El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en una sentencia fuera de todo sentido de la realidad ha emitido un fallo jurídico según el cual los cuatro altos oficiales de la Fuerzas Armadas de ese país que destituyeron al Presidente Hugo Chávez no pueden ser juzgados por el delito de sedición ni como autores un Golpe de Estado. Así de absurdo. Pero si la Constitución venezolana expresa que la máxima autoridad de justicia en el país es la Corte Suprema, sus fallos, justos, o no, absurdos o descabellados, por muy controversiales que fueren, tienen que ser acatados por todos los venezolanos.

Miles de simpatizantes del Presidente Chávez salieron ayer a las calles de Caracas a protestar contra el fallo. El orden público estaba siendo alterado y la Guardia Nacional se encargó de restablece la calma. Tanto el Presidente del Congreso de la nación- que pertenece al Partido de Chávez - como las más representativas figuras del equipo del Presidente, si bien no están de acuerdo con el fallo del Tribunal, expresaron sin embargo que era necesario su acatamiento para bien de toda la nación. Hasta aquí los hechos tal como ocurrieron ayer en Venezuela. Ahora bien. ¿Qué hubiera ocurrido si el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela hubiera dictaminado que los cuatro generales encausados si cometieron el delito de insubordinación con la intención de producir un Golpe de Estado en el país?

La oposición no hubiera aceptado ese fallo y seguiría conspirando para derrocar a Chávez por medio de otro Golpe de Estado.

Los hechos, tal como ocurrieron están bien claros. A Chávez se le llevó bajo arresto a una base militar. Se dijo que había renunciado pero nunca existió tal renuncia y mucho menos por escrito. Si Chávez había renunciado como dicen los "golpistas", ¿Por qué no se le dio posesión al vice-presidente de la república como establece la constitución país?

Y si no hubo un Golpe de Estado, ¿qué cosa fue entonces? Porque lo cierto es que se disolvió el Congreso, se estableció un nuevo gobierno en sustitución del que el pueblo había elegido en comicios libres para colocar en su lugar un nuevo gobierno encabezado por el empresario Carmona. En fin, se produjo un hecho que si no fue un Golpe de Estado, ¿qué otro nombre se le puede dar?

Pero el Tribunal Supremo de Venezuela dice que no hubo Golpe de Estado. Y como ese Tribunal es el que dice la última palabra en Venezuela en materia constitucional, su fallo, dicen que debe ser acatado por todos. Porque lo dice ese Tribunal y la ley es la ley. Hace muchos años en el siglo XVI - cuenta la historia - un Tribunal de la Inquisición en Roma, obedeciendo a poderes obscurantistas dijo en fallo condenatorio que el científico inventor del telescopio Galileo Galilei no decía la verdad cuando afirmaba que la tierra se movía alrededor del sol. Y Galileo fue condenado por ese Tribunal. Pero Galileo siguió afirmando a pesar de la sentencia, la tierra se movía. Se mueve, ratificaba Galileo.

El Tribunal supremo de Venezuela dijo ayer que no hubo Golpe de Estado. Y yo digo como Galileo, que si, que en Venezuela hubo un Golpe de Estado. Y todo el mundo sabe que sí. Que hubo un Golpe de Estado contra Chávez en Venezuela.