¿Adivinen quien estuvo por Miami? Nada más y nada menos que el señor Senador por el Estado de New Jersey Robert Torricelli. Vino, como o es natural en busca de plata. Plata contante y sonante para su campaña de reelección que según los cálculos mas conservadores costará mas de 20 millones de dólares.

Un amigo nuestro, que tiene humor de Duende se le ocurrió un chiste sobre este jacarandoso Senador del Partido Demócrata. ¿Cómo se dice en italiano político corrupto?

¡Torricelli! ¡Torricelli!

Broma aparte. El Senador Torricelli, según las encuestas más recientes está doce puntos por debajo de su oscuro oponente, el Republicano Douglas Forresteer que todavía no se ha gastado un centavo de sus fondos de campaña mientras Torricelli ha iniciado una costosa propaganda por televisión a fin de convencer a los electores que el no es un político corrupto como se desprende de sus relaciones con el negociante asiático David Chang. Extraña amistad que llevó a Torricelli a que se tuviera que presentar como acusado ante el Comité de Ética del Senado norteamericano.

Según reporta el diario The New York Times, a su regreso de Israel, a donde fue a" tocar base" para estar bien con los judíos, Torricelli hizo una breve visita a Miami donde se reunió de manera muy discreta- en un acto de recaudación de fondos -con un grupo de cubanos de la derecha que han sido sus mejores contribuyentes de campaña fuera de su Estado. No hay que olvidar que con plata de Miami se logró que este señor Senador por el Estado de New Jersey fuera el padre de una nefasta criatura, la llamada Ley Torricelli. Valga decir aquí que según confesó en sus memorias un político nortreameriano de La Florida, ya fallecido, "lo bueno que tienen los cubanos de Miami es que dan el dinero en cartuchos". Casi les dice "mafiosos".

¿Quién es el oponente del Senador Torricelli? En realidad es un político Republicano sin la mayor importancia. Solo dice su record que es un rico hombre de negocios que ha sido alcalde de la ciudad de West Windsor, lo que no le dice mucho a los electores del Estado, que si en estos momentos lo respaldan de acuerdo a las últimas encuestas en la proporción de 44 a 32 a su favor, es mas por la duda sobre la moral del italo-americano Torricelli que por los méritos del candidato Republicano.

Para los Demócratas como Partido es importante esta elección senatorial ya que la mayoría en el Senado depende de un solo voto y si Torricelli es derrotado, los Republicanos pudieran reconquistar la Cámara Alta.

Sin embargo no parece probable que el Partido Demócrata se "tire de barriga" por Torricelli para es no verse comprometido con un Senador cuya imagen de corrupto está a nivel de toda la nación.

¿Quiénes son esos cubanos ricos de la derecha de Miami que se reunieron con Torricelli?¿Por qué ese silencio sobre su visita a Miami? ¿ Es acaso Mr. Torricerlli el que no quiere que se sepa de su "conexión cubana" o son los cubanos de la derecha los que no quieren que se conozca de sus relaciones con el jacarandoso Senador?

Quizás sean las dos cosas a la vez. De todas formas, bienvenido a Miami Mr. Torricelli, la ciudad de los cartuchos.