Red Voltaire
Señal de Alerta

Falta AG... (Animal Gordo)

| Lima (Perú)
+
JPEG - 54.9 KB
Un solo camino para los delincuentes: ¡la cárcel!

“Ese es un pendenciero. Sí la supo hacer. A ese no lo agarran. El Poder Judicial es suyo. Nunca”, y términos por el estilo que denotan varias cosas a la vez, en primer lugar que nadie cree en la honradez de AG (Animal Gordo) y que su sola mención se vincula al delito, llámese cohecho o lavado de activos, en la organización criminal que le imputa una fiscalía, que ameritan prisión preventiva de entrada.

En Perú, por la proterva devaluación del lenguaje y su significado, la viveza criolla, trampa desleal, la ausencia de escrúpulos, el timo, estafa, engaño y demás taras del hampa, pasaron a ser menú criollo desde las altas esferas del gobierno, parlamento, gobiernos regionales, municipalidades y todo estamento de algún poder ciudadano. El hombre y mujer de la calle asumieron, bombardeados por los miedos de comunicación, esas aberraciones como “normales”.

El tabladillo o pupitre político devino en el vertedero de piezas oratorias efectistas, llenas en giros primarios busca-aplausos y vítores, pero desnuda de savia o contenido lógico o posible. El charlatán se apoderó de la plaza, la envileció hasta la náusea e hizo pasar gatos por liebres, miles de veces.

En días pasados Marcelo Odebrecht confirmó ligazones, óbolos millonarios y coimas a muchos protagonistas de la política peruana, aspirantes y ex presidentes, empresarios y pelafutanes del entorno y dijo que su lugarteniente en Perú, Jorge Barata, debía precisar los detalles y montos. Entre los aludidos figuraba AG (Animal Gordo) que debe estar temblando y en pánico por lo que pueda revelar Barata.

La madrugada de ayer lunes notició al país entero que los capitostes empresariales se iban tras las rejas y que el insolente poder dinerario, social y abusivo de quienes forman parte del exclusivo núcleo de los dueños del Perú, poco podía ya contra un Ministerio Público decidido a poner los puntos sobre las íes. ¡Enhorabuena!

AG (Animal Gordo) institucionalizó la mentira y la traición. El apuñalamiento, la maniobra artera, la destrucción de su propio movimiento político, antaño voz y clarín decente y en las calles, dan cuenta de esta cancerosa trayectoria.

Si la justicia que empieza a sentar sus reales genuinos de voz reflexiva y enérgica, persiste con nobleza en este rumbo, el grito de ¡Falta AG! (Animal Gordo), podrá ser reemplazado con el palmiano titular de la tradición: ¡A la cárcel todo Cristo!

Esperemos con paciencia que hay ya fanales de luz potente y esperanza.

Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.