Palacio de Miraflores - Caracas, Venezuela.

JPEG - 8.1 KB
Greg Palast.

Cuando fue secuestrado durante el Golpe de Estado y que lo metieron en un helicóptero hacia La Orchilla. ¿Pensó que podría ser la última vez que subía a uno y que tal vez nunca más volvería a ver a Rosa Inés y a sus hijos? Nunca pensó: me suben en el helicóptero, me suprimen en una isla o me arrojan desde arriba. ¿No pensó eso?

Hugo Chávez: Bueno, Greg, en ese helicóptero con dirección a La Orchilla desde la Bahía de Turiamo donde me retuvieron durante casi 24 horas, en ese viaje no pensé en eso porque durante ese vuelo me sentía como Zaratustra bajando de la montaña, ¡estaba furioso! Tenía la convicción que mismo estando incomunicado yo regresaría.

Pero la noche anterior, cuando también me llevaron en helicóptero desde el Fuerte Tiuna, aquí en Caracas, tarde en la noche y de una manera muy extraña - recuerdo que volábamos a través de Caracas y a lo largo de la costa del Caribe-, la noche era muy clara y no tenía la menor idea del lugar adonde me llevaban. Y volando, tuve esta vez la sensación, el sentimiento, que atrapado me conducían hacia mi muerte. Este vuelo que duró solamente cuarenta minutos, fue muy largo para mí, como si hubiese durado 47 largos años en un solo y único día, ¡o sea los mismos años de edad que tengo yo!

Por muchas razones, -como lo he dicho-, pensaba que me iban a matar. Tenía una cruz en mi mano y estaba relajado. Estaba preparado para morir. Pensaba en Rosa Inés, en María Isabel, en mi madre, en mi padre, en mis amigos, en todos mis hijos, Rosa Virginia, María Gabriela, Hugo Rafael, Rafaelito, mi nieta Gabriela y sobre todo en el pueblo de Venezuela, pensé sobre todo en los niños de Venezuela. Efectivamente estaba seguro que iba a morir y que era mi último vuelo.

Ud. recibió la ayuda de un joven oficial quien le facilitó a poner un mensaje dentro de unos desperdicios dónde Ud. escribió que no había renunciado. ¿Podría decirme cómo fue capaz de que lo ayudarán, capaz de sacar ese mensaje para informar a sus partidarios y a la opinión que Ud. no había dimitido de sus funciones de presidente?

Hugo Chávez: Durante mi cautividad conté con la ayuda de muchos soldados y oficiales. Uno de ellos me dio una piedra para que me la frote, era parte de sus creencias religiosas: Me dijo que si me frotaba la piedra nada malo me iba a ocurrir aquí en el Fuerte Tiuna. Otro me dio un celular el primer día que estuve allí, así que pude hacer dos llamadas, a mi esposa y a mi hija María. Aproveche para decirles que no sabía lo que iba a pasar, pero que digan al mundo entero que yo era un presidente hecho prisionero y que no renunciaba ni renunciaría.

Entonces en Tiurano, más soldados me ayudaron, me dieron ánimo. Recuerdo a un oficial y a una enfermera que controlaban mi pulso cardíaco y mi estado de salud, eran muy jóvenes, ella me dijo que tenía un niño de cinco años y que su hijo me adoraba. Y cuando me miró, me dijo la misma frase que muchos otros me la dirían más tarde: "Mi Presidente, durante mucho tiempo siempre desee encontrarlo, verlo de cerca y tocarlo. Y ahora que lo tengo a mi lado, daría todo para que esto hubiese ocurrido en otras circunstancias". Esto me dio una fuerza enorme, espiritualmente.

Enseguida apareció otro oficial, esta vez el joven militar entró en mi celda, firmemente y directamente, acercándose hacia mí me dijo en voz baja en la oreja, "Mi Comandante, para nosotros Ud. es siempre el presidente". Y añadió: "Los paracaidistas se han sublevado". Le pregunté: "¿dónde se han sublevado?" Y me respondió: "se han levantado por Ud., yo estoy en contacto con ellos y lo vamos a liberar." También me contó que el pueblo manifestaba en las calles, era un sábado por la mañana.

