Al empezar la campaña electoral, los politólogos y opinadores coincidían en que «históricamente los partidos campesinos nunca han sobrepasado el tres por ciento». Ahora, las encuestas y los mítines multitudinarios que convoca Evo Morales en casi todos los departamentos del país, día a día desmienten a los profesionales de la política: el MAS se agiganta y según La Prensa lucha por llegar al segundo lugar. Todo esto ha suscitado un optimismo exagerado en su líder, «por primera vez en décadas, los campesinos estamos a punto de llegar al poder...», explica entre sonrisas. «¿Qué dirán ahora esos que quisieron liquidarnos políticamente? ¿Qué dirá el Rocha? Quiero saber, por eso le he pedido un debate...», dice Evo Morales.

-¿Usted insiste en esa confrontanción con el embajador de Estados Unidos, Manuel Rocha?

-Insisto, claro, insisto. No debemos ser hipócritas, actualmente la política boliviana se decide no en el Palacio de Gobierno sino en la Avenida Arce (sede de la Embajada de EEUU). Yo he visto que los partidos tradicionales, el MNR, NFR y el MIR ya se pusieron de acuerdo en el modo de darle continuidad al modelo neoliberal. No les importa que el país postergue su desarrollo, que nuestros niños sigan muriéndo en el campo, que las transnacionales se lleven el gas y arrasen los bosques; lo único que pretenden es darle más oxígeno al modelo económico impuesto por el FMI y los organismos internacionales. Frente a este entreguismo nefasto es que nosotros nos levantamos democráticamente para decir basta...

-¿Qué debatiría con Manuel Rocha?

-Bueno, debatiríamos el futuro del país. Le preguntaría un montón de cosas, ¿por qué quiere extender el Plan Colombia hasta nuestras selvas? ¿Por qué nos exige que nos sacrifiquemos para salvar al modelo neoliberal cuando su país no lo hace? Le preguntaría por qué no reprime a los narcotraficantes que intoxican niños en Estados Unidos. Le exigiría que revele la manera cómo se ha puesto de acuerdo con las transnacionales y con Tuto Quiroga para entregar el gas a Chile.

-Pero como ese debate nunca tendrá lugar mejor hablemos de cosas más terrenales, ¿cuál sería el otro modelo económico alternativo al neoliberalismo que impondría el MAS y usted mismo si es que sería elegido presidente?

-En un tiempo de crisis como éste creo que antes de dar un paso más hacia adelante hay que detenernos, mirar hacia atrás para sacar fuerzas de nuestra historia y así avanzar con firmeza y dignidad.

-Eso es demagogia

-No, no. Mire hay que sacar fuerzas de nuestra grandeza pasada, de ese impulso que llevó a Murillo, a los Lanza, a los combatientes de Boquerón a rebelarse ante lo injusto para defender lo que hoy llamamos Bolivia, este suelo que los vende patria lo quieren desmembrar para entregarlo a las transnacionales y a nuestros enemigos... ¿Usted sabe que Tuto Quiroga ya decidió entregar el gas a los chilenos?

-Eso es lo que dicen algunos columnistas

-Y lo dicen porque es verdad... va entregar el gas a los chilenos... pero le doy una primicia: Tuto entrega el gas a los chilenos y cava su tumba política. Los bolivianos nunca le perdonaremos esa traición, será su muerte política, tendrá que irse a vivir a Valparaíso o a Viña del Mar.

-Pero quisiera que no obviara mi pregunta anterior, ¿cómo piensa manejar la economía si es que llega a ser presidente?

-Primero le digo esto. Este país ha sido gobernado por corruptos, por entreguistas, por golpistas y criminales, por narcotraficantes como García Meza y Arce Gómez y aun así no se ha destruido, entonces pregúntese ¿cómo sería de lindo el país si hubiera sido gobernado por gente honesta, que no sienta vergüenza de ser boliviana? Ahora, respecto a cómo gobernaría yo le digo que ante todo con honestidad, sancionando primero a los corruptos, aprobando el primer día de mi gestión una ley de investigación de fortunas; luego recortaremos los gastos corrientes, reduciremos el Congreso, las dietas de los parlamentarios, los gastos reservados...

-Eso es lo que proponen casi todos los partidos llamados asistémicos...

-Pero lo que en nosotros es una decisión; en ellos es nada más que palabras, casi todos ellos estuvieron aliados a los últimos gobiernos y nunca hicieron nada.

