Red Voltaire
Estados

Kosovo

Secesionismo
Estados Unidos y Alemania abrieron la caja de Pandora
por Živadin Jovanović
Estados Unidos y Alemania abrieron la caja de Pandora Belgrado (Serbia) | 15 de enero de 2018
A la luz de la crisis catalana, Zivadin Jovanovic, ministro de Exteriores de la República Federal de Yugoslavia entre 1998 y 2000, documenta cómo Estados Unidos y Alemania pisotearon el derecho internacional para impulsar la secesión de Kosovo, pero no en defensa del derecho de los pueblos a la autodeterminación sino en aras de sus propios intereses geoestratégicos. De hecho, Occidente ha estimulado el secesionismo para desmembrar Estados que no le agradaban –desde la desaparecida Unión Soviética y la antigua Yugoslavia hasta Sudán, país africano hoy dividido en dos Estados. Como resalta el semanario suizo Zeit Fragen al publicar este artículo: “Los documentos muestran que las políticas de doble rasero han favorecido la proliferación del separatismo, el extremismo y el (...)
 
 
 
 
 
 
 
El gobierno kosovar y el crimen organizado Zúrich (Suiza) | 28 de mayo de 2009
Para suscitar desórdenes y el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Belgrado en Kósovo, la OTAN reclutó a delincuentes locales que formaron el «Ejército de Liberación de Kósovo» (UÇK). Estos individuos nunca abandonaron su actividad criminal. En lo consecutivo, la OTAN se avendrá, de tal manera, a esta organización mafiosa que dejará manifiesto su imposibilidad de reclutar gente honesta para servir a los intereses extranjeros. El ascenso unilateral del Kósovo ocupado al rango de Estado independiente, en 2008, ha conferido la impunidad a un gobierno dirigido por una organización criminal muy bien conocida por los servicios de policías occidentales, tal como lo demuestra un artículo de Weltwoche, publicado en 2005 y que reproducimos en nuestras (...)
 
 
Entrevista al senador suizo Dick Marty
«La independencia de Kosovo no se decidió en Pristina»
por Silvia Cattori
 
 
 
 
 
 
¿Como Sarajevo en 1914?
La independencia de Kosovo es la mecha de un barril de pólvora
por Jürgen Elsässer