Más tarde, un joven profesional de la Guardia Nacional -aparece un instante en el documental video que pasaron ayer en la televisión-, yo no sé si Ud. lo ha visto, este profesional me habló a solas, mientras yo tomaba mi desayuno. Yo estaba vestido de un pantalón corto, con un polo blanco, los pies descalzos y él me hablaba. Habíamos convenido que yo le daría una hoja de papel escrita. Mientras terminaba de escribir la carta él esperaba. De pronto apareció una comisión la cual se acercaba acompañada de un almirante, para anunciar que debían llevarme a La Orchila. Entonces el joven militar me aconsejó de terminar la carta más tarde, que la metiera en la basura, que él vendría después para recogerla. Yo no sé si vio el video, pero este joven desaparece tan rápidamente y justo en el momento en que la comisión se hace presente.

Después cumplió lo que me prometió. Era un hombre joven de las misma tierra de donde vengo yo, del llano. Una vez que partimos para La Orchila, él regreso a mi celda y recogió el papel del basurero y se fue -yo no sé cómo-, se fue al pueblo más cercano y comenzó a enviar fax tras fax tras fax, hizo trabajar a su mujer haciendo fotocopias de la carta y pidió que lo ayudaran a distribuir esto, para decir al mundo entero que su Comandante -el presidente Chávez- no ha renunciado y que ¡continuaba siendo el Presidente! Estos son los héroes anónimos.

Hablé con Alí Rodríguez hoy día y me ha dicho una cosa muy interesante. Me contó que él lo telefoneó dos o tres días antes del golpe de estado para advertirle que había algunos miembros de la OPEP que planeaban parar o cortar la producción del petróleo a consecuencia de la situación en el Medio Oriente. Así pues, había un peligro para usted, ya que los Estados Unidos no iban a tolerar que la OPEP este dirigida por Venezuela justamente en un momento de crisis petrolera y con la amenaza de un embargo inminente. La pregunta que le hago es, ¿entendió usted que la advertencia de Alí Rodríguez señalaba la inminencia de un golpe de estado a causa de la crisis petrolera?

Hugo Chávez: Con toda honestidad, no había ninguna relación directa entre este escenario petrolero en el Medio Oriente -la posibilidad que la producción sea interrumpida- y la inminencia del golpe en Venezuela. No cabe duda que era una llamada para estar alerta, eso nos permitió pensar más claro, el riesgo de que una situación desde ya complicada se transforme aún en algo peor. La llamada me ayudó a esclarecer y al mundo, lo que habíamos comunicado a través del Ministro de Energía y Minas, que Venezuela no iba a apoyar un boicot petrolero, porque Venezuela además de asegurar la presidencia de la OPEP actualmente, respectaría el cumplimiento de la Resolución de Caracas de 1999 que estipula que los países de la OPEP garantizan un aprovisionamiento del petróleo a los consumidores del mundo. Sólo buscábamos esclarecer nuestra posición.

A pesar de ello, ¿Ud. tenía que saber, que sus acciones emprendidas en la reconstrucción de la OPEP para que sea una verdadera y poderosa organización, tenía para ello que apabullar al gobierno de los Estados Unidos y ponerlo a usted en una tensa situación de conflicto con ellos, ya que la reconstrucción de la OPEP como sus acciones han tenido que desatar la cólera de Washington?