Ahora si usted quiere ahondar en nuestro programa yo le digo que nosotros estamos firmemente convencidos de que debemos democratizar no sólo la política, sino también la economía. Hasta hoy los empresarios, los políticos y los banqueros se unieron en una Santa Alianza para gozar del poder económico; con nosotros eso se acabará para siempre. Los banqueros quebraron sus bancos y el Estado tuvo que socorrerlos, en eso Bolivia gastó más de 800 millones de dólares; los empresarios, en estos 17 años de neoliberalismo fueron ayudados con prebendas del Estado en dos ocasiones, y los políticos se han enriquecido hasta decir basta con la plata del pueblo. Esos tres sectores tendrán que ser relegados, tendrán que pagar la crisis, en mi gobierno no les daremos nada.

-Pero, ¿con quién gobernará usted?

-Nosotros gobernaremos con el microempresario, con el pequeño productor agropecuario, con los maestros, con los policías, con los pequeños comerciantes...

-Eso es una especie de endogenismo condepista.

-No. Mire, en mi gobierno los banqueros y los empresarios tendrán que sobrevivir con su esfuerzo, tendrán que demostrar que son competitivos y que pueden desarrollarse en el modelo de libre mercado que tanto les gusta, el papá Estado se acabó para ellos.

-Le han criticado que usted no dice de dónde sacará los recursos para abrir un banco agrario o un banco de fomento al microempresario como ha propuesto.

-Ya le dije antes que vamos a democratizar la economía. Si antes se les dio 800 millones de dólares a los banqueros para que quiebren, si se les dio recién 300 millones de dólares a los empresarios quebrados, ¿por qué no vamos a tomar dinero del Estado para abrir bancos de fomento para el pequeño agricultor o el comerciante de la Uyustus? Bolivia no es un país miserable, Bolivia tiene recursos y es una cuestión política el decidir hacia dónde van los recursos. Yo quiero que vayan a potenciar la productividad de los sectores que han sabido organizar una economía desde la miseria, desde las sombras, como los microempresarios.

-¿No tiene miedo de que los banqueros y los grandes empresarios opten por vetar su candidatura?

-No, porque ya lo han hecho. Cuando se dieron cuenta de que podemos salir segundos, cuando las encuestas dijeron que nuestra candidatura crecía y crecía ellos optaron por marginarnos de los foros y les han pedido a sus medios que no hablen de nosotros... pero la suerte está echada, el pueblo ha restituido su dignidad y se ha volcado hacia el MAS, cada día somos más y más.

Ahora, yo creo que eso de que se tiene que gobernar teniendo en cuenta a los empresarios, a los militares y los políticos de la oposición es un mito impuesto por la ideología dominante.

-¿Cómo así?

-Le respondo con otras preguntas, ¿quién da de comer a los bolivianos, los empresarios del agro o los pequeños productores? ¿Quiénes llenan los mercados con papa, quinua, arroz, con tomates y naranjas? Son los pequeños productores, ellos nos dan de comer. Los grandes empresarios del agro producen para la exportación y luego ese dinero se va a Miami, nunca vuelve para reinvertirse.

Por otro lado, usted vaya a cualquier ciudad de Bolivia y mírela bien, ¿hay acaso una industria nacional? ¿Hay humo y chimineas? No, porque los empresarios nacionales han sido mediocres y ladrones, todos los incentivos que les dio el Estado se los llevaron fuera, no construyeron una industria nacional. Al contrario de eso, en cada casa de los barrios pobres de La Paz, Cochabamba o Sucre, de manera casi clandestina, día a día, funcionan pequeños tallercitos donde se cosen chamarras, se hacen zapatos, se tejen chompas, se muele quinua... ellos son los que han sostenido nuestra economía estos años que el neoliberalismo y sus testaferros políticos no pudieron crear fuentes de empleo. Yo conozco Bolivia, sé dónde palpita, dónde está su riqueza y por eso la voy a gobernar bien.

-Ahora quisiera que habláramos de sus adversarios políticos, ¿qué piensa de Manfred?

-No voy a hablar mal ni de Manfred ni de Goni ni de Jaime Paz. Todos los bolivianos nos hemos dado cuenta de que, con sus diferencias, ellos representan lo mismo. Son sólo los testaferros de un modelo que dictan la embajada norteamericana y los organismos financieros internacionales.

-Pero es justo que usted tenga un juicio claro de cada uno de ellos.

-Lo tengo, claro, pero el asunto no es qué persona va a gobernar Bolivia, sino qué mentalidad... aunque de Manfred debo decir que me preocupa el matiz que puede tomar su gobierno si es elegido. Hoy ya todos sabemos que fue educado en La Escuela de las Americas y su relación con García Meza no ha sido aclarada, a pesar de que Amalia Pando demostró recién que el padre de Manfred ha sido condenado a dos años de cárcel por ese golpe de Estado...

-¿Le preocupa que un posible gobierno de Manfred vaya a ser represivo?

