Red Voltaire
15 de abril de 2013
Parte I: Jacobo Silva Nogales: de profesión guerrillero / Parte II: Tercera pinta: instrucciones para ingresar a la guerrilla / Lavadero en la banca / Obama y la integración militar Estados Unidos-México / Un fantasma recorre el peñismo: el obregonismo autoritario / Immanuel Kant: adiós a la metafísica / Temen en EU que se complique la reforma petrolera / Ley sobre donación y trasplante de órganos: ¿prioridad para México? / La necesaria reforma fiscal / Saliendo del desastre en los servicios de inteligencia / Bergoglio: un pontífice de la ultraderecha argentina / Sigue firme el flagelo de la violencia / El amor (y la familia) en los tiempos de la clandestinidad / Con Calderón mayor gasto y peores resultados en seguridad / Instituciones de seguridad, reprobadas en transparencia / Ciudades mexicanas, entre las más violentas del mundo / Parte I: Oficialmente, se destinaron 72 mil pesos mensuales para cada pobre / Parte II: Asistencialismo profundiza desigualdad en México / CIA, drones y terrorismo / Pocas esperanzas de recuperar a menores desaparecidos en Mali.
20 artículos
 
 
 
 
 
 
Immanuel Kant: adiós a la metafísica
por Álvaro Cepeda Neri
07. Immanuel Kant: adiós a la metafísica Ciudad de México (México) | 15 de abril de 2013
El diccionario Milenios de México, de Humberto Musacchio, nos presenta la ficha biográfica del ilustre maestro Guillermo Héctor Rodríguez (1910-1988); y nadie como él se ocupó en las facultades de Derecho y Filosofía de enseñar a pensar críticamente conforme a los principios filosóficos de Immanuel Kant y Hans Kelsen, dos pensadores que, por la novedad de sus respuestas a los problemas fundamentales del conocimiento (la lógica), el sentimiento (la estética) y la voluntad (el derecho positivo) rebasaron la coyuntura de su tiempo, y que permanecen como fuente de la cultura universal que partió de los presocráticos, los sofistas y la ilustración de Atenas, Grecia, que llegaron a su apogeo con Tucídides, Eurípides, Pericles y Sócrates (el Sócrates histórico, no la versión (...)
 
 
 
 
 
 
Sigue firme el flagelo de la violencia
por Guillermo Fabela Quiñones