Hugo Chávez: La verdad es que cuando nuestro gobierno llegó al poder, incluso antes, nosotros ya estábamos en contacto con países como Arabia Saudita, México (que no es miembro de la OPEP pero que es nuestro vecino) y todos los demás miembros de la OPEP, con la finalidad de encontrar un equilibrio en los precios. El precio estaba muy bajo y descendía, costaba 7 US$ por barril, era como un regalo. Yo pronuncié un discurso al inaugurarse la conferencia de la OPEP en Caracas, dije una cosa que hizo reír a todo el mundo pero que era absolutamente verdadera: el costo de producción de un barril de petróleo vale entre 14-15 dólares US$ (eso era en 1999) mientras que un barril de whisky cuesta 10 veces más. Un barril de vino cuesta incluso más. Un barril de helado cuesta tres veces lo que vale un barril de petróleo, -la crema solar que utilizan las mujeres para protegerse en la playa, un barril de esa cosa cuesta igualmente tres veces más que un barril de petróleo. No hay ninguna razón para que el precio del petróleo este tan bajo. Aplicar un precio justo, algo conveniente para los consumidores y los productores es introducir un carácter durable en las relaciones del comercio petrolero.

Créame, sinceramente yo no veo cómo esta política podría desatar la cólera de los países como Estados Unidos, Inglaterra, yo he intentado explicar esta política a los líderes de casi todos los países más desarrollados industrialmente. En Londres, por ejemplo, tuvimos una reunión, la primera vez que un presidente de la OPEP se reunía con el ministerio de la energía nacional de ese país, hablamos alrededor de tres horas. Yo hablé de este asunto con el primer ministro Blair, con el presidente Chirac, con el presidente Aznar, con el rey de España, con el presidente Putin, el presidente Clinton, el presidente Sampaio, con cada líder del mundo industrial, el primer ministro Chrétien, el primer ministro de Japón, intentado explicarles que era tan importante para ellos como para nosotros obtener un equilibrio del mercado, que no se podía de nuevo caer en esa volatilidad de precios, cuando subían a 40 US$ o bajaban a 5 US$.

Es del interés de cada uno de tener un precio justo y equilibrado, así en Venezuela hemos producido el sistema de "bandas" y que fue aprobado, esto significa que el precio podía oscilar entre 22 y 28 dólares US$. Esta es nuestra estrategia. Y yo creo que esto favorece también a los países industriales porque elimina la especulación de los precios y da seguridad al aprovisionamiento petrolero. Le diré algo más, algo con el presidente Clinton, la primera vez que nos encontramos.

Pero Clinton no es Bush.

Hugo Chávez: Bueno, estaba hablando acerca de Clinton, tuve la oportunidad de hablar con él en tres ocasiones diferentes. La primera vez que nos encontramos, el no comprendió el sistema de "bandas" o para ser más honesto, esto no le gustaba nada. Ellos querían únicamente precios bajos. Pero la tercera vez que conversamos, Clinton estrechó mi mano y me dijo: "¡Chávez, el sistema de "bandas" me gusta!". Lo había conseguido. Clinton comprendió que un precio del petróleo equilibrado era también necesario para los Estados Unidos. Un equilibrio entre la oferta y la demanda.

Ud. ha dado una lección al presidente Clinton, pero actualmente, el gobierno de los Estados Unidos ha declarado: "Hugo Chávez tendría que aprender de las lecciones del golpe". ¿Qué cosa piensa usted que el gobierno de los Estados Unidos entiende por "lecciones"..., que usted debe aprender o que ya aprendió?

Hugo Chávez: Diría que todos debemos aprender de las lecciones del golpe, yo en primer lugar. Creo también que algunas de las principales figuras políticas de Venezuela y de los Estados Unidos y de otras partes del mundo, deberían tomarse un tiempito para revisar las lecciones del golpe. No solo yo. Digo humildemente que yo siempre estoy aprendiendo. Sobre todo como presidente, como un presidente más entre otros, como jefe de la nación, debo permanecer modesto. He estudiado los principios de conducción de gobierno, de una nación e intento aplicarlas siempre, y fue una de las primeras cosas que aprendí cuando tenía 17 años. Cuando era un muchacho flaco, ¿sabe usted cómo me llamaban?...me llamaban "Tribilín" - ese personaje de Walt Disney- porque era muy flaco y mis pies muy grandes, calzo talla 44. ¿Ud. calza también 44? ...usted es también otro Tribilín...Bueno, yo aprendí desde esa entonces que el primer principio para dirigir, para gobernar a la gente - y no lo podré olvidar nunca- es: "conócete a ti mismo y busca siempre la auto-corrección en ti".

