Red Voltaire

Los bancos centrales del G-7 perdieron la brújula

Es indudable, a los bancos centrales de los países industrializados se les agotó la artillería para combatir la crisis. Reunidos con motivo del encuentro anual de Jackson Hole, los responsables de la política monetaria escucharon aterrados el discurso de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, quien en lugar de despejar las dudas en torno a la recuperación de la economía global, alimentó todavía más el pánico: es imposible seguir confiando en que la economía norteamericana sea la locomotora que saque del bajo crecimiento a las naciones industrializadas.

| Ciudad de México (México)
+
JPEG - 54.8 KB

A punto de cumplirse 8 años de la quiebra de Lehman Brothers, los bancos centrales del Grupo de los 7 (G-7, integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) todavía no consiguen que sus economías registren tasas de crecimiento superiores a 3% [1]. En un primer momento, la política monetaria sirvió como una poderosa herramienta para evitar una depresión en escala mundial, no obstante, hoy prácticamente está agotada: los bancos centrales de los países industrializados no tienen ninguna posibilidad de revertir por sí solos el ciclo a la baja de la economía global.

La economía estadounidense refleja cómo la política monetaria “no convencional” fracasó rotundamente en su intento por resolver las secuelas más profundas de la crisis de 2008. Según el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, la tasa de desempleo se ubica muy cerca de 5% desde agosto de 2015.

No obstante, a la vez que buena parte de la gente ha dejado de buscar trabajo ante la falta de oportunidades, muchas de las personas que sí tienen un empleo en estos momentos estarían dispuestas a trabajar más tiempo para mejorar su nivel de ingreso. Así las cosas, la tasa U-6 ("subempleo"), que toma en cuenta tanto a los desempleados como a los que trabajan a tiempo parcial por razones económicas sigue estancada en 9.7%, es decir, representa casi el doble de la tasa de desempleo oficial (4.9%).

Cabe destacar, adicionalmente, que la generación de empleo en Estados Unidos no ha logrado convertirse hasta el momento en un incentivo para que los empresarios incrementen las remuneraciones salariales de modo significativo. Por esa razón la tasa de inflación interanual sigue por debajo de 2%, que es el objetivo de la Reserva Federal (FED).

La caída de los precios del petróleo por su parte, si bien sí ha tenido un impacto positivo en los bolsillos de las familias estadounidenses, ya que ha favorecido la disminución de los precios de los combustibles, también es cierto que el desplome de los precios de los hidrocarburos no deja de fortalecer las tendencias deflacionarias (caída de precios) que, dicho sea de paso, también se han visto apuntaladas por efecto de la apreciación del dólar [2].

Es así como la esperanza que el G-7 tenía puesta en la locomotora estadounidense para dejar atrás el bajo crecimiento se está diluyendo. El discurso que la presidenta de la FED, Janet Yellen, pronunció a finales de agosto en Jackson Hole, donde año tras año las autoridades monetarias mundiales se reúnen para intercambiar sus puntos de vista sobre los desafíos que enfrenta la economía global, lejos de despejar la incertidumbre, incrementó la desconfianza entre los bancos centrales.

Fiel a su estilo, Yellen puso de manifiesto su optimismo exacerbado, volvió a presumir que el sombrío panorama económico internacional no le ha impedido a Estados Unidos dirigirse hacia el “pleno empleo”. Pero, paradójicamente, Yellen se resistió a lanzar cualquier expresión que permitiera anticipar una nueva subida de la tasa de interés de los fondos federales (‘federal funds rate) en la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), a realizarse a finales de septiembre. La presidenta de la FED quiso dejar claro que, aunque el proceso de recuperación de la economía norteamericana sigue tomando fuerza, aún no es concluyente.

Por ello, si bien el escenario de elevar la tasa de interés de referencia parece cada vez más cercano, todo parece indicar que, si la economía evoluciona de favorablemente, será hasta la reunión de diciembre cuando quizás se ejecute el segundo aumento del costo del crédito, esto es, un año después de haberse llevado a cabo el primero [3]. Es que para el Gobierno de Barack Obama sería desastroso enfrentar un nuevo temblor financiero justo antes de concluir su mandato, a tan sólo unos meses de realizarse la elección presidencial, situación que sería aprovechada por el candidato del Partido Republicano, Donald Trump.

De cualquier manera, lo cierto es que la FED ha perdido toda credibilidad, tanto entre los bancos centrales del G-7 como en el plano interno. Luego de que el mercado de trabajo sufrió un descalabro en mayo pasado [4], las cifras del mes de agosto distan mucho de ser promisorias: la nómina no agrícola añadió únicamente 151 000 empleos en tanto que los inversionistas del mercado bursátil esperaban un incremento superior a las 180 000 plazas [5].

En definitiva, los multimillonarios son quienes han resultado más beneficiados de la presunta recuperación de la economía estadounidense, son ellos quienes a través de la especulación en la bolsa de valores, han ganado enormes sumas de dinero gracias a las políticas de crédito barato de la FED. Mientras tanto, el ingreso continúa concentrándose en el 1% de la población, con lo cual, crece el descontento social [6].

Según un sondeo realizado por Gallup en abril, sólo 28% de los estadounidenses tenía mucha confianza en las políticas que ha puesto en marcha la FED, mientras que 35% tenía poca o ninguna [7]. En contraste, en los tiempos en los que Alan Greenspan estuvo a cargo, la confianza en la FED estaba por encima de los 70 puntos porcentuales.

Los bancos centrales del G-7 perdieron la brújula. Janet Yellen, en lugar de presentar respuestas fiables a los graves problemas de la economía mundial, cae en el descrédito una y otra vez. En los años recientes, los bancos centrales de los países industrializados provocaron que la economía mundial se volviera adicta a la acumulación de deuda y a las operaciones de alto riesgo en los mercado bursátiles, por eso el estallido de una nueva crisis de dimensiones colosales es inevitable, solamente es cuestión de tiempo. El gran peligro es que esta vez los responsables de la política monetaria ya no tienen artillería para combatirla…

Fuente
Russia Today (Rusia)

[1] «IMF Signals Another Downgrade to Global Growth», Ian Talley, The Wall Street Journal, September 1, 2016.

[2] «Why the falling oil price may not lead to boom», Larry Elliot, The Guardian, January 17, 2016.

[3] «Janet Yellen says case for rate rise has ‘strengthened’», Sam Fleming, Financial Times, August 26, 2016.

[4] «La economía de Estados Unidos no logra salir del bache», por Ariel Noyola Rodríguez, Russia Today (Rusia), Red Voltaire, 23 de junio de 2016.

[5] «Slower Growth in Jobs Report May Give Fed Pause on Interest Rates», The New York Times, September 2, 2016.

[6] «Inequality rises in US despite recovery», Robin Harding, Financial Times, September 4, 2014.

[7] «Years of Fed Missteps Fueled Disillusion With the Economy and Washington», Jon Hilsenrath, The Wall Street Journal, August 26, 2016.

Ariel Noyola Rodríguez

Ariel Noyola Rodríguez Economista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Integrante del Centro de Investigación sobre la Globalización, Global Research, con sede en Canadá. Sus reportajes sobre la economía mundial se publican en el semanario Contralínea y sus columnas de opinión en la cadena internacional de noticias Russia Today. El Club de Periodistas de México le entregó el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Mejor Análisis Económico y Financiero por sus trabajos difundidos a lo largo de 2015 en la Red Voltaire.

 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.