Los políticos corruptos tiene la cara dura y los bolsillos llenos. Las cárceles no se han hecho para ellos. Las rejas están reservadas solo para los ladrones vulgares. Para los delincuentes comunes. No para los que se apropian del dinero del tesoro nacional de sus países. Para los ladrones del erario público, la crónica social les tiene reservado el alto honor de llamarlos "honorables ex-presidentes". Por ahí andan muy orondos con sus bolsillos bien redondos los Carlos Andrés Pérez con su tocayo Carlos Menen en competencia de millones con el gordo Alemán de Nicaragua. Todos muy "honorables" "como "pundonorosos" son calificados los militares de manos ensangrentadas por el crimen.

Ninguno de ellos encarcelado. Ninguno perseguido por la ley. Pero los ladrones de cuello duro no están solos en la escena. Ya tienen competencia. Y de altura.
Porque a los políticos corruptos hay que añadir ahora a los ejecutivos de grandes empresas transnacionales, con sus escándalos multimillonarios como el reciente de la compañía Enron o la "gran estafa" que se acaba de descubrir hace apenas unas horas, el fraude de cerca de cuatro billones de dólares en la "World-Com" , la segunda empresa de telecomunicaciones de los Estados Unidos, que ocultaba su verdadero estado financiero para evitar que en la Bolsa de Valores se descubrieran sus cuantiosas pérdidas.

¿Quién va a creer que los directivos de la World-Com eran ajenos a ese error en el estado financiero de la compañía, una equivocación de cerca de cuatro mil millones de dólares?

Los ladrones de cuello duro llevaron a la Argentina a la ruina. Entre lo que se robaron de la Hacienda y lo que se embolsillaron de comisiones con las privatizaciones, dejaron el país en ruinas. Y para que el "amigo del norte" les sacara las castañas del fuego con mas préstamos del Banco Mundial, allá fue la Delegación Argentina a Ginebra a votar contra Cuba en la Comisión de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos.
Allí fueron en comparsa a condenar a Cuba. ¡El gobierno de Argentina defensor de los Derechos Humanos! ¿Acaso se hizo, justicia con lo militares de la dictadura que tienen en su historia cerca de 30 mil desaparecidos?

¿Qué puede decir de Derechos Humanos este gobierno Argentino cuya policía dispara a mansalva contra los miles de manifestantes que salieron a las calles de Buenos Aires en señal de protesta ante la crisis que vive el país por culpa de los "ladrones de cuello duro?" La economía en Estados Unidos no anda bien, aunque se diga por el Presidente Bush todo lo contrario. De manera que si los gobiernos en crisis de nuestro continente esperan que Estados Unidos salga a su rescate, se van quedar con las ganas .
¿Y de quién es la culpa? No es del totí como dice la frase popular. La culpa es del sistema y de los ladrones de cuello duro, los "honorables ex-presidentes" de las "democracias Representativas", " defensores de los Derechos Humanos" que se robaron hasta los clavos.