Red Voltaire

Arruinadas y en proceso de extinción, las tiendas y farmacias del ISSSTE

La red de tiendas y farmacias del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) está en ruina. También, en vías de extinción: desde 2013 opera un plan deliberado –pero caótico– para cerrar definitivamente este servicio, que buscaba dar cobertura en un esquema de tienda de autoservicio pero con precios justos a derechohabientes y al público en general.

| Ciudad de México (México)
+
JPEG - 209.1 KB

En 2015 se resintió la estrategia, cuando en las tiendas y farmacias se agudizó el desabasto de productos. En ese año, diversos proveedores señalaron que se les adeudaban millones de pesos y por ello no surtían productos a la red.

Oficialmente, los objetivos del sistema de abasto conocido como Superissste “son vender productos básicos y bienes de consumo, así como medicamentos y materiales de curación, a los mejores precios posibles en relación con las condiciones vigentes en el mercado; concertar y realizar programas de comercialización y acceso a bienes y productos en condiciones y precios preferentes; y organizar sistemas y mecanismos de crédito al consumo aprovechando en las capacidades financieras y operativas del Instituto”.

No obstante su importancia –pues en México abundan personas en condición de pobreza y miseria que requieren de este tipo de tiendas–, la quiebra es inminente: actualmente quedan 70 unidades abiertas, pues entre 2014 y 2015 cerraron 311 (87 en 2014 y 224 en 2015), lo que generó además la pérdida de más de 540 empleos.

El proceso de cierre ha sido un caos en perjuicio del erario del ISSSTE, revela el más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Aunado a ello, el sistema departamental presenta un serio problema de liquidez, que aún se traduce en desabasto de mercancías en las unidades de venta.

El año auditado coincide con el de la mayor crisis: 2015. Y lo que revela la Auditoría Superior es desolador: al 31 de diciembre, el saldo de proveedores sumó 1 mil 331 millones 493.5 mil pesos. Pero hasta en esta cifra encontró inconsistencias el órgano fiscalizador, pues resultó superior en 6.6 por ciento (82 millones 121.6 mil pesos) respecto de los 1 mil 249 millones 372.3 mil pesos reportados en el sistema BAAN, de la Jefatura de Departamento de Egresos y Recepción de Documentos. La deuda se trasladó al ejercicio 2016 y hasta la fecha en la que la ASF concluyó la auditoría, el Superissste no acababa de saldarla.

Deuda en renta

Los adeudos del Superissste no se limitan a proveedores, también incluyen a arrendadores de inmuebles. Y es que entre las anomalías detectadas por el máximo órgano de fiscalización está el hecho de que 178 unidades de venta cerradas reportaron un saldo pendiente de pago por arrendamiento por 26 millones 434 mil pesos.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, el ISSSTE destinará este año 108 millones 187 mil 992 pesos a “fortalecer la infraestructura inmobiliaria de las unidades de venta del Superissste, a efecto de disponer de instalaciones apropiadas para el desarrollo de las actividades comerciales”. Dinero que podría quedar comprometido por esos adeudos.

Pero el Instituto y el Superissste parecen no darse cuenta de la situación: la versión oficial apunta que la red de abasto continúa “brindando sus servicios en cumplimiento del objeto para el que fue creado el Superissste, y su principal acción se concentra en garantizar el abasto en las tiendas, por medio de un nuevo esquema de trabajo con los proveedores y de la renovación de productos, a fin de brindar servicios y productos de calidad”.

Plan de desmantelamiento

Aunque el desmantelamiento avanza, uno de los mayores problemas es que carece de planeación, programa de trabajo y ruta crítica, advierte la ASF. O al menos eso es lo que detectó en el proceso de supresión de 224 unidades de venta ocurrido en 2015.

Ejemplo de ello es que a las autoridades del Superissste se les “olvidó” evaluar oportunamente las hojas de devolución de mercancía de las tiendas cerradas. Y pues como no se trata de su dinero, causaron un daño patrimonial por 927.3 mil pesos entre 2012 a 2015.

Y es que la negligencia derivó en que los auditores encontraran diversos productos de la canasta básica y abarrotes en proceso de descomposición y contaminados, lo que “representa un riesgo sanitario y genera fauna nociva en la unidad de venta”.

Durante la inspección, “no se observaron acciones oportunas de ofertación de la mercancía para su venta, acciones de seguimiento ni inventario de clasificación de mercancía apta para venta o desecho de productos o, en su caso, destrucción de mercancía, cuyo costo debía ser cargado al proveedor, conforme a la normativa”.

Y como en México reina la impunidad, nadie se preocupó por obedecer los mínimos lineamientos. “Por lo anterior, la entidad fiscalizada tendrá que absorber el costo de la destrucción y, considerando que la revisión representó tan sólo el 8 por ciento (18 unidades de venta) de las 224 unidades de venta suprimidas, el costo de la destrucción y el importe de las devoluciones en resguardo no ofertadas será muy alto”, señala la ASF.

Como era de esperarse, el Superissste también “perdió” mercancía. Según un acta circunstanciada de hechos, “en la Gerencia Regional Sureste se observó que en la unidad de venta 103 Campeche, la mercancía en resguardo –por 28.1 mil pesos– se remitiría a la unidad de venta 174 Mérida; dicho documento careció de la firma del gerente de la unidad, quien señaló que no recibió la mercancía, por lo que no se comprobó su destino final, y la Subdirección de Control y Supervisión no proporcionó información al respecto”.

Y otros productos “aparecieron de la nada”. “Se comprobó que en la zona metropolitana [tienda de Vértiz, en la Ciudad de México] se encontraron 1 mil 688 piezas de mercancía no relacionadas en el acta de entrega-recepción, de las cuales se desconoce el precio, toda vez que no contaron con hoja de devolución”. Así, el cochinero en el Superissste.

13 de Marzo 2017

Roban a ISSSTE tratamientos crónico-degenerativos por 54 millones / Ocultan información de espionaje telefónico / Arruinadas y en proceso de extinción, las tiendas y farmacias del ISSSTE / Los recursos de la Cdi y la pobreza de los pueblos indígenas de México / Necesitamos a los hackers / INE colabora con EU en registro biométrico de mexicanos / ¿Cuántas horas al día dedica Mancera a sus restaurantes? / Enfermedades laborales y las “tablas del oprobio” / Buenos deseos / Para resolver los problemas de la recesión, ¡volvamos a Keynes! / Crímenes de adolescentes, el lado oscuro de la globalización / Petróleo: el desastre de una política entreguista*.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.