Sí. Todos parecen estar de acuerdo en que hay que preservar la democracia.

Los políticos de turno, los que viven de la política y del cuento para disputarse el botín del poder cada cuatro años, son los que hipócritamente entonan cantos a la "democracia" para hacer desde el gobierno más de lo mismo, que es como no hacer nada. Son los que hacen loas al sistema democrático mientras que en los países del Tercer Mundo avanza la pobreza y se multiplica el analfabetismo. Es una carrera desenfrenada hacia el abismo.

En Argentina donde gobierna la "democracia "el país es hoy por hoy ingobernable. En Venezuela, los que se proclaman desde la oposición defensores de la "democracia", son los que intentaron derrocar por un Golpe de Estado a un Presidente electo democráticamente.

Y en Cuba, como siguiendo el patrón venezolano, el payaso que dice y proclama que hay que hacer en la isla un referéndum, es el hombre que el mismo día del intento de Golpe de Estado en Venezuela, se quitó la careta " democrática" - nada cristiana por cierto - para apoyar en una carta abierta al frustrado golpe militar contra el Presidente Chávez.

En Colombia, país sumido en una guerra civil, donde se han sucedido una y otra vez gobiernos "democráticos," se encuentra en la peor crisis de su historia con una economía en el desastre y con la espantosa cifra de once millones de indigentes según dice la propia Contraloría del Estado. Una democracia a la colombiana, tan "democrática" que el 53 % de la tierra del país está en manos del 1.8 % de propietarios.

¡Hay que preservar la democracia en Estados Unidos de los enemigos externos que quieren destruirla! Dicen también aquí. ¿Pero quiénes nos protegen de los enemigos internos de la "democracia" americana? ¿Quiénes nos salvan de los que violaron el resultado de las urnas en las pasadas elecciones presidenciales de este país? Unos comicios que sumieron en dudas a toda la nación bajo la sospecha de que fue un fraude electoral lo que llevó a la Casa Blanca al actual Presidente de los Estados Unidos.

Porque vamos a decirlo claro. La legitimidad de la actual administración Republicana y el respaldo popular que tiene el Presidente Bush se derivan mas de los trágicos actos terroristas del 11 de Septiembre, que de los resultados electorales que salieron de loas urnas. Por una paradoja del destino el gran elector de la "democracia "americana ha sido el nada democrático fanático terrorista Osama Ben Laden.

La democracia es algo mas que un carnaval electoral. Pero nos dicen y nos repiten: ¡Hay que preservar la democracia! ¿Acaso con preservativos como ocurre en Alemania donde el Partido Socialdemócrata ofrece a los electores condones rojo brillante que es el color de ese partido con un slogan que dice: "Siéntete bien votando por el Partido social demócrata Alemán." ¡Hasta donde hemos llegado! Usando preservativo, no para prevenir el SIDA sino como la mejor fórmula para perseverar la "democracia".

En realidad la democracia ha degenerado en un gran burdel, donde todo vale, donde el que gana es el que hace la trampa mejor, donde se regalan condones, como en Alemania, para que Ud. se sienta bien.