Si, pero cuando los Estados Unidos dicen "Hugo Chávez mejor que aprenda sus lecciones" ¿lo toma usted cómo una amenaza del gobierno de Washington? ¿No es esto una amenaza?

Hugo Chávez: No lo quiero tomar como una amenaza. No, ellos deben tener sus propias razones para declarar tales cosas. Ud. sabe, antes de lanzar declaraciones públicas generales como la mencionada aquí, yo prefiero hablar de persona a persona, cara a cara, con los que realmente han dicho esas cosas, de manera de poder entender sus motivaciones que lo han llevado a hacer tales declaraciones y en consecuencia darles una respuesta personal apropiada. Yo insisto en eso, no sólo para los Estados Unidos sino en el mundo entero y para todos aquellos que se han expresado en este asunto, que el espectacular golpe de estado que tuvo lugar en Venezuela y que recibió una hermosa respuesta de nuestro pueblo, -dignidad, coraje, democráticamente-, es también una digna y valerosa respuesta de la organización militante del venezolano. Yo creo que estos elementos juntos con otros, deben ser una fuente extraordinaria de lección.

Como si observáramos todo y el mundo a través de una lupa, lo ocurrido en el golpe es el mejor ejemplo para poder comprender lo que es el proceso revolucionario en Venezuela. Lo que esta sucediendo en Venezuela es efectivamente un proceso revolucionario pero de forma democrática, pacífica y apoyada por la mayoría del pueblo venezolano. Por ejemplo, ayer hubo una manifestación de más de un millón de personas para respaldar al Presidente.

He leído los diarios, las revistas de los Estados Unidos, de Europa y todos dicen: "¡Hugo Chávez está loco, Hugo Chávez es un dictador!". Quiero preguntarle Señor presidente, ¿está usted loco?

Hugo Chávez: Mira Greg, yo también veo los diarios, los periódicos, no tanto como los ve usted que es un profesional de la prensa. Tengo tantas actividades, pero leo igual los diarios y hago un análisis de lo que he leído. Me gusta leer. Me gusta la comunicación social, la libertad de expresión, navego en esto. Así que cuando leo en los diarios de Europa o de Norteamérica, o en los de aquí de América del Sur: "Chávez está loco", ¿usted sabe lo que digo? Digo que debo hablar como Cristo: ¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen! Yo no he sentido absolutamente nada que ellos hablen de mí. Soy simplemente un venezolano, en lucha cada día por los derechos del pueblo. Soy un simple paisano, un simple soldado, un líder político que sueña de un país que se está haciendo de manera escrita (la Constitución). Aquí se encuentra el futuro de Venezuela, en el papel (me muestra la copia de la Constitución) y yo la llevo aquí en mi cabeza, en mi corazón y yo lucharé por ella, durante mi vida, es eso lo que yo soy.

Ellos dicen también que Ud. es un dictador. ¿Señor Hugo Chávez, es usted un dictador? ¿Está Ud. usando -por ejemplo- los Círculos Bolivarianos para intimidar a los opositores? Nosotros hemos podido ver los huecos de bala en la fachada de una cadena de Televisión que está en contra de su gobierno.

Hugo Chávez: Mira, el dictador fue aquel que se instaló aquí en el Palacio Presidencial ilegalmente durante un día y medio. Eso fue una dictadura, lo que pasó después del golpe. Cuando un falso presidente se juramenta si mismo, eso es un dictador. Yo fui elegido por el pueblo una primera vez, fue elegido una segunda vez y después del 13 de abril, -día después del golpe-, cómo si hubiese sido elegido una tercera vez, porque ha sido el pueblo que me ha salvado y repuesto en la presidencia.

