Jorge Quiroga, escalador de vocación -no malentiendan- se prepara para ascender el Illimani. ¿Irá en busca de soluciones? ¿De sabiduría? ¿De luz y claridad? ¿Irá en busca de Dios? ¿Se sentirá como Moisés yendo al Sinaí en busca de las tablas de la ley? ¿Qué nuevos mandamientos traerá? ¿Querer a Tuto por sobre todas las cosas? ¿No declararás fortuna en vano? ¿No bloquearás? ¿No desearás el curúl de tu prójimo? ¿Honraras a los padres de la patria? ¿Santificaras las sobredietas parlamentarias? Para mí que Tuto sube para que ya no digan que su-vida va en bajada. Seguro se tomó en serio aquello de que más importante que el éxito es la sensación de éxito.

La pobreza es el pan de cada día, pero los parlamentarios se dan el lujo de aprobarse una sobredieta vitalicia. Los campesinos están marchando por sus derechos y Tuto se va al Illimani. ¿Acaso para verlos mejor? ¿Será que arriba hay más luz? ¿Será que desde arriba se escuchan mejor las demandas? ¿Será que fue a pedir consejo al general?

Dado el refinamiento discursivo del presidente -de eso ya hablamos en una edición anterio- ¿no tendremos que ver en esta ascensión un mensaje presidencial? ¿No nos estará dando un guiño acerca de sus próximas medidas? ¿Será que Tuto sube al Illimani tendremos que interpretar como, sube el dolar, sube la carne y sube el pan? ¿Será también señal de que el gas se eleva y se nos va?

Alguna gente se ha preguntado por qué no se espera al 7 de agosto, cuando ya no sea presidente, cuando acaben sus obligaciones, para dedicarse a su vocación. Creo que la respuesta es clara. Lo que quiere el presidente es tener buena prensa, salir en la tv. ya no como un inepto administrador más de la crisis, sino como un exitoso trepador. Si bien no puede arreglar el país, puede vencer a las alturas.

En todo caso puede entenderse como una apuesta al destino, una prueba de fuerza, una aplicación de la «pena de suerte» ya que la de muerte no le surtió a su candidato. Anyway.

Que Tuto suba al Illimani si quiere, y si quiere que no baje más. Nuestra revancha es que el Evo sube y sube en las encuestas. Ahora es cuando.