-El movimiento popular está organizado y no se quedará callado ante un gobierno represor, eso lo adelantamos desde hoy. Lo que me preocupa es que un individuo con tantas sospechas pueda llegar a ser presidente. Creo que en esto estamos repitiendo la experiencia de Banzer, ¿no será que los bolivianos estamos a punto de elegir a otro Banzer?

-Algunos analistas creen que el MAS puede tener una importante bancada y que puede terminar definiendo quién puede ser el presidente.

-Nosotros hemos hecho explotar un germen de poder popular, somos una opción antineoliberal auténtica, no somos UCS, ni somos Condepa ni somos como el MSM de Juan del Granado, no nos vamos a aliar con nadie... sería una traición. Lo que pasa es que los analistas y politólogos que viven de imaginar fórmulas para que los partidos corruptos convivan ya piensan que vamos a negociar el voto del pueblo, eso jamás.

-No es demasiado radical al decir eso

-¿Usted cree que eso es radical? ¿Radical, dice? No, eso es consecuencia. El movimiento campesino, el movimiento cocalero, las resistencias urbanas como las de Cochabamba han tenido en estos últimos cinco años cerca de 90 muertos. ¿Quién los mató? ¿Los mataron Banzer o Tuto Quiroga? Sí, pero también los mató el sistema y nosotros vamos a ser elegidos por el pueblo para combatir ese sistema injusto desde sus propias entrañas. Quiero que lo sepa el pueblo boliviano desde hoy, desde antes de las elecciones, el MAS va a llevar los bloqueos al Parlamento, esa es nuestra teoría del "Cerco Interior", por primera vez en 17 años el neoliberalismo a va a tener una oposición activa, dispuesta a legislar a favor de Bolivia y no de las transnacionales.

-Todo el mundo promete no negociar el voto, pero ante la posibilidad de acceder al poder hasta ahora no ha habido quien se mantenga.

-Eso pasa cuando el interés es el poder por el poder. Nosotros no buscamos eso. No buscamos ese poder. Buscamos darle sentido al poder de la gente. Queremos emplear al Parlamento para que justamente se oponga a los abusivos del poder. No estamos participando en estas elecciones para buscar cuotas de poder.

La campaña del MAS

-Ante el despegue del MAS, diversos periodistas han elogiado su campaña de medios, ¿Quién la dirige? ¿Con qué presupuesto cuenta?

-Lo único que le digo es que no hay ningún extranjero, en el MAS no hay asesores. Los que hacen nuestra campaña de medios son jóvenes creativos bolivianos que trabajan gratuitamente. Algunos son cochabambinos y otros estudiantes de la UMSA y la Católica de La Paz, no son muchos pero son buenos. Usted habrá leído en los medios que nuestros spots llegan directamente al corazón de los votantes y los hacen pensar, y la verdad es que nosotros empleamos ideas, hacemos política y el marketing existe sólo para hacer explotar las ideas.

-¿Estudiantes de la Católica?

-Claro, el MAS no es sólo un movimiento campesino, ha llegado a entusiasmar a los jóvenes de las clases medias e incluso altas. ¿Por qué? La respuesta es sencilla, porque representamos la dignidad, porque hemos demostrado que los que queremos a Bolivia somos más y porque nosotros les damos su lugar a todos. Fíjese, Goni ha pagado a un grupo de gringos y de judíos tres millones de dólares para que vengan a hacer la Guerra Sucia y esos otros spots tradicionales que tienen una credibilidad de casi cero, en cambio nuestros muchachos con cámaras de aficionado, con esas mismas cámaras con que han filmado sus cumpleaños, pero conociendo profundamente nuestra mentalidad, han hecho cosas muy lindas.

= = =

"Felipe y Evo sueñan el mismo sueño"

-La última pregunta de esta entrevista tiene que ser sobre Felipe Quispe...

-No intentará hacerme hablar de mi hermano...

-Quiero saber cómo será su política de alianzas con el MIP.

-Cuándo era chico recuerdo que un padrecito nos leyó la Biblia y nos explicó quién era nuestro prójimo, «es aquel que está contigo, que está a tu lado», nos dijo. Yo lo veo a sí a mi hermano Felipe, en los bloqueos, en las movilizaciones, cuando el ejército mata a nuestros compañeros el Felipe sufre igual que nosotros. Somos hermanos porque nos duelen las mismas cosas, somos hermanos porque soñamos un mismo sueño. Estas elecciones nos han separado, pero eso es eventual.

-¿Lo mismo piensa de Oscar Olivera?

-Exactamente lo mismo. El Oscar es un gran luchador, sus «Guerreros del Agua» expulsaron a una transnacional que quería lucrar con el agua de los cochabambinos, esa ha sido la primera victoria del movimiento antiglobalización en toda Latinoamérica y en todo el mundo. El pueblo de cochabamba ha dado el primer grito libertario exitoso en contra de la globalización, debemos sentirnos orgullosos de eso.