Red Voltaire
El caso Pinochet hace escuela

La Internacional de la Impunidad

+
JPEG - 14 KB
El dictador chileno Pinochet.

La Unión Europea, -como anteriormente lo hizo el Consejo de Seguridad de la ONU-, acaba de asegurar a los Estados Unidos la impunidad para los crímenes contra la humanidad que cometa su personal militar y sus "fuerzas especiales" en cualquier parte del mundo.

El Parlamento europeo no ha seguido a los líderes políticos del continente en esta decisión y ha aprobado una declaración fuertemente crítica de la resolución 1422 del Consejo de Seguridad y de la política de los Estados Unidos en la materia, recomendando a los Estados que no celebren acuerdos de impunidad con dicho país.

Algunas ONG, fervientes propagandistas de la Corte Penal Internacional, han reaccionado con virtuosa indignación frente a la actitud de los Estados Unidos, que obtuvo carta blanca del Consejo de Seguridad y ahora de la Unión Europea y que celebra convenios bilaterales con distintos Estados para asegurar la impunidad de su personal.

Pero esas ONG aparentan ignorar que el artículo 16 del Estatuto de la CPI autoriza al Consejo de Seguridad a ordenar a la Corte la suspensión de una investigación ya iniciada, si bien es cierto que la interpretación de este artículo que ha hecho el Consejo, bajo la presión de Estados Unidos, es totalmente arbitraria y simplemente violatoria del Estatuto.

Y esas ONGs simulan también ignorar que los convenios bilaterales que Estados Unidos está celebrando ahora con varios países y otros convenios similares vigentes desde hace tiempo, podrán ser invocados ante la Corte Penal Internacional en virtud del artículo 98 de su Estatuto.

Ocurre que, como los hechos lo están demostrando, el Estatuto de la CPI fue confeccionado para asegurar la impunidad de los criminales de las grandes potencias y de los criminales a su servicio de otras nacionalidades, como lo hemos denunciado desde 1998 en sucesivos documentos.

Estos mecanismos y políticas de impunidad para los crímenes de los nacionales de las grandes potencias y para sus amigos de otros Estados son diversos, no constituyen una novedad pues existen desde hace mucho y no sólo subsisten sino que se perfeccionan con el transcurso del tiempo.

Por ejemplo en Francia, la jurisprudencia de la Corte de Casación , que considera de manera arbitraria que sólo son crímenes contra la humanidad los cometidos por cuenta de los países del Eje durante la Segunda Guerra Mundial, impide desde hace años que los crímenes cometidos por los militares franceses en Indochina y en Argelia sean considerados crímenes contra la humanidad y, en consecuencia, juzgados.

Gran Bretaña también tuvo buen cuidado de asegurar la impunidad del personal militar que se retiraba de las colonias que accedían a la independencia, por ejemplo la "General Pardon Ordinance" de 1980, dictada por el gobernador británico de Rodhesia del Sud (Zimbabwe). Y los crímenes de guerra cometidos por los ingleses en la guerra de las Malvinas (revelados en las memorias de oficiales ingleses) nunca fueron investigados.

Entre los criminales impunes amigos de las grandes potencias se puede mencionar, sin agotar la lista, a Pinochet, a Stroessner (residente en Brasil), a Somoza (residente en Paraguay hasta que fue ajusticiado en 1980), a Duvalier (acogido en Francia), a Fujimori (vive en Japón), a Cedras, ex dictador haitiano (vive en Estados Unidos), a Mobutu (siempre protegido por las grandes potencias, por Francia en particular, murió en el exilio), etc., etc.

Un párrafo aparte merece Ariel Sharon, responsable de la masacre de Sabra y Chatila, quien 20 años después sigue haciendo asesinar impunemente a los palestinos y liquidando a la autoridad Palestina bajo la mirada impasible de la "comunidad internacional", que cada tanto vierte algunas lágrimas de circunstancias y no hace nada por aplicar las resoluciones pertinentes de la ONU.

El jefe militar estadounidense que durante la Guerra del Golfo ordenó enterrar vivos a soldados iraquíes utilizando topadoras y declaró orgullosamente que lo haría otra vez si se presentara la oportunidad, nunca fue molestado. Cuando, a raíz de la guerra de la OTAN contra Yugoslavia, un grupo internacional de abogados presentamos a la Procuradora del Tribunal para Yugoslavia una denuncia por crímenes de guerra contra los líderes de la OTAN, sólidamente fundada en pruebas abrumadoras y en el derecho internacional humanitario, la señora Carla del Ponte, cuyo servilismo ante a los Estados Unidos sólo es comparable a su incompetencia profesional, decidió finalmente que no había razones siquiera para iniciar una investigación.