¿Soy yo un dictador? A parte de mi victoria en las elecciones presidenciales del 6 de diciembre 1998, la primera cosa que hice cuando llegué a este Palacio Presidencial fue la de firmar un decreto. No fue un decreto para implantar una dictadura, tampoco fue un decreto para eliminar la Asamblea Nacional. -como lo hicieron aquellos que firmaron el 12 de abril día del golpe, día negro en al historia de Venezuela-. El primer día de mi presidencia, el 2 de febrero 1999, yo no intente eliminar el poder judicial ni concentrarlo para mis fines, no intente destruir la Constitución del país reprimiendo al pueblo. Lo mío fue un decreto, el primer decreto de este tipo en 200 años de nuestra historia, que proponía a los venezolanos un referéndum nacional para preguntarles que cosa querían y que tipo de Constitución deseaban.

¿Qué dictador hace eso? He gobernado durante tres años y no ha habido un solo prisionero político, ni una sola persona perseguida por sus creencias políticas. Ningún periodista puede decir que ha sido perseguido. Los medios de comunicación no han sido censurados. Incluso yo mismo he sido sometido a un referéndum un año después. Todos los gobernadores han sido elegidos, todos los alcaldes han sido elegidos, todos los representantes de la Asamblea Nacional han sido elegidos. La Corte Suprema ha sido elegida. Todos los representantes de los gobiernos provinciales han sido elegidos, incluso los líderes sindicales han sido elegidos por sus partidarios. Es la primera vez que ocurre esto en la historia de Venezuela.

Pues bien, ¿un dictador? Cualquiera que afirme esto tiene que ser más bien loco, ignorante o tener malas intenciones.

Déjeme por favor preguntarle algo, según vuestra propia Constitución, si la Asamblea Nacional vota para destituirlo, ¿partiría Ud. tranquilamente?

Hugo Chávez: La Asamblea Nacional podría hacerlo únicamente siguiendo una serie de fases. Ellos no tienen el derecho de suprimir mi presidencia, por ejemplo, así nomás. Hay un solo camino para hacerlo: democráticamente, legítimamente. Y fui yo, este modesto y humilde servidor quien propuso a la Asamblea Constituyente de incluirlo en la Constitución. Bajo la forma de un referéndum obligatorio, que se aplica a cada persona elegido por el pueblo, después que la mitad de su mandato se haya cumplido. Esta es la vía legitima y constitucional por la cual yo podría abandonar el poder, cuando el pueblo venezolano vote por ello.

La Asamblea Nacional solamente tiene la capacidad de conducir un proceso político, con la Corte Suprema, después que una investigación autorice y ordene mi demisión. Pero esto debe estar justificado y demostrar el crimen que he cometido.

Si las personas votan eso ¿aceptaría Ud. su decisión?

Hugo Chávez: Sí, democráticamente, sí. Si cometo un crimen y el Procurador General me acusa ante la Corte Suprema y la Corte Suprema encuentra que hay lugar a ser procesado y si la Asamblea Nacional ordena mi destitución, no me queda otra cosa que aceptar. Tendría que dejar la presidencia, ¿cómo podría oponerme a este fallo? Esto es el comportamiento normal de las instituciones democráticas, pero tiene que haber una sólida formación y tradición detrás (republicana - democrática) para que ocurra esto.

Me parece que Ud. tiene dos problemas. La primera, es esta presión del exterior, el de la última superpotencia existente, al interior, la presión de la clases económicamente altas venezolanas. Respecto al exterior, ¿no es cierto que el origen de las relaciones tensas con los Estados Unidos se debe a causa del petróleo?

Hugo Chávez: Yo no quisiera pensar eso, en todo caso usted pone una hipótesis sobre la mesa. Tengo muchos amigos en los Estados Unidos a los cuales he convencido en mi batalla por los precios justos. Ellos son productores de petróleo norteamericanos, que se han visto igualmente perjudicados por un precio muy bajo del crudo. Cuando viajo a Houston y los visito, en Texas o en Lake Charles o en otra ciudad petrolera de los Estados Unidos, ellos me aplauden, porque un precio justo (estable) del petróleo es bueno y beneficioso para ellos también.

