En Cuba existe oposición. La unanimidad, ni es posible ni tampoco es saludable. Pretender que todo el mundo piense de la misma forma, es una ambición absurda entre los seres humanos.
Pero cuando de lo que se trata es de la soberanía, de la independencia de una nación, si un pueblo tiene respeto por su historia y está movido por el amor a la patria y lo guía un sentido de dignidad, no es difícil conseguir que los que se prestan al juego del poder extranjero se vean reducidos a una mínima expresión. Eso es lo que está ocurriendo en Cuba con la disidencia interna. Con la llamada" oposición". Que existe pero que no crece porque se le percibe y está manejada por Washington..
El Presidente Bush, su Departamento de Estado y hasta el Senado de Washington han hecho suyo el llamado Proyecto del señor Oswaldo Payá, a partir de las palabras que pronunciara el Presidente Carter en la Universidad de la Habana.

Lo que presentara Carter como alternativa a explorar en el futuro: Un referéndum en Cuba sobre temas de Derechos Civiles, a partir del levantamiento del Bloqueo y el restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana para dejar atrás medio siglo de confrontaciones, lo han convertido en un instrumento desestabilizador de la sociedad. Cubana. ¡La jorobaron! ¡Y se jorobaron!
La intención del Ex-presidente Carter no era crear en Cuba confrontaciones, sino buscar soluciones en el conflicto entre los dos países. Y Después, a partir de esa realidad de paz entre las dos naciones, podría venir todo lo demás. Así se entendió a Carter en La Habana por la dirección del gobierno cubano y así lo entendió también el pueblo de Cuba.

Pero en Washington no se quieren soluciones. En Washington lo que se quiere es mantener la política de hostilidad contra Cuba, para complacer a la derecha cubana de Miami. Con la imposición de una política arrogante que en nada beneficia, ni siquiera a los intereses del propio pueblo norteamericano.
El señor Payá, que no sabemos si se trata de un tonto de capirote, de un vivo de toda laya o un simple instrumento del gobierno de los Estados Unidos o las tres cosas a la vez, ha provocado la reacción natural que era de esperar por parte de Cuba. Ante las once mil firmas recogidas por Payá en toda la isla, manifestaciones de once millones de cubanos en respaldo del gobierno cubano: Como diciendo ¿No quería Bush un referéndum? ¡Ahí tiene Bush ahora un referéndum!

Dicen que la virtud de los débiles, como en el deporte del judo, es utilizar la fuerza del contrario. Y eso es lo que acaba de hacer Fidel Castro. Torpeza política de Bush. "Quiso bailar en casa del trompo". Razón tenían. Los que en Miami venían diciendo que el titulado "Proyecto Varela" era un "embarque". Un opositor serio - que también los hay aunque son pocos - nos decía por teléfono hoy muy temprano en la mañana desde La Habana "El payaso Payá nos ha embarcado con su payasada."

¡Y de que manera!