En Afganistán fueron asesinados por asfixia, encerrados en contenedores, entre mil y cuatro mil prisioneros de guerra talibanes, a la vista y paciencia de las "fuerzas especiales" estadounidenses, sin que hasta ahora se haya iniciado una investigación, pese a la notoriedad del hecho. Tampoco fue investigada la matanza de unos 400 prisioneros talibanes en la prisión-fuerte de Mazar-el-Sharif.

La reciente liberación de Papón (1) en Francia por "razones de salud" indica que el "caso Pinochet" (liberación del dictador chileno por el Gobierno británico por "razones de salud" y decisión del más alto tribunal chileno de no juzgarlo, por las mismas razones), ha hecho escuela. El párrafo 1 c) del artículo 53 del Estatuto de la Corte Penal Internacional dice: …"Al decidir si ha de iniciar una investigación, el Fiscal tendrá en cuenta si:…

c) Existen razones sustanciales para creer que, aun teniendo en cuenta la gravedad del crimen y los intereses de las víctimas, una investigación no redundaría en interés de la justicia". Sin explicar cuál puede ser el interés de la justicia en no iniciar una investigación pese a la gravedad del crimen y a los intereses de las víctimas. Salvo que se entienda por interés de la justicia el interés de las grandes potencias. Y el art. 53, párr. 2 c) del Estatuto establece que el Fiscal, tras la investigación, puede decidir que no hay fundamento suficiente para el enjuiciamiento, si "este no redundaría en interés de la justicia, teniendo en cuenta todas las circunstancias, entre ellas la gravedad del crimen, los intereses de las víctimas Y LA EDAD O ENFERMEDAD DEL PRESUNTO AUTOR Y SU PARTICIPACION EN EL PRESUNTO CRIMEN". Adviértase que no se trata sólo de eximir de la cárcel a un criminal SINO DE NO INICIAR UN JUICIO POR CRÍMENES INTERNACIONALES DE EXTREMA GRAVEDAD CON LA SOLA JUSTIFICACIÓN DE LA ENFERMEDAD O DE LA EDAD DEL PRESUNTO AUTOR.

Los acuerdos bilaterales para garantizar la impunidad de sus tropas en territorio extranjero, como hemos indicado, no son una novedad: Estados Unidos comenzó a celebrarlos con distintos países enseguida después de la Segunda Guerra Mundial.

Pero ahora que tiene tropas y "fuerzas especiales" desplegadas en todo el mundo necesita garantizar la impunidad de las mismas no sólo en algunos países sino a escala planetaria, y no sólo por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, sino por actos terroristas, complots y asesinatos.

En cuanto a este último tipo de "operativos" , existe el precedente de los asesinatos de personalidades extranjeras cometidos por la CIA y los complots que ésta organizó con el mismo fin en los años sesenta y setenta (2) y la intervención de la CIA en diversos atentados terroristas perpetrados en Italia en los decenios de 1970 y 80 (3).

Ante la revelación oficial de esos asesinatos cometidos por la CIA, el Presidente de los Estados Unidos dio en su momento la orden de suspender esas "operaciones".

Pero después del 11 de setiembre de 2001 el actual Presidente de Estados Unidos decidió reanudarlas.

Hace unos días el diario "El País" de España informaba:

"La segunda fase de la ’guerra contra el terrorismo’ va a ser mucho más intensa e incluirá asesinatos de líderes de Al Qaeda y otras misiones clandestinas. El Pentágono ha encargado al Comando de Operaciones Especiales (SOCOM) de Tampa, Estado de Florida, dirigir esta fase, y para empezar ya ha desplazado a 800 miembros de sus fuerzas a Djibouti, y otro contingente similar a Yemen, Pakistán y Georgia. La ofensiva tiene un carácter global, aunque de momento se concentrará en esos países, según ha trascendido de fuentes militares. Los comandos están integrados por soldados de los Navy SEAL (SEAL son las siglas de tierra, mar y aire), la supersecreta Delta Force y unidades paramilitares de la CIA".

Es decir que, después de una moratoria de algunos años, las autoridades de los Estados Unidos reanudan la práctica de los asesinatos en el extranjero bajo una cobertura mundial de impunidad, conferida por sus aliados y servidores a fin de que pueda desempeñar sin restricciones su papel de líder mundial de la Santa Alianza contra los pueblos.


(1) Papón no sólo colaboró con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, particularmente en el envío de judíos a los campos de concentración y en la represión a la Resistencia, sino que fue prefecto de Constantina (Argelia) en 1957 durante la guerra de liberación de Argelia y Prefecto de Policía de Paris de 1958 a 1967, período durante el cual la represión contra los argelinos en la ciudad fue particularmente dura y culminó el 17 de octubre de 1961 con el ataque policial a los argelinos que manifestaban pacíficamente en las calles, con un saldo de 200 (doscientos) asesinados. Papón fue ministro de Presupuesto de 1978 a 1981 en el gabinete de Raymond Barre, durante la presidencia de Giscard D’Estaing. Como se ve, Papon, como Pinochet y otros conocidos criminales, ha sido siempre un hombre del sistema y su liberación no tiene nada de sorprendente.

