Jalisco ya no es mejicano. Se mudó para Venezuela. Dice el popular corrido que cantaba Jorge Negrete: "Jalisco nunca pierde y cuando pierde, arrebata". La oposición contra el Presidente Hugo Chávez, que perdió en tres elecciones democráticas y que fracasó en un intento de Golpe de Estado, insiste en crear el caos en ese país para provocar un nuevo intento golpista de los militares venezolanos.

Y dale que dale con Chávez, decimos nosotros. Está bien claro que en la conjura contra el Presidente Venezolano convergen varios sectores de la sociedad de ese país, que van desde los viejos Partidos Políticos desplazados del poder ante el fracaso de la llamada Democracia Representativa, corrupta hasta la médula, más intereses reaccionarios de la empresa privada, y una dirección sindical de la vieja escuela como la había en Cuba en la época de Batista.

Y para que la hoya podrida estuviera completa, había que añadir otros ingredientes foráneos. Que van desde Washington a Miami. En la capital norteamericana, los mismos de siempre. En Washington hay más de un "Jalisco" que cuando pierde, arrebata.

En Miami está la otra pata de la conspiración caraqueña. Es desde aquí de donde se dirige todo. Desde las asonadas militares, las manifestaciones callejeras de provocaciones, hasta las campañas publicitarias montadas desde las cadenas de televisión de Venezuela, que como si fuera poco, cuentan con el apoyo del diario The Miami Herald y su hermanito menor "El Nuevo Herald", dedicados a toda una tarea desestabilizadora que ciertamente le hacen mucho daños a la economía de esa nación.

En la mañana de hoy, en el Miami Herald aparece un extenso reportaje con un titular que dice: "Piden de nuevo la renuncia de Chávez. La oposición organiza otra huelga y una marcha frente al Palacio Presidencial".

Y dale que dale con que Chávez Renuncie. Otra vez con la huelga y una marcha frente a la casa de gobierno. ¿Qué buscan con eso? ¡Andan en buscan del caos! Lo que quieren es unos cuantos muertos para echarle la culpa a Chávez y pedirle al ejercito venezolano que derroque al Presidente por medio de otro Golpe de Estado.

No les importa que una encuesta que acaba de publicarse diga que Chávez tiene un fuerte apoyo popular, especialmente entre las clases más pobres del país, ni de que en esa investigación de opinión pública se señale que más del 60 % de los encuestados apoya la política de Chávez. Ni de que si mañana hubiera nuevas elecciones, la mayoría de los electores votaría de nuevo por Chávez. Nada de lo que diga la mayoría popular les importa. No les importa un comino, porque lo que quieren es derrocar a Chávez a lo que de lugar, aunque corra la sangre, aunque se viole la constitución, aunque el país vaya al caos y se vuelva ingobernable.

Jalisco anda suelto por Caracas. ¡El que cuando pierde, arrebata! Y dale que dale con derrocar a Chávez.