El diario "El País" de España publicó ayer domingo un artículo del periodista de The Miami Herald, Andrés Oppenheimer que con título de " El suicidio de la revolución" proclama la muerte política definitiva - así de categórica - del gobernante cubano Fidel Castro.

En la presentación que hace la publicación madrileña de Andrés Oppenheimer, señala que su columnista invitado ha sido ganador de dos importantes galardones, el premio "Pulitzer" en Estados Unidos y el "Ortega y Gasset" de España.
"El País" sin embargo no le dice a sus lectores que el periodista de El Miami Herald que ahora escribe del "Suicidio de la revolución" es el mismo Oppenheimer que hace ya mas de diez años publicó el libro titulado "Los días finales de Castro" en el cual predecía como un infalible Walter Mercado de la política, el derrumbe ineluctable del gobierno cubano en cuestión de días.

Un veterano periodista extranjero que vivió en La Habana por la década de los años 20 del siglo pasado - se llamaba Aldo Baroni - dijo que Cuba era un país de poca memoria. Vale pues recordarle a nuestros oyentes que los días finales que Oppenhimer le contó a Fidel Castro hace diez años, no han terminado todavía. Fidel, como el conejito de un anuncio de la televisión norteamericana, sigue y sigue y sigue.

Por unos cuanto años le ganó Fidel la apuesta a Oppenheimer.
Ahora el periodista argentino , tratando de presentarse a los lectores españoles como un "experto en la cuestión cubana" señala que las ocho y tantos millones de firmas recibidas por el Parlamento cubano solicitando una reforma constitucional en respaldo a la permanencia del sistema socialista en Cuba sin vuelta posible al capitalismo, "constituye el error mas grave que pudo haber cometido Fidel Castro en toda su vida política".

Todo ello para mas adelante decir en su artículo de "El País" - sin el menor sonrojo - el autor de "Los días finales de Castro", que las once mil firmas recolectadas por el disidente Payá son mas representativas del sentir del pueblo cubano, que las presentadas al Parlamento por mas de ocho millones de ciudadanos de la isla. Habrá también que suspender en matemáticas al columnista de El Herald.

Los que vivimos en Miami y que conocemos de la pata que cojea Oppenheimer, nos venimos preguntando ¿Por qué el pitoniso periodista argentino - anexado norteamericano - en vez de escribir en España sobre Cuba, país que no conoce, no les dice a los lectores españoles de "El País", sobre " los días finales del sistema neoliberal capitalista salvaje que hay en su país o del "suicidio" de la vieja clase política corrupta de la
Argentina? No. De eso no se habla por Oppenheimer.

Lo que afirma es que Castro se ha suicidado. Hace diez años proclamaba Oppenheimer que estabamos ante los días finales de Castro. Si ahora "El País" se ha tragado la píldora del travieso argentinito, habrá que perdonarlo. No se acordaron los de "El País" que este Oppenheimer es el mismo que escribió hace diez años "Los días finales de Castro" .
Por lo visto España, como Cuba es también un país de poca memoria.