Está muy claro que a usted no le gusta el hombre de allá en lo alto, el embajador Shapiro, y a su jefe el Sr. Bush. ¿Qué hay detrás de esto? Nadie en los Estados Unidos, y por supuesto en el gobierno, ha apreciado el hecho de que usted haya establecido un nivel de base en el precio del petróleo. ¿Por qué los Estados Unidos actúa de una manera tan hostil hacia usted?

Hugo Chávez: Creo que hay algo debajo de todo esto, en realidad es muy probable que hayan muchas razones. Algunas no las conozco pero déjeme contarle una anécdota. A comienzos de 1999, el ex Presidente Bush padre, a quien había conocido en Houston unos meses antes, vino aquí a Venezuela y lo recibí en el palacio. Me dijo: "Sr. Presidente, creo que su fundamental problema con los Estados Unidos es la percepción".

En las altas esferas de Washington me ven como una amenaza, pero por lo cierto están equivocados. No soy enemigo de ningún país del mundo entero. Sin embargo soy un amigo de la paz y de la soberanía, así como de la independencia de los estados y de la cooperación internacional. Soy un amigo de un mundo equilibrado, de un mundo multipolar y amigo de los seres humanos, de los derechos humanos, en resumidas cuentas un amigo del mundo.

Pero en Washington, como ya se lo había dicho a una delegación de senadores norteamericanos que se encontraba allí, les dije que en Washington mucha gente cree que apoyo al terrorismo y esto es completamente falso. Mucha gente cree que sostengo las guerrillas colombianas, cosa que es totalmente falsa también. Algunos tienen la idea de que me muevo secretamente alrededor del mundo para conspirar contra los intereses de Washington, esto no tiene ningún sentido. Así que es un problema de percepción y debemos hacer un enorme trabajo aquí.

Pero, ¿no le preocupa que Otto Reich sea el encargado de los asuntos latinoamericanos en el gobierno de Bush? El hablo con Carmona y con otra gente que pudo haber estado envuelta en el golpe de estado; el estuvo anteriormente envuelto tratando de derrocar un gobierno cuando él trabajó con Bush padre. No le preocupa que el señor que esta a cargo de las operaciones de América Latina para los Estados Unidos este atado con sus enemigos y además tenga una historia de "derrocador" de gobiernos?

Hugo Chávez: Estamos evaluando este comportamiento y situación, pero más que preocuparme, creo que el Sr. que usted menciono ha estado, el mismo, muy preocupado y ha estado esforzándose mucho en explicar su comportamiento al mundo. Y también por la imagen del gobierno estadounidense, deberían preocuparse en clarificar esto al mundo, por ejemplo a la Unión Europea, países latinoamericanos, en resumidas cuentas con el mundo entero. Creo que Estados Unidos debe estar muy preocupado en aclarar la real posición en este golpe de estado, en este asalto a la democracia.

Ni siquiera por un instante quiero pensar que realmente fueron los Estados Unidos los que apoyaron este golpe. Esto seria horroroso para el mundo entero, el hecho de que un gobierno que es un incansable promotor tanto de la democracia como todo lo que deriva de ella incluyendo los derechos humanos, podría haber apoyado esta horrorosa atrocidad. Para un país tan importante como los Estados Unidos, esto representaría la negación de todo lo que se refiere a la ética moral y de valores, de sus propias palabras y hasta su credibilidad estaría comprometida.

Según las opiniones del individuo que usted acaba de mencionar, pienso que deben estar mucho mas preocupados que yo. Lo que he dicho es que no quiero creer en algo así, hay un proceso de investigación que se está realizando aquí como también en los Estados Unidos. Hay una comisión del Senado investigando los hechos. Pienso que van a venir aquí, donde también hemos entablado otro proceso de investigación.

