Red Voltaire
31 de Enero de 2010
Ayatsil y Lakach, los gigantes energéticos que oculta el gobierno / Pemex esconde 75 mil MDP en paraísos fiscales / Alta mortalidad materna en México / Estaciones migratorias, la impunidad / Gladio: las alcantarillas de su majestad / La educación en México, zona de desastre: OCDE / Zeferino Torreblanca Galindo, el troglodita contra la prensa / Haití, ¿el final del Estado? / El carnaval neoconservador y neoporfirista / El petróleo detrás de la nueva guerra contra Yemen / Adiós a la juventud / Legionarios de Cristo: la religión del poder
12 artículos
 
 
 
 
 
 
 
 
Ciudad de México (México) | 1ro de febrero de 2010
Dice el historiador Charles A Hale: “Los mitos políticos mexicanos (…) han distorsiona[do] los acontecimientos (…), han sido obstáculos a la comprensión histórica (…) Han cobrado carácter proteico, que los vuelve fácilmente adaptable a diversas interpretaciones” (Historia mexicana, XLVI: 4, 1996). En esa tesitura, en 1910, Porfirio Díaz –que durante su dilatada dictadura cambió de piel el coloniaje al abrir completamente las puertas a los capitales ingleses y estadunidenses, principalmente, para que saquearan a su gusto las riquezas nacionales– manoseó la historia del país, la desfiguró y la vació de contenido para conmemorar a su modo el centenario de la Independencia de España y convertirlo en un fastuoso carnaval cortesano digno de Televisa y TV Azteca.