Red Voltaire
21 de Octubre 2013
1 mil millones para los nueve “drones” del gobierno federal / “Drones”: amenaza para el mundo / Nepotismo en el SEIEM / Yahoo!: juicio histórico por 2.7 mil millones de dólares / Nuestra prensa y los cinco ensayos de “Nexos” / La crisis del sistema de representación / 2 de octubre, deberes incumplidos /
7 artículos
01. 1 mil millones para los nueve “drones” del gobierno federal 21 de octubre de 2013
El gobierno federal cuenta con, al menos, nueve vehículos aéreos no tripulados o drones. Los más caros están al servicio de la Policía Federal, la cual pagó por dos unidades 48 millones 500 mil dólares (unos 638 millones de pesos) a la israelí Elbit Systems, Ltd. Con la misma compañía, la Sedena adquirió también dos aeronaves cuyo costo ascendió a 25 millones de dólares (alrededor de 329 millones de pesos). Otras entidades gubernamentales han invertido en este tipo de unidades, aunque en montos más modestos: el Cisen erogó un estimado de 28 millones 404 mil pesos por dos unidades; y la Semar, con recursos por alrededor de 5 millones 200 mil pesos, diseñó y fabricó tres. Así, México ha gastado 1 mil millones de pesos en drones para uso de sus fuerzas federales. La flota adquirida permite al gobierno mexicano desde captar imágenes y grabar conversaciones a kilómetros de distancia, hasta eliminar (...)
 
 
 
 
 
 
07. 2 de octubre, deberes incumplidos 23 de octubre de 2013
No puedo iniciar este artículo sin señalar que el 2 de octubre es una fecha significativa para el país. La matanza de Tlatelolco en 1968 no se olvida, como tampoco el movimiento crítico y consciente que surge en su contexto. Sin embargo, podemos constatar con desazón que la justicia no ha llegado todavía para las víctimas de esa grave violación a los derechos humanos de las mexicanas y mexicanos. Hasta entonces, nos corresponde a nosotros no sólo seguir exigiendo la verdad, el reconocimiento histórico de las víctimas (que la misma sociedad ha hecho gracias a su investigación sobre el pasado), la sanción de los responsables y, sobre todo, un cambio en el accionar de las autoridades frente a la protesta social legítima, que deje atrás los actos barbáricos y represivos ajenos a un modelo democrático de gobierno. Lamentablemente esto último está muy lejos de ser cierto, y fue otro triste 2 de octubre cuando las autoridades capitalinas volvieron a mostrar que la violencia por parte del Estado, la (...)