Red Voltaire

Adrián Mac Liman

22 artículos
Rumania y la geopolítica del caos
por Adrián Mac Liman
08. Rumania y la geopolítica del caos 5 de diciembre de 2016
“La cumbre de la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte] de Varsovia ha sido un éxito para Rumania”, afirmaba a comienzos de julio el presidente rumano, Klaus Iohannis. En efecto, los jefes de Estado y de gobierno reunidos en la capital polaca barajaron la posibilidad crear una flotilla de la Alianza Atlántica en el Mar Negro, feudo de la Fuerza Naval rusa. Obviamente, en Washington y en Bruselas la primacía en la zona de los destructores y las fragatas del complejo militar Sebastopol levantaba ampollas. Y más aún, tras la anexión de la península de Crimea a la Federación rusa. El mando de la OTAN encomendó a Rumania la coordinación del proyecto de defensa naval, al que debían haberse sumado buques de guerra de los demás países ribereños miembros de la Alianza: Bulgaria y (...)
 
 
 
Rumorología nuclear
por Adrián Mac Liman
09. Rumorología nuclear 18 de septiembre de 2016
Tras el fallido golpe de Estado de Turquía en julio pasado, Estados Unidos trasladó a Rumania los artefactos nucleares almacenados en la base aérea de Incirlik. La noticia, difundida a inicios de septiembre por la publicación electrónica EurActiv, provocó reacciones en cadena en Bucarest. ¿Escándalo político sin precedentes? ¿Episodio de una ciberguerra llevada a cabo por una potencia regional? ¿Simple tormenta en un vaso de agua? En realidad, poco importa. Lo cierto es que políticos, militares, periodistas y analistas de toda índole aprovecharon la oportunidad para enzarzarse en un interminable debate sobre la soberanía nacional y la seguridad del país carpático, convertido –tras la visita del presidente Erdogan a Rusia– en uno de los baluartes atlantistas en la (...)
 
 
 
Suruç bien vale una guerra
por Adrián Mac Liman
03. Suruç bien vale una guerra 10 de agosto de 2015
Hizo falta una matanza colectiva, un auténtico baño de sangre, para que las autoridades de Ankara decidan sumarse a la coalición internacional antiterrorista liderada por el presidente estadunidense Barack Obama. En realidad, Turquía –miembro fundador de la Alianza Atlántica y socio de primera hora de Washington en la guerra contra el Estado Islámico– tardó más de 11 meses en movilizar su poderoso Ejército contra las huestes del califa Al Baghdadi. Desde el inicio de la ofensiva yihadista en Siria y su extensión al vecino Irak, los puestos fronterizos turcos sirvieron de coladera para los radicales deseosos de sumarse al Ejército yihadista, para el tráfico de armas destinadas al Estado Islamico, o el tránsito de petróleo barato comercializado por los cabecillas de la agrupación islamista, un extraño entramado que reunía a antiguos oficiales del Ejército de Saddam Hussein, a financieros saudíes y a príncipes cataríes dispuestos a sacar el máximo provecho al proyecto del Califato árabe. ¿Y Turquía? (...)
 
 
09. En Turquía, ¿peligra el trono del sultán? Ciudad de México (México) | 22 de junio de 2015
De elecciones “carentes de interés” tildaban los politólogos occidentales la consulta popular celebrada en Turquía hace unos días. Ni qué decir tiene que los analistas se habían adelantado a los acontecimientos al dar por hecho el triunfo del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por su sigla en turco), liderado por el presidente Recep Tayyep Erdogan, que se había hecho del poder a finales de 2002, tras un largo periodo de inestabilidad institucional y de escándalos de corrupción. La clase política tradicional había defraudado al electorado, propenso a apostar por la baza religiosa. El programa del AKP hacía hincapié en la honradez y la transparencia, conceptos que brillaban por su ausencia en las altas esferas del Estado. Y los turcos ansiaban el (...)
 
 
 
 
El desafío de los viejos generales
por Adrián Mac Liman
09. El desafío de los viejos generales 4 de mayo de 2015
“La crisis de Ucrania podría desembocar en una segunda Guerra Fría”; “La agresión de Rusia representa el mayor reto para la seguridad europea”; “Europa se rearma frente a la amenaza rusa”. La lectura de los titulares de la prensa occidental me recuerda, extrañamente, los peores años de la Guerra Fría, la jerga belicosa empleada por los dos bloques militares empeñados en controlar el destino de los europeos: la Alianza Atlántica y el Pacto de Varsovia. Mas la confrontación ideológica Este-Oeste finalizó en la década de 1990, sin la inquietante intervención de los militares, predispuestos a apretar el gatillo o recurrir a los terroríficos artefactos nucleares almacenados en el suelo del viejo continente. Aparentemente, el sentido común de los políticos había alejado el desencadenamiento de la Tercera Guerra Mundial. Pero se trataba de una simple (...)
 
 
 
 
 
07. El guardián de las dos mezquitas sagradas 2 de marzo de 2015
Hace apenas unas semanas, cuando el príncipe Salman bin Abdelaziz al Saud ascendió al trono del Reino de Arabia Saudita, los medios de comunicación occidentales se hicieron eco de los espectaculares cambios institucionales anunciados por el nuevo monarca. No, no se trataba de medidas innovadoras, destinadas a reformar o modernizar el régimen autocrático impuesto por la Casa de Saud, sino de una simple reorganización administrativa. Detalle interesante: el guardián de las dos mezquitas sagradas, título que ostenta el jefe de la Casa Real, decidió relevar de su cargo al jefe de los todopoderosos servicios de inteligencia, el príncipe Jaled bin Bandar; al secretario del Consejo de Seguridad Nacional y exembajador en Washington, el príncipe Bandar bin Sultan; así como a los imanes que dirigían el Ministerio de Justicia y la policía (...)
 
 
2015: el rearme nuclear
por Adrián Mac Liman
 
Gaza, 2 mil muertes después
por Adrián Mac Liman
09. Gaza, 2 mil muertes después 21 de septiembre de 2014
Durante mis primeros viajes a Gaza descubrí que la vieja y descuidada carretera principal que atraviesa la Franja servía de frontera natural entre dos mundos: la miseria de los refugiados, hacinados en los campamentos situados en la orilla del mar y la opulencia de las mansiones señoriales, edificadas del otro lado de la vieja vía de tránsito, entre naranjales y magníficos jardines de estilo californiano. De un lado, la pobreza; del otro, la ostentación de los automóviles de superlujo pertenecientes a los señores de la Franja, adinerados terratenientes que solían pasar la mitad de su vida en palacetes londinenses o residencias de ensueño de la Costa Azul. Dos mundos separados, tales compartimentos estancos que llevaban existencias paralelas en ese exiguo espacio –unos 150 kilómetros cuadrados– que los cooperantes nórdicos no dudaron en llamar el bantustán (...)