(2) Véase el Informe de la Comisión Church del senado estadounidense, publicado en 1975 en un volumen de 347 páginas con el título de "Alleged Assassination Plots Involving Foreing Leaders, An Interim Report", U.S. Government Printing Office, November 18 1975". También puede verse "The CIA’s Nicaragua Manual, Psychological Operations in Guerrilla Warfare", con comentarios de Joanne Omang y Aryeh Neier, Vintage Books, Random House, New York, 1985, 124 páginas.

(3) El 11/12/99 el juez Salvini, instructor de la causa por el atentado de diciembre de 1969 en Piazza Fontana de Milán (17 muertos y 90 heridos) atribuido a grupos de extrema derecha, declaró en una entrevista : "Posso azzardare un’ipotesi, circa quello scontro. Il senatore Gualtieri, come molti della sua parte politica, ha avuto un atteggiamento rigidamente antiamericano, fino al momento in cui non ha ricoperto ruoli di governo. Da allora, personalmente, ho avuto l’impressione che, ogni qualvolta si parlasse del ruolo dei Servizi Usa, gli si drizzassero i capelli in testa.

Probabilmente, avevano garantito Oltreoceano che, con le sinistre al governo, non si sarebbe rischiata una temuta revisione dei rapporti. Anche in merito alle indagini storiche. Lo scontro verteva sulle componenti della CIA implicate nell’organizzazione degli attentati. Sì, ma ci si intendeva benissimo, su questo punto. Era chiaro che gli atti si riferivano al Cic, la componente della Cia legata all’àmbito militare. I giornali, poi, per brevita e superficialità, hanno parlato sempre di Cia. Ma non si può essere filologi quando si è giornalisti. Per fare un esempio di ciò che ebbe a che fare il Cic con i settori di Ordine Nuovo, basta leggere una testimonianza di Carlo Digilio. Ci parla della "santabarbara" di ON, un casolare nelle champagne venete, dove lui stesso, che era un infiltrato dei Servizi americani, esperto in esplosivi, insegnava a montare le bombe su un tavolo. Un tavolo pieno di ordigni. Si entrava senza nulla e si usciva con una bomba. E a dirigere il traffico era un agente dei Servizi americani" ([email protected]).

Los servicios secretos italianos, cuyos vínculos con la CIA son conocidos, hicieron todo lo posible para impedir que se encontrara vivo a Aldo Moro después de su secuestro., quien fue finalmente asesinado por las Brigadas Rojas. Aldo Moro, partidario del "compromiso histórico" con los comunistas, molestaba a la clase política italiana (que lo dejó librado a su suerte) e inquietaba a los Estados Unidos (Véase : Comisión de investigación parlamentaria sobre el terrorismo en Italia, 58º sesión, 24/11/99, declaración del senador Ferdinando Imposimato, ex juez de Instrucción en el caso Moro. Resoconto sommario della seduta n. 58 della commissione missione...AUDIZIONE DEL SENATORE FERDINANDO IMPOSIMATO SUGLI SVILUPPI DEL CASO MORO

(Viene introdotto il senatore Ferdinando Imposimato). ...notes3.senato.it/ODG_PUBL.NSF/d2ae40b5070928254125684000390836/ d95cdd3e6c9d51efc125695a0031a060?OpenDocument - 4k -).

Véase también : Arthur E. Rowse, "Gladio: The Secret U.S. War to Subvert Italian Democracy," _Covert Action Quarterly_, Washington, D.C.,Number 49, Summer 1994 and, Anti-Fascist Action (AFA), "StayingBehind: NATO’s Terror Network," _Fighting Talk_, London, Issue 11, May 1995.

© Copyright Red Voltaire / Agencia IPI – Informe de Prensa Internacional

Alejandro Teitelbaum es jurista en derecho Internacional, miembro de la ONG Asociación Americana de Juristas (AAJ) y defensor de los Derechos Humanos.

Alejandro Teitelbaum

Abogado, diplomado en Relaciones Económicas Internacionales en París. Representante de la Asociación Americana de Juristas ante las Naciones Unidas. Autor del libro El papel de las sociedades transnacionales en el mundo contemporáneo.

 
Resolución 1701 del Consejo de Seguridad: luz verde para continuar la agresión
Resolución 1701 del Consejo de Seguridad: luz verde para continuar la agresión
Líbano: incapacidad de la ONU frente a la guerra
 
Historia de la agresión israelí
Historia de la agresión israelí
Sólo queda la movilización de los pueblos
 
Kofi Annan contra la nacionalización del petróleo en Bolivia
Kofi Annan contra la nacionalización del petróleo en Bolivia
El Secretario General de la ONU y los intereses de las multinacionales
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.