enviado a los tribunales por haber publicado fotos y videos de los envíos de armas de los servicios de inteligencia de Turquía a los yihadistas que operan en Siria– y acusó a dichos diplomáticos de apoyar a un «espía» vinculado a los terroristas.

Durante el mismo discurso, el presidente Erdogan declaró que Turquía no podía ignorar lo que está sucediendo en los Balcanes, en el Levante, en el norte de África y en el Cáucaso, donde viven poblaciones afines a Turquía o vinculadas a la cultura turca. También afirmó que el Asia Central es la «patria» de los turcos.

Erdogan concluyó su discurso garantizando que Turquía no apoya a los yihadistas y que ha expulsado a más de 3 500 extranjeros vinculados a estos y encarcelado a más de 1 000.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

Simulacro de paz
Simulacro de paz
por Thierry Meyssan
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
¿Unión? ¿Europea?
Bratislava: la cumbre de la mezquindad
por Thierry Meyssan
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
Francia: implantación de un Estado policiaco (4ª parte)
Estado de emergencia: una compulsión repetitiva
por Jean-Claude Paye
Señal de Alerta
APM, LAP y Línea2 demandan a Perú ante CIADI
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Los Fujimori blindan el secreto bancario porque tienen mucho que esconder!
por Guillermo Olivera Díaz, Socios
 
Señal de Alerta
E-pasaportes: herencia que parece pesadilla
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Señal de Alerta
Embajadores Luna, Valdez y Popolizio demandados penalmente
por Herbert Mujica Rojas, Socios
 
Páginas Libres
¡Volver a Víctor Raúl, lo demás es pura farsa barata!
por Edmundo Haya de la Torre Barr, Socios
 
Los emails explosivos de Hillary Clinton
«El arte de la guerra»
Los emails explosivos de Hillary Clinton
por Manlio Dinucci, Red Voltaire