Por ejemplo tengo la prueba, una prueba escrita de las fecha de entradas y salidas de dos oficiales militares de los Estados Unidos en los locales de los conspiradores del golpe de estado. Tengo sus nombres, se con quienes se reunieron, lo que dijeron, tengo la prueba en un video y hasta fotografías. Se esta investigando lo que esos oficiales militares estaban haciendo aquí. Tengo en mis manos una imagen de radar de un barco militar que estaba en aguas venezolanas, cerca de la península de Paraguana, al mediodía del 13 de abril. Tengo imágenes de radar que muestran un helicóptero despegando de un barco y volando luego sobre territorio venezolano, y de otros aviones violando el espacio aéreo de Venezuela. Una vez más, esto esta siendo investigado actualmente.

No se todavía si se trata de un barco militar estadounidense, puede que sea de otro país. En cualquiera de los casos, no le puedo dar más explicaciones ya que es una investigación muy seria. Repito lo que ya he dicho, estoy muy interesado en una solución rápida de todo esto. Y espero que el nombre y de la imagen democrática del gobierno de los Estados Unidos, que representa al pueblo que ama la democracia, el pueblo de Abraham Lincoln, el pueblo de George Washington, el pueblo de Martin Luther King, el pueblo de los grandes poetas, el pueblo estadounidense que son hermanos del pueblo de Venezuela, esto es lo que repito.

Bueno ¿con quién hablaron estos militares? Usted nos ha dicho que sabe con quien hablaron.

Hugo Chávez: No le puedo dar detalles, comprenda por favor que estoy a la cabeza de una nación que está llevando a cabo un proceso de investigación en la Corte Marcial de la Republica, y que si no hiciera esto, estaría violando secretos nacionales que puedan comprometer la investigación. Le ruego que comprenda esto, Greg tengo más información que pertenece a un trato militar que está actualmente abierto en Venezuela.

Para terminar, una ultima pregunta. Usted dijo que es un hombre simple, un campesino, un soldado. ¿No cree usted que ésta es una de las razones por las que los ricos lo odian? He encontrado a mucha gente rica, y la mayoría de ellos no solo lo desprecian sino que lo odian! ¿Piensa usted qué es por su historia 8su pasado) o por el color de su piel?

Hugo Chávez: Bueno tengo muchos amigos que son ricos, así que felizmente no todos los ricos me odian!

Lo que pienso es que un sector de la clase alta de Venezuela es victima de una campaña psicológica -sistemática, fría, calculadora, Goebeliana (de Goobels jefe de la propaganda de Hitler en la Segunda Guerra Mundial, su manipulación en la información es legendaria y ha hecho escuela. ndlr.)- así que han visto con sus propios ojos a través de la TV venezolana muchas mentiras, han escuchado con sus propios oídos muchas mentiras que se han dicho por lo que estoy seguro que tienen en sus mentes una fantasía, un fantasma, que creen que es Chávez, pero no soy yo. Amo al pueblo. No me importa si usted es el hombre más rico del mundo o si usted es el hijo de Dios, los amo a todos. Les deseo lo mejor, a sus hijos, a sus esposas, lo que deseo es felicidad.

A pesar de esto lo que ha sucedido, es que estoy obligado de pelear por los más indefensos, tengo que luchar desde mi alma por los pobres y los más necesitados. Por eso estoy aquí. Tengo fe que mientras el tiempo pase y la gente que esta envenenada contra mí y que tienen al fantasma Chávez que no soy yo, en algún momento van a reconocer la verdad. Tengo fe que esto pasará.

Después de todo lo que ha sucedido últimamente, he recibido mensajes electrónicos y llamadas telefónicas de gente que me odiaba y que ahora se ha dado cuenta de que habían caído en una trampa y que habían sido manipulados. Hace poco una mujer me escribió una carta que publicó en un periódico, una mujer que había seguido la marcha de la oposición el día en que hubo el derramamiento de sangre. Me dijo que había caído en la trampa junto con muchos otros, y que habían sido dirigidos como ovejas a su propia matanza. Luego se dio cuenta de la verdad y ahora se esta reflexionando en esos sectores de las clases media de Venezuela. Estoy seguro que es una de las mas grandes lecciones que colectivamente están sucediendo para aprender después de este horror por el que todos hemos pasado.